Lara

Versión de impresión

Coinciden todos los tratadistas en afirmar que los Lara tienen por remotos progenitores a los Reyes Godos, y por inmediatos a los Condes de Castilla, de los que se desprendió la rama que formó esta casa apellidada de Lara, por haber poseído el Señorío de Lara, cuyo nombre tomó.

Fue Lara la ciudad de Ausina, una de las grandes poblaciones de la antigüedad, que según el testimonio de Fray Prudencio Sandoval, Obispo de Pamplona, sus ruinas ocupaban más de tres cuartos de legua. Tenía un alto castillo y se hallaba a cuatro leguas de la ciudad de Burgos. Fue destruida por los moros y reedificada por orden del Rey Don Alonso el Católico, convirtiéndose en la villa de Lara.

Este solar de la villa de Lara es el más antiguo y principal de la familia que nos ocupa. Otros hubo más adelante en Narbona, Molina y Aza, al ir entroncando los Lara con los linajes así denominados.

Tuvo casas solares en la villa de Ondárroa (Vizcaya), su dueño Pascoal de Lara, documentada en la Fogueración vizcaína de 1511; en la villa de Mondragón (Guipúzcoa), citada en el siglo XVI; en Clarés de Ribota (Zaragoza), su dueño Pero Lara, documentada en la Fogueración aragonesa de 1495; y en Aloca (Zaragoza).

Entre los Caballeros Hijosdalgo llamados por los Reyes Católicos Don Fernando y Doña Isabel en 1494 en su Corte fueron: García de Lara, vecino de Jerez de la Frontera (Cádiz), Jurado; y Juan de Lara, vecino de Ronda (Málaga).

Fueron Caballeros de la Orden de San Juan de Jerusalén: Francisco de Lara y Tavira, en 1542; Antonio de Lara, en 1559; Luis de Lara y Zúñiga, en 1559; Lorenzo Lara Tavira, vecino de Navalcarnero (Madrid), en 1592; Francisco de Lara Tavira, en 1593; Antonio de Lara Ortega, natural de Navalcarnero, en 1649; Juan Lara y Zúñiga, natural de Navalcarnero, en 1649; y Pedro de Lara, natural de Navalcarnero, en 1656.

Probaron su limpieza de sangre para ingresar como religiosos en la Orden de Santiago: Alonso Lara, natural de Lillo, del Convento de Santiago de Uclés, en 1591; Juan de Lara. natural de Alcázar de Consuegra (Ciudad Real), del Convento de Santiago de Uclés, en 1544; Juan de Lara, natural de Villaescusa, del Convento de Santiago de Uclés, Prior de Sevilla, en 1548; y Leonel de Lara, natural de Salteras (Sevilla), del Convento de San Marcos de León, en 1587.

Antonio y José de Lara y Ortega, naturales de Lillo, probaron su limpieza de sangre para ingresar como religiosos en la Orden de Calatrava en 1790. Eran hijos de Benito de Lara y Ortega y de Laura de Lara y nietos paternos de Sebastián Laureano de Lara y Ortega y de Ana María López.

Catalina de Lara, viuda de Pedro de Laneo, en nombre de su hijo Pedro José, natural de Bilbao, quien se hallaba en el Colegio de la Compañía de Jesús de México, probó su hidalguía ante el Señor Corregidor de Vizcaya en 1687.

Antón de Lara, Sancturu de Lara, Juan Sáez de Lara y San Blas de Lara fueron vecinos de Mondragón (Guipúzcoa) en 1566.

Juan de Lara probó su hidalguía ante la Justicia ordinaria de Mondragón en 1616. Era hijo de Juan de Lara y de Ana de Oquendo y nieto paterno de Gabón de Lara y de Ana de Arzamendi.

Bernardino de Lara, vecino de Vicálvaro (Madrid) y originario de Madrid, obtuvo ejecutoria de hidalguía ante la Sala de los Hijosdalgo de la Real Chancillería de Valladolid el 12 de Diciembre de 1494. También probó su nobleza ante la Justicia ordinaria de la villa de Madrid en 1493. Fue al servicio del rey en la guerra de Granada. Era hijo de Alfonso Sánchez, vecino de Madrid, y de Catalina Alonso, y nieto paterno de Nicolás Sánchez, vecino y originario de Madrid, y de Mayor Sánchez.

Probaron su nobleza ante la Sala de los Hijosdalgo de la Real Chancillería de Valladolid: Antonio, Francisco, Hernando, Jerónimo, Melchor y Pedro de Lara, vecinos de Salas de los Infantes (Burgos), en 1623; Diego de Lara, vecino de San Asensio de Davalillo, en 1536; Fernando de Lara, vecino de Soria, en 1545; Francisco de Lara, vecino de Lerones (Cantabria), en 1564; Jerónimo de Lara, vecino de Soria, en 1535; Juan de Lara, vecino de Ayllón (Segovia), en 1549; Juan de Lara, vecino de San Asensio (La Rioja), en 1585; Lázaro de Lara, vecino de Quintanas del Pinar, en 1534; y Antonio, Diego y Pedro de Lara Ortega, vecinos de Navalcarnero (Madrid), en 1615.

Probaron su nobleza ante la Real Chancillería de Granada: Agustín de Lara, vecino de Socuéllamos (Ciudad Real), en 1571; Alonso de Lara, vecino de El Hinojoso, en 1522; Alonso de Lara, vecino de Salieras (Sevilla), en 1624; Diego de Lara, vecino de Quero (Toledo), en 1588; Francisco de Lara, vecino de Andújar (Jaén), en 1570; Francisco y Bartolomé Lara, vecinos de Lopera (Jaén), en 1719; García de Lara y hermanos, vecinos de Córdoba, en 1586; Leonel de Lara, vecino de Salteras. en 1550; Pedro de Lara, vecino de Arjonilla (Jaén), en 1694; Pedro de Lara, vecino de Lopera, en 1777; Pedro de Lara, vecino de Malagón, en 1552: Pedro José de Laxa, vecino de Lopera, en 1690; Tomás Mariano Lara, vecino de Villatobas (Toledo). en 1819; Juan de Lara Barón, vecino de Ubeda, en 1650; Juan y Miguel Lara Cilleruelos. vecinos de Montoro (Córdoba), en 1768; Pedro José de Lara y Cuenca, vecino de Lopera, en 1758: Juan Antonio de Lara y Garrido, vecino de Alcalá la Real (Jaén), en 1801; Diego de Lara de Loaces, vecino de Sevilla, en 1552; Juan de Lara Manrique, vecino de Quintanar de la Orden (Toledo), en 1639; Juan de Lara y Montero y consortes, vecinos de Medina Sidonia (Cádiz), en 1642; Rodrigo de Lara y Moriano, vecino de Tarifa (Cádiz), en 1763; Angel de Lara y Ortega, vecino de Villarrobledo (Albacete), en 1771; José Lara y Ortega, vecino de Lillo (Toledo), en 1736; Juan Manuel de Lara y Ortega, vecino de Lillo, en 1725; Pablo Antonio de Lara y Ortega, natural de Lillo y vecino de Tembleque (Toledo), en 1792; Sebastián Laureano Lara Ortega, vecino de Villamayor, en 1726; Laureano y Carlos de Lara y Rojas, vecinos de Ecija (Sevilla), en 1715; y Lorenzo Lara y Rojas, vecino de Ecija, en 1713.

Juan de Lara obtuvo confirmación de Caballero en 1484, Caballerizo del Comendador Mayor y vecino de Jaén por sus servicios en la guerra contra los moros.

Juan de Lara, vecino de Sotos, aldea del Burgos, obtuvo confirmación de hidalguía por sus buenos servicios en 1490.

Juan Lara, vecino de Burgos, obtuvo confirmación de hidalguía por sus buenos servicios en 1513.

Alonso Lara, vecino de Baza (Granada), obtuvo privilegio de armas a favor por sus buenos servicios en 1572.


Armas


Las primitivas del linaje fueron: En campo de gules, dos calderas puestas en palo, jaqueladas de oro y sable, y gringoladas de ocho cabezas de sierpe de sinople.


Miguel de Salazar dice que otros Lara, usaron: En campo de plata, dos calderas de sable, puestas en palo.


Otros Lara, según Lozano: En campo de azur, una onza de oro. Bordura de este metal, lisa.


Los de Hita (Guadalajara) usan: Cinco cabezas de moros, puestas en aspa.


Los de Ateca (Zaragoza) usan: En campo de plata, dos calderas de sable fajadas de gules.


Juan Núñez de Lara, Señor de Albarracín, en 1273; Nuño González de Lara, "el Bueno", en 1273; y Pedro Manrique de Lara, Señor de Treviño, Adelantado de Castilla, en 1378, usaban: Dos calderas fajadas, puestas en palo.


Juan Núñez de Lara, Señor de Albarracín, en 1276, usaba: Dos calderas fajadas, puestas en palo. Bordura con cuatro cruces.


José de Rújula y de Ochotorena, Cronista y Rey de Armas del Rey Don Alfonso XIII, certificó al citado Enrique de Lara Guerrero, natural de Lorca, el 14 de Enero de 1918: En campo de plata, dos calderas ajedrezadas de oro y sable y siete cabezas de serpiente en cada asa.


Los Marqueses del Pedroso de Lara usan: Escudo cortado: 1º, en campo de oro, un libro, de su color, y 2º, en campo de sinople, una peña de "El Pedroso", de plata. Bordura de gules, con ocho "L" de "Lara", de oro.


Los radicados en Pozuelo de la Orden (Valladolid) y extendidos a Madrid, según Vicente de Cadenas, usan: En campo de azur, dos escalas, de asalto, puestas en faja.


Otros: En campo de gules, dos calderas jaqueladas de oro y sable, puestas en palo; saliendo de cada asa siete cabezas de sierpe, tres hacia adentro y cuatro hacia afuera.


Otros: Jaquelado, cinco de oro, con un león de gules, y cuatro de gules, con un castillo de oro.


Otros: Escudo cuartelado: 1º y 4º, en campo de plata, un águila de sable, y 2º y 3º, en campo de gules, un castillo de oro.


 En campo de sinople, una banda, de gules, engolada en dos dragantes de oro.


Los de la villa de Potes (Cantabria) usan: Escudo cuartelado: 1º y 4º, sobre llamas una caldera con un pendón, y 2º y 3º, cinco flores de lis, puestas en sotuer.


Juan Baños de Velasco da como propio de los Lara este otro escudo: Cuartelado: 1º, en campo de gules, un águila imperial de su color, coronada, picada y membrada de oro y lampasada de plata; 2º, en campo de plata, un tronco de sinople; 3º, en campo de sinople, un hombre armado de plata, a caballo, y enristrada una lanza, matando a un león, y 4º, en campo de oro, un león rampante de gules, coronado de lo mismo.