Benavente

Versión de impresión

Este apellido no debe confundirse con el de Benavent, o Benavente, de Cataluña y Valencia. El linaje que ahora nos ocupa es castellano y originario de la ciudad de Benavente (cuyo nombre tomó), de la provincia de Zamora. Sus ramas se extendieron por ambas Castillas, Extremadura y Andalucía.

Bartolomé y Cristóbal de Benavente obtuvieron repartimiento en la ciudad de Guadix (Granada) por ser vecinos o pobladores de ella, en 1489.

Probaron su nobleza para ingresar en la Orden de Santiago: Pedro de Benavente y Carvajal, natural y Caballero Veinticuatro de Jerez de la Frontera, en 1530; Juan y Cristóbal de Benavente y Benavides de la Cerda, naturales de Granada, en 1625 y 1626, respectivamente; Jerónimo de Benavente Quiñones y Hurtado, natural de Guadalajara, Maestre de Campo General de los Estados de Flandes, del Consejo de S.M. en el Supremo de Guerra, en 1657; Ambrosio de Benavente y Arévalo, natural de Toledo, en 1680; Nicolás Ambrosio de Benavente y Laredo, natural de Madrid, en 1689, y Baltasar y Ramón de Benavente y Villoria, naturales de Salamanca, en 1696.

En la Orden de Calatrava ingresaron: Melchor de Benavente, en 1649; José de Benavente y Datilo Penixina y Bonbina, natural de Cosencia (Nápoles), en 1652, y Antonio Benavente y de Laredo de Arévalo y Assián, natural de Madrid, en 1699.

Gaspar Benavente y Benavides, fue Caballero de la Orden de San Juan de Jerusalén desde 1631.

El Bachiller Cristóbal de Benavente, vecino de San Martín de Valdeiglesias (Madrid), obtuvo ejecutoria de hidalguía en 1516 y privilegio de Caballero por sus servicios en la guerra del año 1517 contra los franceses.

Entre los Caballeros Hijosdalgo llamados por los Reyes Católicos Don Fernando y Doña Isabel en 1494 en su Corte fue Diego de Benavente, de Almería.

Probaron su nobleza ante la Sala de los Hijosdalgo de la Real Chancillería de Valladolid, en los años que se indican: Alonso de Benavente, vecino de Carabaña (Madrid), en 1530; Alonso y Hernando de Benavente, vecinos de Pozuelo de Belmonte, en 1551; Álvaro, Diego, García y Juan de Benavente, vecinos de Medina del Campo (Valladolid), en 1553; Antonio de Benavente, vecino de Arévalo (Ávila), en 1561; Francisco de Benavente, vecino de Medina del Campo, en 1561; Gaspar de Benavente, vecino de Carabaña, en 1568; Diego de Benavente, vecino de Corpa (Madrid), en 1569; Pedro de Benavente Zafra, vecino de Getafe (Madrid), en 1569; García Benavente, vecino de Medina de Ríoseco (Valladolid), en 1577; Andrés de Benavente y Loaisa, vecino de Carabaña, en 1597; Juan Benavente y Loaisa, vecino de Yebra (Guadalajara), en 1597; Diego de Benavente, vecino de Villafranca, en 1606; Alonso de Benavente, vecino de Cigudosa (Soria), en 1618; Pedro de Benavente, vecino de Morata de Tajuña (Madrid), en 1623; Gabriel de Benavente y Quiñones, vecino de Campo-Real (tierra de Alcalá de Henares), en 1641; Gabriel Benavente Ugarte, vecino y Regidor de Ocaña (Toledo), en 1723; Gregorio Benavente Ugarte, vecino de Yepes (Toledo), en 1725, y José de Benavente Ugarte y Guzmán, vecino de Huecas (Toledo), en 1725.

Litigaron su hidalguía ante la Real Chancillería de Granada: Conde de Benavente, vecino de Arroyo del Puerco, en 1767; Cristóbal de Benavente, vecino de Pedroche (Córdoba), en 1543; Diego de Benavente, vecino de Villafranca, en 1605; Hernando Alonso de Benavente, vecino de Llerena (Badajoz), en 1513; Joaquín Benavente, vecino de Cózar (Cuidad Real), en 1804; Pedro de Benavente, vecino de Villarrubia, en 1575; Sebastián de Benavente, vecino de Campanario (Badajoz), en 1565; Diego Benavente Abellán, vecino de Vélez Rubio y Vélez Blanco (Almería), en 1788, y Fernando Arcadio Benavente y Quiñones, vecino de Osuna (Sevilla), en 1700.

Blas de Benavente, vecino de Getafe, obtuvo privilegio de hidalguía el 6 de Septiembre de 1705. Diego Benavente obtuvo decreto sobre merced de privilegio de hidalguía en 1712.

Probaron su limpieza de sangre para ejercer cargos del Santo Oficio de la Inquisición: Diego Benavente y Chaves, natural de Toledo, para Oficial, en Toledo, en 1649; Fulgencio Benavente Ruiz Ladrón de Guevara, natural de Salamanca, presbítero, para Notario, en Valladolid, en 1744, y Lucía de Benavente Quiñones, natural de Vallecas (Madrid), y su marido Miguel Haro Aguila, de la Orden de Santiago, natural de El Pedernoso (Cuenca), para Oficial, en Toledo, en 1671.

Rafael Benavente y Carriles, natural de San Fernando, ingresó en la Real Compañía de Guardias Marinas en 1866.

Probaron su limpieza de sangre para ingresar como religiosos en la Orden de Santiago: Alonso de Benavente, en 1503, y Diego Benavente, natural de Hinojosa, ambos del Convento de San Marcos de León, en 1724.

Fulgencio Benavente Ruiz Ladrón de Guevara Benavente y Catalán, natural de Salamanca, probó su limpieza de sangre para ingresar como religioso en la Orden de Montesa en 1714.


Armas


Algunos de Castilla-León traen: En campo de plata, un árbol de sinople y dos lobos, de sable, empinados al tronco.


Los de Benavente y León ostentan: En campo de oro, un árbol de sinople y dos lobos de sable, empinados al tronco y atados con cadenas de hierro al tronco. Bordura de azur con seis veneras de oro.

Estas mismas armas traen los de Solanillos del Extremo, Cifuentes (Guadalajara) y Madrid.


Los de Benavente (Zamora), según Gonzalo Argote de Molina, y los de Castilla-León, según Jorge de Montemayor, traen: En campo de gules, un león rampante de oro. Bordura de azur, con perfiles de oro, con ocho estrellas de oro de ocho rayos.


Los de la rama de Huecas (Toledo) tienen: En campo de gules, un pino de sinople, arrancado, y un jabalí, también de su color natural, pasante al pie del tronco.

Estas últimas armas constan en la ejecutoria ganada por dicha rama en la Real Chancillería de Valladolid en 1593.


Fadrique Benavente, hijo del Rey Don Enrique II, Duque de Benavente, usaba por armas: Escudo jaquelado de nueve piezas: cinco de oro, cargadas de un león rampante de gules, y cuarto de gules, cargadas de un castillo de oro.


Los originarios de Zamora, asentados en México, según Vicente de Cadenas, usan: En campo de plata, una cabeza de un oso, de sable, goteando sangre.


Otros, de Zamora, según Vicente de Cadenas, traen: En campo de sinople, una torre cuadrada, de oro.


Los Benavente y Quiñones, según Jorge de Montemayor, traen: Escudo jaquelado de quince piezas: ocho de gules y siete de plata con dos órdenes de veros de azur.


Otros: En campo de gules, una cruz, de oro, cargada de cinco luneles, de azur.