Ceballos, Cevallos, Seballos, Sevallos, Zeballos, Zevallos

Versión de impresión

Linaje muy antiguo, originario de la Merindad de Trasmiera, en la que tuvo su primitivo solar, del que dimanaron ilustres casas de la región de Cantabria, a la que pertenecía también la citada Merindad.

Uno de los caballeros famosos de este apellido fue Fernán Martínez de Ceballos, que ganó la villa de Alarcón (Cuenca) a los moros.

La casa de Ceballos, en Cianca, "era toda de piedra de sillería, de mucha autoridad y antigüedad, con mucho sitio alrededor de ella cercado de piedra y en sitio eminente a todas las del valle". Así se dice en el expediente del Caballero de Alcántara Domingo Antonio Mora y Ceballos, originario de dicha casa y natural del valle de Castañeda. En otro expediente del Caballero de Santiago Antonio Velarde y Ceballos, se añade que la casa de Cianca "era alta, con capilla dentro de la misma, muy bien adornada".

Otras muchas casas fundaron los de este linaje en Cantabria, y a continuación citamos algunas.

En el lugar de Aés, del valle de Toranzo (Cantabria), estuvo la torre de Ceballos el Caballero o del Caballero, a orillas del Pas y situada sobre un peñasco. La casa vivienda estaba al lado de la torre, y frente a ella levantaron "una iglesia pequeña, cubierta de hiedra, cuya advocación es Santa Ana, de la cual dijeron tener el patronato los Señores de ella, los que tienen sus entierros en la capilla mayor, en la que hay dos sepulcros muy levantados de piedra de sillería, con unos letreros antiguos que; no se pudieron leer, y uno y otro reconocimos son antiquísimos, como lo manifiesta la fábrica". Así se consigna en las declaraciones de testigos que figuran en el expediente del Caballero de Santiago Francisco Antonio Ceballos, Consejero del Real de Ordenes.

Cerca de la iglesia parroquial de Aés había otras casas de Ceballos con el mismo escudo que la anterior.

También tuvo palacio esta familia de Ceballos el Caballero en el lugar de San Andrés de Argomilla, del Ayuntamiento de Santa María de Cayón (Cantabria), que tenía "coto redondo de más de un cuarto de legua, con jurisdicción propia y separada". El pariente mayor de la casa era Abad perpetuo y patrono de la iglesia, y disfrutaba de los diezmos de Santelices y la Penilla y el patronato de San Martín de Posadorios.

Otra casa de Ceballos radicó en Santa María de Cayón, del citado partido de Villacarriedo, y acerca de ella se encuentran estos datos en las declaraciones contenidas en el expediente del Caballero de Santiago Fernando Mirones Ceballos: "Hallamos ser una casa grande, de cuatro aguas, con su torre al lado derecho, con su coto y término redondo, dentro del cual hay una iglesia que denota gran antigüedad, con el título de San Martín de Riaño. Tienen los Señores de esta casa sus entierros a los lados de la Epístola y del Evangelio, embutidos en la pared, con sus bustos, y en la puerta de ella, como en la de la casa, están las armas".

Distante medio cuarto de legua de esa casa, en la jurisdicción del lugar de San Román, perteneciente al Ayuntamiento de Santa María de Cayón, estaba sita la casa de Ceballos, llamada de Venero, de la que se dice en el mismo expediente de Santiago lo siguiente: "Hallamos ser una torre cuadrada, alta, con su cosa llana, sus troneras y barbacana; término y coto redondo y el mismo escudo de armas que la anterior, lo cual denota también mucha antigüedad y nobleza".

De otra casa de este linaje, sita en el lugar de Laspresillas, del Ayuntamiento de Puenteviesgo (Cantabria), procedió el Caballero de Santiago Jerónimo de Ceballos, en cuyo expediente de pruebas declaran los informantes: "Reconocimos que (la casa) es una torre de cuatro esquinas muy antigua, con sus almenas a modo de muralla, con una ermita al lado de dicha torre y dos casas bajas: la una, al lado derecho de la torre, y la otra, en frente, y dicha torre mira al saliente y tiene un patio cercado con muralla y en medio un pozo, y por detrás un cercado muy crecido de por sí y frente un monte, y para entrar en dicha casaha y portada y encima de ella las armas de Ceballos".

Esas mismas armas, que más adelante detallaremos, se veían también en la clave de la bóveda de la iglesia de San Nicolás, de Laspresillas.

En el lugar de Castañeda, del valle de Castañeda, hubo otra casa de este linaje, de la que fue Señor Juan Antonio de Ceballos y Miera, y acerca de la cual se dice en el expediente del Caballero de Santiago el Capitán José Clemente Ceballos y García, hijo de dicha casa, lo que sigue: "Era una torre de tres suelos, como de sesenta pies en cuadro, toda de piedra de sillería, circunvalada de paredes fuertes a cal y canto a manera de murallas, con cubos y almenas correspondientes a trechos. Todo indica mucha antigüedad, como de casa solariega. Frente a dicha torre, dentro del patio amurallado, una ermita del glorioso apóstol Santiago, y en el lienzo de la torre que miraba a la ermita, un escudo".

En el lugar de Villafufre, del valle de Carriedo, radicó una antigua casa de Ceballos.

Otra, sita en la ciudad de Santander, poseía la capilla de La Concepción, en el convento de San Francisco.

Otra, en el lugar de La Concha, del partido judicial de Santander, recayó en el apellido de Bárcena y Velasco. Tenía el patronato de la capilla de La Concepción, de la parroquia de La Concha.

También se establecieron los Ceballos en las Asturias de Santillana, y tuvieron casas en el valle de Buelna (Cantabria), de la que dimanaron los de San Felices de Buelna y Somahoz, lugares del mismo valle; en Barreda, Santillana y Curtes, villas del mismo partido de Torrelavega; en Mortuorio, barrio de Torrelavega, y en el lugar de Cabezón de la Sal, del valle de Cabezón.

Líneas de esas y otras casas de Cantabria se extendieron por Castilla y País Vasco. También pasaron a La Mancha, Murcia y otras regiones de España, así como a Argentina, Colombia, Chile, Ecuador, Estados Unidos, Filipinas, Guatemala, México, Panamá, Puerto Rico, República Dominicana y El Salvador.

Francisco Cascales dice que el primero del linaje Ceballos que se estableció en Murcia en tiempo de los Reyes Católicos, fue Juan Ceballos, que casó allí con María de Torres, en la que procreó a Luis Ceballos, Regidor de Murcia y Alcaide de Cehegín, que contrajo matrimonio con Catalina Carlos, naciendo de esta unión Juan Ceballos, que también fue Alcaide de la fortaleza de Cehegín. Este litigó su hidalguía ante la Real Chancillería de Granada y acabó el pleito su hijo Juan Ceballos Montefur, que obtuvo sentencia a su favor y ejecutoria de hijodalgo en posesión y propiedad, pronunciada por dicha Chancillería en 28 de Septiembre de 1604.

En Vizcaya tuvo casa solar en la villa de Bilbao, su dueño Sancho de Ceballos, documentada en la Fogueración de 1464.

Diego Francisco de Ceballos Ruiz de Alarcón y Beaumont Navarra Zárate y Díez de Aux Armendáriz, natural de Valverde (Cuenca) y Caballero de Alcántara, era Conde de Valverde en 1637.

Por Real despacho del Rey Don Felipe V de 1 de Mayo de 1708 se concedió el título de Vizconde de los Villares a Francisco de Ceballos Villegas, natural de Bárcena (Cantabria), Caballero de la Orden de Santiago y Veinticuatro de Jaén. Casó con Ana María López de Villalobos y Colmenero, naciendo de esta unión Gabriel de Ceballos y Villalobos, segundo Vizconde de los Villares.

Probaron su nobleza para ingresar en la Orden de Santiago: Lázaro de Cevallos y Carvajal, natural de El Puerto de Santa María (Cádiz), en 1641; Antonio de Cevallos el Caballero y García, natural de Puente Viesgo, en 1643; Juan Mateo de Cevallos el Caballero y Jiménez, natural de Madrid, en 1655; Enrique de Cevallos y de Cevallos, natural de Vargas (Cantabria), Capitán de Caballos, en 1690; Gaspar de Cevallos y de Cevallos, natural de Vargas, Corregidor y Capitán de guerra de Huete, en 1699; Manuel Antonio de Cevallos y de Cevallos, natural de Villafufre (Cantabria), en 1737; Sebastián de Cevallos y de Cevallos, natural de Fuente el Maestre (Badajoz), Capitán del Regimiento de Infantería de la Reina, en 1765; Pedro Antonio de Cevallos y Cortés Arévalo, natural de Cádiz, Coronel del Regimiento de Infantería de Aragón, en 1742; Juan Francisco de Cevallos Escalera y Merezón, natural de Zamora, Capitán del Regimiento de Infantería de Zamora, en 1757; Matías de Cevallos Escalera y Merezón, natural de Fuenterrabía (Guipúzcoa), Sargento Mayor del Regimiento de Infantería de Burgos, en 1757; Jerónimo de Cevallos y de Escobedo, natural de Santander, en 1689; Pedro de Cevallos Escobedo de Zamora, natural de Ocaña (Toledo), en 1613; Juan Clemente de Cevallos y García, natural de Castañeda, Capitán del Real Cuerpo de Artillería, en 1755; José Manuel de Cevallos y Gómez del Corro, natural de Córdoba (Nueva España), Coronel de Milicias provinciales de la villa de Córdoba y Halapa, en Nueva España, en 1781; José de Cevallos y Gutiérrez de Calva, natural de Mogro, de la jurisdicción de Torrelavega (Cantabria), Capitán de Caballos corazas en el Ejército de Extremadura, en 1648; Gaspar Faustino de Ceballos y Gutiérrez de Ceballos, natural de Aés, del valle de Toranzo, en 1751; Pedro José de Cevallos y Gutiérrez de Cevallos, natural de Puente Viesgo, en 1751; Gabriel de Cevallos y López de Villalbos, natural de Jaén, en 1702; Miguel de Cevallos Mateo de Valcárcel, natural de Murcia, en 1668; Diego Vicente de Cevallos y Ortega, natural de Ocuilán (Nueva España), en 1702; Miguel Cipriano de Cevallos y Ruiz de Vergara, natural de Labastida, en Alava (hijo de José de Cevallos Amurrio, natural de Labastida, y de Antonia Ruiz de Vergara y Contreras, natural de Nájera, y nieto paterno de Andrés de Cevallos Uriarte y de Angela de Amurrio, ambos naturales de Labastida), en 1784; Alonso de Cevallos Salcedo, natural de Madrid, en 1656; Luis Antonio de Cevallos y Salcedo, natural de Pamplona, en 1639; Francisco de Cevallos y de Salvadore, natural de Nápoles, Duque de Ostuni, en 1689, y Francisco de Cevallos y Villegas, natural de Bárcena (Cantabria), en 1687.

Probaron su nobleza para ingresar en la Orden de Calatrava: Ciriaco de Ceballos y Bustillo Ceballos y Ceballos, natural de Quijano, del valle de Piélagos, Capitán de Navío de la Real Armada, en 1807; Cristóbal de Ceballos y Cárdenas Carrillo y Venegas, en 1689; Francisco Javier Ceballos y Ceballos Muñoz de Ceballos y Padura, natural de Valladolid, en 1736; Manuel de Ceballos y Guerra Muñoz de Ceballos y Quijano, natural de Somahoz, en 1718; Felipe José de Ceballos Guerra de la Vega Ceballos y Peredo, natural de San Felices, del valle de Buelna, en 1790; Manuel Francisco de Ceballos Guerra de la Vega Ceballos y Peredo, natural de San Felices, Conde de Villafuertes, en 1790; Nicolás de Ceballos Guerra de la Vega Ceballos y Peredo, natural de San Felices, en 1790; Pedro Alejandro Francisco de Ceballos de Lindique La Cerda y Banderpere, natural de Bruselas, en 1699; N. Ceballos y Quevedo Collantes Bustamante y de la Mora, natural de San Martín de Quevedo, del valle de Iguña (Cantabria), en 1668; Diego de Ceballos Villegas Bustamante y Sais de Ceballos y Villegas Bustamante, natural de San Vicente, del valle de Toranzo, en 1698; Antonio Díaz de Cevallos, natural de Bárcena, del valle de Toranzo, en 1727, y Marcos Díaz de Ceballos y Quevedo Collantes Bustamante y de la Mora Guazo, natural de San Martín de Quevedo, del valle de Iguña (Cantabria), en 1668.

Probaron su nobleza para ingresar en la Orden de Alcántara: Francisco de Ceballos Cianca y Calva Ceballos Arce y Díaz de Ceballos, natural de Cianca, en 1622; Juan Antonio de Ceballos y Gayón de Hoyos Cos y de Hoyos, natural de Santibáñez, en 1697, y Cristóbal de Ceballos y Meneses Texeda y Quiñones, natural de Puebla de Guadalupe, hijo del Doctor Ceballos, en 1545.

Francisco de Ceballos Terán fue Caballero de la Orden de San Juan de Jerusalén en 1676.

Probaron su limpieza de sangre para ingresar como religiosos en la Orden de Santiago: Francisco Cevallos, del Convento de Santiago de la Espada de Sevilla, en 1743; José Cevallos, natural de Toranzo, del Convento de San Marcos de León, en 1699, y Francisco Cevallos Ortiz, natural de Almendralejo (Badajoz), del Convento de San Marcos de León, en 1623.

Probaron su hidalguía y limpieza de sangre para ingresar como religiosas en la Orden de Santiago: Ana de Cevallos y Zúñiga, natural de Fuente del Maestre, en Badajoz, del Convento de Santa Olalla de Mérida (hija de Pedro de Cevallos y Zúñiga y de Ana Cabero y nieta paterna de Juan Cevallos y Zúñiga y de María de Fáfila), en 1684, y Ana Antonia de Cevallos y Zúñiga y Cabañas, natural de Arroyo de San Serván, en Badajoz, del Convento de Santa Olalla de Mérida (hija de Alonso de Cevallos y Zúñiga y de María Esteban Cabañas y nieta paterna de Pedro de Cevallos Zúñiga y de Ana Cavero), en 1725.

Probaron su hidalguía y limpieza de sangre para ingresar como religiosas en la Orden de Alcántara: María de Cevallos y Cevallos, natural de Valencia de Alcántara, en Cáceres, del Convento de San Pedro de Brozas (hija de Francisco de Cevallos y de María Cevallos y nieta paterna de Alonso de Cevallos y de María Márquez), en 1624, y Bernarda, Josefa, Petronila y Victoria Cevallos Hoyos, naturales de Santibáñez, del Convento de Sancti Spiritus de Alcántara (hijas de Juan de Cevallos y de Isabel de Hoyos y nietas paternas de Pedro de Cevallos y de Isabel de Cos), en 1675 y 1678.

Fueron religiosos de la Orden de San Juan de Jerusalén: Francisco de Cevallos, natural de Arenas, Prior de San Juan de Barruelos, en 1676, y Juan de Cevallos, Prior de Salamanca, en 1676.

Ingresaron en la Real Compañía de Guardias Marinas: Martín de Cevallos y Castro, natural de Sevilla (hijo de Pedro de Cevallos, Coronel de Dragones, y de Isabel Fernández de Castro), en 1717; Andrés Antonio de Ceballos y Villalobos, natural de Ceuta, en 1727; Andrés Antonio Ceballos y Villalobos, nacido en Cádiz en 1712, en 1727, y Andrés Francisco Ceballos y Villalobos, hermanos, nacido en Ceuta en 1713 (hijos de Francisco de Ceballos, natural de Castañeda, en Burgos, Capitán de Infantería, y de Leonor de Villalobos, natural de Gibraltar), en 1730; Ciriaco de Ceballos y Bustillo, natural de Quijano, del valle de Piélagos, Capitán de Navío de la Real Armada, Caballero de la Orden de Calatrava y Guardia Marina (hijo de José Gerónimo de Ceballos, nacido en Barcenilla en 1734, y de María Antonia de Bustillo Ceballos, natural de Vargas; nieto paterno de Manuel Antonio de Ceballos Espina, nacido en Barcenilla en 1686, y de Manuela Ceballos Neto, nacida en Las Presillas en 1693, y biznieto paterno de Rodrigo de Ceballos y de María de la Espina Herrera), en 1779; Juan de Cevallos y Castanedo, nacido en Almagro en 1789 (hijo de José Antonio de Cevallos, nacido en Quijano en 1754, y de Luisa María Antonia de Castanedo Río, natural de Villanueva, y nieto paterno de Gerónimo de Cevallos y de María Antonia de Bustillo Cevallos y biznieto paterno de Antonio de Cevallos y de Mariana de Cevallos), en 1805, y Juan Ceballos y Frejomil, nacido en Real de Minas de Charcas, en Nueva España, en 1806.

Sisto Cevallos Sovarzo, Capitán, Alférez graduado de Fragata, fue Caballero de la Orden del Santo Sepulcro, en la que ingresó en 1861.

Probaron su nobleza ante la Sala de los Hijosdalgo de la Real Chancillería de Valladolid, en los años que se indican: Andrés de Cevallos, vecino de Haro (La Rioja), en 1592; Andrés, Diego, Francisco, Gaspar, Gerónimo, Juan, Pedro y Sancho de Cevallos, vecinos de Davalillo y San Asensio (La Rioja), en 1614; Antonio, Bartolomé, Gabriel y Santiago de Cevallos, vecinos de Villamoronta (Palencia), en 1587; Antonio de Cevallos, vecino de Sevilla, en 1595; Antonio de Cevallos, vecino de Saldaña (Palencia), en 1604; Bautista, José y Martín de Cevallos, vecinos de Labastida (Alava), en 1605; Bautista, Gaspar y Juan de Cevallos, vecinos del Condado de Castañeda (Cantabria), en 1617; Bernardino de Cevallos, vecino de Villalón de Campos (Valladolid), en 1590; Bernardino de Cevallos, vecino de Belorado (Burgos), en 1626; Catalina y Margarita Cevallos, vecinas de Ledesma (Salamanca), en 1546; Catalina y Diego de Cevallos, vecinos de Casalarreina (La Rioja), en 1591; Diego de Cevallos, vecino de Castañares de Rioja (La Rioja), en 1567; Diego y Juan de Cevallos, vecinos de Villafranca, en 1588; Felipe de Cevallos, vecino del lugar de La Montaña, del municipio de Torrelavega (hijo de Juan de Ceballos, vecino de Campuzano y de Tanos, ambas del municipio de Torrelavega, y nieto paterno de Juan de Ceballos, vecino de Campuzano), en 1705; Félix Clemente de Cevallos, natural y vecino de San Felices, del valle de Buelna (Cantabria), en 1816; Francisco de Cevallos, vecino de Montealegre, en 1523; Francisco, Juan y Pedro de Cevallos, vecinos de Castrojeriz (Burgos), en 1555; Francisco y Hernando de Cevallos, vecinos de Santovenia, en 1618; Francisco e Isabel de Cevallos, vecinos de Alceda, del valle de Toranzo (Cantabria), en 1655; García de Cevallos, vecino de Belorado, en 1537; Gaspar de Cevallos, vecino de Escalona (Toledo), en 1568; Gonzalo de Cevallos, vecino de Bahabón (Valladolid), en 1586; Hernando de Cevallos, vecino de Ledesma, en 1545; Hernando de Cevallos, vecino de Portilla, jurisdicción de Santa Gadea, en 1596; Juan de Cevallos, vecino de Casalarreina, en 1567; Juan de Cevallos, vecino de Villanueva del Rebollar (Palencia), en 1577; Juan de Cevallos, vecino de Henestrosa, en 1601; Melchor de Cevallos, vecino de Almorox (Toledo), en 1568; Nicolás de Cevallos, natural de Mata y vecino de Torrelavega, en 1827; Pedro de Cevallos, vecino de Peleas de Abajo (Zamora), en 1528; Pedro de Cevallos, vecino de Estepa, en 1611; Pedro Antonio de Cevallos, vecino de Alceda, en 1805; Ramón de Cevallos, vecino de Santander, en 1778; Rodrigo de Cevallos, vecino de Villamorón (Burgos), en 1524; Rodrigo de Cevallos, vecino de Villamoronta, en 1587 y 1604; Santiago de Cevallos, natural de Renedo de la Vega (Palencia) y vecino de Carrión, en 1604; Vicente de Cevallos, vecino de Puerto Real (Cádiz), en 1771; Gaspar Fernando Domingo de Cevallos Díaz de Quijano, vecino de San Juan de los Remedios y San Felices, del valle del Buelna, en 1802; Manuel de Ceballos Hermosa, vecino de Melgar de Fernamental (Burgos), en 1739; Ramón de Cevallos y Orozco, vecino de Torrelaguna (Madrid), en 1803, y Juan de Cevallos Villegas, vecino de Talavera, en 1586. Probaron su nobleza ante la Real Chancillería de Granada: Antonio de Ceballos, vecino de Sevilla, en 1598; Blas y Juan Ceballos, vecinos de La Parra, en 1552; Diego Ceballos, vecino de Jaén, en 1564; Diego de Ceballos, vecino de Villafranca, en 1596; Francisco Ceballos, vecino del valle de Toranzo, en 1685; Hernando Ceballos, a petición de su viuda Leonor Gómez, vecinos de La Parra, en 1555; Juan de Ceballos, vecino de La Parra, en 1560; Juan y Diego de Ceballos, naturales de La Plata (Indias) y vecinos de Villafranca, en 1599; Luis Antonio Ceballos, vecino de El Granado (Huelva), en 1783; Martín de Ceballos, vecino de Aracena (Huelva), en 1715; Pedro de Ceballos, vecino de Ocaña (Toledo), en 1582; Joaquín Antonio Ceballos y Arce, vecino de Llerena (Badajoz), en 1764; Pedro Alejandro Ceballos y Bracho, vecino de Constantina (Sevilla), en 1795; Manuel y Joaquín Ceballos Gutiérrez, vecinos de La Campana (Sevilla), en 1761; Juan de Ceballos Montefur, vecino de Murcia, en 1605; Antonio de Cevallos, vecino de Granada, en 1783; José Antonio Cevallos, vecino de Iguña y La Campana, en 1796; José Matías Cevallos, vecinos de Bargas, del valle de Toranzo, en 1770; Manuel de Cevallos, vecino de La Campana, en 1800; Pedro de Cevallos, vecino de Montiel (Ciudad Real), en 1510; Francisco Manuel Zeballos, natural de Fuente del Maestre (Badajoz) y vecino de Palomas (Badajoz), en 1712; José y Antonio Zeballos, vecinos de Bostronizo (Cantabria) y vecinos de La Campana, en 1794; José Matías Zeballos, natural de Vargas, del valle de Toranzo, y vecino de Lora del Río (Sevilla), en 1770; Juan de Zeballos, vecino de Villafranca, en 1587; Luis Antonio Zeballos, vecino de El Granado, en 1778; Manuel de Zeballos, vecino de La Campana, en 1801; Martín de Zeballos, natural de Campuzano (Cantabria) y vecino de Aracena (Huelva), en 1714; Pedro de Zeballos, vecino de Estepa (Sevilla), en 1611; Vicente Zeballos, originario de Zurita (Cantabria) y vecino de Puerto Real (Cádiz), en 1772; Pedro Alejandro Zeballos Bracho y Bustamante, natural de Ontaneda, del valle de Toranzo, y vecino de Constantina, en 1794; Manuel de Zeballos Palacio, natural de Campuzano y vecino de Cazalla de la Sierra (Sevilla), en 1714; Francisco Zeballos Villegas, natural de Bárcena y vecino de Linares, en 1685; Francisco de Zeballos y Zúñiga, vecino de Fuente del Maestre, en 1718, y Francisco Manuel Zeballos Zúñiga, vecino de Villafranca, en 1721.

Probaron su limpieza de sangre para ejercer cargos del Santo Oficio de la Inquisición: Alonso de Ceballos Villagutierre, natural de Coria (Cáceres), de la Orden de Alcántara, para Oficial, en Llerena (Badajoz), en 1672; Antonio de Ceballos Brizuela, natural de Hinojal, en Sevilla, en 1595, y su mujer Marta Maldonado, natural de Sevilla; Francisco Antonio Ceballos, "el Caballero", natural de Madrid, para Oficial, en Toledo, en 1654; Ignacio Ceballos y Ceballos, natural de Puente Viesgo (Cantabria), para Oficial, en Logroño, en 1654, y su mujer Isabel Escobedo y Velasco, natural de Arjonilla (Jaén); Juan Ceballos y Ceballos, natural de La Concha, para Fiscal, en Mallorca, en 1653; Manuel de Ceballos Díaz de la Torre, natural de Aranda de Duero (Burgos) y vecino de Bargas (Toledo), luego de Madrid y de Córdoba finalmente, Ex-Secretario de la Condesa de Castrillo, Ex-Alcalde de Bargas, para Oficial, en Valladolid, en 1671, y para Secretario, en Canarias (hijo de Domingo de Ceballos y de Magdalena Díaz de la Torre y nieto paterno de Sebastián de Ceballos y de Catalina González), en dicho año, y su mujer María Teresa del Castillo y Escalera, natural de El Carpio; Mateo Ceballos y Briñez, natural de Murcia, para Oficial, en Murcia, en 1770, y su mujer Clara Pablo Zoco y Santillán, natural de Murcia; Francisca Antonia de Ceballos Carvajal, natural de El Puerto de Santa María (Cádiz), y su marido Rodrigo Suárez de Rivera, natural de El Puerto de Santa María, para Alguacil, en Sevilla, en 1686; Pedro Ceballos Quevedo, natural de Oaxaca (hijo de Marcos de Ceballos Quevedo, natural de San Martín de Quevedo, del valle de Iguña, y de Juana Alvarez de Tavira, natural de Oaxaca, y nieto paterno de Pedro Díez de Ceballos, natural de Barriopalacio, y de Catalina de Quevedo Alvarado, natural del Concejo de Quevedo), en 1660; Cristóbal Ceballos y Bonrostro, natural de Córdoba, para Familiar, en Córdoba (hijo de Gregorio Ceballos y Mesa, Familiar del Santo Oficio, y de Josefa de Bonrostro y Alcántara, y nieto paterno de Francisco Ceballos y de Jacinta de Mesa), en 1719, y su mujer de María Martínez y Castillejo, natural de Córdoba; Gregorio de Ceballos y Mesa, natural de Córdoba, mercader de lienzos, para Familiar, en Córdoba (hijo de Francisco Ceballos y de Jacinta de Mesa y nieto paterno de Gregorio Ceballos y de María Jiménez), en 1712, y su mujer Josefa María de Bonrostro y Alcántara, natural de Córdoba; Angela de Ceballos, natural de Bárcena y su marido Pedro de la Mora, natural de Alceda y vecinos de Madrid, para Familiar, en Toledo, en 1659, y Francisco Ceballos Ortiz, natural de Córdoba, comerciante en platería, para Familiar, en Córdoba (hijo de José Gabriel Ceballos y Bonrostro y de Ana de Santa Rosa Ortiz y Velasco y nieto paterno de Gregorio Ceballos y Mesa, Familiar del Santo Oficio en Córdoba, y de Josefa Bonrostro Salazar y Alcántara), en 1785.

Domingo de Ceballos y el Maestro Jerónimo Ceballos, vecinos de Alcalá de Henares, obtuvieron confirmación de la carta de Caballero que los Reyes Católicos concedieron a su abuelo el Capitán Diego Pérez de Vargas, porque redujo la ciudad de Orán a su servicio en 1561

Manuel Julián de Cevallos Fernández de Castañeda Gutiérrez de Sierra y Ruiz de Rebolledo, natural de Monegro (Cantabria) y residente en Orduña (Vizcaya), obtuvo Sello Mayor de hidalguía en la villa de Bilbao el 2 de Octubre de 1793.

Diego de Zeballos y San Vicente, natural del valle de Toranzo, probó su hidalguía ante la Justicia ordinaria de la villa de Bilbao en 1595.

Pedro Ceballos obtuvo asiento del Despacho concediéndole poder agregar y adicionar a su escudo de armas en la sentencia: "Pontifice ac Rege aeque defensis", el 11 de Diciembre de 1816.

Antonio Rafael Ceballos Escalera obtuvo asiento del Despacho de legitimación para heredar y gozar honras y oficios y de la Nobleza de su padre el 7 de Julio de 1797.

Ildefonso Ceballos de Vargas, bautizado en La Campana (Sevilla) el 21 de Abril de 1775, obtuvo Real Provisión de hidalguía ante la Real Chancillería de Valladolid el 12 de Enero de 1758 y ante la de Granada el 4 de Abril de 1760. También probó su nobleza para ingresar en el Real Colegio de San Telmo de Sevilla en 1791. Era hijo de Manuel Ceballos y Gutiérrez, natural de Bostronizo (Burgos), y de Catalina Gertrudis de Varas Milla.

Gonzalo de Ceballos y Ulloa, Caballero del Real Cuerpo Colegiado de la Nobleza de Madrid y de la Orden de Malta, fue primer Conde de Peñacastillo concedido por Real despacho de 3 de Agosto de 1918. Casó con Leonor Eraso y López de Ceballos, y fallecido en Madrid el 15 de Junio de 1960.

Entre los Caballeros Hijosdalgo recibidos en el Estado Noble de Madrid, y que entraron en suertes, ejerciendo los cargos del Ayuntamiento, figuraron: Antonio de Cevallos, en 1660; Francisco, José Calixto y Manuel Severo Cevallos, en 1747; Francisco de Cevallos, en 1645 y 1650; García de Cevallos, en 1602, 1613 y 1615; Gaspar Cevallos Barreda Fernández y Ceballos, natural de Campuzano (Cantabria), de la Secretaría de Azogues, en 1716 y 1721; Pedro Cevallos Barreda Fernández y Ceballos, natural de Campuzano, en 1716, y Melchor de Cevallos el Caballero, en 1660 y 1693.

Manuel de Ceballos Guerra de la Vega Ceballos y Peredo Barrera, nacido en San Mateo en 1750, ingresó en el Real Seminario de Nobles de Madrid en 1764.

Entre los Caballeros Hijosdalgo recibidos en el Estado Noble de Madrid, y que entraron en suertes, ejerciendo los cargos del Ayuntamiento, figuraron: Antonio de Cevallos, en 1660; Francisco, José Calixto y Manuel Severo de Cevallos, en 1747; Francisco de Cevallos, en 1645 y 1650; García de Cevallos, en 1602, 1613 y 1615; Gaspar de Cevallos Barreda Fernández y Ceballos, natural de Campuzano, de la Secretaría de Azogues, en 1716 y 1721; Pedro Cevallos Barreda Fernández y Ceballos, natural de Campuzano, en 1716, y Melchor de Cevallos el Caballero, en 1660 y 1693.


Armas


Las primitivas y propias del linaje son: En campo de plata, tres fajas de sable, y bordura jaquelada de oro y gules en dos órdenes.

Lema: "Es ardid de caballeros, ceballos para vencellos".

Estas armas traen los Marqueses de la Colonia, Marqueses de Miranda de Ebro, Vizconde de los Villares y los apellidados Ceballos-Escalera, originarios de Castilla y radicados en Madrid y Segovia, según Vicente de Cadenas, y constan en la Calle de Santa Paula, de la ciudad de Granada. Dichas armas constan en el lugar de Cubas, de la Junta de Ribamontán; en el lugar de Isla, de la Junta de Siete Villas, ambas en la Merindad de Trasmiera; en los lugares de Arce, Oruña, Renedo, Vioño y Zurita, del valle de Piélagos; en los lugares de Dualez y Viérnoles, del municipio de Torrelavega; en los lugares de Riaño y San Román, del valle de Cayón; en Bustillo, Concejo de Escobedo, del municipio de Villafufre; Sandoñana, Santibáñez, Saro, Selaya y Villafufre, del valle de Carriedo; en el barrio de la Revilla, del lugar de Pumaluengo, en los lugares de Castañeda y Socobio, las tres del valle de Castañeda; en el barrio de Las Cortes, del lugar de Aés, del valle de Toranzo; en los lugares de Alceda, Las Presillas, San Martín, Vargas y Vejorís, del valle de Toranzo; en los lugares de Barros, Coó y Los Corrales de Buelna y Concejo de San Felices, todas del valle de Buelna; en la villa de Cabezón de la Sal; en Treceño, del valle de Valdáliga, y en la ciudad de Santander (todo en Cantabria).


Algunos añaden una segunda bordura con este lema: "Es ardid de caballeros, Ceballos para vencellos".

Así constan en el barrio de Barcenías o Barcenillas, del lugar de Coó, del valle de Buelna.

Otros ponen el lema en una cinta en el timbre.


Después de la conquista de Alarcón acrecentaron algunos de este linaje dicho escudo con un jefe de gules cargado de una cruz de Calatrava de oro. En campo de plata, tres fajas de sable, y bordura jaquelada de oro y gules en dos órdenes; jefe de gules cargado de una cruz de Calatrava de oro.

Estas armas constan en el barrio de la Edesa, del lugar de Quijano, del valle de Piélagos (Cantabria).


Otros traen: En campo de plata, tres bandas de sable, y bordura jaquelada de oro y gules en dos órdenes.

Estas armas constan en el lugar de Tanos, del municipio de Torrelavega; en el lugar de Argomilla, del valle de Cayón; en el barrio del Carmen, del lugar de Castañeda; en los lugares de Carandia y Las Presillas, del valle de Toranzo; en el lugar de Santibáñez, del valle de Cabezón, y en La Revilla, del valle de Valdáliga (todo en Cantabria).

Y dichas armas, bien con las fajas, bien con las bandas, y muchas veces cuarteladas con otras de alianzas, las ostentaron todas las casas de Ceballos en la Montaña cántabra y sus ramas y líneas extendidas por el resto de la Península y América.


Los de Aragón usan: Escudo jaquelado de gules y azur. Bordura con el siguiente lema: "Es verdad de caballeros ceballos para venceros".


Gutierre Díaz de Zeballos y su esposa hicieron las capillas laterales de la iglesia del Monasterio de Monte Corbán, de Santander, en 1477, donde constan sus armas: En campo de plata, tres fajas de sable.


En el lugar de Cianca, del valle de Piélagos, constan: Tres bandas y por orla unas letras que dicen: "Es ardid de caballeros Ceballos para vencellos".


En el expediente del Caballero de Calatrava Marcos de Ceballos y Quevedo, natural de San Martín de Quevedo, se dice que las armas de la casa de Ceballos de San Felices de Buelna, eran: En campo de gules, tres bandas de sable.


En el "Libro de Armería del Reino de Navarra" constan: En campo de plata, tres fajas de sable. Bordura de plata.


En el expediente del Caballero de Calatrava Manuel Francisco de Ceballos y Guerra Muñoz, natural de Somahoz, año 1718, constan las siguientes armas: En campo de sinople, tres bandas de sable.


En el expediente del Caballero de Calatrava Francisco Javier de Ceballos y Ceballos, hijo del anterior, natural de Valladolid, año 1736, constan: En campo de plata, tres bandas de sable.

Estas mismas armas constan en la iglesia de San Román de Somahoz, del valle de Buelna.


Los radicados en Ocaña (Toledo) y pasados a Camagüey y Santiago de Cuba, según Vicente de Cadenas, usan: En campo de plata, tres fajas de gules.


En el lugar de Maoño, de la jurisdicción de la Real Abadía de Santander, y en la villa de Santillana del Mar (Cantabria), constan: Tres fajas y bordura cargada con el lema: "Es ardid de cavalleros Ceballos para vencellos".


Otros: En campo de azur, una muralla, de plata, mazonada y almenada.


García de Ceballos, de la casa solar del lugar de Las Presillas (Cantabria), fue a la guerra de Granada en 1482, sirviendo a los Reyes Católicos con la lealtad que lo hicieron sus antepasados en todas las empresas de la Reconquista. Se halló en el cerco de Alhama y en las conquistas de Loja, Baza, Guadix y otros lugares del territorio granadino, hasta la rendición de Granada; por cuyos servicios, además de hacerle merced de algunas tierras en término de la ciudad de Guadix, le honró el Rey Católico armándole Caballero de la Espuela Dorada, sobre Noble, el 5 de Marzo de 1500, y concediéndole el oficio de Correo Mayor de la ciudad de Granada, donde se avecindó. Usaba por armas: En campo de gules, una cruz de Calatrava de oro. Bordura de gules con ocho aspas de oro. 


Los originarios de Cantabria y su rama en Asturias, traen: Escudo partido: , en campo de gules, una cruz recortada de oro, y , en campo de plata, tres fajas de sable.


Los originarios de Herrera de Pisuerga (Palencia) y radicados en Palencia, Valladolid y León, según Vicente de Cadenas, usan: En campo de plata, una faja de azur, cargada de una cruz, de oro.


Otros: En campo de oro, una cruz, de gules, que toca con sus extremos los del escudo, cargada de cinco panelas de oro.


Los Zeballos, radicados en Madrid, según Vicente de Cadenas, traen: En campo de oro, un cañón, de azur. Bordura de plata con ocho armiños, de sable.


Los de Vizcaya, del lugar de Zuistan (sic), según Diego de Soto y Aguilar, traen: En campo de gules, una cruz de oro hueca. Bordura de plata con un mote en letras de sable que dice: "Zevallos para vencer".


Fernán Martínez de Ceballos, que se halló en las Navas tomó la cruz que desapareció hueca y floreada como la de Calatrava en campo de gules. Bordura de gules con ocho aspas de oro.


Los apellidados Ceballos-Zúñiga usan: Escudo partido: , en campo de plata, tres fajas de sable, y bordura de escaques de oro y de gules, y , en campo de plata, una banda, de sable, con una cadena de oro puesta en orla.


En el lugar de Muriedas, del valle de Carriedo (Cantabria), constan: Tres fajas fileteadas y bordura cargada con el lema: "Es ardid de caballeros Cebaios para venceios".


En Santillana del Mar constan: Cuatro fajas fileteadas.


Otros de Somahoz usan: Escudo partido: 1º, tres barras sobre campo blanco, y , en lo alto tres flores de lis sobre una torre o fortaleza y a la puerta un elefante. Tiene encima del escudo, sobre el cuartel izquierdo, un rótulo que explica ser de la familia de Ceballos.


En el expediente del Caballero de Calatrava Felipe José Ceballos Guerra de la Vega, hijo del anterior, natural de San Felices de Buelna (Cantabria), año 1791, constan las siguientes armas para los de Puente Viesgo (Cantabria): Cuatro cuarteles: , trece roeles; , tres encinas y al pie dos leopardos; , un laurel entre dos castillos, y , siete torres.


Otros de San Felices de Buelna usan: Escudo cortado: , dos flores de lis y enmedio de ellas estrellas de seis rayos, y , cuatro fajas. Encima del escudo, el lema: "Fidelitas et vita omnia vincit".


En el mismo pueblo se ve otro escudo partido: , un brazo armado con una espada alta, y , una torre, debajo de ella tres flores de lis y en punta ondas.


En el barrio de La Lastra, del lugar de Oruña, del valle de Piélagos (Cantabria), constan: Un león linguado sobre tres fajas.


En el barrio del Soto, del lugar de Oruña, constan: Escudo cortado: , un animal pasante, y , tres fajas.


En el expediente del Caballero de Alcántara Francisco de Ceballos Cianca y Calva Ceballos Arce y Díaz de Ceballos, natural de Cianca, año 1622, constan para la casa de Cianca: Escudo partido: , tres bandas y diez cabezas por orla, y , un león rampante mirando al cuartel derecho.


Otros de Cianca usaron: Escudo partido: , cortado: primero, un águila explayada sobre ella una torre, a los lados de ésta dos árboles, y segundo, un árbol y seis aspas, tres a cada lado (una y dos), y , tres fajas, con orla que sólo ocupa el jefe y la parte diestra del cuartel y en ella seis armiños.


En la casa de Ceballos el Caballero, del lugar de Argomilla, del valle de Cayón, constan: Un escudete con tres fajas fileteadas, en jefe un aspa de San Andrés, rodeado de dos órdenes de escaques. Por fuera del escudete, pero dentro del cuartel hay una inscripción que dice: "Es ardid de caballeros Cevallos para vencellos".


En la iglesia de San Andrés, frente al Palacio de Ceballos, de Argomilla, constan: Tres fajas cruzadas por una banda, y bordura cargada de dos órdenes de jaqueles.


En el barrio de Santa Lucía, del lugar de Lloreda, del valle de Cayón, constan: Tres fajas y en jefe una cruz de San Juan.


En el lugar de San Román, del valle de Cayón, constan: En jefe una cruz de Malta y debajo tres fajas fileteadas y bordura cargada de dos órdenes de jaqueles.


También del lugar de San Román, del valle de Cayón, constan: Tres contrabandas.


En la llamada "Casa de la Mayorazga", del barrio de Abajo, del lugar de Saro, constan: Tres bandas con cuatro escaques entre ellas en los flancos.


En la citada casa también consta: Tres fajas y dos escaques entre ellas a cada lado.


En el Palacio de Villalaz, ya desaparecido, del lugar de Saro, constaban: Tres bandas y escaques a los flancos.


En el barrio del Corralito, del lugar de Susvilla, del valle de Carriedo, constan: Tres fajas y entre ellas tres escaques en cada flanco.


En el lugar de Aés constan: Tres fajas y en punta losanges.


En el barrio del Cal, del lugar de Aés, constan: Tres fajas y en jefe tres luceros de doce puntas. Bordura cargada de dos órdenes de escaques.


En Vargas constan: Tres fajas y en jefe una cruz floreteada. Bordura cargada de dos órdenes de jaqueles.


En el barrio de Escalera, del lugar de Villasevil, del valle de Toranzo (Cantabria), constan las siguientes armas para los Ceballos y Ceballos Escalera: Tres fajas.

Estas armas constan también en la casa de Ceballos del Río, del barrio de la Fuente Vía, de La Concha, del valle de Villaescusa; en la capilla de la Purísima Concepción, de la iglesia de La Concha; en la fachada oriental de la iglesia parroquial de San Pedro, de La Concha; en el lugar de Soto de la Marina, del municipio de San Cruz de Bezana; en el lugar de Cóbreces, del valle de Alfoz de Lloredo; del lugar de San Román, del valle de Cayón; en los lugares de Bárcena, Santibáñez, Saro y Selaya, del valle de Carriedo; en los lugares de Castañeda y Socobio, del valle de Castañeda; en el barrio de Las Cortes, del lugar de Aés, del valle de Toranzo; en los lugares de Alceda, Carandia, Iruz, Las Presillas, Puente Viesgo, San Vicente de Toranzo, Vargas y Vejorís, del valle de Toranzo; en los lugares de Barros y Coó, del valle de Buelna; en el lugar de Cieza, del valle de Cieza; en La Revilla, del valle de Valdáliga, y en la villa de San Vicente de la Barquera (todo en Cantabria).


En el lugar de Alceda, del valle de Toranzo, constan: Tres fajas y a cada lado tres escaques.


En el lugar de Alceda constan: Tres fajas y una cruz flordelisada brochante.


En el Barrio Llano, del lugar de Vargas, del valle de Toranzo, constan: Tres fajas acostadas de dos escaques a cada lado. En punta una cruz latina.


En la casa palacio de Ceballos, de la villa de Cabezón de la Sal, constan: Tres fajas y sobre ellas brochante una cruz.


En la parroquia de Santa María, de El Tejo, del valle de Valdáliga y los del lugar de Barreda, constan: Tres fajas y bordura.


En el lugar de Los Corrales de Buelna, constan: Tres fajas y en jefe una inscripción que dice "es ardiz que cavalleros Zevallos para vencellos".

En Barrio Llano, del lugar de Vargas, constan: Tres bandas fileteadas y brochante una cruz flordelisada. Media bordura cargada de dos órdenes de jaqueles.

En el barrio de la iglesia, antiguamente llamado Barrio Sala, en el lugar de Igollo, del valle de Camargo (Cantabria), constan: Tres fajas de escaques y bordura de lo mismo.

En el lugar de Barreda, del municipio de Torrelavega (Cantabria), constan: Tres fajas y un sotuer brochante a ellas que llega a los flancos. Orla con dos órdenes de escaques, y bordura con ocho aspas.

Los de La Concha usan: Cinco fajas.

En el Concejo de Escobedo, del municipio de Villafufre y del valle de Carriedo, constan las siguientes armas para los Ceballos Liaño: Tres fajas y el jefe cosido, y en él tres luceros, puestos en faja.

En el expediente del Caballero de Santiago Manuel Antonio de Cevallos y de Cevallos, natural del lugar de Villafufre, del valle de Carriedo, año 1737, constan: Tres bandas, dos banderas sobre ellas y una alabarda en medio de las banderas.

Los de Villafufre usan: Tres bandas, tres banderas y una alabarda en medio.

En el lugar de Castañeda (Cantabria) constan: Tres fajas cargadas de una cruz floreteada. Bordura de dos órdenes de escaques. En el expediente del Caballero de la Orden de Santiago de Vicente Bustillo Quevedo y Ceballos, natural de Castañeda, año 1678, constan las siguientes armas para los del lugar de Castañeda: Tres bandas con unos veros por orla.

En el barrio de la Revilla, del lugar de Pumaluengo, del valle de Castañeda, constan: Dos órdenes de jaqueles y la inscripción: "Es ardid de caballeros Ceballos para vencellos".

En el barrio de la Tejera, del lugar de Aés, del valle de Toranzo, constan: Tres fajas tronchadas por una banda, y en el jefe tres rosetas, puestas en faja. Bordura cargada por dos órdenes de jaqueles.

En la casa vivienda, que estaba al lado de la torre de Ceballos, del lugar de Aés, constaban: Tres fajas cargadas con una barra, y orla con el lema: "Es ardid de Caballeros. Ceballos para vencellos".

En el expediente del Caballero de Santiago Gaspar Faustino de Cevallos y Gutiérrez de Cevallos, natural de Aés, constan: Tres fajas, con una banda, la primera faja, desde la banda a la izquierda, cargada con tres conchas.

Otro escudo de Ceballos se ven en San Felices, que son: Escudo cortado: , un castillo con una torre del homenaje almenada, y en jefe tres flores de lis en faja, y , cuatro fajas. Bordura con ocho cabezas de sierpe, contraorlado con este lema: "Más vale morir por conservar la honra que hacer vileza por conservar la vida".

En el expediente del Caballero de Calatrava Francisco de Hoyos y Camargo Ceballos y Loyola, natural de Madrid, año 1752, constan: En campo de gules, tres fajas de sable en blanco y una cruz de oro que atraviesa las tres bandas.

En el lugar de Iruz, del valle de Toranzo, constan: Tres fajas y entre éstas en los extremos seis medios escaques.

En el lugar de Penilla, del valle de Toranzo, constan: Escudo cortado: , una torre almenada de la que salen dos pendones con borlas e inscripción que dice "Cevallos", y , tres fajas.

En el lugar de Las Presillas, del valle de Toranzo, constan: Tres fajas y bordura cargada de dos órdenes de jaqueles. En el jefe una cruz flordelisada.

En la clave de la bóveda de la iglesia de San Nicolás, de Las Presillas, constan: En campo de plata, tres bandas de sable y una cruz encima de oro. Orla de escarceles dorados y un rótulo en forma de tarjeta que dice: "Armas de Ceballos Neto".

En el lugar de Tanos; en el barrio de Camporoble, en la casa llamada de Rebollar, del lugar de Santibáñez, del valle de Carriedo; en los lugares de Las Presillas, San Vicente de Toranzo y Vejorís, del valle de Toranzo, y en el lugar de Castañeda, constan: Tres bandas.

También en el lugar de Tanos constan: Tres fajas y bordura de cordón o sogueada.

En la villa de Cartes, en el lugar de Penagos, del valle de Penagos; en Aloños, Rasillo, Sandoñana, Vega y Villafufre, del valle de Carriedo; en el lugar de Socobio, del valle de Castañeda; en los lugares de Alceda y Vejorís, del valle de Toranzo, y en los lugares de Barros y San Mateo, del valle de Buelna (todo en Cantabria), constan: Tres fajas y bordura de un orden de jaqueles.

Pedro Ceballos Cortés y Calderón, Marqués de Ceballos, usaba: En campo de azur, una torre redonda de plata, aclarada de azur, sobre terrasa de sinople, de cuyas almenas sale un hombre armado de espada y arrojando tres piedras. Bordura de plata con el siguiente lema en letras de sable: "Cevallos para vencellos, para vencellos Cevallos".

Otros, según Lázaro del Valle y de la Puerta, traen: En campo de plata, tres fajas de sable y sobre ellas una cruz de oro con cabezas volteadas, hueca. Bordura de dos ordenes de jaqueles de oro y gules.

Otros, según Agustín de Loaysa, usan: Escudo partido: 1º, en campo de gules, una cruz floreteada de oro, y , en campo de plata, tres fajas de sable, perfiladas de escaques de oro y gules. Bordura de dos ordenes de jaqueles de oro y gules, y el siguiente lema de sable sobre plata: "Ceballos para vencellos, es ardid de caballeros".

Los de la Virgen de la Peña (Cantabria) usan: Escudo cuartelado: , un león rampante;, tres barras; , cinco flores de lis, y , tres fajas. Bordura general de calderas.

Al palo con éste está otro escudo cortado: , una barra con dragantes, y segundo, tres palos oblicuos inclinados en punta hacia la derecha.

En el expediente del Guardia Marina Luis de la Concha y Velarde, natural de Puerto Real, año 1769, constan las siguientes armas para los Ceballos: "Dos leones con tres fajas al pie de color encarnado, todo en campo pajizo".