Caro

Versión de impresión

Noble y antiguo linaje originario de Vizcaya. Tuvo solares en Bilbao y en las Encartaciones, y en tiempos remotos pasaron sus ramas al valle de Toranzo (Cantabria). La Rioja, Castilla, Aragón, Andalucía, Valencia, Baleares y Murcia.

Cita mosén Jaime Febrer en sus Trovas: «El brazo y la mano empuñando un puñal, sobre campo de oro, era la hermosa insignia que traía Juan de Caro, caballero principal que vino de Vizcaya con el empleo de mariscal. Estando en Mallorca pasó a cuchillo a todo un escuadrón de moros, que salió de la ciudad a hacer escaramuzas, por lo que el Rey don Jaime le ofreció grandes premios. Después pasó a la guerra de Orihuela, y acomodándole el país, se domicilió con la adquirida gloria de soldado valeroso.»

En Aragón tuvo casas solares en Rubielos de la Cérida, su dueño Johan Caro; en Bañón (ambas en Teruel), su dueño Matheu Caro; en Mara, su dueño Joan Caro; en Calatayud, sus dueños Miguel Caro y Domingo Caro; en Aniñón, su dueño Pedro Caro; en Villarroya de la Sierra, su dueño Joan Caro, y en Alberite de San Juan, su dueño Domingo Caro, documentadas en la Fogueración aragonesa de 1495; en Daroca (todo en Zaragoza), sus dueños Dominicus Caro, G. de Caro y P. Caro, documentadas en 1230, y en Huesca, su dueño Pero Caro, documentada en 1284.

Caballeros vizcaínos del apellido Caro asistieron a la batalla de las Navas de Tolosa, por lo que tomaron por armas las que en su lugar describiremos. Algunos de ellos fueron heredados en Andalucía, dejando sucesores que continuaron interviniendo en aquella región en las luchas de la Reconquista. Entre los caballeros conquistadores de la ciudad de Lorca (Murcia) que obtuvieron allí heredamientos y mercedes, figura Andrés Caro, del que se conservan descendientes en dicha población.

Johan Caro fue vecino de Onda (Castellón) en 1379. Lorenç Caro fue vecino de Sagunto (Valencia) en 1421. Bernat Caro fue vecino de la ciudad de Valencia en 1354­1373. Domingo Caro y Esteve Caro fueron vecinos de Alcudia de Carlet (Valencia) en 1337. Anthoni Caro, Guillém Caro, Jachme Caro, Miquel Caro, Pasqual Caro y Vicent Caro fueron vecinos de Xátiva (Valencia) en 1421. Johan Caro fue vecino de Ontinyent (Valencia) en 1421.

Obtuvieron repartimiento en Jerez de la Frontera (Cádiz) en 1264: Ibáñez Caro de Avila, Pedro Caro, Pedro Caro y Pedro Caro de la Oliva.

Juan Caro y Saner, natural de Mayorga de Campos (Valladolid), pasó a Nueva España (México) en la expedición de Pascual de Andagoya el 14 de Marzo de 1539. Era hijo de Lope Martínez Caro y de María Saner.

Blasa Caro Saucedo, natural de Valladolid, pasó con Francisco Ruiz de Herrera a Nueva España el 9 de Marzo de 1562. Era hija de Antonio Caro y de Catalina de Saucedo.

Fueron Caballeros de la Orden de San Juan de Jerusalén: José y Juan Caro, naturales de Valencia, en 1778; Ventura Caro, natural de Valencia, en 1752, y Juan Félix Caro de Cea, natural de Carmona (Sevilla), en 1648.

Ante la Sala de los Hijosdalgo de la Real Chancillería de Valladolid probaron su hidalguía: Juan Caro de Mendiola, vecino de Santa María de Nieva, en 1589, y Juan Caro de Montenegro, vecino de Madrid y Tarancón (Cuenca), en 1633.

Probaron su nobleza ante la Real Chancillería de Granada: Alonso Caro, el Viejo, y hermanos, vecinos de Fuente de Cantos (Badajoz), en 1571; Hernán Caro, el Viejo, vecino de Carmona (Sevilla), en 1552; Juan, Alonso, Francisco y Fernando Caro, vecinos de Carmona, en 1581; Juan Caro, vecino de Fuente de Cantos, en 1572; Alonso Caro Albarracín Barba, su hermano Antonio Barba y su sobrino Luis Barba, vecinos de Carmona, en 1587; Juan Caro de la Barreda, vecino de Carmona, en 1582; Andrés Manuel Caro Cachiprieto, vecino de Baeza (Jaén), en 1794; Francisco Caro de Cea, vecino de San Pedro (Mérida), en 1763 y 1764; Hernán Caro Galindo, vecino de Carmona, en 1577; Fernando Caro Galindo, vecino de Carmona, en 1648; Luís Caro de Mendoza, vecino de Sevilla, en 1593; Sancho Caro Páez Cansino y su hermano Juan Cansino, vecinos de Carmona, en 1572, y Bartolomé Caro de Cea, vecino de Carmona, en 1769.

Fernando Caro, vecino de Villanueva de la Serena (Badajoz), obtuvo confirmación de Caballero por sus servicios en los cercos y tomas de Málaga y Vélez-Málaga en 1487.

Pedro Caro, vecino de Martín Muñoz de Posadas (Segovia), obtuvo confirmación de Caballero por sus servicios en la guerra de Granada en 1492.

Rodrigo Caro Cortegane, vecino de Utrera (Sevilla), fue declarado Hijodalgo por S.M. por sí, sus hijos y descendientes, el 8 de Diciembre de 1637.

Probaron su limpieza de sangre para ejercer cargos ante el Santo Oficio de la Inquisición: Diego Caro Romo, natural de Portillo, presbítero, Arcipreste de Santa Olalla y Teniente mayor de cura en la iglesia de San Luís de Madrid, para Comisario, en Toledo, en 1786, y José Caro, Marqués de la Romana, para Familiar de la Inquisición de Murcia, en Valencia, en 1745.

Rafael Caro del Castillo, natural de México, clérigo, presbítero, Abogado de la Real Audiencia, probó su limpieza de sangre para ejercer el cargo de Notario del Santo Oficio de la Inquisición de la ciudad de México en 1790. Era hijo de Manuel Caro del Castillo y Sopeña y de María de Córdova y Urruticochea, ambos naturales de la ciudad de México, y nieto paterno de Antonio Francisco Caro del Castillo y de Josefa Sopeña, naturales de México.

En la Nómina de caballeros recibidos en la Junta de Nobles linajes de la ciudad de Segovia consta el Licenciado Caro de Cárdenas en 1602.

Antonio Caro, natural de Cádiz, fue matriculado del comercio de Cádiz en 1758.

Obtuvieron información de limpieza de sangre para ingresar en el Real Seminario de San Telmo de Sevilla: Joseph Caro y López, en 1785; Domingo Caro y Ramos, en 1791; Manuel Caro y Ramos, en 1791; Andrés Caro y Romero, en 1745; Joseph Caro y Santander, en 1758; Francisco Caro y Velásquez, en 1729, y Juan Caro y Ximénez, en 1752.

Gregorio Caro Camargo, natural de Carmona, Teólogo, Capellán Mayor del Sepulcro, probó su limpieza de sangre para ingresar en el Colegio Mayor de Santa María de Jesús, de Sevilla, en 1556.

Entre los Caballeros Hijosdalgo recibidos en el Estado Noble de Madrid, y que entraron en suertes, ejerciendo los cargos del Ayuntamiento, figuraron: Nicolás Caro, en 1679; Juan Caro López, en 1619; Juan Caro de Montenegro y García, en 1633, y Damián Caro Montenegro y Binéfar en 1660.


Armas


Las primitivas del solar de Vizcaya y las que usó el caballero vizcaíno Juan de Caro, que sirvió al Rey Don Jaime I de Aragón, se organizan así: En campo de oro, un brazo armado, de sable, moviente del flanco siniestro y con un puñal o espada de plata en la mano.

Estas mismas armas ostentan en Mallorca, Valencia y Orihuela las ramas de Caro descendientes del citado caballero Juan de Caro, entre ellas la de los Marqueses de la Romana y Condes de Peña Ramiro.


Algunos añaden una bordura de oro al anterior escudo. En campo de oro, un brazo armado, de sable, moviente del flanco siniestro y con un puñal o espada de plata en la mano. Bordura cosida de oro.


Los de Mallorca, traen: En campo de oro, un sinistrogiro armado de plata y aguantando con la mano una espada de plata.


Los caballeros Caro que tomaron parte en la batalla de las Navas de Tolosa sustituyeron las anteriores armas con estas otras, que tomaron en recuerdo de aquel memorable hecho: En campo de plata, una cruz floreteada de sable y ocho calderos del mismo color puestos en orla.

Así las usaron también las ramas de Caro que radicaron en el valle de Toranzo (Cantabria), Castilla, La Rioja, Aragón, Lorca (Murcia) y Vélez Rubio (Almería). Estas armas constan en el expediente del Caballero de la Orden de Alcántara Bartolomé Sanabria y López de Casaus Collado Caro y Daza, natural de Utrera, año 1790.


Algunas ponen en dichas armas una bordura cosida de plata, con los ocho calderos de sable. En campo de plata, una cruz floreteada de sable y ocho calderos del mismo color puestos en orla. Bordura cosida de plata.


Otros: En campo de plata, una cadena, de sable, puesta en orla.

Los del valle de Carranza, usan: En campo de plata, una cruz flordelisada de sable. Bordura de gules con ocho aspas de oro y ocho calderas de sable con cabezas de sierpes de sinople en las asas.

Una línea de los Caro, de La Rioja, que hizo asiento en Alfaro, modificó los esmaltes de ese escudo en esta forma: En oro la cruz floreteada de gules y bordura de este color.

Otros, en Castilla, tienen: En campo de plata, una banda de gules, acompañada en lo alto de una cruz de sable floreteada y en lo bajo de una flor de lis de oro, perfilada de sable, y puesta entre dos estrellas de azur.

Los Caro de Portugal traen: En campo de plata, una cruz floreteada de sable, y bordura dentellada de gules.

Los originarios de Roma y su casa solar en la ciudad de Segovia, según Juan José Vilar y Psayla, traen: En campo de plata, una cruz de sable de hechura de Calatrava. Bordura de plata con ocho calderas de sable.

Hay otra casa solar en Baeza que usa las mismas armas.

Don Felipe II concedió al Capitán Diego Caro, conquistador de Indias, estas otras armas: En campo de azur, un castillo de oro, cercado de una muralla de plata, puesto en aguas de azur y plata y acostado de dos leones rampantes de oro, surmontados de dos águilas mitad de sable mitad de oro y con las patas también de oro. De la torre de homenaje del castillo sale un brazo armado, de plata, sosteniendo una bandera de sinople con el asta y lanza de oro y cargada de una estrella de este jefe, de oro, partido de lo mismo: en su primera partición un escudete de azur con dos mesas o tablas de oro, cargadas cada una de tres panelas de sable, y bordura de oro, con tres espadas desnudas de plata con la guarnición de sable, y en la segunda partición otro escudete de plata, con una cruz floreteada de sable, y bordura cosida de plata, con ocho calderas de sable. Bordura general de gules, con diez hachas de plata con el mango de oro.

Las armas que contiene el segundo escudete del jefe son las mismas que tomaron los caballeros Caro que asistieron a la batalla de las Navas de Tolosa.