Benítez

Versión de impresión

Son escasas y confusas las noticias que se encuentran del origen y primitivo solar de este apellido. Los tratadistas más autorizados que de él hablan se concretan a decir que es originario de Asturias (alguno manifiesta que de las montañas de León, cerca de Asturias), de donde pasó en tiempos muy antiguos a las montañas de Burgos, en las que fundó ilustre solar. El punto en que radicó este solar no lo especifican. El cronista que más detalla ese dato dice solamente que se hallaba a una jornada de Santander.

En lo que se muestran unánimes es en afirmar que los Benítez de dicho solar intervinieron durante muchos años en las guerras de la Reconquista española, formando numerosas ramas que se extendieron por toda la Península y fundaron nuevas e importantes casas en La Mancha, y principalmente en Andalucía y Canarias, donde existen lugares denominados Benítez.

Los Benítez establecidos en La Mancha eran descendientes de Pedro Benítez, Familiar del Santo Oficio, el cual tuvo entre otros hijos a Alonso Felipe Benítez Cortés, que fue padre de Juan Fernández Felipe y Benítez, que casó con María Cortés y Cantos, dejando ilustre sucesión en Albacete.

Las casas de Andalucía sobresalieron por su lustre, y de ellas dimanaron las nobles familias de este apellido radicadas en Canarias y otras que se establecieron en América.

Muy importante fue el solar de los Benítez de Jerez de la Frontera (Cádiz), algunos de cuyos caballeros fueron Alféreces ganadores de Gibraltar. También fue muy principal la casa de la ciudad de Cádiz.

Las familias Benítez, de Canarias, dimanadas de las casas de Andalucía, como anteriormente se dijo, tuvieron por progenitores al conquistador Juan Benítez, primo del Adelantado Alonso Fernández de Lugo, y a Juan Benítez Pereyra, Almirante de la Armada del Océano y Caballero de la Orden del Cristo. Era hijo dicho Almirante de Rui Pereyra y de su mujer Leonor de Mosquera y Moscoso y nieto de Mencía Benítez (cuyo apellido usó en primer lugar) y de su marido Rui Pereyra, Señor de Montargil y Capitán General de las galeras de Castilla y Portugal.

Conviene no confundir a esos dos caballeros, de igual nombre y apellido, pues aun cuando sus familias entroncaron por sucesivos matrimonios, son distintas las ramas que en Canarias fundaron.

Probaron su nobleza para ingresar en la Orden de Santiago: Antonio Benítez de Lugo y de la Cantera, natural de La Habana (Cuba), Marqués de Santa Susana, en 1883; Luis Benítez del Hoyo y Grimón, natural de Tenerife, en 1639, y Antonio Francisco Benítez y de Ponte, natural de La Orotava, en 1683.

Diego Benítez de Lugo y Vergara Westerling y del Hoyo, natural de La Orotava, VI Marqués de Celada, ingresó en la Orden de Calatrava en 1692.

Diego Benítez de Lugo y Juárez Vergara y Ponte, natural de La Orotava, ingresó en la Orden de Alcántara en 1692.

Eloy Benítez de Lugo fue Caballero de la Orden de Calatrava y Caballero de la Orden del Santo Sepulcro, en la que ingresó en 1870.

Ingresaron como religiosos en la Orden de San Juan de Jerusalén: Alonso Benítez, capellán, en 1593, y Felipe Benítez, natural de Lanseros (Zamora), Prior de Uña, en 1758.

Probaron su hidalguía ante la Real Chancillería de Granada: Alonso Benítez, vecino de Campanario (Badajoz), en 1550; Alonso Benítez, vecino de Puebla de Alcocer (Badajoz), en 1536; Juan Benítez, vecino de Campanario, en 1573; Juan Benítez y consortes, vecinos de Villanueva de la Serena (Badajoz), en 1569; Pedro Benítez, vecino de Belalcázar (Córdoba), en 1559; Rodrigo Benítez, vecino de Villanueva de la Serena, en 1630; Juan, Pedro y Francisco Benítez Centeno, vecinos de Zalamea de la Serena (Badajoz), en 1652; Blas Benítez de Cifuentes, vecino de Granada, en 1728; Miguel y Diego Benítez Fajardo Ponce de León, vecinos de Cartajima (Málaga), en 1695; Antonio Benítez Gaytán Melgarejo Muñoz, vecino de Jerez de la Frontera (Cádiz), en 1594; Cristóbal Benítez González, vecino de Monda (Málaga), en 1761; Pedro, Miguel y Andrés Benítez González, vecinos de Yunquera, Málaga, Ronda y Burgo, en 1763; Manuel Antonio Benítez de la Milla, vecino de Carmona (Sevilla), en 1771; Francisco Benítez Niño, vecino de Villanueva de la Serena, en 1699; Francisco, Catalina y Rodrigo Benítez Niño, vecinos de Villanueva de la Serena, en 1630; Fernán Benítez Rendón, vecino de Cádiz, en 1573; Francisco Benítez Saavedra, vecino de Zalamea de la Serena, en 1712; Alonso Benítez Sidón, vecino de Medina Sidonia (Cádiz), en 1620; Juan Benítez de Thena, vecino de Málaga, en 1732; Alonso José Benítez de Trujillo, vecino de Arcos, en 1780, y Antonio Benítez de Virués, vecino de Jerez de la Frontera, en 1587.

Alonso Benítez, vecino de Belalcázar (Córdoba), obtuvo privilegio de Caballero por servicios prestados en la guerra de Granada, en 1492.

Sebastián Benítez, de Cádiz, marinero, obtuvo repartimiento en la ciudad de Málaga. Felipe Benítez Cortés obtuvo privilegio de hidalguía.

Francisco Benítez Cortés Felipe obtuvo despacho por nueva gracia, de declaración de hidalguía de sangre, como descendiente de Alonso Benítez Felipe, su segundo abuelo, el 23 de Febrero de 1783.

Alonso Benítez Fructuoso, vecino de Santa Marta, obtuvo asiento del privilegio de hidalguía el 18 de Diciembre de 1725.

Benito Benítez y Guisema hizo información de limpieza de sangre en 1766 y 1773.

Antonio Benítez, natural de Villanueva de la Serena (Badajoz), del Convento de San Marcos de León, probó su limpieza de sangre para ingresar como religioso en la Orden de Santiago en 1585.

Francisco Benítez y Cortés, natural de Villanueva de la Serena, probó su limpieza de sangre para ingresar como religioso en la Orden de Alcántara en 1594.

María Benito y Lodares, natural de Almagro (Ciudad Real), del Convento Asunción de Almagro, probó su hidalguía y limpieza de sangre para ingresar como religiosa en la Orden de Calatrava en 1672.

Sebastián García Benítez, natural de Puertollano (Ciudad Real), probó su limpieza de sangre para ingresar como religioso en la Orden de Calatrava en 1584. Era hijo de Bartolomé García Benítez y de Marina Alonso y nieto paterno de Andrés Martín Benítez y de María García.

De la Orden de Carlos III fueron: Bartolomé Benítez, Caballero, en 1886; José María Benítez, Caballero, en 1865; Marcos Román Benítez, Caballero, en 1859; Simón Benítez, Comendador, en 1865; Antonio Benítez y Criado, Caballero, en 1864; Francisco Benítez Delgado, Caballero, en 1870; Camino Benítez de Lugo, Comendador, en 1868; Luis Benítez de Lugo, Marqués de la Florida, Comendador, en 1869; Camilo Benítez de Lugo y del Hoyo, Caballero, en 1871; Andrés Benítez Modenés, Caballero, en 1860; Juan Benítez Ruiz, Caballero, en 1870, y Andrés Benítez y Sánchez, Caballero, en 1853.


Armas


Dice Francisco Lozano que el antiguo solar de Benítez, de las montañas de León, cerca de Asturias, tenía: Escudo partido: 1º, en campo de sinople, una torre de oro y a su puerta un guerrero con armadura de plata y espada del mismo metal en la mano diestra; medio cortado de gules, con una banda de oro cargada de una cotiza de azur y acompañada de tres flores de lis de oro, dos en lo alto y una en lo bajo, y 2º, en campo de oro, un alcornoque de sinople, un caballo blanco atado a su tronco y junto al caballo un hombre armado de plata con espada desnuda en la diestra. En punta, a los pies del guerrero, cinco cabezas de moro.


Juan Francisco Hita manifiesta que los Benítez de las montañas de Burgos y una rama que radicó en Extremadura usaba estas otras armas: En campo de plata, un peral de sinople con fruto al natural, y dos osos, también de su color natural, empinados al tronco. Bordura de gules con ocho cruces floreteadas de oro.


Los de Asturias y sus ramas en ambas Castillas, Extremadura y Andalucía, según Vicente de Cadenas, traen: En campo de azur, un león de oro rampante. Bordura de gules con ocho sotueres de oro.

Estas armas traen los de las Montañas de Burgos, según Juan José Vilar y Psayla.


Según Jorge de Montemayor las primitivas armas eran: En campo de oro, un árbol de sinople, con dos lobos empinados de sable, linguados y uñados de gules.


Otros Benítez, de Andalucía y Canarias, entre ellos los de las casas de Cádiz y Valle de La Orotava (Benítez de las Cuevas), tienen: En campo de oro, un árbol de sinople terrasado de lo mismo, y dos lobos de sable, empinados al tronco, armados y lampasados de gules. Bordura de azur con ocho estrellas de oro.


Según Juan de Mendoza traen: En campo de oro, un árbol de sinople, y dos lobos de sable, empinados al tronco, armados y lampasados de gules. Bordura de azur con ocho estrellas de oro.


Los Benítez del Hoyo usaban: En campo de oro, un árbol de sinople, terrasado de los mismo, y dos lobos de sable membrados y lampasados de gules, empinados al tronco. Bordura de azur con aspas de oro.


Los Marqueses de la Florida, apellidados Benítez de Lugo, usan: En campo de oro, un pino de sinople, y dos lobos de sable, empinados al tronco. Bordura de azur con ocho aspas de oro.


Los Benítez con casa solar en las Montañas de Cantabria y su rama en Andalucía, según Juan José Vilar y Psayla, traen: En campo de oro, una encina de sinople con dos lobos de sable, empinantes a la misma, uno a cada lado del tronco, linguados de azur. Bordura de azur con ocho luceros de oro.


Otros Benítez de Canarias, entre ellos los Benítez Pereyra y Benítez de Lugo, Señores de la isla de Fuerteventura, traen: En campo de gules, una banda de oro, engolada en cabezas de dragones de sinople.


Los de León traen: En campo de sinople, un árbol, de plata, y un lebrel del mismo metal atado a su tronco.


Los de Toledo traen: En campo de gules, cinco anilletes, de oro.


Otros: En campo de oro, un pino de sinople empinante a él un león natural con corona de oro. Timbre con estas letras: "Vintiorem vinco".


Otros: Unas calderas de sable, con las asas de oro.


Los Benítez de la casa de Jerez de la Frontera traen: En campo de gules, una banda de oro, engolada en cabezas de dragones del mismo metal, lampasadas de gules, y acompañada en lo alto de un brazo armado de plata moviente del flanco siniestro y empuñando varias banderas de diversos colores, cargada cada una de un creciente de plata, y debajo del brazo un trozo de muralla de plata, y en lo bajo de un árbol de sinople, perfilado de oro, con una lanza apoyada en su tronco y un caballo blanco y ensillado al pie del árbol.

Estas armas usaron los Benítez de Alfaraz.

Otros suprimen el trozo de muralla del anterior escudo, y otros añaden dos galgos con traíllas y cinco jaqueles.


Otros, según Juan José Vilar y Psayla, traen: En campo de gules, una banda de oro con dragantes del mismo metal, lampasados de gules, y en la parte superior un brazo armado que sostiene una bandera de diferentes colores, con medias lunas moriscas de plata, y en la parte baja un árbol de sinople, salpicado de oro, con una lanza arrimada al mismo, y un caballo blanco embridado y ensillado.


Los Benítez de Lugo, originarios de Garachico (Tenerife), según Vicente de Cadenas, traen: Escudo cuartelado: 1º y 4º, en campo de gules, una banda de oro, engolada en dos dragantes, de sinople, y 2º y 3º, en campo de gules, dos espigas, de oro, puestas en aspa y resaltadas de una cruz flordelisada, de sinople.


Antonio Benítez de Lugo y de la Cantera, nacido en La Habana el 7 de Octubre de 1857, Caballero de la Orden de Santiago desde 1883, primer Marqués de Santa Susana concedido el 27 de Febrero de 1893, en atención a los méritos y servicios de su tía Susana Benítez y Pérez de Abreu, ilustre benefactora, que fundó asilos y colegios en La Habana para ancianos y niñas pobres, usaba por armas: Escudo cuartelado: 1º y 4º, en campo de gules, una banda de oro, engolada en dragantes, de sinople, que es de Benítez, y 2º y 3º, en campo de gules, dos espigas, de oro, puestas en aspa, y resaltadas de una cruz flordelisada, de oro, vacía de sinople, que es de Lugo.


Los apellidados Benítez de Tena, radicados en La Paz (Bolivia), usan: En campo de sinople, una banda, de sable, cargada de cuatro garras de águila, de oro.