Carrasco

Versión de impresión

Apellido castellano, oriundo de las montañas de Burgos, desde donde se extendió por la Península.

Una casa de Carrasco hubo en la villa de Aguilar de Campoo (Palencia), y de ella proceden algunas ramas de este apellido, especialmente en Castilla la Vieja.

Otras casas existieron en Galicia, Asturias, Castilla la Nueva. Una rama pasó a Chinchón, donde fundó nueva casa.

En la provincia de Burgos tuvo casa solar en Malmellar de Arriba; en la provincia de Valladolid en Simancas, Torrecilla de la Orden, Tordesillas, Tudela de Duero, Valladolid, Villabrágima y Villanueva de Duero, y en la provincia de Albacete en Albacete, El Bonillo, Carcelén y La Roda, documentadas en el siglo XVI.

Juan de Mendoza señala que tuvo casa solar en la Merindad de Trasmiera (Cantabria).

En Galicia tuvieron casas solares en Prado, del municipio de Allariz; en Niñodaguia, del municipio de Baltar; en Santo Tomé de Moreiras, del Ayuntamiento del mismo nombre, y en Villaza, del Ayuntamiento de Monterrey, todo en la provincia de Orense.

En Extremadura tuvieron casas solares en Don Benito y Medellín (Badajoz) y en el lugar de Zorita, próximo a Trujillo (Cáceres).

En Aragón tuvo casas en Berrueco (Zaragoza), su dueño Gil Carrasco; en Cariñena (Zaragoza), su dueño Anthón Carrasco; en Ateca (Zaragoza), su dueño Martín Carrasco, y en Pozuelo de Aragón (Zaragoza), su dueño Pero Carrasco, documentadas en la Fogueración aragonesa de 1495, y en la ciudad de Teruel.

Pasaron a Colombia, Costa Rica, Chile, Ecuador, Estados Unidos, Filipinas, Guatemala, Honduras, México, Panamá, Perú, República Dominicana.

En las provincias de Albacete, Almería, Granada, Salamanca y Santa Cruz de Tenerife existen lugares denominados Carrasco, que quizás tengan relación con este linaje.

Domingo Carrasco, Domingo Carrasco, menor, y Mateu Carrasco, fueron vecinos de Massamagrell (València) en 1379. Guillém Carrasco fue vecino de Ayora (València) en 1402.

En Alava tuvo casa solar en la villa de Santa Cruz de Campezo, de la misma Hermandad, documentada en 1550.

Otra rama pasó a Andalucía en el siglo XVI, con casas en Sevilla y Vélez Rubio desde la reconquista de este pueblo; en Sevilla probaron nobleza para cargos de milicia y administración en 1634, 1659 y 1778.

Otra rama tuvo casa solar en Cáceres, donde los García Carrasco fueron creados Condes de Santa Olalla.

Los Carrasco tuvieron casas además en Canarias, Orense y Asturias. Caballeros de este apellido probaron su nobleza repetidas veces en las distintas Ordenes Militares.

Juan Carrasco, vecino de Olmedo (Valladolid), obtuvo carta de hidalguía que le dio Don Enrique IV en el Real de Simancas, en atención a sus servicios en la guerra contra el adversario de Portugal, para que se la guardasen, en Medina del Campo, el 3 de Agosto de 1475.

Pedro Carrasco, vecino de Agreda (Soria), obtuvo privilegio de hidalguía por sus buenos servicios en 1508.

Probaron su nobleza ante la Sala de los Hijosdalgo de la Real Chancillería de Valladolid, en los años que se indican: Ciprián Carrasco, vecino de Niñodaguia (Orense), en 1704; Antonio y José Carrasco y Grega, hermanos, vecinos de Niñodaguia (hijos de Francisco Carrasco y Fidalgo y de María Grega y nietos paternos de Amaro Carrasco y Ana Fidalgo, vecinos de Niñodaguia), en 1704; José Carrasco, vecino de Niñodaguia, en 1751; Bernardo Carrasco, vecino de la parroquia de Prado (Orense), en 1571; Domingo Carrasco, vecino de la parroquia de Feás, de la jurisdicción del Conde de Lemus (Orense), en 1654; Francisco Carrasco, vecino de Seoane, en 1824; Ignacio Carrasco, vecino de Santo Tomé de Moreiras (Orense), en 1751; Pedro Carrasco, vecino de la parroquia de Villaza, del Ayuntamiento de Monterrey (Orense), en 1766; Pedro Carrasco, vecino de Pardieiros, de la jurisdicción de Ginzo de Limia (Orense), en 1780; Salvador Carrasco, vecino de Oubigo (Orense), en 1767; Alejo Carrasco, vecino de Turégano (Segovia), en 1526; Francisca Carrasco, vecina de Revenga (Segovia), en 1523; Juan Carrasco, vecino de Almazán (Soria), en 1548; Francisco Carrasco y Almaguer, vecino de Madrid, en 1778, y Francisco, Juan y Vicente Carrasco de la Torre, vecinos de Chinchón (Madrid), en 1762.

Probaron su nobleza ante la Real Chancillería de Granada: Alonso Carrasco, vecino de Don Benito (Badajoz), en 1538; Alonso Carrasco, vecino de Malpartida (Cáceres), en 1537; Alonso Carrasco, vecino de Miajadas (Cáceres), en 1681; Alonso Carrasco, vecino de Valdetorres (Badajoz), en 1732; Alonso Carrasco, vecino de Zarza de Alange (Badajoz), en 1628; Alonso Carrasco y Juan Gil Carrasco, vecinos de Zorita (Cáceres), en 1541; Antonio Carrasco, vecino de Vélez Rubio (Almería), en 1586; Antonio María Carrasco y José Nicomedes Calderón, vecinos de Puebla del Prior (Badajoz), en 1833; Fernando Carrasco, vecino de Zalamea de la Serena (Badajoz), en 1834; Florencio Carrasco, vecino de Zorita, en 1538; Francisco Carrasco, vecino de Aldea del Pastor, en 1619; Francisco Carrasco, natural de Benquerencia y vecino de Albalá, en 1773; Francisco y Pedro Carrasco, vecinos de Montánchez (Cáceres), en 1515; Francisco Carrasco, vecino de Montánchez, en 1714; Francisco Carrasco, vecino de Valdetorres, en 1605; Francisco Carrasco, vecino de Zorita, en 1552; Juan y Antonio Carrasco, vecinos de Jaraicejo (Cáceres), en 1624; Juan Carrasco y consortes, vecinos de Aldea del Pastor y Plasenzuela, en 1634; Juan Carrasco y consortes, vecinos de Bornos (Cádiz), en 1611; Lorenzo y Francisco Carrasco, vecinos de Zorita, en 1539; Lorenzo Carrasco, vecino de Zorita, en 1695; Manuel y Francisco Carrasco, vecinos de Vélez Rubio, en 1775; Pablo Carrasco, vecino de Albacete, en 1574; Pedro Carrasco, vecino de Llerena (Badajoz), en 1755; Pedro Carrasco, vecino de Valverde de Mérida (Badajoz), en 1784; Francisco Javier Carrasco Alanón, vecino de Gines (Sevilla), en 1766; Francisco Carrasco y Blázquez, vecino de El Campo, en 1817; Francisco Fulgencio Carrasco Blázquez, vecino de Zorita, en 1695; Fernando Carrasco Bravo, vecino de Logrosán (Cáceres), en 1693; Ventura y Juan Carrasco Díez y Sorapán, vecinos de Berzocana (Cáceres), en 1774; José Carrasco Flores, vecino de Siruela (Badajoz), en 1693; Manuel y Francisco Carrasco Martínez, vecinos de Vélez Rubio, en 1779; Salvador Carrasco Martínez, vecino de Vélez Rubio, en 1801; Diego Carrasco Montero, vecino de Cristina (Badajoz), en 1737; N. Carrasco Montero y Nogales, vecino de Valverde de Mérida, en 1791; Pedro Carrasco Muñoz, vecino de Mula (Murcia) y Vélez Rubio, en 1733; Salvador Carrasco Muñoz, vecino de Mula y Vélez Rubio, en 1733; Diego y Alonso Carrasco Núñez, vecinos de Zorita, en 1698; Juan Carrasco Peña, vecino de Guareña (Badajoz), en 1767; Fernando Carrasco Peñafiel, vecino de Manchita (Badajoz), en 1801; Francisco Carrasco Peñafiel, vecino de Don Benito y Zarza de Alange, sin fecha; Juan Carrasco Peñafiel, vecino de Guareña, en 1767; Juan Carrasco Peñafiel, vecino de Valverde, en 1797; Fernando Carrasco Pérez, vecino de Zalamea de la Serena, en 1834; Francisco Carrasco Solano, vecino de Zorita, en 1700; Diego Juan Carrasco Toril, vecino de Trujillo (Cáceres), en 1733; Lorenzo Carrasco Toril, vecino de Zorita, en 1695, y Lorenzo Carrasco Valenzuela, vecino de Cañamero (Cáceres), en 1723.

Don Francisco Carrasco fue creado Marqués de la Corona en 1769.


Armas


Los Carrasco de la casa de Aguilar de Campóo (Palencia) y otros de Castilla, traen: En campo de plata, una carrasca de sinople y un jabalí de sable al pie de su tronco. Bordura cosida de oro.

Estas armas traen los de Teruel y los Marqueses de la Corona.


En Asturias, Galicia, Andalucía y La Mancha usaron: En campo de plata, una carrasca de sinople y un lobo de sable al pie de su tronco.


Otros en ambas Castillas tienen: En campo de plata, con la carrasca de sinople, y bordura cosida de oro con ocho estrellas de azur.

Algunos de Extremadura usan las mismas armas que los de Castilla.


Los de las montañas de Burgos, pasados y establecidos en Cartagena (Murcia), según Vicente de Cadenas, traen: En campo de plata, una carrasca, de sinople, con un jabalí, de sable, al pie de su tronco. Bordura de oro con cinco estrellas, de azur, dos en jefe, dos en los flancos y una en punta.


En la casa solar de los García Carrasco, Condes de Santa Olalla, en Cáceres, constan: En campo de plata, una carrasca de sinople y un jabalí de sable al pie de su tronco. Con estas mismas armas hay escudos en Jerez de los Caballeros (Badajoz), Casa de los Solís-Carrasco, con antecedentes documentales de este apellido desde de mediados del siglo XVI.


En la casona de los Carrasco-Saldaña, en la calle García de Paredes, de Trujillo (Cáceres), llevan: En campo de plata, una carrasca, de sinople.


Los radicados en Melilla, según Vicente de Cadenas, traen: En campo de plata, un carrasco, de sinople, arrancado.


Otros, según Juan José Vilar y Psayla, traen: En campo de oro, cinco panelas de sinople, puestas en sotuer.


Los de Asturias usan: En campo de azur, un carrasco de sinople y debajo unas ondas de plata y azur, (sic).


Los de Portugal ostentan: En campo de plata, una carrasca de sinople, y en el jefe un creciente de azur y una estrella del mismo color.


Los de la Merindad de Trasmiera (Cantabria), según Diego Hernández de Mendoza y Juan de Mendoza, usan: En campo de oro, una encina de sinople, sin ningún fruto, y dos lebreles de sable, puestos en salto, uno por cada lado del tronco. Bordura de gules con siete armiños de plata.


Los de la casa de Guareña traen: Escudo partido: 1º, de oro, con la carrasca de sinople y un lobo de sable empinado a sus ramas, y 2º, de oro también, con una torre con homenaje, de piedra.

Estas últimas armas constan en el expediente de pruebas de nobleza del Caballero de Alcántara, Alonso Carrasco Malfeito.


Los del Reino de León usan: En campo de oro, un carrasco de sinople y un cuerpo armado atravesado al pie.


Los radicados en Zalamea de la Serena (Badajoz) y Madrid, según Vicente de Cadenas, usan: En campo de azur, una banda, de oro, engolada en cabezas de dragante del mismo metal, linguadas de gules.


Los Carrasco-Muñoz ostentan: Escudo partido: 1º, de oro, con la carrasca de sinople terrasada de lo mismo y surmontada de una cruz llana de gules, y al pie del tronco de la carrasca un hombre tendido en tierra muerto y desnudo, y 2º, de plata, con cinco quinas de gules, cargada cada una de cinco bezantes de plata. Bordura de gules con siete armiños de plata.


Los Martínez Carrasco, de Huéscar y de Lorca tienen: De gules, con la carrasca de sinople, y al pie de su tronco un lobo de sable. Algunos cuartelan esas armas con las que les corresponden al apellido Martínez.


Las armas que el Emperador Don Carlos V concedió al conquistador de Indias, Gonzalo Carrasco, anteriormente citado, se organizan así: En campo de plata, un león rampante de su color natural, y brochante sobre el todo una banda de sinople. Bordura de gules, con ocho estrellas de ocho rayos de oro.


Otros, según Francisco Piferrer, traen: En campo de oro, un carrasco de sinople, y al pie del tronco, un hombre muerto desnudo. Bordura de gules, cargada de siete armiños de plata.


Otros: En campo de gules, dos leopardos, de oro, puestos en palo.


La casa de este linaje en Don Benito y Medellín (Badajoz) ostentaban: Escudo partido: 1º, un brazo con un árbol caído, y 2º, cinco flores de lis. (Se ignoran los esmaltes).


Otros: En campo de oro, un árbol de dos ramas, sobre suelo de sinople y de su color.