Quiles, Quílez, Quilis

Versión de impresión

Según Julio de Atienza este antiquísimo y noble linaje de origen castellano, de las llamadas Montañas de Santander, con muy antiguas ramas en Aragón, lo que dio lugar a que algunos antiguos tratadistas, como los hermanos García Carraffa, le atribuyeran origen aragonés.
Debido a dicha confusión, según prestigiosos tratadistas, su primitivo solar radicó en la ciudad de Jaca (Huesca), cuando hoy sabemos, y así lo indica el tratadista contemporáneo Bizén d´O Río Martínez en su obra "Diccionario de Heráldica Aragonesa", que las casas que hubo de este apellido en las localidades de Adahuesca (1.626) e Ibdes (1.726) procedían de Castilla. Pero incluso antes, ya en el año 1580, se halla documentado Juan Quílez, nacido en la población de Paracuellos de Xiloca, provincia de Zaragoza. Fue escritor muy alabado en su época, discípulo del sabio humanista Lucas Agesilao.
Precisamente, en la población de Ibdes nació José Quílez, que en 1726 probó su infanzonía ante la Real Audiencia de Aragón. También probaron su infanzonía ante la citada audiencia Manuel y Miguel Quílez, Gregorio Quílez Aguilera y Gregorio Quílez Donoso, todos ellos naturales de Ibdes, en el año 1788.

Según el censo aragonés de 1495 eran treinta y cinco las casas de Quílez allí existentes. Aparece este apellido, como Quiles y Quilis, entre los primeros repobladores del antiguo Reino de Valencia. También se hallaron individuos apellidados Quiles en la toma a los moros de Murcia, Jaén y Granada, donde recibieron tierras y quedaron establecidos como conquistadores y repobladores. De una casa que hubo en Ruzafa (Valencia) descendió el religioso Juan Bautista Quiles Berbegal, rector de Perputxent y de Benicarló, quien probó su nobleza para ingresar en la Militar Orden de Montesa, falleciendo en 1648. Francisco Aledo Quiles, vecino de Baena (Córdoba), obtuvo reconocimiento de su hidalguía, en 1818, ante la Real Chancillería de Granada.

Aparece este apellido ya entre los repobladores del antiguo reino de Valencia, con la grafía Quiles, con casas en Sogorb (1258-1312) y Sogorb (1421). Con la grafía Quilis en Valencia (1354-1373), L’Énova (1421), Morvedre (1421) y Lliria (1427).

Probó su nobleza en la Orden de Carlos III en los años 1791 y 1791.

En relación con el primitivo origen y etimología de este apellido. El lingüista Gutierre Tibón, señala que deriva del nombre personal latino "Quirici", genitivo de "Quiricus", del que también proviene el nombre propio castellano Ciriaco. "Quirici", por su parte, procede del griego Kuriakos, que significa "señorial", "perteneciente al Señor".

Es apellido relativamente frecuente, sobre todo en la Comunidad Valenciana (en especial en la provincia de Alicante), Murcia y Andalucía Oriental (Almería, Granada, Málaga, Jaén), mientras que la variante Quílez se da más en Aragón, en particular en la provincia de Zaragoza.


Armas


Los Quiles, según Cadenas traen: En campo de sinople, cinco cabezas, de moro, goteando sangre, puestas en aspa.


Los Quilis traen: En campo de gules, una bandera de plata, cargada de un lunel de azur.


Las armas primitivas de los Quílez originarios de Castilla y radicados en Aragón: En campo de oro, un león al natural echado en reposo, que es atacado por una avestruz.


Los Quílez, según Cadenas traen: Escudo cortado. 1º, en azur, un león al natural, echado, al que ataca un avestruz, y 2º, en plata, dos águilas volantes, de sable.


Otros Quílez traen: En campo de plata, tres anillos, de azur.


Algunos ponen estas armas primitivas sobre cuartelado en forma de escusón, 1º y 4º, en oro, una caldera de sable y 2º, y 3º, en oro, un lobo desollado. Bordura general de gules con ocho aspas de oro.


Otros Quílez traen: Escudo cortado: 1º, de oro, un varón de carnación desquijarando un león natural que tiene rendido a sus pies sobre sobre terraza de sinople y en ésta la clava de Hércules; y 2º, en plata una montaña de sinople y en la cumbre tres lanzas de azur fijadas y dos águilas de sable que se lanzan sobre ellas.