Ripoll

Versión de impresión

En la villa de Ripoll, del partido judicial de Puigcerdà y provincia de Gerona, tuvo su cuna, y tomó su nombre, este linaje. Mosén Jaime Febrer hace mención de uno de sus más antiguos caballeros. Se llamaba Guillermo Ripoll, era noble geronés, y de Gerona pasó a servir al rey don Jaime I de Aragón en la conquista de Valencia. Mostró su arrojo en la toma de dicha ciudad y de la de Játiva y se distinguió por su constante vigilancia en los puestos de peligro que se le encomendaron, permaneciendo en vela día y noche atento a las posibles sorpresas del enemigo. Pintaba en su escudo un gallo en actitud de cantar, queriendo manifestar con tal empresa su espíritu vigilante. Obtuvo muchas recompensas en premio de sus servicios y dejó sucesores en Valencia.

Juan, Benguer y otro Guillermo Ripoll, también catalanes y originarios del solar de la villa de Ripoll, acompañaron a don Jaime I de Aragón en la conquista de Mallorca, quedando heredados allí en el repartimiento y división general de la isla que se hizo en el año 1232. Fueron los fundadores de la familia solariega de este apellido en Mallorca con casas en Sóller, Deyá, Bunyola y otros pueblos.

Bernardino Ripoll, como representante de la villa de Bunyola, juró obediencia y vasallaje al rey aragonés don Alfonso III, el 2 de diciembre de 1285.

Francisco y Bernardo Ripoll, en nombre de la ciudad de Palma y Poncio Ripoll, como diputado de la villa de Bunyola, reconocieron por rey y señor de Mallorca, jurándole fidelidad, a don Pedro IV de Aragón, en 1343.

Los caballeros de la familia de este linaje fueron señores, en el Reino de Valencia, de los lugares de Genovés, Alcántara, Torrent (Torrent de Fenollet). Lugares de moriscos, nominados en la relación de desarmes del año 1563.

El 14 de noviembre de 1441, don Raimundo Ripoll, alias Sanz, compró el señorío del lugar de Genovés.

El almirante don Berenguer Ripoll recibe, del rey don Pedro IV de Aragón, el 5 de mayo de 1364, la jurisdicción civil y criminal del señorío de Alcántara, con todos los productos de las penas pecuniarias provenientes.

Don Bernardo Ripoll, alias Sanz, el 15 de octubre de 1441, compra el señorío de Torrent (Torrent de Fenollet) cerca del termino de Rotglá.

Mosén Berenguer Ripoll, caballero, jurado de la ciudad de Valencia, insaculado en la bolsa de los caballeros y generosos en los años de 1379-1380. Justicia Criminal de la ciudad de Valencia en el año 1388.

Mosén Juan Ripoll, caballero, Jurado de la ciudad de Valencia, insaculado en la bolsa de los caballeros y generosos en los años de 1411-1412. Justicia de lo Civil en el año 1408, jurado en los años 1388-1389 y en los años 1424-1425.

Mosén Pere Ripoll, generoso, insaculado en la bolsa de los caballeros y generosos de la ciudad de Valencia, jurado en los años 1457-1458.

Don Pedro Ripoll-Mendoza Martínez, López y López, natural de Valencia, ingresó en la Orden de San Juan de Jerusalén en el año 1676. Era hijo de don Antonio Ripoll Mendoza y López y de doña María Martínez, y nieto de don Pedro Ripoll Mendoza, natural de Valencia y de doña María López.

Miembros del Grande y General Consejo de la isla fueron: Pedro Ripoll, en 1555; Francisco Ripoll, en 1558, y Gabriel Ripoll, en 1559.

El P. Agustino Antonio Ripoll, varón muy versado en literatura, murió con fama de santo el 16 de octubre de 1601.

El doctor en ambos Derechos y canónigo de la catedral de Palma, Antonio Ripoll, fue sumiller de Cortina del rey Fernando VI, inquisidor honorario y fundador de la casa de misión de aquella ciudad. Falleció el 3 de mayo de 1754.

Antonio Ripoll y Arenas, teniente del regimiento de dragones de Numancia, se halló en la memorable acción de San Onofre, en el paso del Júcar y en las batallas de Tudela y del Milagro. Ascendido a capitán, se distinguió en el segundo sitio de Zaragoza, y murió en esta ciudad el 8 de enero de 1809. El rey Fernando VII le hizo merced del hábito de la Orden de Alcántara y le declaró benemérito de la patria.

Otros miembros de la familia mallorquina de Ripoll florecieron en el pasado siglo.

Garma y Durán menciona a una rama de este apellido, con casa solariega en Becida.

En la iglesia de Santa Ana, en Barcelona, hay una sepultura de los Ripoll que en aquella ciudad residieron. Data del siglo XVI y ostenta el escudo de armas que luego escribiremos.


Armas


El caballero Guillermo Ripoll, descendiente del primitivo solar de la villa catalana de Ripoll, mencionado por mosén Jaime Febrer y que sirvió a don Jaime I de Aragón en la conquista de Valencia, traía: En campo de oro, un gallo de azur, con la cresta de gules, en actitud de romper a cantar.

Sus sucesores en Valencia usaron igual blasón.


En un sello de J. Ripoll, que data del año 1340 y que se guarda en el Archivo de la Catedral de Barcelona, figuran estas armas: En campo de oro, un gallo de sable crestado y barbado de gules.


El escudo que tiene la sepultura de los Ripoll en la iglesia de Santa Ana, de Barcelona, y que data del siglo XVI, trae: En campo de oro, un gallo de sable crestado y barbado de gules, en la punta con fajas ondeadas de azur y plata.

Este mismo blasón asigna Garma y Durán a los Ripoll de Becida.


Los de Mallorca también traían esas últimas armas, pero con las siguientes variaciones: Cortado: 1º de plata, con un gallo de su color, crestado y barbado de gules, y 2º, de oro, con tres fajas ondeadas de azur.


Otros: Escudo partido: 1º, de gules, con tres palos de oro, y 2º, de sinople, con un castillo de plata.


Otros: De sinople, con un castillo de plata, y su torre del homenaje sumada de un gallo de oro. Bordura componada de dieciséis piezas de oro y gules, ocho de cada esmalte.


Otros: Escudo partido: 1º, de azur, con tres palos de oro, y 2º, de gules, con una banda de oro engolada en cabezas de dragones del mismo metal. En el jefe una cruz de Santo Domingo. Bordura general de gules con ocho sotueres de oro.


Los Ripol o Ripoll, según Vicente de Cadenas: Partido: 1º, en azur, tres barras, de oro, y 2º, en gules, una banda, de oro, engolada en dragantes, de sinople, retocados de oro, y en lo alto, una cruz de Santo Domingo. Bordura de gules, con ocho aspas, de oro.


Otros, según Segarra: De sinople, tres palos, de plata.


Otros, según Segarra: De plata, tres palos, de sinople.


Los Ripoll, de Cerdeña: De azur, tres palos, de oro.


Otros: En plata, un árbol, de sinople, terrasado de lo mismo.


Otros, según Segarra: Un león.