Córdoba, Córdova

Versión de impresión

Apellido toponímico andaluz, procede el lugar de su nombre, derivado de la familia feudal de los Condes de Trava y Trastamara. Es en América donde principalmente se le denomina Córdova.

Entre algunos personajes célebres de este de apellido, citaremos a D. Fernando de Córdoba nacido en 1520, que luego cambió este nombre por Aben Humeya, cuando los moriscos, descontentos con la prohibición de usar trajes y lengua arábicos, alzaron bandera de rebelión en las Alpujarras y le eligieron por Rey en el año 1568. Combatió contra el Marqués de Mondéjar, D. Juan de Austria y D. Luis de Requesens, pero, acusado de traidor por sus propios seguidores, murió en sus manos en el año 1569.

Fernando Córdoba, nacido en 1425, fue un sabio español doctor en teología, medicina y artes. Fue acusado  de hechicero en París debido a su increíble memoria que le permitía citar innumerables textos de la Biblia y de autores profanos; falleció en 1485.

Fray Pedro de Córdoba, nacido en 1482, fue un Dominico español, natural de Córdoba, Primer inquisidor de América y amigo del padre Las Casas, escribió Doctrina Cristiana para instrucción e información de los indios por manera de historia, falleció en 1525.

Fray Matías de Córdoba, nacido en 1750, fue Dominico y poeta guatemalteco, que residió en Chiapas, donde, ardiente patriota, anticipó casi un mes la proclamación de la independencia de su Patria. Escribió una conocida fábula moral en verso, Tentativa del león y el éxito de su empresa.

Probó repetidas veces su nobleza en todas las Órdenes Militares, enlazando con la primera nobleza española.


Armas


Las primitivas: En campo de oro, tres fajas de gules.


En 1483, al caer preso el rey Boabdil de Granada: Escudo cortado: 1º de oro, con las tres fajas de gules, y 2º de plata, el rey moro preso con cadenas al cuello, que salen del flanco siniestro. Bordura de plata, con esta leyenda en letras de sable: "Omnia per ipso facta sunt".


Otra casa de la anteiglesia de Saravilla, en la provincia de Guipúzcoa: En campo de plata, una higuera de sinople, con dos lobos de sable, pasantes, vueltos uno hacia la derecha y otro a la izquierda.


Otros: En campo de azur, un árbol al natural, y dos lobos de sable atravesados al pie del tronco y mirando hacia arriba. Bordura de plata con ocho armiños de sable.