Romagosa

Versión de impresión

Los historiadores Jerónimo de Zurita en sus "Anales de Aragón", y Fray Manuel Mariano de Rivera en su "Centuria Mercenaria", tratan de este muy antiguo apellido, afirmando que tuvo su origen en Cataluña. Su primitivo solar radicó cerca de la villa de Hostalrich, del partido judicial de Santa Coloma de Farnés y provincia de Girona.

De ese solar procedió Guerao Romagosa, primer caballero de este linaje de quien se tiene noticia. Fue uno de los que intervinieron en los arreglos de las belicosas diferencias que mantenían Ugo, Conde de Ampurias, y Dalmau de Rocaberti, según consta en escritura firmada el 30 de mayo de 1228 ante el Notario Bernardo Estevan y que se guardaba en el archivo del Duque de Cardona.

Diego Romagosa era Caballero de la Orden de San Juan de Jerusalén en el año 1260.

Hernando Romagosa y Palau asistió al acto de la unión del Reino de Mallorca y de los Condados de Rosellón y Cerdeña, al Condado de Barcelona, realizada por el Rey D. Pedro III de Aragón en la Capilla Real de aquella ciudad, el 28 de mayo de 1344.

Pedro Romagosa fue designado, en 1378, para la gobernación de Lugudor en Cerdeña. Y otros caballeros del mismo apellido continuaron en Cataluña distinguiéndose en la política y en las armas.

También pasaron los Romagosa a Aragón y Valencia, dejando descendencia en esas regiones.


Armas


En campo de sinople, tres bandas de plata; bordura de oro, con ocho sotueres de gules.


Otros: En sinople, dos alas, de azur.