Baeza

Versión de impresión

En "Las Crónicas de la Casa de Vizcaya" se recoge que este linaje tuvo su primitivo solar en Baeza en la antiquísima casa de Haro de los Señores de Vizcaya, y así lo acusa su genealogía, que comienza en Lope Ruiz de Haro o Lope López de Haro, llamado el Chico, para diferenciarlo de su padre Lope Díaz de Haro, XI Señor de Vizcaya, que fue primer caudillo del Reino de Jaén, II Señor de La Guardia y de Bailén, y fue el primer caballero el primero del apellido Baeza. Tuvo por hijo a Ruy López de Haro, llamado por algunos tratadistas Ruy López de Baeza, que fue III Señor de La Guardia y de Bailén. Su padre le dio la tenencia de Baeza, con las villas de Bailén, Vilches, Baños y otros pueblos comarcanos (que eran llamados el Algarve de Baeza) y le quedó el título y renombre de Baeza, por ser su citado padre conquistador de Baeza, y por esa memoria le mandó que se apellidase Baeza, so pena de su maldición; el cual y sus descendientes se apellidaron dejando el de Haro. Fallecido Lope Díaz de Haro, su hijo Ruy López de Haro tuvo la tenencia de Baeza, con el acostamiento que su padre tenía, y con título de honor y vasallos de por vida, que con él le dio el Rey Don Fernando, a quien le sirvió en las conquistas de Córdoba, Sevilla y lo restante de Andalucía.

Dicen algunos tratadistas que este apellido no procede de la ciudad de Baeza, ni tomó su nombre, ni tuvo en ella su primitivo solar, y aseguran, en cambio, basándose en lo que manifiesta Cascales, que tiene su origen y cuna en la villa de Valdepeñas, perteneciente hoy a la provincia de Ciudad Real.

El apellido Baeza, lo ostentan diversas familias de muy distinto tronco y origen, y de todas ellas fueron ascendientes caballeros que por haberse hallado en la conquista de Baeza en 1227, tomaron por apellido y como timbre de gloria el nombre de dicha ciudad. Alguno de esos caballeros fue heredado en Baeza, y en ella creó la casa solar de su apellido. Otros, apellidándose ya Baeza, pasaron a distintos puntos y regiones, en los que fundaron casas y familias sin vínculo de parentesco entre ellas, pero que continuaron independientemente el apellido Baeza, heredado de sus respectivos progenitores.

De ahí la aparición de solares y familias de este apellido en Valdepeñas, Baeza, Valencia, Murcia, etc, distintos unos de otros, porque sus fundadores procedían de linajes diversos, si bien todos habían tomado por apellido el nombre de la ciudad de Baeza por haber asistido a su conquista.

Los Baeza, que tuvieron casa solar en la villa de Valdepeñas (Ciudad Real), traían su origen de los Baeza de Úbeda. De ellos fue Pedro Sánchez de Baeza, que ganó ejecutoria de hidalguía dada en Sevilla el 8 de Enero de 1356, pronunciada por Alonso García, Alcalde de Hijosdalgo del Rey Don Pedro I el Cruel.

En Aragón tuvo casas solares en Piedrahita (Teruel), su dueño Ynyo Baeca; en Grisén (Zaragoza), su dueño Johan de Baeça, y en Barbastro (Huesca), su dueño Alonso de Baeça, según la Fogueración de 1495.

Pasaron a Canarias, Colombia, Costa Rica, Cuba, Chile, Ecuador, Estados Unidos, Francia, Guatemala, Inglaterra, México, Puerto Rico y Uruguay.

Probaron su nobleza ante la Sala de los Hijosdalgo de la Real Chancillería de Valladolid, en los años que se indican: Alonso, Bernardino y Cristóbal de Baeza, hermanos, vecinos de Navarrete (La Rioja), en 1538; Francisco Baeza, vecino de Villagarcía de Campos (Valladolid), 1538; Juan de Baeza, vecino de Santiago de la Puebla (Salamanca), 1550; Gaspar de Baeza, vecino de Palazuelo de Vedija (Valladolid), en 1564; Francisco de Baeza Grijalba, vecino de Ponferrada (León), 1593; Sebastián de Baeza, vecino de Quintanilla del Monte (Zamora), en 1712; Jerónimo de Baeza Flórez, vecino de Fuentes del Ropel (Zamora), 1731; Baltasar y Josefa Baeza Flórez Tejerina, vecinos de Villamañán (León), 1747; Diego Baeza de la Cana, vecino de Alcalá de Henares (Madrid), en 1753; Agustín de Baeza Flórez Osorio, natural de Villamañán, y vecino de Tapioles (Zamora), en 1761; Juan Pío González de Baeza Alfonso Fonseca Carvajal Paz Pizarro Ponce de León, bautizado en Benavente, en Zamora, el 13 de Mayo de 1714 (hijo de Juan González de Baeza, bautizado en La Puebla de Sanabria, en la misma provincia, el 8 de Septiembre de 1669, y de Isabel Alfonso Fonseca, casados en Benavente el 3 de Agosto de 1704; nieto de Antonio González y de María González de Baeza, casados en La Puebla de Sanabria el 2 de Febrero de 1668), en 1777, y Diego Baeza, vecino de Alcalá de Henares (Madrid), en 1748, que contiene una ejecutoria dada en 1573 a favor de Melchor de San Miguel y Gaspar de Baeza, hermanos, vecinos de Barcial de la Loma (Valladolid) y Palazuelo de Vedija, respectivamente.

Probaron su nobleza ante la Real Chancillería de Granada: Gonzalo de Baeza, vecino de Baeza, en 1492; Rodrigo de Baeza, natural de Baeza, en 1527; Gonzalo de Baeza, vecino de Ubeda (Jaén), en 1520; Alonso de Baeza Barba, natural de Carmona, en 1577; Juan Bautista Ruiz de Baeza, vecino de Sevilla, en 1587; Juan Ruiz de Baeza, vecino de Sevilla, en 1591; Alonso de Baeza Luque, vecino de Baeza, en 1602, y Juan Ramón Baeza y consortes, vecinos de Villacarrillo (Jaén), en 1791.

Andrés de Baeza hizo expediente de genealogía y limpieza de sangre en la Catedral de Granada en 1584.

Fueron nombrados Caballeros de la Orden de Santiago: Luis de Baeza Mendoza, en 1626; Alonso de Baeza, en 1638; Luis de Baeza, en 1640; Juan de Baeza Manrique, en 1652, y Alonso Baeza Manrique de Lara, en 1652.

A la Orden de Calatrava pertenecieron: Pedro Antonio de Baeza, desde 1643, y Diego de Baeza y Jalón, desde 1657, y a la de Alcántara, Luis de Baeza Mendoza, desde 1638.

Celestino Baeza Pastor fue Caballero de la Orden de Carlos III desde 1864, y Antonio Baeza y Nieto fue Comendador de la misma Orden desde 1870.

Alonso de Baeza, natural de Toro (Zamora), fue Caballero de la Orden de San Juan de Jerusalén, y Juan Baeza desde 1859.

Probaron su limpieza de sangre para ejercer cargos del Santo Oficio de Inquisición: Diego de Baeza, natural de Antequera (Málaga) y vecino de Benamejí (Córdoba), para Familiar, en Córdoba, en 1579; Tomás Baeza Polanco, natural de Burgos, para Oficial, en Valladolid, en 1596; Pedro Antonio Baeza Olivos, natural de Cádiz, para Oficial, en Sevilla, en 1640, y su mujer Beatriz Soto y Villavicencio, natural de Cádiz; Juan de Baeza Mendoza y Lara, natural de Sevilla, Caballero de Santiago, para Calificador, en Toledo, en 1680; Juan Baeza, natural y vecino de Madrid, para Familiar, en Toledo, en 1681; Juana Rosalía Baeza la Hoya y su marido Tomás Ruiz del Hoyo, naturales de Alcaudete (Jaén), para Familiar, en Córdoba, en 1768, y Antonio Baeza de la Cana y Bejarano, natural de Madrid, para Familiar, en la Corte, en 1815.


Armas


Los primeros Baeza de la casa de la ciudad de Baeza, descendientes de los Señores de Vizcaya, tomaron las armas de éstos, que son: En campo de plata, dos lobos de sable, puestos en palo y cebados de dos corderos blancos. Bordura de gules con ocho aspas de oro, que es el escudo de Haro.


Después los de esa misma casa, pertenecientes a la rama de los Marqueses de Castromonte, sustituyeron tales armas con estas otras: Escudo mantelado: 1º y 2º, en campo de azur, una flor de lis de oro, y 3º o manteladura, en campo de gules, un castillo de plata, aclarado de azur.


El Cronista Gracia Dei señala las siguientes armas: Escudo mantelado: 1º y 2º, en campo de azur, una flor de lis de oro, y 3º o manteladura, en campo de gules, un castillo de oro. Bordura con una cadena de oro, el medio campo de arriba de gules y el otro medio de abajo de azur.


Otros Baeza de Castilla, según Miguel de Salazar, traen: En campo de azur, un creciente de plata, ranversado, y circundado de cinco estrellas de oro.


Otros, según Diego de Cervellón, traen armas muy parecidas, organizadas así: En campo de oro, cinco estrellas de azur, puestas en sotuer, y surmontadas de un creciente del mismo color, ranversado.


Fernán Ruiz de Baeza, según Diego de Soto y Aguilar, y los de Andalucía, según Diego de Urbina, usaban: En campo de oro, un castillo de azur.


Los Baeza, de Aragón, según José Pellicer y Tobar, traen: En campo de plata, dos lobos de sable, puestos en palo y cebados de dos corderos blancos, ensangrentados. Bordura de plata con cuatro leones rampantes de gules.


Los García de Baeza, de Murcia y su rama de Valencia, tienen: En campo de gules, una ciudad amurallada de plata. Sobre la muralla, a la siniestra, una bandera de azur, cargada de tres crecientes de plata adiestrados, y a la diestra, una garza de plata, con las alas abiertas en acción de emprender el vuelo.


La otra rama de Valencia, originaria de la casa de Murcia, que fundó Bernardo Baeza, trae armas muy semejantes a las anteriores, organizadas así: En gules, una muralla de plata, que tiene en su centro un torreón del mismo metal. En las almenas de este torreón, a la diestra, una garza de plata, posada, y a la siniestra una bandera del mismo metal.


Juan José Vilar y Psayla señala que el torreón es aclarado de azur: En gules, una muralla de plata, que tiene en su centro un torreón del mismo metal, aclarado de azur. En las almenas de este torreón, a la diestra, una garza de plata, posada, y a la siniestra una bandera del mismo metal.

Los de la casa de Valdepeñas (Ciudad Real) traen: Escudo cuartelado: 1º, en campo de gules, un león rampante de plata, puesto sobre rocas pardas; 2º, en campo de oro, un águila de sable; 3º, en campo de sinople, un castillo de piedra sobre rocas, puesto sobre ondas de agua de azur y plata, y 4º, en campo de azur, una cruz floreteada de plata.

Otros: En campo de azur, tres bolsas, de oro, puestas en faja.

En la ejecutoria que en 1573 ganaron en Valladolid Gaspar de Baeza y su hermano Melchor San Miguel de Baeza, figura el siguiente escudo cuartelado: 1º, en campo de gules, un brazo de San Miguel con armadura de plata, moviente del flanco siniestro y sosteniendo en la mano una cruz de oro, cuyo brazo inferior entra en la boca de un dragón de plata; 2º, en campo de oro, dos lobos pasantes de gules, puestos en palo; 3º, en campo de azur, un sotuer de oro acompañado en cada uno de sus ángulos de una flor de lis del mismo metal, y bordura de azur con siete crecientes ranversados de oro, y 4º, en campo de sinople, cinco bezantes de oro, puestos en sotuer.