Espina, Espino

Versión de impresión

Estos dos apellidos de Espina o Espino, son modalidades de un mismo linaje, como lo demuestra la identidad de origen de las familias que los usaron y la casi identidad de las armas.

Jerónimo de Villa dice que los Espina que se establecieron en la villa de Limpias (Cantabria), procedían de una casa del mismo apellido sita en la ciudad de Segovia, y que ésta a su vez, era originaria de la de Muñatones. De la misma opinión es Miguel de Salazar, si bien refiriéndose a la modalidad Espino.

Otra casa de Espina radicó en la villa de Ampuero (Cantabria). Otra hubo junto a la villa de Espinosa de los Monteros (Burgos). Otras en Geria, Medina de Ríoseco, Simancas, Valladolid y Villalón de Campos (Valladolid). Otra en la villa de Valmaseda (Vizcaya). Otras casas solares en Langreo, Nava y Riaño (Asturias). Y otras, con la modalidad de Espino, en Jerez de la Frontera (Cádiz) y en Logroño. También tuvo su asiento en Nápoles una familia apellidada Espina.

Hernando de Espino, Conquistador de Canarias y Alejandra de Espino Peraza de Ayala y Franco, su esposa y prima, fundaron el Mayorazgo de la Casa noble de Espino, que continuó el Capitán Simón Manuel de Espino Carvajal y Guanarteme, padre de María Isabel de Espino Carvajal, que casó con Francisco Esteban Pérez Verdugo de Alviturría, sucesor en la Casa y Mayorazgos de Alviturría en Gran Canaria.

Pasaron a Bolivia, Cuba, Chile, Estados Unidos, Filipinas, Guatemala, Honduras, México, Panamá, Perú, Puerto Rico, República Dominicana, El Salvador, Uruguay y Venezuela.

Pedro del Espino y Mucientes, natural de Medina de Ríoseco, pasó a México el 26 de Junio de 1535. Era hijo de Juan del Espino y de María de Mucientes.

Pedro de Espina y Alvarez, natural de Valladolid, pasó a Tierra Firme el 5 de Mayo de 1526. Era hijo de Diego de Espina y de Isabel Alvarez.

Probaron su nobleza ante la Sala de los Hijosdalgo de la Real Chancillería de Valladolid: Francisco Espina, Licenciado, vecino de Logroño, en 1580; Juan de la Espina, vecino del Concejo de Lena (Asturias), en 1549; Juan de la Espina, vecino de San Juan dela Mata (León), en 1563; Juan de la Espina, vecino de Cabranes (Asturias), en 1626; Francisco de Espino, vecino de Logroño, en 1552; Francisco de Espino, vecino de Logroño, en 1580; Francisco de Espino, Licenciado, vecino de Logroño, en 1567, y Luis de Espino, vecino de Salamanca, en 1519.

Probaron su nobleza ante la Real Chancillería de Granada: Gómez de Espina, vecino de Sevilla, en 1546, y Jimeno de Espino Pacheco, vecino de Baeza (Jaén), en 1613.

Probaron su nobleza ante la Real Audiencia de Oviedo: Manuel Espina Cacha Arriba y Díaz, natural de Cuenya, vecino de Viñón y originario de Nava, en 1782; Santiago Espina Llanera y Sánchez, natural y originario de Riaño y vecino de Lena, en 1801, y Santiago Espina Montes Escobar y Díaz-Argüelles, vecino de Box y originario de Langreo, en 1815.

Probaron su limpieza de sangre para ejercer cargos del Santo Oficio de la Inquisición: Diego de Espina, natural y vecino de Madrid, para Familiar, en Toledo, en 1614; Diego de Espina, natural y vecino de Almagro (Ciudad Real), y su mujer Felipa de Huertas, natural de Bolaños, para Familiar, en Toledo, en 1632; Félix Espino Peraza y Ayala, para Oficial, en Canarias, en 1646, y su mujer Bernardina de San Juan, natural de Telde; Jacinto Espino Rodríguez, natural de Madrid, para Oficial, en Toledo, en 1643, y Pedro de Espino, Capitán, para Alguacil Mayor de la ciudad de Saltillo (México), en Saltillo (hijo de Andrés de Espino y de María del Sixto, naturales de Cazal de Avila), en 1699.

José de Sarachaga Espina Echevarría y Villa, vecino del valle de Gordejuela (Vizcaya), originario por su apellido Espina de la villa de Valmaseda (Vizcaya), probó su hidalguía ante el Señor Corregidor de Vizcaya en 1707.

Ingresaron en los colegiales del Mayor de San Ildefonso y menores de Alcalá: Antonio de Espino, natural de Argujillo (Zamora), en 1616; Juan Antonio Espino, natural de Velada (Toledo), en 1794; Juan Antonio Espino, en 1798; Pedro y Francisco Espino, naturales de Benamejí (Córdoba), en 1744; Manuel Espino Barral Mathías y Sáez, natural de San Ildefonso, en 1777, y José Espino y Navarro, natural de Tarazona (Zaragoza), en 1692 y 1693.

Fueron habilitados por el Brazo Real en las Cortes del Principado de Cataluña: Francisco Espina, Síndico de Tona (Barcelona), en 1640; Francisco Espina, Síndico de Tona, en 1701, y Jaime Espina, natural de Virgili, en 1640.

Gaspar Espina, natural de Palencia, del Convento de San Marcos de León, probó su limpieza de sangre para ingresar como religioso en la Orden de Santiago en 1565.

En el Archivo Municipal de Santiago de Compostela (La Coruña) consta el expediente de limpieza de sangre de Andrés Espino y Andrade, natural de la parroquia de Santa María del Camino, de la ciudad de Santiago de Compostela, en 1696. Era hijo de Andrés de Espino, natural de San Martín de Dornelas, en Pontevedra, Ministro titular de la Inquisición, y de María López de Andrade, natural de San Juan de Rececende, en Lugo, y nieto paterno de Andrés de Espino, natural de San Julián de Piñeiro, y de María Martínez.

Entre los Caballeros Hijosdalgo recibidos en el Estado Noble de Madrid, y que entraron en suertes, ejerciendo los cargos del Ayuntamiento, figuraron: Fernando Espina, en 1615, y Diego, Diego y Melchor Espino y Guardia, en 1696, 1697 y 1698.


Armas


Las primitivas del linaje: En campo de oro, un espino de sinople, frutado de gules, y acompañado de cinco panelas también de gules, una en el jefe, y dos a cada lado del espino.

Así las usaron los Espina de las casas del lugar de Limpias y de la villa de Ampuero (Cantabria). Dichas armas constan en el pueblo de Cerbiago, del municipio de Ampuero.


En el Palacio de los Espina, de Ampuero, constan: En campo de oro, un espino de sinople, frutado de gules, y acompañado de cinco panelas también de gules, una en el jefe, y dos a cada lado del espino. Bordura de gules con ocho sotueres de oro.


Salazar señala a los Espino las armas primitivas de los Espina, que hemos dejado descritas, pero variando algunos esmaltes, pues dice que el campo es de plata, y las cinco panelas de azur.


Francisco Lozano atribuye a la casa de Espina, de Ampuero, este escudo: En campo de oro, una banda de gules, y brochante sobre el todo un árbol de sinople.


En el barrio de Santolaja y en la iglesia parroquial, de Colindres (Cantabria), constan: En campo de oro, cinco panelas de gules, puestas en sotuer.


Los Espino de la casa junto a Espinosa de los Monteros (Burgos), también ostentaron las referidas armas primitivas de los Espina, pero suprimiendo las panelas y poniendo en punta, bajo el espino, una cabeza de moro.


Otros: En campo de azur, dos lebreles, de plata.


Los Espino, originarios de Agreda (Soria), radicados en Buenos Aires, según Vicente de Cadenas, traen: En campo de gules, dos leones, de oro, rampantes y puestos en faja.


Los Espino, de Jerez de la Frontera (Cádiz), usan: Escudo partido: 1º, en gules, una banda de azur, perfilada de oro y cargada de tres estrellas de oro, y 2º, en gules, un león rampante de oro, llevando en su gana diestra una espada del mismo metal.


Otros Espino: En campo de plata, dos escalas, de sable.

Con respecto a la casa de Ampuero se dice en el expediente de pruebas de nobleza del Caballero de la Orden de Calatrava Pedro de Elguero y Noja, de Cereceda, lo siguiente: "Pasamos a la casa de Bartolomé de Espina, bisabuelo del pretendiente, y hallamos ser casa muy antigua y de solar conocido, con una torre muy grande de fábrica del tiempo y una muralla fuerte y grande con tres torreones y almenas que guardan la frontera, y encima de la puerta, que está al poniente, se hallan dos salvajes con sus mazas en las manos y en medio un escudo de armas, todo de piedra, antiguo, y en él un árbol de espina con cinco corazones y ocho aspas, por orla".

En el expediente del Caballero de la Orden de Alcántara León de Espino y Monzón, natural de Logroño, año 1736, constan un escudo "dividido (perpendicularmente) el primer cuartel está en campo de oro un árbol con sus raizes descubiertas y ojas y algunas como frutas coloradas entres dos eles una a cada lado. Y el segundo quartel sobre campo de plata una banda negra cogidas sus dos puntas de dos cabezas de dragantes con sus lenguas coloradas sobre la referida banda, cogido todo de la parte de adentro de una cadena de el color de la banda...".