Corona

Versión de impresión

Este apellido tuvo diferentes casas solares en Aragón, Cataluña, Cantabria y Castilla.

En Aragón tuvo casas solares en Barto, su dueño Johan Corona; en Luesia, su dueño Pascual Corona; en Isuerre (todo en Zaragoza), su dueño Miguel de Corona; en Riglos, su dueño Miguel Corona; en Arcusa, su dueño Antón Corona; en Pallaruelo de Monegros, su dueño Amador de Corona; en Bélver, su dueño Monserrat Corona; en Perarrúa, su dueño Briguer Corona, y en Baells (todo en Huesca), sus dueños Johan Corona y Pere Corona, documentadas en la Fogueración aragonesa de 1495.

En Cataluña tuvo casas solares en Castellcir, su dueño Antoni Corona; en Moyá (ambas en Barcelona), su dueño Bernat Corona; en Aguiró (Lérida), su dueño Joan Corona, y en Arbucias (Gerona), su dueño Roch Corona alias Riera, documentadas en la Fogueración catalana de 1553, y en Camprodón y Porqueras (ambas en Gerona).

En Cantabria tuvo casa solar en la villa de Laredo (Cantabria), y en Castilla en la ciudad de Segovia y en Simancas (Valladolid).

En las provincias de Huesca y Murcia existen lugares denominados Corona, que quizás tengan relación con este linaje.

N. Corona fue vecina de Ador (Valencia) en 1373. N. Corona y Andreu Corona fueron vecinos de Denia (Alicante) en 1381. Matheu Corona fue vecino cristiano de Finestrat (Alicante) en 1381.

Juan Corona Olim Crespiá, natural de Camprodón (Gerona), Prepósito de Canals, Procurador del Abad de San Llorens de Munt, fue habilitado por el Brazo eclesiástico en las Cortes del Principado de Cataluña, en 1449. Era hijo de Guillermo Corona Olim Crespiá, Doncel de Camprodón, Señor de la Torre de Bianya, y nieto paterno de Arnaldo Corona Olim Crespiá, Burgués Honrado de Camprodón, Síndico de Cortes de Camprodón, habilitado por el Brazo Real en las Cortes de 1350, investido Señor de la Torre de Bianya por el Rey Don Martín I "el Humano" en 1396, confirmando la compra realizada al noble Roger de Moncada, y de Francisca Corona, Señora de Santa María de Castellar y Canana de Puig Arnulf de Porqueres, hija de Guillermo Corona, Doncel de Camprodón, Señor de Santa María de Castellar y de las Lezdas de Jou y de Oix, investido por el Rey Don Alfonso IV "el Benigno" en 1333, que heredó a su hermano Berenguer Corona, Doncel de Camprodón, Señor de Santa María de Castellar, investido por el Rey Don Jaime II "el Justo" en 1319, y a su hermano Mateo Corona, Doncel de Camprodón, Señor de las Lezdas de Molló, investido por el Rey Don Alfonso IV "el Benigno" en 1332, así como a sus hermanos Simón y Ramón Corona, Doncells de Camprodón, Señores "in solido" del Castillo del Puig Arnulf de Porqueres.

Era hermano suyo Antonio Corona Olim Crespiá era Doncel de Vall de Bianya, Veguer y Batlle de Camprodón y de Ripoll en 1456 y 1458.

Eran también sobrinos de Jaime Corona Olim Crespiá, Prior del Monasterio de Sant Pere de Camprodón, y de Mateo Corona Olim Crespiá, Doncel y Cónsul en Cap de Camprodón en 1376, que eran hermanos de su padre.

Fueron hermanos de su abuela paterna Dalmau Corona, canónigo de Gerona y Prior de Sant Feliu de Gerona en 1356-1374, y Francisco Corona, obrero de Sant Feliu de Gerona en 1380.

Pasaron a Argentina, Colombia, Cuba, Chile, Ecuador, Estados Unidos, Filipinas, Guatemala, Honduras, México, Panamá, Perú, República Dominicana, El Salvador y Venezuela.

Francisco Corona, vecino de Bélver, ganó proceso de infanzonía ante la Real Audiencia de Aragón, en 1694.

Francisco de Corona y Velasco, vecino de Sacedón (Guadalajara), probó su nobleza ante la Real Chancillería de Granada en 1662.

Probaron su limpieza de sangre para ejercer cargos del Santo Oficio de la Inquisición: Cristóbal Corona Flores de Sierra, natural de Madrid, para Notario de Llerena, en la Corte, en 1746, y su mujer Ana Teresa Caici Dureti, natural de Roma (Italia); Cristóbal Corona Zancajo, natural de Madrid, en Toledo, en 1696, y su mujer Antonia Flores de Sierra, natural de Madrid, y Román Corona, natural y vecino de Yebra (Guadalajara), para Familiar, en Toledo, en 1787.


Armas


Los de Laredo, según Juan Baños de Velasco, usan: Escudo partido: 1º, en campo de gules, tres coronas de oro, puestas en palo, y 2º, en campo de plata, una torre de azur.


Los de Laredo, según Vicente de Cadenas, traen: Escudo partido: 1º, en campo de gules, tres coronas de oro, puestas en palo, y 2º, en campo de plata, una torre de azur aclarada de plata.


En la labra heráldica de la Torre de Sant Pere de Bianya, en el valle de Bianya, y en la Iglesia de Santa María de Castellar y en casas "delmeres" de Oix, Jou y Molló, constan las siguientes armas: En campo de azur, una corona antigua de oro.


En el barrio de Calva, del lugar de Revilla, del valle de Camargo (Cantabria), constan: Una corona acompañada de tres flores de lis, una a cada costado y otra en punta.


Los de Porqueras (Gerona) usan: Dos coronas, una sobre otra.


Otros: En campo de gules, cinco estrellas, de azur, puestas en aspa.


Los de Portugal usan: En campo de sinople, una cruz floreteada de oro, acompañada de una corona de lo mismo, puesta en el cantón diestro del jefe, y de una flor de lis de plata, en el cantón siniestro de la punta.

En Bárcena de Cudón, del municipio de Miengo (Cantabria), Francisco de la Corona, recibió certificación de armas en 1655, de Diego de Barreiro. Residía en Sacedón (Guadalajara), y se dice en la minuta, que el solar primitivo de la Corona, estaba en Bárcena de Cudón, en cuya iglesia gozaban de los primeros honores. Son sus armas: Escudo partido: 1º, en campo de azur, cinco panes de oro, puestos en aspa, y sobre esta, una corona "que es como las lleva la casa de Bárcena de Cudón", (sic).