Gallego, Gallegos

Versión de impresión

Antiguo y noble linaje originario de Galicia.

La generalidad de los autores opina que procede del Conde Ramón Romaes, hijo ilegítimo del Rey Don Fruela I, porque a ese Conde le señalan las antiguas crónicas como tronco y progenitor, no sólo de la familia Gallego, sino también de las de Fajardo, Lugo, Vivero, Bahamonde, Gayoso, Taboada y otras muchas.

La ascendencia directa de los Gallego la establecen los genealogistas en esta forma:

El Rey Don Fruela, tuvo, fuera de matrimonio, entre otros hijos, a

El Conde Ramón Romaes, llamado también en algunas crónicas Veremundo o Bermudo, que fue padre de

1º El Conde Rodrigo Romaes, que sigue la línea, y

2º Juana Romaes, mujer del Conde Mendo de Rasura (que era hermano de Desiderio, último Rey longobardo), con numerosa sucesión.

El Conde Rodrigo Romaes, tuvo por hijo a

El Conde Ramón Romaes, segundo del nombre y padre de

El Conde Ramón Romaes, tercero del nombre y Conde de Monterroso, que contrajo matrimonio con Milia, Infanta de Inglaterra. Estos esposos residieron en Galicia, fundando casa en la villa de Santa Marta de Ortigueira o Fortigueira (La Coruña), en cuya iglesia de Santa María se hallan sepultados.

Aquí se interrumpe la filiación iniciada; pero algunos autores hacen mención, al llegar a este punto, de una señora llamada Andosinda, a la que señalan como hija de ese tercer Conde Ramón Romaes y Conde de Monterroso y de su mujer Milia, añadiendo que casó con Ero Lugo, Capitán de Alonso el Magno, y que ambos esposos fueron Condes de la ciudad de Lugo, Señores de Libia de Castro de Ribera, y progenitores de una rama del linaje Gallego. Otros autores hacen a la citada Andosinda nieta de Juana Romaes y de su esposo el Conde Mendo, por entender que el Conde Ramón Romaes, tercero del nombre, era hijo de ese matrimonio, cuando en realidad era sobrino, si hemos de dar crédito a la filiación expuesta.

De los mismos Condes de Monterroso Ramón Romaes tercero del nombre, y su esposa Milia, hacen también descendiente los genealogistas, pero sin indicar el grado, al caballero Suer Gallego, progenitor de otra rama de Gallego, de la que se derivó la familia y apellido Fajardo, y establecen detalladamente la descendencia de ese Suer Gallego en una genealogía que ya quedó inserta en la información del apellido Fajardo, lo que nos releva de reproducirla en este lugar.

Ambas ramas de Gallego, la derivada de Andosinda y la dimanada de Suer Gallego, procedieron de la casa de Santa Marta de Ortigueira y se subdividieron en varias líneas que difundieron el apellido que estudiamos por Castilla, Andalucía, Aragón Asturias, Cataluña, Murcia, Extremadura, Navarra, País Vasco, Canarias y Portugal.

En Castilla tuvo casas solares en Castromocho (Palencia), Arrabal del Portillo, Medina del Campo, Medina de Ríoseco, Minguela, Mota del Marqués, Portillo, Valladolid y Villalbarba (Valladolid), citadas en el siglo XVI.

En Asturias tuvo casa solar en Cabueñes, del concejo de Gijón.

En Vizcaya tuvo casas solares en la villa de Bilbao, su dueño Juan Gallego, documentada en 1464, y en la ciudad de Orduña, su dueño Gonzalo Gallego, citada en la Fogueración vizcaína de 1511.

En Navarra tuvo casa solar en la villa de Falces, de la Merindad de Olite, su dueño Martín Gayllego, documentada en la Fogueración navarra de 1329.

En Cataluña radicaron sus casas solares en la ciudad de Tarragona, su dueño Lo Gallego, y en Hostalrich (Gerona), su dueño Joan Gallego, sastre, documentadas en la Fogueración catalana de 1553.


Armas


Las del primitivo solar de Santa Marta de Ortigueira, en Galicia, fueron: En campo de oro, tres peñas o rocas de su color, sobre ondas de agua de azur y plata, puestas en situación de faja y sumada cada una de ellas de una mata de ortiga, de sinople, con siete hojas.

Estas mismas traen los Fajardo, como originarios del linaje Gallego y de ese mismo solar de Santa Marta de Ortigueira. Dichas armas traen también los originarios de Galicia, radicados en Fuemiñana (Lugo) y Madrid.

También tienen dichas armas primitivas otras familias Gallego y Gallegos en Aragón, Asturias, Andalucía y Castilla.


Según Cascales, los Gallego del Reino de Murcia, traen: En campo de plata, tres peñas o rocas de su color, sobre ondas de agua de azur y plata, puestas en situación de faja y sumada cada una de ellas de una mata de ortiga, de sinople, con siete hojas.


Otros de Galicia, según José Espinosa Rodríguez, usan: En campo de oro, un escusón de plata puesto en abismo con un árbol de sinople, acompañado en los cuatro cantones de cuatro leones rampantes al natural (o de gules), afrontados.


Otros Gallego, según Juan Baños de Velasco, ostentaron: En campo de gules, una banda de oro, engolada en bocas de dragones, de sinople.


Otros Gallego, ostentaron: En campo de gules, una banda de oro, engolada en bocas de dragones, de sinople. Bordura de azur con ocho aspas de oro.

Dichas armas constan en el expediente de ingreso de Caballero de la Orden de Alcántara del citado Bartolomé Donoso y Gallego. También usan los descendientes de Hernán Gallego, natural de Campanario (Badajoz), que ganó carta ejecutoria de hidalguía ante la Real Chancillería de Granada en 1569.


Los Gallego de la ciudad de Baeza, cuyo escudo se veía en el Arco de Santa María, trajeron: Escudo partido: 1º, en campo de gules, un castillo de oro, y 2º, en campo de plata, un león rampante de gules.

Dichas armas traen los de la casa de la villa de Azuaga y su línea establecida en el Perú.


Según Piferrer, los Gallego traen: Escudo partido: 1º, en campo de plata, un león rampante de gules, y 2º, en campo de gules, un castillo de oro.


Otros: Escudo partido: 1º, en gules, una torre de oro, y 2º, en plata, un león rampante.


Los originarios de Baeza, radicados en Santisteban del Puerto (Jaén), según Vicente de Cadenas, usan: Escudo partido: 1º, en campo de gules, un castillo de oro, y 2º, en campo de plata, un león de gules. Bordura de oro con ocho aspas, de gules.


Los Gallegos, radicados en Cartes (Cantabria) y extendidos a Madrid, México y Venezuela, según Vicente de Cadenas, traen: En campo de oro, una torre, de gules, surmontada de una flor de lis, de azur.


Los originarios de Burgos, pasados a Murcia, donde el esforzado caballero Juan Gallego se distinguió mucho en su conquista, estando en la entrega de su capital, según Diego de Soto y Aguilar, usan: En campo de plata, un árbol de sinople, con un jabalí, de sable, pasante al pie del tronco, en el que quiere hacer presa un lebrel de su color.

Estas armas traen los de las Encartaciones de Vizcaya, según Diego de Soto y Aguilar.


Los de Barcelona usan: En campo de azur, un gallo de plata.


Otros: En campo de plata, dos llaves, de sable, puestas en aspa y atadas de gules.


En Fiñana (Almería) constan: En campo de gules, un río de plata en mitad del campo, y en punta, un prado de sinople. Bordura de oro con cuatro leones de púrpura.


Los Gallego de Portugal, ostentaron: En campo de azur, una cruz de oro cargada de un cordero de gules y cantonada de cuatro corderos de plata.

Los originarios de Túy (Pontevedra), según Vicente de Cadenas, traen: En campo de sinople, un hórreo de oro, acompañado de cuatro mazorcas de maíz del mismo metal.

En el expediente de ingreso de la Real Compañía de Guardias Marinas de Luis Gallego de Montemayor y Juan, constan las siguientes armas de Gallego, originarias de Galicia: "Tres cruces de gules perfiladas de oro y tres conchas de su color en campo de azur, partido de gules, con tres tigres en pal, una torre y un puente en campo de sangre, a la puerta, timbrado el escudo de una peregrina, con dos bordones salientes de los flancos, y previniendo que la torre con su puente, en campo de sangre, son las propias y antiquísimas".

Los de Asturias, según Tirso de Avilés, traen: "Un cuervo en un de nalgas".

Por Real cédula fechada en Madrid el 6 de Febrero de 1535, el Emperador Don Carlos V concedió a Cristóbal Gallego, vecino de la ciudad de Sevilla, y como premio a los servicios prestados en América, las siguientes armas: Escudo cuartelado: 1º y 4º, en campo de plata, un oso andante de su color, y 2º y 3º, en campo de oro, tres bandas de gules. Bordura de azur, con cuatro granadas de oro, puestas una en jefe, dos en los flancos y una en punta. Por timbre y por divisa un medio oso que salgan de él unos follages de oro y plata y gules y azur, o como la nuestra merced fuese.

Por otra Real cédula, fechada también en Madrid, por Don Carlos V, el 4 de Diciembre de 1529, la Reina Juana concedió a Alvaro Gallego, vecino de la ciudad de Tenustitán (México), nuevo escudo de armas, para premiar sus esfuerzos como conquistador de Nueva España. Dicho escudo era cortado: 1º, en campo de oro, una torre de su color, de cuya puerta sale un brazo de hombre armado de plata, empuñando una espada del mismo metal, y 2º, en campo de azur, dos toros de su color, pasantes y afrontados.

José Gallegos, residente en la ciudad de Cuzco, en el Perú, que ganó ejecutoria de nobleza el 17 de Agosto de 1711, y otra auxiliatoria en Sevilla el 2 de Diciembre de 1732, y del que hay sucesión en ambos puntos, traía este escudo partido: 1º, en azur, un creciente de plata contornado y y surmontado de tres estrellas del mismo metal, y en punta un peñasco al natural, sumado de un águila de su color picada y armada de oro, y 2º, en gules, un castillo de oro, aclarado de azur, puesto sobre ondas de mar de azur y plata y acostado de dos columnas de oro, surmontada cada una de un aguileta del mismo metal.

Algunos apellidados Gallegos: En campo de oro, cinco puertas caladizas, de azur.