Escaray

Versión de impresión

Apellido originario de Aragón, cuya casa solar, primitiva y antigua, estaba en la villa de Bolea, en la provincia de Huesca. De esta casa, llamada de Escaray, pasaron sus ramas a Navarra, una tuvo su asiento en la villa de Miranda del Arga, de la Merindad de Olite, y otra en el lugar de Múzquiz, de la Merindad de Pamplona. De este lugar, una línea se asentó en el lugar de Olcoz, del valle de Ilzarbe y Merindad de Pamplona, lugar donde entroncó con el linaje de Echarri, del lugar de Aldaz, en el valle de Larráun y Merindad de Pamplona. Pasaron a Argentina, Bolivia, Chile, México y Venezuela.

Juan Francisco de Echarri y Escaray, natural del lugar de Oscoz, de la Merindad de Pamplona, y vecino del lugar de Oaxaca (México), y Juan, Miguel, María y Juana de Echarri y Escaray, sus hermanos, fueron reconocidos como Nobles por los Reales Tribunales de Navarra en 1785.

Jorge de Montemayor recoge que el primer Escaray de la provincia de Alava se halló en la batalla de Arrigorriaga y casó con la familia de Urquizu y tuvo entre otros hijos uno que hizo asiento en la villa de Lequeitio (Vizcaya); Sáez de Escaray, que casó en Navarrete con familia de Uceta de quien procedió Sancho de Escaray que emparentó en el valle de Ayala (Alava) con el linaje de Aguirre.

Diego de Soto y Aguilar recoge otra casa solar en la villa de Durango (Vizcaya).

Felipe de Escaray, natural de Bolea, fue Caballero de la Orden de San Juan de Jerusalén, en la que ingresó en 1612.

Pablo José Escaray y del Río, nacido en Miranda de Arga el 8 de Octubre de 1710, probó su hidalguía por sí, sus hijos, su hermano Pedro y sus hijos, ante los Reales Tribunales de Navarra en 1775.


Armas


Las primitivas del linaje fueron: En campo de plata, una faja de gules, acompañada de tres lobos de sable, pasantes y lampasados de gules, dos arriba y uno abajo.

Dichas armas constan en el expediente de los Reales Tribunales de Navarra del citado Pablo José Escaray y del Río.


Según Diego Ramírez de Avalos de la Piscina traen: En campo de plata, una faja de azur, acompañada de tres lobos de sable, pasantes y lampasados de gules, dos arriba y uno abajo.


Juan Baños de Velasco dice que usaron también este otro escudo cuartelado: 1º y 4º, en campo de oro, un roble de sinople, y al pie del tronco un jabalí de sable, y 2º y 3º, bandado de nueve piezas, cinco de plata y cuatro de gules. Bordura general de gules, con doce sotueres de oro.


Los de Durango, según Diego de Soto y Aguilar, traen: Escudo cuartelado: 1º, en campo de gules, un león rampante de oro; 2º, en campo de plata, una cruz floreteada de gules; 3º, en campo de plata, un árbol de sinople con un lobo de sable atravesado al tronco, y 4º, en campo de oro, dos bastones de gules. Bordura de gules con una cadena de oro.


Los de Alava y Vizcaya, según Jorge de Montemayor, traen: En campo de plata, un roble de sinople y dos lobos de sable andantes como queriendo subir el árbol.