Baya, Bayá, Vaiá, Vaya, Vayá

Versión de impresión

Este apellido tuvo diferentes casas solares en la provincia de Guipúzcoa, Aragón, Cataluña y Galicia. En esta última región se apellidaron Bahía o Baía o Baya o Vaía, Vahía o Vaya.

En Aragón tuvo casas solares en Bulbuente (Zaragoza), su dueño Sancho de Bayá; en Labata (Huesca), su dueño Matheu de Bayá, y en Botaya (Huesca), su dueño Johan de Bayá, documentadas en la Fogueración de 1495.

En Cataluña tuvo casas solares en Falset (Tarragona), sus dueños Bernat Bayá, Joanot Bayá, Jaume Baya y Antoni Bayá; en Prades (Tarragona), su dueño Joan Bayá, y en Granollers (Barcelona), su dueño Antich Vaya, documentados en la Fogueración catalana de 1553.

N. Vayá, natural de Zaragoza, era vecina de Sagunto (Valencia) en 1421. Guillem Vaya fue Mustazaf en la ciudad de Valencia en 1373.

Pedro de Bayá y Peralta ingresó en la Orden de Montesa en 1622. Era hijo de Pedro Luis de Bayá y Jofre y de Ana de Peralta, ambos naturales de Valencia, y nieto paterno de Pedro Luis Galcerán  de Bayá, natural de Gandia (Valencia), último Maestre de la Orden de Montesa, y de Mencía Jofre.

Mateo Vaiá, natural de Puigcerdá (Girona), obtuvo de don Felipe II, privilegio de burgués de Puigcerdá, concedido en Madrid, el 5 de abril de 1594.


Armas


Los de Cataluña, traen: Escudo jaquelado de oro y azur.


Los de Guipúzcoa, según Francisco Lozano y José Pellicer, traen: En campo de oro, dos lobos andantes de sable. Bordura de gules con ocho aspas de oro.


Otros traen: En campo de plata, una caldera de sable. Bordura de oro con ocho roeles de gules.


Otros traen: En campo de gules, una torre, de plata, almenada y mazonada de sable.


Otros traen: En campo de plata, un acorazado de sable, sobre ondas de azur y plata.