Flores, Flórez, Froylez

Versión de impresión

El origen verdadero del apellido Flórez o Flores, que es lo mismo está en el nombre propio de Froyla o Fruela, del cual Froylez o Frolaz era patronímico, que se convirtió después en Flórez, por corrupción.

José Godoy Alcántara, en su "Ensayo sobre los apellidos castellanos", obra premiada por la Real Academia Española", página 109, enumera las siguientes formas en que se ha escrito el apellido Flórez, hasta llegar a su actual uso: Frola, Frolia, Froila, Fruela, Fruila, Fluira, Fruia, Froiola, Froillo, Froga, Forga, Fruga, Fruie, Fruille, Frolle, Froge, Froyle, Froles, Flores, Fores, Folez, Floriz, Floraz, Floilaz, Froilez, Froileta, Frogazi, Frogaiz, Froiaz, Froiez, Floiraz, Froilaiz, Frogianiz, Froganes, Forganis, Forganes, Frolidi, Froilán, Frolián, Frolán, Florán, Floranes y Florián.

Y Angel de los Ríos, en su "Ensayo histórico sobre los apellidos castellanos", obra premiada por la misma Academia Española, página 111 dice: "En otra Escritura de Fueros toledanos, dada a los clérigos por Don Alfonso VII, el año 1128, se nota un Ramirus Floraz, que demuestra cómo el patronímico Frolaz se fue convirtiendo en Flórez, según hoy se usa".

Luis de Salazar y Castro, en sus "Advertencias Históricas", publicadas en 1688, cita a Ramiro Froylez, varón de la casa de Guzmán, llamado así en memoria de sus antepasados, los Froylez, y las cinco veces que lo nombra lo llama Ramiro Flores. Este prócer vivía en el siglo XIV y fue creado Caballero de la Banda por Don Alfonso el Onceno.

La crónica de Don Fernando III, edición Llano Ponte, habla de los servicios en la toma de Sevilla, año 1248, del Ricohombre Rodrigo Froylez, llamado así en los documentos oficiales; lo cita cinco veces y todas lo llama Rodrigo Flores. Esta crónica fue escrita a fines del siglo XIII.

La crónica de Don Alfonso XI, de Juan Núñez de Villazán, escrita en el siglo XIV, cita al indicado Ramiro Froylez de Guzmán ocho veces y todas lo llama Ramir Flores.

Pedro Salazar de Mendoza, en sus "Dignidades de Castilla y León", año 1657, página 84, dice: "Los que se llaman Flores y tienen mucho cuidado de que los llamen Flores, ténganle mayor de que los llamen Frolaz, que en ésto les va más que en lo otro".

El "Libro de las Behetrías", escrito por Don Pedro I, en el siglo XIV, cita al ya mencionado Ramir Froylez de Guzmán, y lo llama siempre Ramiro Flórez de Guzmán.

El padre Sota, en sus "Príncipes de Asturias y Cantabria", publicada en 1681, página 606, menciona a Ramiro Froylez, descendiente del antiguo tronco de los Flórez, y después habla de su biznieto, el indicado Ramiro Froylaz de Guzmán, llamándolo Ramiro Flórez. Luego dice: "Don Ramiro Flórez o Froylaz"; para agregar: "Flórez es patronímico alterado de Froylaz, por el vulgo". En la página 610 añade: "Desde este don Ramiro Froylaz, o Flórez (vulgarizado el patronímico)..." y citando el Poema de la toma de Almería, escrito en latín en el siglo XII, copia la frase que habla de Ramiro Froylez, general del ejército Leonés en dicha toma, y que dice así, entre otros elogios: Flos eral ic Florum, que Sota traduce, "Era la flor de los Flórez". Y agrega: "Esto, claramente da a entender que era la cabeza de los de esta casa y apellido. Queda advertido arriba que el patronímico de Froylaz, vulgarizado, se dixo Flórez". Después vuelve a decir, hablando de los descendientes de hijos segundos de la Casa Guzmán, enlazados con los Flórez: "Hicieron apellido de su patronímico Froylaz, alterado en Flórez, que hasta hoy le usan. Y esta es la Casa de Flórez..." (página 606 y siguientes.)

Tirso de Avilés, autor del conocido "Sumario de Linajes de Asturias", escrito a fines del siglo XVI, manifiesta, hablando de los Flórez: "Hubo de este apellido algunos hombres principales, especialmente un Pelayo Flórez", el cual, como veremos, era Pelayo Froylaz.

El Obispo Sandoval, que escribía en 1615, cita en su "Crónica de Alfonso VII" (página 163 vuelta y 164), a Suero y Diego Frolaz, del siglo XII, llamados así en latín en los documentos coetáneos, y los denomina "Suero Flores" y "Diego Flores", ambos del mismo tronco de los antiguos Froylez.

Bernabé Moreno de Vargas, en sus "Discursos de la Nobleza de España", 1659, dice que Flórez es patronímico y que viene de Froilo.

Pellicer, en su "Informe de los Sarmientos", cita al mismo Ramiro Froylez de Guzmán, y lo llama Ramiro Flores de Guzmán.

Trelles, en su "Asturias Ilustrada", también lo cita (tomo II, parte segunda, página 338) y lo llama Ramiro Flórez, y en la página 343 y siguientes lo nombra Ramiro Frolaz.

Todas las modernas historias de España lo llaman asimismo Ramiro Flores.

Garibay, que escribía en el siglo XVI, lo cita tres veces ("Compendio Historial de España", 1571, página 871) y lo llama Ramiro Flores.

El Infante Don Juan Manuel, en su "Cronicón", publicado por la "España Sagrada", tomo II, página 222, escrito en el siglo XIV, cita dos veces a su contemporáneo Ramiro y llama en latín Ramirus Flores.

Salazar de Mendoza, en sus "Dignidades", año 1657, lo nombra Ramiro Frolez de Guzmán.

Argote de Molina, en su "Nobleza de Andalucía", año 1588, copia dos privilegios de 1331, donde confirma Ramir Flores de Guzmán (tomo II, capítulo 63 y 124), y en las Redondillas que publica, del siglo XIV, en el capítulo 74 del segundo tomo, se le llama también Ramir Flórez de Guzmán.

Salazar y Castro, en cambio, "Casa de Lara", 1697, tomo III páginas 326 y 340, lo cita cuatro veces, de las cuales dos lo llama Ramiro Frolaz de Guzmán y dos Don Ramiro Frolaz.

El prólogo de las "Antigüedades de Asturias", del padre Carvallo, escrito por el célebre Cardenal Cienfuegos, cita a Pelayo Flórez de Tabladiello, Ricohombre del siglo XII, y afirma que fue "del linaje de los Froylazes", y que se firmaba "Pelagius Froylez". Agrega luego que sus descendientes, en 1695, "conservan su renombre de Flórez, y se pueden, con mucha razón, preciar también de su sangre".

El mismo Carballo, que escribía en 1620, dice que Pelayo Froylez, señor del Páramo de la Focella, fue "tronco de los Flórez", y "se verá cómo es tronco de los Flórez". Ese caballero es del siglo XI. En la página 327 y siguiente cita a Ramiro Froylaz, del siglo XII, conquistador de Almería, y lo llama "Ramiro Flórez". y nombrando a su hermana lo hace así: "Doña María Frolez, que es lo mismo que Flórez". En la página 337, dice que en 1153 se hallaba el Emperador Don Alfonso VII en Oviedo, en compañía de "Ramiro Flores", "que es el mismo que confirma los privilegios de ese Monarca y se llama Ramiro Frolaz". En la página 340, hablando de los rebeldes a Don Alfonso VII, cita a "Pelayo Froila, de la familia Flórez"; en la página 345 habla de "Pelayo Tabladiello", ya mencionado, y dice "que era de los Flores de Somiedo". En la página 369 se ocupa de Ramiro Froylea de Cifuentes, del mismo tronco, y lo llama "Ramir Flórez de Cifuentes"; cita también a María Ramírez, su hija (siglo XIII) y la llama "María Ramírez Flórez".

Bethencourt, en su conocida obra "Historia Genealógica y Heráldica de la Monarquía Española", llama "Frolaz", a todos estos señores, usando la denominación oficial.

Trelles, en su "Asturias Ilustrada", tomo IV, página 57, dice que los "Flórez siguen este patronímico de Froylaz por apellido de su principal progenitor, el Rey Don Fruela II", y luego, en la página 61: "que los patronímicos se colocan inmediatamente después del nombre, como Juan Gutiérrez, Alonso Flórez". Este autor dedica varios capítulos a los Flórez, en los que apellida así a Ramiro, Diego, Pedro y María Flórez, todos del siglo XII y que en los privilegios se llaman Froylaz. En el capítulo XXI dice: "Continúase la descendencia de don Pelayo Fruela el Diácono, con el origen de las familias de Flórez, Cisneros, Girón..." y luego, como título: "Línea de la familia de Flórez, que se conservó en Asturias, descendiente del mismo don Pelayo Froylaz el Diácono". A Pelayo Froylaz de Tabladiello, lo llama Flórez, y lo mismo hace con Suero, Rodrigo y Remigio Froylez, del siglo XIII.

Gándara, en sus "Armas y Triunfos de Galicia", año 1660, cita a Ramiro Froylez, el conquistador de Almería en el siglo XII, y a los de su linaje, llamándolos Frolaz, y dice luego que el capitán de los leoneses en Almería era el "conde don Ramiro Flórez o Frolaz" (página 238).

El sabio padre Flórez, en el tomo I de sus "Reinas Católicas", año 1770, página 125, habla de Pelayo Fruela el Diácono y dice, citando a Carvallo: "Pelayo Froilaz el Diácono (llamado Flores en la Crónica General, por haberse reducido el Froilaz o Flórez, a Flores)

El insigne Jovellanos, en sus "Diarios", páginas 88 y 89, cita una inscripción funeraria en la Colegiata de San Andrés de Pravia (Asturias), y dice: "A mí me parece que decía Frl.z, que equivaldrá a Frolaz o Frolez, después derivado en Flórez, que es el patronímico de Fruela o Froila".

En el tomo primero del "Memorial Histórico Español", se publican muchos privilegios del siglo XIII, que confirma Rodrigo Froylez, a quien en los originales se le llama Frolaz y en las copias coetáneas Floras, lo que demuestra la graduación paulatina desde Froylez (siglo XI) a Flórez (siglo XIV hasta hoy). (Dichos documentos, del siglo XIII, son 28).

Bastan los anteriores testimonios documentales auténticos, para probar que el apellido Flórez viene del patronímico Fruela o Froylaz.


Armas


Según una antigua tradición que se ha conservado en la familia Flórez y que consignan algunos tratadistas, entre otros Tirso de Avilés, un caballero del linaje que estudiamos, casó con una Princesa de la casa Real de Francia, y por este motivo tomaron por armas sus descendientes y luego todos, los de su linaje, las que a continuación describimos.

En campo de plata, una Princesa con manto de púrpura y armiños y coronada de oro, sosteniendo con las manos en el pecho un escusón de azur, con tres flores de lis de oro, puestas en triángulo.

Así constan en el Palacio del Barreiro, de Bayo, del concejo de Grado.

Pero, sea o no fundada dicha tradición, lo cierto es que esas armas están consideradas como las primitivas de Flórez o Flores, y son, por añadidura, las que ostentaron las casas más antiguas del linaje en Asturias y León, y muchas de las ramas dimanadas de esos solares, que se difundieron por España y América, entre éstas la de Chile.

Tales armas aparecen también esculpidas en la sepultura de Diego Flórez de Valdés (citado en el párrafo primero de la Casa de Las Morteras), que aún se conserva en la iglesia parroquial de Las Morteras, concejo de Somiedo (Asturias), y en la de su hija Isabel Flórez de Valdés, existente hoy en la capilla de Bolgues, iglesia conventual de Santo Domingo, Oviedo, fallecidos en 1595 y 1605, respectivamente. Constan, además, en muchas ejecutorias y documentos de las diversas casas recogidas en esta información.

Estas armas traen también la rama de Salamanca y sus líneas, entre ellas la establecida en México.

Estas armas traen también la línea de Vélez-Rubio, aunque derivada de la Casa de Cuevas de Vera, tomó por blasón el escudo primitivo de los Flórez.


Tirso de Avilés señala que el campo del anterior escudo es de azur.


Ese blasón primitivo de los Flórez lo sustituyeron después varias casas leonesas con este otro: En campo de azur, cinco flores de lis, de oro, puestas en sotuer.

Estas armas traen también los de Galicia y Salamanca, y los de Andalucía según Vicente de Cadenas. Dichas armas constan en el Claustro del Hostal de San Marcos de León, y en Astorga, Canales, Castrillo de la Valduerna, Curueña y Destriana (todo en León); en la iglesia parroquial de Las Morteras, del concejo de Somiedo; en la casa de los Flórez-Valdés, en Cuero, del concejo de Candamo, y en el Palacio de Viado, en Santullano de las Regueras (todo en Asturias), y en la ciudad de Cáceres.

Dichas armas traen los Flores-Chirino, de Jaén, según Gonzalo Argote de Molina. Las citadas armas fueron certificadas por Juan Félix de Rújula y Vaca, Cronista y Rey de Armas del Rey Don Alfonso XIII a María Luisa Govin y Flores, natural de Matanzas (Cuba), el 14 de Febrero de 1935.

Estas armas traen también la rama de Salamanca y sus líneas, entre ellas la establecida en México.


Algunos Flórez, también de León, acrecentaron dichas últimas armas con una bordura de gules, con ocho sotueres de oro.

Dichas armas traen los Condes de Casa Flórez y los Marqueses de Miraflores de San Antonio.

Estas armas constan en el Claustro del Hostal de San Marcos de León, y en Benllera (León).


Otros, pintaron esa bordura de plata cargándola de ocho armiños de sable, por haber entroncado con los Guzmán.

Los Flores de Mojácar y Cuevas de Vera (Almería), así como sus líneas de Lorca y Cuenca, usaron las anteriores armas.


En el Palacio de Carballo, de Cangas del Narcea (Asturias), constaban: En campo de azur, una doncella que vadea un río de plata y azur, sosteniendo sobre su cabeza una cesta llena de frutas. En jefe, tres flores de lis, de oro, en una faja.


En Besullo, del concejo de Cangas del Narcea, usaban las anteriores armas pero con dos flores de lis solamente.


En la casa de los Queipo-Flórez, en Ambas-aguas, del concejo de Cangas del Narcea, constan las mismas que en Besullo, pero con bordura de gules con ocho aspas de oro, y sin río.


En Cangas del Narcea, casa que fue de los Queipo-Flórez, usaban: En campo de azur, una doncella desnuda, las manos en alto, cruzando un río, de azur y plata, llevando sobre su cabeza una cesta, por cuyo borde asoman las empuñaduras de cinco espadas. Bordura de gules, con ocho aspas de oro.


En la casa de los Franco-Flórez, en Arganza, del concejo de Tineo, usaban: En campo de azur, una doncella sentada en el suelo, sosteniendo sobre su regazo un canastillo. Dos flores de lis de oro en jefe y dos en punta. Y tres estrellas de oro en cada costado y otra entre cada par de flores de lis, una en jefe y punta.


En otra casa que fue de los Flórez, de Cangas de Narcea, traían: La doncella cruza el río sobre una barca, cargada su cabeza con la cesta de frutas. Tres flores de lis, una rosa y otras figuras.


En Murias de Paronchi (Asturias), casa de una rama de los Flórez, traía la doncella con el cesto de las frutas, sin río.


Otros: En campo de azur, cinco flores de lis, de plata, puestas en sotuer.


También se hizo frecuente entre los antiguos Flórez, de León, el uso de estas armas: Escudo cortado: la partición alta de azur, con las cinco flores de lis de oro, puestas en sotuer, y la partición baja de plata, con un león rampante de púrpura,, armado de azur. Bordura general de gules, con ocho sotueres de oro.

Estas armas usaba Pedro Alfonso de Flores y Montenegro, natural de Lima, hacendado y encomendero en los contornos de su ciudad natal, Caballero de Santiago, Señor de las Cuatro Villas, que pasó a vivir en Brozas (Extremadura), y fue primer Vizconde de Peñaparda de Flores concedido el 26 de Septiembre de 1638, con el león sin armar.


Otros de los antiguos Flórez, de León, el uso de estas armas: Escudo cortado: la partición alta de azur, con las cinco flores de lis de oro, puestas en sotuer, y la partición baja de plata, con un león rampante de su color natural, armado de azur. Bordura general de gules, con ocho sotueres de oro.


Y de estas otras, cuarteladas en cruz: 1º y 4º, de azur, con las cinco flores de lis de oro, puestas en sotuer, y 2º y 3º, de plata, con el león rampante de púrpura, armado de azur.


Y de estas otras, cuarteladas en cruz: 1º y 4º, de azur, con las cinco flores de lis de oro, puestas en sotuer, y 2º y 3º, de plata, con el león rampante de su color natural, armado de azur.


Los Flórez, originarios de Manzaneda de Torio (León), radicados en México y Estados Unidos, según Vicente de Cadenas, traen: En campo de plata, dos leones, de gules, afrontados y sosteniendo en sus manos una espada, de oro.


Los Flores, originarios de Burgos, según Vicente de Cadenas, usan: En campo de azur, un sol, de oro.


Los Flores, radicados en Santander y extendidos a San Sebastián, Pamplona y Barcelona, según Vicente de Cadenas, traen: En campo de oro, cinco rosas, de gules, botonadas de oro, y puestas en aspa.


Los Flores, de Baños, según Vicente de Cadenas, usan: En campo de gules, un león y un castillo, de oro, puestos en faja, surmontados de tres flores de lis.


Los Flórez, de Castilla, según Vicente de Cadenas, traen: En campo de oro, tres panelas de gules y tres calderas de sable. Bordura de gules, con seis aspas de oro.


Los Flórez, de León, según Vicente de Cadenas, usan: En campo de oro, tres flores al natural, mal ordenadas.


Algunos traen el campo del anterior escudo de plata.


Los originarios de Campludo, según Vicente de Cadenas, traen: En campo de oro, cinco sierpes, de sinople, puestas en palo.


Los Flórez, de Perú, según Vicente de Cadenas, traen: En campo de gules, una lanza, de oro, puesta en banda, acompañada en lo alto de una panela, de oro, y en lo bajo de una daga, de plata.


Otros Flores: En campo de gules, un castillo, de oro, resaltado de una faja, de plata.


Otros Flores: Escudo terciado en palo: 1º, una faja ajedrezada, superada de dos medias lunas, también ajedrezadas, unidos los extremos; 2º, cuatro fajas, y 3º, tres calderas mal ordenadas.


Los Flores, de León, según Vicente de Cadenas, usan: En oro, moteado de sinople.