Chica, Chicano, Chico

Versión de impresión

Este linaje tuvo diferentes casas solares en Aragón, Castilla y Navarra.

En Castilla tuvo casas solares en Medina de Pomar (Burgos); Alaejos, Alcazarén, Bustillo de Chaves, Medina de Ríoseco, Megeces, Nava del Rey, Siete Iglesias de Torrecilla de la Orden, Trabancos y Villalón de Campos, todo en la provincia de Valladolid, documentadas en el siglo XVI.

Otra casa radicó en la ciudad de Cuenca, donde se apellidaron Chico de Guzmán.

En Aragón tuvo casas solares en Calatayud (Zaragoza), su dueño Joan Chico, y en Griébal (Huesca), su dueño Domingo Chico, documentadas en la Fogueración aragonesa de 1495. De Aragón pasó a la conquista de Andalucía, fundando casa solar en la ciudad de Jaén.

En Navarra tuvo casas solares en la villa de Larraga, de la Merindad de Olite, sus dueñas las hijas de Pascoal Chico; los hijos de Domingo Chico; en la villa de Peralta, de la Merindad de Olite, su dueña María Martiniz, hija de Pero Martiniz Chico, y en la villa de Larraga, de la Merindad de Olite, sus dueños Pascoal Chiquo y Xemen Chico, documentadas en la Fogueración navarra de 1329, y en la ciudad de Olite, su dueño B. Chico, documentada en 1244.

Pasaron a Bolivia, Colombia, Cuba, Ecuador, Estados Unidos, Filipinas, Guatemala, México, Perú, Puerto Rico y El Salvador.

Alonso Chico y Pía, natural de Medina de Ríoseco, pasó a México en 1617, junto con su mujer Catalina de San Román. Era hijo de Juan Chico y de Isabel Pía.

Francisco y Pedro Chico de Monroy, vecinos de Alaejos, probaron su nobleza ante la Sala de los Hijosdalgo de la Real Chancillería de Valladolid en 1597.

Probaron su nobleza ante la Real Chancillería de Granada: Alonso Chico, vecino de Jerez de los Caballeros (Badajoz), en 1469; Pablo Chico Bote, vecino de Zorita, en 1692; Antonio Chico y Conejo, vecino de Tarifa (Cádiz), en 1772; Pedro Chico Guirao de Guzmán y otros, vecinos de Cehegín (Murcia), en 1762; Lucas Chico de Haro, vecino de Cádiz, en 1586; Francisco Roque Chica, natural y vecino de Torre del Campo (Jaén), en 1775; Juan Bautista de la Chica, vecino de Granada, en 1769; Manuel de la Chica y Andrés García Sobarzo, vecinos de Bailén (Jaén), en 1796; Simón Pedro de la Chica y Roa, vecino de Baena, en 1732; Lucas de la Chica Ulloa, vecino de Jaén, en 1689; Francisco José y Francisco Roque de la Chica y Valderrama, vecinos de Jaén, en 1769; Manuel de la Chica y Valderrama, vecino de Jaén, en 1774, y Manuel de la Chica y Valderrama y Andrés García Sobarzo, vecinos de Bailén, en 1817.

Probaron su limpieza de sangre para ejercer cargos del Santo Oficio de la Inquisición: Baltasar y Francisca Chico, naturales y vecinos de Carabanchel de Abajo (Madrid), para Familiar, en Toledo, en 1693; el Licenciado Bartolomé de la Chica Cibanto y Villalobos, natural de Martos (Jaén), Abogado de la Real Chancillería de Granada, para Abogado del Fisco del Santo Oficio de Granada, en Córdoba (hijo de Juan Esteban de la Chica Villalobos, Regidor perpetuo de Martos, y de Juana Cibanto, y nieto paterno de Francisco de la Chica Espadador y de María Villalobos), en 1683, y su mujer Gabriela de la Rosa y Trillo, natural de Granada; Enrique Félix de la Chica y Marichica, natural de Baena, presbítero, cura jubilado de la parroquial de Santa María la Mayor de Baena, para Persona honesta, en Córdoba (hijo de Francisco de la Chica y Castroverde y de Bernarda de Garrido y Marichica y nieto paterno de Pedro Gómez de la Chica, Procurador del número de Baena, y de Francisca de Caballero y Castroverde), en 1737, y el Licenciado Antonio Joaquín de la Chica y Valderrama, natural de Torre del Campo (Jaén) y vecino de Jaén, presbítero, párroco prior de la iglesia de San Bartolomé de Jaén, Vicario del convento de Religiosas de Santa Ursula, para Comisario, en Córdoba (hijo de Francisco Roque de la Chica y Valderrama y de Juana Sánchez y nieto paterno de Simón de la Chica y de Juana Gutiérrez), en 1800.

Ingresaron en los colegiales del Mayor de San Ildefonso y menores de Alcalá: Baltasar Chico, natural de Canalejas, en 1802; Manuel Chico, natural de Peñafiel (Valladolid), en 1743, y Bernardo Chico Ponte Baquerizo y Sofía, originario de Carabanchel, en 1681.

Alonso Pedro Aguilar y de la Chica, natural de Villardompardo (Jaén), fue Caballero de la Orden de Santiago, en la que ingresó en 1769. Era hijo de Bernardino José de Aguilar y Quesada, natural de Jaén, y de Juana María de la Chica, natural de Villadompardo; nieto paterno de Martín de Aguilar y de Isabel de Quesada, naturales de Jaén, y nieto materno de Alonso de la Chica y de Marina de Molina Malo, naturales de Villardompardo.

Manuel Chica y Ulloa, natural de Jaén, ingresó en los colegiales del Mayor de San Ildefonso y menores de Alcalá, en 1749.

En el Archivo de la Catedral de Jaén consta el expediente de limpieza de sangre de Juan de la Chica Quesada Fernández de Soto, natural de Jaén, para Coadjuntor Racionero, en 1620.


Armas


Los de la casa de Medina de Pomar traían: En campo de oro, una torre de piedra con almenas de azur, de las que salen dos banderas blancas, cargada cada una de una cruz de gules y con las astas cruzadas. Bordura de gules.


Los de Aragón, según Juan del Corral, y los de Castilla, según Miguel de Salazar, usaron: En campo de plata, un roble de sinople, y atravesados a su tronco dos lobos de sable cebados de sendos corderos blancos.


Las primitivas de la casa de Chico, de la ciudad de Cuenca, según Diego de Urbina, eran éstas: En campo de gules, tres flores de lis de plata puestas en triángulo.


Los Chico, radicados en Cáceres, según Vicente de Cadenas, traen: Escudo cuartelado: 1º y 4º, en campo de plata, un león, de gules, y 2º y 3º, en campo de azur, tres luneles de plata, bien ordenados.


Los radicados en Petrel (Alicante), según Vicente de Cadenas, usan: En campo de sinople, un muro de muralla, de oro, con una garita en su centro.


Los de Jaén, según Miguel de Salazar, traen: Escudo cuartelado: 1º, en campo de oro, dos lobos de gules, puestos en palo; 2º, en campo de plata, cuatro fajas de sable; 3º, en campo de oro, un sotuer formado por dos troncos bastos y nudosos de sinople, y 4º, en campo de gules, un brazo armado de plata, moviente del flanco siniestro y empuñando una bandera del mismo metal, con el asta de oro y apoyada en una granada, también de oro, puesta en la punta del escudo. Bordura general de oro, con diez panelas de sinople.


Otros de Jaén traen: Escudo cuartelado: 1º, en campo de plata, dos lobos de sable, andantes y lampasados de gules; 2º y 3º, en campo de sinople, dos bastones de plata, puestos en aspa, y 4º, en campo de oro, un brazo armado, moviente del flanco siniestro, llevando en la mano un estandarte de gules de dos puntas, con el asta de sable; en punta, una granada. Bordura de plata, con nueve panelas de sinople.


Otros: En campo de oro, un león de gules, con un castillo, de plata, entre sus manos.