Espinosa

Versión de impresión

En la misma leyenda en que algunos tratadistas y antiguas crónicas fundan el origen del apellido Escudero, fundan también diversos autores el origen del apellido Espinosa, volviendo a desempolvar el fabuloso complot que la Condesa Sancha o doña Oña, madre del Conde soberano de Castilla, Sancho García, tramó contra su hijo, al que quiso envenenar durante un festín instigada por Almanzor, de quien la Condesa (viuda del Conde Garci Fernández) se había enamorado ciegamente cuando el caudillo musulmán, amigo entonces del Conde Sancho García, fue su huésped en Burgos.

Los siniestros planes de Oña fueron descubiertos, según unas versiones, por un escudero que luego fue el fundador del linaje Escudero, y según otras, por Sancho Peláez, fiel Mayordomo del Conde Sancho García, a quien éste recompensó instituyendo en 1013 la guardia de los Monteros de Espinosa, concediendo a su citado Mayordomo Sancho Peláez, natural de la villa de Espinosa de los Monteros (Burgos), el honor de que él y otros vecinos de dicho pueblo guardasen de noche la persona del Conde, privilegio que en sucesivos años continuó en los naturales de Espinosa, para seguir guardando de igual manera la persona real.

Los mantenedores de esa leyenda, como base del origen del apellido Espinosa, añaden que el repetido Mayordomo Sancho Peláez comenzó a apellidarse desde entonces Sancho Espinosa, apellido que transmitió a sus sucesores y que éstos continuaron difundiendo por España.

Pero se nos ocurre preguntar: ¿Cabe admitir esa formación y origen del apellido que nos ocupa con el solo testimonio de una leyenda que ya aparece distinta y adulterada en las diversas versiones que de ella conservó la tradición?

Tales aventuras de la madre del Conde Sancho García, su pasión amorosa por el moro Almanzor, su intento de asesinar a su hijo y la salvación de éste por su fiel Mayordomo, invadieron el campo de la poesía y las hizo populares el genio de nuestro gran poeta José Zorrilla, pero no lograron penetrar en el campo de la historia, habiendo sido negadas rotundamente por Ambrosio Morales, Yepes, Mondéjar y otros historiadores autorizados.

Hay más. La villa de Espinosa de los Monteros no tenía el nombre de Espinosa en los tiempos del Conde Sancho García. Acaso aun fuera entonces la antigua Monago de los cántabros. Sancho García murió en 1022 y hasta unos cincuenta años después en que fue reedificada por el Rey don Alfonso VI, y la llamó Espinosa por los muchos espinos que allí había, no tuvo tal nombre.

Así lo dice la historia, y si la historia no se equivoca, mal pudo Sancho Peláez tomar el apellido Espinosa del nombre de una villa que no tenía entonces tal nombre.

Cuando pasados los años se llamó Espinosa el citado pueblo, agregó su segundo nombre de los Monteros, instituidos por el Conde Sancho García para guardar de noche su persona, y que, por haberse transmitido esta costumbre a los Reyes de Castilla, la continuaron ejerciendo al través de los siglos y sin interrupción los hidalgos nacidos en aquella villa.

Se deduce de todo lo que antecede que nada se consigue para esclarecer el origen del linaje Espinosa con utilizar una leyenda que sólo merece ser reproducida a título de curiosidad, y conviene tener en cuenta que el apellido que nos ocupa, muy difundido por España desde tiempos antiguos, tuvo en diversas regiones solares de origen distinto, sin vínculo de procedencia ni de parentesco entre ellos.

Espinosa es apellido de lugar. Sus diversas casas, creadas en los varios lugares y villas que en España se denominan Espinosa, tomaron el nombre del lugar en que radicaron, y de ahí la formación y existencia de las muchas familias que, aún ostentando un mismo apellido, proceden de solar y tronco distinto.

En la villa de Espinosa de los Monteros (Burgos) hubo, en efecto, un noble y antiguo solar de Espinosa, pero otro, completamente distinto, radicó en Espinosa de los Caballeros (Avila), y otros fueron creados en lugares y villas también denominados Espinosa, tomando todos por apellido el nombre de sus respectivos pueblos, y siendo este el exclusivo origen de las diversas familias Espinosa que de esos diferentes solares dimanaron.

Pasaron a Bolivia, Colombia, Costa Rica, Cuba, Chile, Ecuador, Estados Unidos, Filipinas, Guatemala, Honduras, México, Panamá, Perú, Puerto Rico, República Dominicana, El Salvador y Uruguay.

Pere Espinosa fue de los primeros repobladores de Montesa y Vallada (Valencia) en 1289. Domingo Espinosa, Domingo Espinosa y Miguel Espinosa fueron vecinos de Olocau del Rey (Castellón) en 1396. Anthoni Espinosa, Domingo Espinosa y Pere Espinosa fueron vecinos de Bojar (Castellón) en 1396. N. Espinosa fue vecina de Teulada (Alicante) en 1381. Domingo Espinosa fue vecino de Alcoy (Alicante) en 1296-1314.

Entre los Caballeros Hijosdalgo llamados por los Reyes Católicos Don Fernando y Doña Isabel en 1494 en su Corte fueron: Diego de Espinosa, de Arévalo (Avila); García de Espinosa, de Valladolid, y Luis de Espinosa, de Jerez de la Frontera (Cádiz).

Probaron su nobleza para ingresar como Caballeros en la Orden de Santiago: Francisco Espinosa de los Monteros y de Córdoba, natural de Sevilla, en 1688, y Juan de Espinosa Salvago, natural de Sevilla, en 1619.

Juan de Espinosa, natural de Ecija, fue Caballero de la Orden de San Juan de Jerusalén, en la que ingresó en 1563.

Fueron religiosos de la Orden de San Juan de Jerusalén: Isidro de Espinosa del Castillo, natural de Salamanca, Capellán de obediencia a título del Priorato de San Cristóbal de Salamanca, Encomienda de Paradinas (hijo de Isidro de Espinosa y Almenara y de Francisca del Castillo y Manzano y nieto paterno de Luis de Espinosa y de Catalina de Almenara), en 1710, y José de Espinosa y González, natural de Zamora, Capellán de obediencia a título del Priorato de Peleas, Encomienda de Zamora y Valdemimbre (hijo de Francisco Espinosa y Alvarez y de Francisca González y Rodríguez y nieto paterno de Antonio Espinosa y de Inés Alvarez), en 1709.

Probaron su limpieza de sangre para ingresar como religiosos en la Orden de Calatrava: Francisco de Espinosa, en 1573, y Baltasar de Espinosa y Triviño, natural de Ciudad (hijo de Juan de Espinosa y de María Triviño y nieto paterno de Francisco de Espinosa y de Miliana de Mora), en 1639.

Francisca Espinosa de Montalvo, natural de Adanero (Avila), del Convento de La Asunción de Almagro, probó su hidalguía y limpieza de sangre para ingresar como religiosa en la Orden de Calatrava en 1589. Era hija de Pedro Espinosa y de María de Montalvo y nieta paterna de Garci Sánchez de Chaves y de Francisca de Espinosa.

Probaron su hidalguía y limpieza de sangre para ingresar como religiosas en la Orden de Santiago: María de los Dolores y María de la Concepción Espinosa Fonseca, hermanas, naturales de Motril, del Convento de Madre de Dios de Granada (hijas de Antonio José de Espinosa Fonseca y de María Teresa Ruiz de Castro y nietas paternas de Fabián José de Espinosa Fonseca y de Eugenia Luminati), en 1766 y 1780, respectivamente; Antonia de Espinosa de los Monteros y Bilbao, natural de Sevilla, del Convento Santa Fe de Toledo (hijo de Fernando de Espinosa de los Monteros y de Luisa de Bilbao y nieto paterno de Diego de Espinosa de los Monteros y de Manuela de Escobar), en 1744; e Inés de Espinosa, natural de Salamanca, del Convento de Sancti Spíritus de Salamanca (hija de Gabriel Rincón y de Juana de Espinosa; nieta paterna de Antonio Rincón y de Inés Hidalgo y nieta materna de Agustín de Espinosa y de María de Barrientos Maldonado), sin fecha.

Iñigo y Pedro de Espinosa, Infanzones, fueron vecinos de Calatayud (Zaragoza) en 1596.

Juan Manuel de Espinosa, Arzobispo de Tarragona, fue habilitado por el Brazo Eclesiástico en las Cortes del Principado de Cataluña en 1664-1679.

Ganaron proceso de infanzonía ante la Real Audiencia de Aragón: Francisco Espinosa, Ana María Espinosa y otros, vecinos de Híjar (Teruel), en 1731; Miguel Espinosa y sus hijos, vecinos de Samper de Calanda (Teruel), en 1777, y José Espinosa y Pitar, vecino de Híjar, en 1731.


Armas


Las primitivas del solar de la villa de Espinosa de los Monteros y los radicados en Castilla, Andalucía, La Habana (Cuba) y Madrid, según Vicente de Cadenas, traen: En campo de oro, un espino de sinople, arrancado y frutado de gules.

Dichas armas constan en una piedra armera del siglo XVI en el Palacio de Graci Grande, de la ciudad de Salamanca.


Estas armas fueron después modificadas y acrecentadas en la siguiente forma: En campo de oro, un árbol o espino de sinople que tiene el tronco cargado de un escudete de gules con un castillo de plata. De las ramas del árbol penden, a cada lado del tronco, tres llaves de azur.


Los Barones del Solar de Espinosa, descendientes de la casa de la villa de Espinosa de los Monteros, ostentan esas últimas armas, pero con las modificaciones que se indican: En campo de plata, un árbol de sinople terrasado de lo mismo, y pendientes de sus ramas, dos llaves de oro, una a cada lado del tronco. El jefe de azur con un corazón rojo, al natural, sumado de una cruz de oro y acompañado, a la diestra, de dos soles de oro, y, a la siniestra, de un menguante de plata.


La rama de los Marqueses de Monte-Olivar, dimanada también del solar de la villa de Espinosa de los Monteros, trae: En campo de plata, un árbol de sinople terrasado de lo mismo, y pendientes de sus ramas, dos llaves de oro, una a cada lado del tronco. Bordura de azur con ocho cruces de Jerusalén, de plata.


Otras familias Espinosa, originarias del repetido solar de Espinosa de los Monteros, usan: En campo de oro, un árbol o espino de sinople, y brochante sobre el árbol, una banda de gules acompañada en lo alto de un oso, empinado, de sable, que parece estar comiendo el fruto del árbol, y en lo bajo, de dos llaves de azur con los dientes hacia arriba.


Otros Espinosa más modernos, originarios del mismo solar, ostentan, según testimonio de Miguel de Salazar: De oro, con un escudete cuartelado: 1º y 4º, de gules, con un castillo de oro, y 2º y 3º, de plata, con un león, de púrpura, y entado en punta de gules con una granada de oro. Este escudete está puesto en abismo y acostado de dos árboles de sinople, de cuyas ramas penden tres llaves, de azur. Surmonta el árbol del lado diestro un creciente de azur siniestrado, y el árbol del lado siniestro otro creciente de azur, adiestrado.


También traen algunos Espinosa del solar de la villa de Espinosa de los Monteros estas armas, que recoge Francisco Lozano: En campo de oro, un árbol de sinople (espino) puesto sobre un cerro, y a su pie, una cabeza de moro degollada.


También traen algunos Espinosa del solar de la villa de Espinosa de los Monteros estas armas, que describe Juan Baños de Velasco: En campo de oro, un espino de sinople frutado de gules, surmontado de un brazo desnudo de carnación moviente del flanco siniestro, que tiene en la mano tres llaves, de sable, con los dientes hacia arriba. En la punta, dos lobos, de sable.


Otras Escudo cortado: La partición alta de sinople, con una banda de plata, y la partición baja, de oro, con un león rampante, de púrpura, armado y lampasado de gules. Bordura de azur, con ocho flores de lis de plata.


Los de Canarias, originarios de Espinosa de los Monteros, usan: En campo de oro, un espino de sinople, frutado de gules, y a cada lado, pendiente, una llave de azur.

Los Espinosa que radicaron en la ciudad de Valencia usaron estas otras armas: Escudo partido: 1º, en campo de gules, una cruz de oro cargada en los brazos de cuatro flores de lis de azur, y en el centro, de una venera de sinople, que es del apellido Lamo, y 2º, en campo de azur, un espino de sinople, y brochante sobre el todo, una banda de plata, acompañada, en lo alto, de tres llaves de oro, y en lo bajo, de una rosa de su color. Bordura de plata con siete estrellas de gules, que es de Espinosa.

Los de Espinosa de los Monteros, pasados a Cuba, según Vicente de Cadenas, traen: En campo de azur, sobre terrasa de plata, un árbol arrancado, de oro, frutado de gules, acompañado en jefe a la diestra de un sol, de oro, y a la siniestra de una luna, de plata.

Los de Espinosa de Monteros, pasados a Cuba, según Vicente de Cadenas, usan: En campo de plata, un espino, de sinople, con su fruto de majuelas de gules y pendiente de sus ramas dos llaves, de azur, una a cada lado.

Otros, de Espinosa de los Monteros, traen: En campo de plata, un espino de sinople entre dos llaves de oro que penden en polo de las ramas. Bordura de azur con ocho cruces de San Juan de Jerusalén de plata.

Otros de Espinosa de los Monteros, según García Alonso de Torres, traen: En campo de oro, un espino de sinople con majuelas de gules y el tronco pardo.

Los Espinosa de la casa de Iguña (Cantabria) trajeron: Escudo partido: 1º, en campo de oro, un espino de sinople, y bordura de azur con ocho ramos de oro, y 2º, en campo de oro, un árbol de sinople y dos lobos de sable con collares y una llave de oro en la boca, atravesados al tronco.

Los Marqueses de Bóveda de Limia traen: En campo de azur, un sable de plata, punta arriba, puesto en situación de contrabanda, acompañado en lo alto de una cruz llana de oro, y en lo bajo, de una venera del mismo metal. Lema: "Veritas Vincit".

En el expediente del Caballero de la Orden de Calatrava Pedro Juan de Espinosa y Valdés Espinosa Valdés y Espinosa, natural de Iniesta (Cuenca), año 1749, constan: En campo de plata, un espino de sinople y en medio una banda de gules que lo cruza y una osa trepando por la banda.

En el expediente del Caballero de la Orden de Alcántara Gabriel de Aristizábal y Espinosa, natural de Madrid, año 1783, constan: Un árbol de sinople y a su tronco un lobo.

En el expediente del Caballero de la Orden de Alcántara Carlos José Dávalos y Espinosa, natural de Matute (La Rioja), año 1700, constan: "Un espino y una banda blanca que lo cruza saliendo de dos cabezas de sierpe y junto espino está un ave ...".

En el expediente del Caballero de la Orden de Alcántara Pedro Fernández de Brizuela y Perero Salazar y Cárdenas, natural de Madrid, en 1744, constan las siguientes armas para los Espinosa de Corral de Almaguer (Toledo): "Tres bandas doradas en campo azul y un águila coronada".

Según el expediente del Caballero de la Orden de Santiago Miguel Urbano de Espinosa y Aberásturi constaban las siguientes armas en la Calle Mayor de Logroño: "cuyo primer quartel se compone de tres vandas y del de mano izquierda de un árbol con dos lobos que le quieren trepar y enzima del dho. se reconoze una efigie de Santiago y por remate un sombrero espiscolas y borlas".

En los expedientes del Caballero de la Orden de Santiago y de la Orden de San Juan de Jerusalén de Agustín y Juan Daza y Espinosa, respectivamente, hermanos, constan: En campo de oro, un espino de sinople, frutado de gules, y dos perros atados a su tronco.

En el expediente del Caballero de la Orden de Calatrava José Gabriel Fierro y Torres Espinosa Boot y Silva Santa Cruz, natural de Santa Cruz de la Palma (Canarias), año 1772, constan las siguientes armas para los Espinosa: En campo de plata, un encino de sinople. Bordura de gules con diez aspas de oro.

Los de Arcos de la Frontera (Cádiz) traen: Dos espinos terrasados y bordura.

Otros de Arcos de la Frontera usan: En campo de oro, un espino arrancado, frutado de gules, con una barra entre dragantes linguados.

En la Catedral de Sigüenza (Guadalajara) constan las armas de Diego de Espinosa, natural de Martín Muñoz de las Posadas (Segovia), Obispo de Sigüenza entre los años 1568 al 1572, Oidor de la Real Chancillería de Valladolid, Regente de Navarra y Presidente del Supremo y Real Consejo de Castilla e Inquisidor General (hijo de Pedro de Espinosa y de María de Arévalo), fechada en 1569: Escudo cuartelado: 1º y 4º, un águila; 2º, una cabeza de salvaje, y 3º, un león rampante. Bordura con ocho cruces de San Andrés. Timbre el capelo arzobispal, con sombrero, dos cordones y diez borlas en cada lado, puestas en cuatro filas.

En el expediente del Caballero de la Orden de Calatrava Pedro de Espinosa y Arévalo Sedeño, natural de Martín Muñoz de las Posadas, constan: Un águila explayada de dos cabezas de sable.

En el Ayuntamiento reservado de Arcos de la Frontera (Cádiz) constan: En campo de gules, una banda de oro engolada en cabezas de dragantes.

Las armas del Cardenal Diego de Espinosa y Arévalo Sedeño en su Palacio de Martín Muñoz de las Posadas y en su capilla, en la iglesia parroquial, se organizan en un "escudo ovalado de cuatro cuarteles, 1º y 4º, un águila exployada; 2º, una cabeza que sostiene por sus cabellos un brazo desnudo, y 3º, un león rampante; rodea el escudo una bordura con dieciséis aspas, de las que corresponden cuatro a cada cuartel, acolados el capelo y cordones cardenalicios".

Los Barones del Solar de Espinosa traen: En campo de plata, un espino majuelero frutado de oro, y dos llaves de este metal colgadas en las ramas; el jefe de azur y una panela de gules sumado de una cruz llana de plata, acostado a su derecha un sol, y debajo de este un satélite, ambos, de oro, y en el cantón siniestro un creciente de plata.

Otros, según Agustín de Loaysa, traen: En campo de oro, un árbol de sinople con fruto de gules. Después añadieron una bordura de gules con ocho aspas de oro.

Los apellidados Espinosa-Ayala, de Canarias, traen: Escudo partido: 1º, en campo de oro, un espino de sinople, frutado de gules, y a cada lado, pendiente, una llave de azur, que es Espinosa, y 2º, en campo de plata, dos lobos de sable, uno sobre otro. Bordura de gules con ocho aspas de oro, que es de Ayala.

El Emperador Don Carlos V, por Real cédula fechada en Talavera de la Reina el 16 de Mayo de 1541, concedió a Juan de Espinosa, vecino de México, para premiar sus servicios en la conquista de América, estas armas: Escudo partido: 1º, en campo de oro, una banda de azur, acompañada, en lo alto, de una estrella de gules, y en lo bajo, de un pino de sinople, frutado de lo mismo, y 2º, en campo de azur, un tigre de oro puesto en salto. Bordura de gules con ocho piñas de plata. Por divisa un yelmo cerrado con un león que tenga en las manos una bandera de sinople y oro con sus trascoles de azur y oro.

Don Carlos y Doña Juana en Vitoria el 5 de Marzo de 1524 concedieron a Gaspar de Espinosa, Alcaide de la Tierra Firme llamada Castilla del Oro, donde fue Teniente General, Alcalde Mayor y Gobernador, las siguientes armas: En campo de oro, en la mitad de la mano derecha un yugo y un manojo de flechas pardas todo con los cascos de azur y plumas de plata, lo cual es la divisa de Reyes Católicos, y en la otra mitad dos carabelas y encima de ellas una estrella en señal de polo ártico. Bordura con castillos y leones.

Los de Portugal usan: Escudo cortado: 1º, partido, primero, de gules, un ramo de espino de su color, arrancado de plata y florido de oro, y segundo, de gules, un león rampante de oro, y 2º, de plata, una trompa de caza de sable, embocada de oro y atada de gules. Timbre: El león del escudo teniente en las garras un ramo del espino del escudo.

Otros, según Juan Baños de Velasco, traen: En campo de plata, tres espinos de sinople, como los Fajardo, y en medio de ellos, un león de su color, andante por entre los troncos.

Otros: En campo de plata, dos árboles, de sinople, con un lobo, de sable alzado a cada uno de ellos.

En el Archivo Municipal de Murcia constan estas armas para los Espinosa de los Monteros, año 1763: En campo de oro, un pino de sinople, frutado de gules, pendiente del tronco un escudete cargado de cinco cuarteles: primero y cuarto, de gules, un castillo de oro; segundo y tercero, de oro, un león rampante contornado de púrpura, y quinto mantelado, de azur, una granada de oro. De las ramas del árbol penden, a cada lado del tronco, tres llaves de azur con cintas de gules, y en el jefe un creciente de azur.

Los apellidados Espinosa de Contreras, Condes de Gibacoa, según Vicente de Cadenas, traen: Escudo partido: 1º, cuartelado: primero y cuarto, en campo de gules, una muralla de plata derribada; segundo, en campo de plata, tres bastones, de azur; tercero, en campo de azur, un león rampante y coronado, de oro, y 2º, en campo de oro, un espino, de sinople, frutado de gules y, colgado de las ramas, a cada lado del tronco, tres llaves, de azur. En jefe, un creciente de azur. El espino cargado de un escudete partido y mantelado en punta: primero, en campo de gules, un castillo, de oro, aclarado de gules; segundo, en campo de oro, un león rampante, de púrpura. Mantel de azur con una granada, de oro.

Los apellidados Espinosa de la Puerta, de Canarias, traen: Escudo cortado: 1º, en campo de oro, un árbol al natural terrasado y pendientes de sus ramas dos llaves de azur, una a cada lado, que es de Espinosa de los Monteros, y 2º, en campo de sinople, una puerta de oro abierta, que es La Puerta. Timbre: Un casco de caballero.

Estas armas constan en la sepultura de Pedro Nicolás Espinosa de los Monteros de la Puerta situado en la nave principal, junto a la capilla del Bautisterio, de la iglesia de Santo Domingo de Guzmán, de Las Palmas. Bajo losa con el escudo de sus armas, consta la siguiente inscripción: "H.I.C. el Sargento Mayor don Pedro Nicolás Espinosa de los Monteros y Puerta murió el día 16 de Febrero del año de 1749, de edad de 76 años".