Escobedo, Escovedo

Versión de impresión

Este apellido debió dimanar del de Escobar. Así, al menos, lo indica algún autor, y así también parecen comprobarlo sus armas, puesto que algunas de las que usaron los Escobedo son idénticas a otras que ostentaron los Escobar, si bien es cierto que los de uno y otro apellido tuvieron variedad de escudos.

Ahora bien; ningún tratadista concreta ese común origen que parece desprenderse de la aludida identidad de armas, ni explica el punto y momento de donde pudiera arrancar, y como las investigaciones realizadas no aportan ninguna otra luz que permita esclarecer tan borroso extremo, nos es forzoso ceñirnos a las noticias más antiguas y comprobadas que del apellido Escobedo existen.

La casa solar más importante y antigua de este apellido radicó en el lugar de Mompía, del Concejo de Santa Cruz de Bezana (Cantabria).

De esta casa (que andando el tiempo recayó con todos sus honores en Francisco Antonio de Ceballos y Villegas, natural de Barcena, Caballero de la Orden de Santiago, Vizconde de los Villares desde 1700 y descendiente del Palacio de Ceballos de Argomilla de Cayón) fue hijo un escudero de honor, llamado Rodrigo de Escobedo, que estuvo al servicio de Alvar Gómez, Secretario del Rey Don Enrique IV de Castilla, y también procedieron de ella el célebre Secretario de Don Juan de Austria, Juan de Escobedo, que murió asesinado en 1578 en una calle de Madrid por intrigas y orden de Antonio Pérez, Secretario de Don Felipe II, y los caballeros santiaguistas Felipe de Escobedo, Secretario de la Cámara de Castilla, José Caledo y Escobedo, del Consejo de Ordenes, y Antonio Caledo y Escobedo.

Al citado Juan de Escobedo, Secretario de Don Juan de Austria, le concedió el Rey Don Felipe II la Alcaidía del castillo de San Felipe y casas reales de Santander, que después heredó Gabriel de la Puebla Escobedo, Caballero de la Orden de Santiago y Gobernador de Canarias, nieto de Leonor de Escobedo.

Otra casa de este linaje, dimanada de la anterior del lugar de Mompía, hubo en el lugar de Escobedo (al que sin duda dio nombre), del valle de Camargo (Cantabria)

Cuando se cruzó Caballero de la Orden de Santiago Antonio Cadelo y Escobedo, nacido en Camargo en 1626, y se hicieron las informaciones de las casas solares de sus apellidos que requieren las pruebas, ya estaba derribada la casa de Escobedo, del lugar de Escobedo y no se conservaban de ella más que las paredes cubiertas de yedra, "pero denotaba haber sido casa fuerte".

El linaje se extendió por ambas Castillas y tuvo rama muy principal en Toledo, con línea en Chile.

En Aragón tuvo casas solares en Torre de las Arcas, sus dueños Domingo Escobedo y Martín Escobedo; en Castel de Cabra, sus dueños Martín Escobedo, Johan Escobedo y Domingo Escobedo; en Palomar de Arroyos, sus dueños Johan Escobedo, Johan Escobedo Aguado, Johan Escobedo y Domingo Escobedo; en Cirugeda, su dueño Bertholomeu Escobedo; en Utrillas, sus dueños Miguel Escobedo, Joan Escobedo y Salvador Escobedo; en Valdeconejos, su dueño Miguel Escobedo, y en Montalbán (todo en Teruel), su dueño Joan Escobedo, documentadas en la Fogueración aragonesa de 1495.

En Asturias tuvo casa solar en Cabranes.

Había pasado también a Andalucía, y en varias ciudades de esta región florecían ramas muy importantes en principios del siglo XV.

Una de ellas se estableció en Córdoba y tuvo línea en Jaén, Martos (Jaén) y Zafra (Badajoz). Otra moró en Sevilla y pasó también a la provincia de Jaén; y otra en la ciudad de Granada.

 Pasaron a Argentina, Bolivia, Colombia, Cuba, Chile, Estados Unidos, Filipinas, Guatemala, México, Perú y Puerto Rico.


Armas


Las primitivas de la casa del lugar de Mompía fueron: En campo de oro, cinco escobas de azur, puestas en sotuer.

Estas armas son las mismas del apellido Escobar, que hemos descrito en la información de ese linaje. No hay más diferencia entre ambos escudos que el metal del campo, puesto que en el de Escobedo es de oro y en el de Escobar de plata, y en que no se especifica que estén atadas las escobas de las citadas armas de Escobedo con una cinta de gules, como las de Escobar. Pero es de tener en cuenta que también escriben algunos tratadistas que el campo del repetido escudo de Escobedo lo pintaron algunos de plata y ataron cada escoba con una cinta de gules.


Otros, según Agustín de Loaysa, traen las escobas de sinople.


En el lugar de Escobedo, del valle de Camargo, constan: En campo de gules, cinco escobas de oro, puestas en sotuer.

Dichas armas traen según Juan Baños de Velasco los del solar de Bezana. Estas armas constan en la iglesia de San Andrés del lugar de Argomilla, del valle de Cayón (Cantabria).


Luego fueron acrecentadas esas armas en el siguiente escudo partido, organizado así: 1º, en campo de oro, un roble de sinople, y 2º, en campo de oro, cinco escobas de azur, puestas en sotuer.

Estas armas traen los Condes del Puente.

Dichas armas usan los del Concejo de Camargo (Cantabria), radicados en Toledo y Andalucía, pasados a Chile y Cuba, según Vicente de Cadenas.

En algunos documentos de caballeros de esa misma casa de Mompía se lee que la primera partición de este último escudo, o sea la que contiene el roble, tenía también cinco roeles, pero no se indica su color.

En el expediente de pruebas del Caballero de Santiago Antonio Cadelo y Escobedo, nacido en Camargo en 1626, se describen las armas que los investigadores encontraron en la segunda casa que perteneció a los Escobedo, en el lugar de Escobedo, en los siguientes términos: "Un castillo, con dos calderos colgados de las aldabas, y unas olas, que batían el castillo, y de una parte, cinco escobas, y más abajo, un pino, con dos lebreles agarrados al tronco con dos cadenas".

En otro expediente de pruebas de nobleza del Caballero de Santiago Francisco Ceballos y Villegas, Vizconde de Villares, se describe un escudo de armas de alianza, y se señala como propio de los Escobedo un cuartel de plata, con un árbol de sinople, y dos borduras: la primera, también de sinople, con nueve granadas de oro, y la segunda, de plata, con esta leyenda en letras de sable, que empieza por la punta: "Barrieron a los enemigos hasta el mar".

En la Catedral de Santander constan: Un árbol acompañado de cuatro escobas.

En el barrio de Peña-Castillo, de Santander, constan: Un árbol arrancado, en jefe tres escobas y otras dos a cada lado del árbol.

En la casona-palacio del Marqués de la Conquista Real, situada en el barrio de Hontanilla, del lugar de Arce y valle de Piélagos (Cantabria), constan: Tres manojos o escobas y bordura cargada de sotueres.

En el expediente del Caballero de la Orden de Calatrava Joaquín Escobedo y Moreno, natural de Martos, año 1756, constan: Se compone de tres cuarteles: 1º, en campo de gules, un aspa de oro; 2º, en campo de sinople, tres escobas, y 3º, en campo de plata, un roble.

En el expediente del Caballero de la Orden de Calatrava Bernardo Moreno y Escobedo, natural de Lopera, año 1706, constan la siguientes armas para los Escobedo: En la mitad del escudo un árbol y la otra mitad tres escobas con un aspa encima y sobre ella una corona de oro y un rótulo que dice "barrieron los enemigos hasta el mar...".

Francisco Lozano recoge estas otras armas como propias de los Escobedo de las Montañas de Burgos: Escudo partido: 1º, en campo de oro, una torre de piedra con su homenaje sobre ondas de agua de azur y plata y por cuya puerta sale un brazo armado con una espada en la mano. En las ondas de agua, dos cisnes blancos, uno a cada lado de la torre, y sobre el homenaje de ésta, una escoba de sinople, y 22, en campo de plata, un roble de sinople sumado de una escoba del mismo color, y tres lanzas de sable arrimadas a su tronco. Bordura general de gules, con cinco calderas de sable.

Barahona y Baños de Velasco alteran los esmaltes de las primitivas armas de la casa de Escobedo del lugar de Mompía y dicen que su campo era de gules y de oro las cinco escobas puestas en sotuer.

Pedro Lezcano, sin duda confundiéndolas con las del linaje Escobar y alterando sus esmaltes, manifiesta que los Escobedo usaron también: En campo de gules, tres escobas de oro puestas en triángulo mayor.

Estas armas constan en una piedra armera en el lugar de Liencres, del valle de Piélagos.

Otros: En campo de oro, cinco escobas de sinople.

En la Casa de Escalante y Escobedo, de la calle San Juan de Letrán, de Ronda (Málaga), constan: En campo de gules, cinco escobas de oro, puestas en sotuer. Bordura cosida de gules, con ocho aspas de oro.

Otros: Escudo cortado: En gules del uno al otro, un león rampante, de oro.