Carrós, Carròs, Carroz

Versión de impresión

Aunque la común tradición recibida por auténtica asigne por tronco de la familia de Carroz al Emperador Valente, que con su hermano Valentiniano gobernaron el Imperio juntos; Valentiniano, el Occidente, y la parte Oriental, Valente, cuya hija, llamada Carroza, dio nombre y apellido a sus hijos y descendientes y a los célebres baños o termas que hizo fabricar en la ciudad de Constantinopla, el año 368. No no es posible averiguar la sucesión hasta el de 1227 que don Pedro Carroz vino a servir al Serenísimo Rey don Jaime para la guerra de la isla de Mallorca; así porque no hay historias de quien nos podamos valer, ni menos pruebas evidentes que aseguren con verdad la tradición fundada con la conservación de las armas, cuando el uso de ellas en los escudos no fue usado en aquellos tiempos como lo ha sido con tanta observancia en los siglos siguientes, después que volvió el año 800 el Imperio a Alemania.

I. De esta provincia era Pedro Carroz, hijo del Conde... y de la sangre real de los antiguos emperadores de los griegos y romanos, como nieto del Emperador Enrique VI, como lo afirma el Rey don Jaime en la Historia escrita de su mano, cuyo original se conserva en el Archivo de Barcelona; y consta por otro libro intitulado Expediciones del Rey don Jaime el Primero, que se halla en dicho Archivo.

Don Pedro Carroz fue de los primeros caballeros aventureros que llamados por el Rey don Jaime I de Aragón para la conquista que intentaba de los moros de Mallorca, acudieron a servirle y ayudarle, movidos ya del celo de la religión católica para extinguir el orgullo de los enemigos comunes que infestaban los mares impidiendo la navegación y comercio, o ya movidos por los grandes premios que ofrecía el Rey a los que a su costa asistiesen en tan santa y justa guerra y ya por adquirir honra, fama y nuevos estados. Estinóle el Rey la venida, que fue el año 1226, cuando se aprestaba en el puerto de Salou la armada y la gente de guerra; no sólo por ser persona de calidad y nobleza, sino por llevar a su costa una nave de pelea muy pertrechada de gente, armas y bastimentos. Y teniendo juntas el Rey en Salou ciento cincuenta velas, así propias como de los auxiliares, partió en 3 de septiembre de 1227 con esta escuadra (prometiéndose muy feliz suceso) la vuelta de Mallorca, dando la vanguardia de la armada a la nave de don Guillem de Montada y la retaguardia al navío de don Pedro Carroz, puesto que manifiesta la estimación que el Rey hacía de este caballero, así por su sangre como por saber era experto capitán en las cosas del mar, pues uno y otro le merecieron esta honra debida a la nobleza y al valor, según lo significaba el mismo Rey en su Historia, y otros.

Y no sólo le honró con esto, sino después, viendo lo que en aquella guerra obraba con valor y bizarría, sin reparar en los peligros, el día de Navidad del año 1227, otros dicen 1228, le armó caballero al uso y costumbre antiguo, con las ceremonias de aquellos tiempos; merced la mayor que entonces hacían los Reyes a los ricoshombres, que hoy llaman grandes, cuando éstos por su valor lo ganaban y por su sangre lo merecían.

Después, en el año 1235, en la conquista del Reino de Valencia, hecha por el invictísimo Rey don Jaime el Conquistador, entre otros ricoshombres que se hallaron en dicha conquista y cerco de la ciudad de Valencia fue él uno de ellos don Pedro Ximénez Carroz uno de los cinco capitanes que fueron con don Berenguer de Entenza, tío del Rey, y por mandado de aquél a correr la tierra de los agarenos y a hacer presas y cabalgadas y entradas en las tierras de los moros. Después de la toma de Burriana, dicho año 1235, estuvo en el cabezo del "Códol", cerca de Llutxent, donde sucedió el milagro de los Corporales de Daroca, que fue un sábado y los capitanes que se hallaron fueron los siguientes: don Berenguer de Entenza, por Capitán General de las Compañías; don Fernando Sánchez de Ayerbe; don Pedro de Luna, de la Casa de Luna de Aragón; don Pedro Ximénez Carroz; don Ramón de Cardona, sobrino del Vizconde de Cardona; don Guillén de Aguilón.

Dicho año el Capitán Carroz con soldados e industria tomó el castillo y honor de Rebollet y la Fuente de En Carroz, que después le dieron en repartimiento y la jurisdicción alta y baja a su segundo hijo, don Berenguer Carroz, que tuvo por hija única a Serafina Carroz, mujer de Jaime Crespí, Señor de Sumacárcer.

En el año 1253 dicho don Pedro Ximénez Carroz tenía cercada la ciudad de Denia, y combatiéndola rigurosamente por su industria, fue saqueada y tomada y hoy en día hay una torre en Denia que se llama del Carroz. Fue Denia fortaleza de Sertorio; dicho por Beuter y demás autores.

II. Sucedió al dicho don Pedro Ximenez Carroz, don Francisco Carroz, su hijo, al cual por ser tan valeroso, tan guerrero, y caballero de tan grande experiencia en cosas de la guerra en mar y tierra y por haber servido a los Serenísimos Reyes de Aragón en tantas ocasiones, así en las guerras de Cerdeña como de otras partes que se ofrecieron, en el año 1313 le hizo el Rey don Jaime II Almirante de los Reinos de Aragón, de Valencia, Cerdeña y Córcega, y Condados de Barcelona en 4 de octubre de 1313, según en dicho real privilegio extensamente se dice, el cual aparte está en su pública forma. El 29 de diciembre del año 1326, ganó sobre el Golfo de Cáller la armada contra los pisanos y después que los pisanos concertaron paz con el Infante don Alfonso y se acabó la conquista de Cerdeña, entre otros que firmaron dicha paz por el Rey fue el dicho Almirante. Don Francisco ganó muchos castillos en Cerdeña, hizo la guerra a los pisanos y genoveses rebelados y venció a Gaspar Doria, que fomentaba la parte contraria, como lo dicen todos los historiadores sobredichos. Diósele al dicho Don Francisco Carroz la jurisdicción alta y baja, mero y mixto imperio del honor, castillo y baronía de las villas de Rebollet y Oliva, la Fuente de En Carroz y demás lugares que estaban dentro de los términos de dicho castillo, como consta con privilegio dado y concedido por el Rey don Alfonso III: "Datis en Valencia idus Marcii, anno 1330, clausum per Bonatum de Petra, dicti numerus regis notarii eisque sigilam tenentur" [o sea, el 15 de marzo de dicho año ante el notario Bonanato de Petra].

El dicho don Francisco Carroz, Almirante, tuvo en hijos: a don Francisco Carroz, primogénito; a don Berenguer Carroz, don Jaime Carroz y don Nicolás Carroz.

De don Francisco, el primogénito de don Francisco Carroz, el Almirante, descienden los Carroces de Valencia del Cid, como diremos, porque don Berenguer, don Jaime y los demás fueron herederos después de las guerras de Cerdeña en dicha isla y el don Berenguer por sus grandes hazañas y esfuerzo y ánimo que tuvo en todas las guerras y cosas maravillosas que hizo vino a ser Conde de Quirra, del cual trataremos después.

III. Sucedióle don Francisco Carroz, su hijo primogénito, que también en el año 1343 fue desde Valencia con una nave que aquél armó para ayudar al Rey don Pedro IV, a Mallorca, contra el Rey don Jaime de Mallorca, y pasó con sus naves los embajadores que enviaba el Rey de Castilla.

IV. Sucedióle al dicho don Francisco, don Esteban Carroz, Señor de Rebollet y de dicha su honor y baronía, el cual en el año 1334 fue Almirante. Sucedióle en dicho oficio su hijo don Esteban Carroz, al cual sucedió don Jaime y don Alemán Carroz. Y en dicho tiempo don Nicolás Carroz era de la Casa del Rey don Pedro IV y le sirvió en las guerras contra el Rey de Mallorca y en sus estados de Rosellón, y en Mallorca hizo pesar de grande caballero, y en Colliure acometió con su gente una torre fortísima donde mostró bien su ánimo y esfuerzo.

Volviendo a don Berenguer Carroz, hijo de dicho don Francisco Carroz, Almirante, como se dijo, oportunamente, fue caballero de gran ánimo y esfuerzo y muy experimentado en la guerra, y en las guerras de Cerdeña hizo cosas notables defendiendo su Rey y Señor y en particular al Príncipe don Alfonso, al que si no le hubiera socorrido en una refriega y dado su caballo, sin duda peligrara su vida. Y quedó dicho Berenguer Capitán de la gente de guerra en el castillo de Bonagre, y des­pués, al cabo de poco tiempo, por muerte de Filipo de Saluzes, el Rey proveyó al dicho don Berenguer Carroz por Gobernador General de Córcega y Cerdeña.

Casó dicho don Berenguer con Doña Teresa Gonbal de Entenza, hermana de la Infanta, mujer del Príncipe don Alfonso, que sucedió al Rey de Aragón.

Estando el Rey don Pedro IV en Tortosa a 20 de julio de 1362, honró a su hijo Conde de Quirra, atendiendo los grandes servicios que a dicho Rey había hecho, porque mientras duraron las guerras entre el Rey de Aragón y el de Castilla, que fueron desde el año 1355 hasta el año 1372, hizo cosas de grande Capitán, según dice don Pedro López de Ayala y Zurita. Y considerando los grandes servicios que el dicho don Berenguer Carroz, así como los grandes gastos y trabajos y horrendos peligros que había tenido, como extensamente lo dice el Príncipe don Alfonso en los privilegios que, siendo Rey, le concedió, como particularmente en el privilegio "Datis en Barchinon e 12 calendas octobris 1327" [dado en Barcelona a 20 de septiembre de 1327]; en el cual privilegio cuenta el Rey las maravillas de este caballero, y en otro privilegio concedido por el Rey don Pedro IV "datis" en Monzón a 27 de mayo del año 1383, en el cual representa el Rey los servicios e innumerables trabajos, ánimo e intrepidez que el dicho don Berenguer, padres y hermanos de aquél, hicieron y ostentaron en defensa de los Reyes de Aragón, por lo que se les concedieron dichos privilegios tan honrados.

Al dicho don Berenguer Carroz le sucedió doña Violante Carroz, la primera nieta de don Berenguer Carroz, hijo del Almirante. A la dicha doña Violante le sucedió don Berenguer Carroz, segundo Conde de Quirra de dicho nombre de Berenguer. El dicho don Berenguer casó con Doña Leonor Manrique, de la cual hubo a don Jaime, que sucedió en dicho Condado.

El dicho don Jaime, cuarto Conde de Quirra, intervino en la alteración que hubo en la ciudad de Barcelona contra el Rey con inspiración entre los ciudadanos de aquélla y muchas villas y lugares de dicho Principado que pusieron en gran cuidado al Rey don Juan de Aragón y después a su hijo don Fernando, dicho el Católico. Dicho Conde don Jaime Carroz armó en la isla de Cerdeña seis galeras muy bien armadas de gente y municiones y a sus costas vino con ellas a dicho Principado y, con su industria de tan gran Capitán como Bellicoro, fue parte para refrenar y volver a la obediencia del Rey la alteración de la dicha ciudad de Barcelona y Principado; y sujetó a dichas tierras levantadas a la obediencia y fidelidad de su Rey y Señor. Y asimismo, dicho don Jaime Carroz trujo muchas cadenas de hierro y picas de plata y dineros, así para sustentar el gasto de las galeras y gente que traía como también para servir, como sirvió a su Rey y Señor, con mucha cantidad de dineros como otros y mucho más lo va recontando largamente el Rey don Fernando, dicho el Católico, en un privilegio que concedió en favor de doña Violante Carroz, Condesa de Quirra, hija del dicho Conde don Jaime Carroz, cuando enfranqueció para dicha Casa de los Carroces el Condado de Quirra y le absolvió del feudo, con privilegio despachado en Medina del Campo a 8 de noviembre del año 1504.

Sucedióle al dicho don Jaime, cuarto Conde de Quirra, la dicha doña Violante Carroz, de la cual, por haber muerto sin sucesión, le sucedió don Guillem Ramón, hijo de Doña Antonia Carroz, su hermana, que casó con don Luís Centelles, del cual sucedió don Guillem Ramón Carroz de Centelles.

A don Guillem Ramón de Centelles le sucedió don Ramón Carroz y de Centelles, que casó con Doña Juana de Pinós.

Después sucedió doña Alemanda Carroz, que casó con don Cristóbal de Centelles, Señor de la Baronía y Honor de Nules, en el presente Reino de Valencia, por quien fue dicho don Cristóbal Marqués de Quirra, la cual Doña Alemanda fue la última descendiente y en quien se acabó toda la línea de don Berenguer Carroz, hijo del Almirante don Francisco, por haber muerto dicha doña Alemanda Carroz sin sucesión alguna.

Y así es verdad que dicho estado de Quirra y demás baronías fueron ganadas por los Carroces con su sangre en la isla de Cerdeña y por méritos de aquéllos vendiendo bien sus vidas en favor de los Serenísimos Reyes de Aragón, hasta el Católico Rey don Fernando. Dicho estado de Quirra y demás baronías son muy grandes, con extendidas provisiones, que por méritos de los Carroces el Rey les concedió. Hoy dicho estado lo posee la Casa de Centelles; a saber: es un hijo de dicho don Cristóbal de Centelles que se nombra Carroz sin tener gota de sangre de Carroz por ninguna parte, tiénese por cierto que hay vínculos en dicho estado en favor de la familia de los Carroces de Valencia, que es la misma y primogénita. Querrá Dios que algún día, cuando Su Majestad fuere servido, venga a conocimiento y a descubierto si es verdad lo cual agora está oculto.

Volviendo, pues, a proseguir lo comenzado de nuestra línea primogénita de los Carroces, que siempre se han conservado en la ciudad de Valencia, como se quedó dicho de don Esteban Carroz, que fue el último de que se escribió, al cual sucedió doña Ramoneta Carroz, Señora de Rebollet y Corbera, la cual fue madrina de nuestro patrón valenciano San Vicente Ferrer, de la Orden de Santo Domingo, hijo de hábito de la Casa de Valencia de Predicadores, que juntamente con los Jurados de Valencia, que eran de aquel año le bautizaron, sirviendo de padrinos la dicha doña Ramoneta y dichos Jurados en la Parroquia de San Esteban de la presente ciudad de Valencia y en conmemoración de un auto tan santo y pío y de un hijo de bautismo de tanta virtud y santidad, cada año tal día como fue dicho bautismo se hace y Celebra una fiesta con mucha solemnidad y música en dicha Parroquia de San Esteban, que los Jurados de Valencia asisten allá como representando los padrinos de dicho bautizo y una dama y señora del linaje y familia de Carroz, la más cercana deuda al tronco de dicha familia asiste con muchas señoras al dicho oficio como representando a la dicha dama Doña Ramoneta Carroz, madrina que fue de dicho santo. Y en este presente año de 1625 y todos los demás le toca directamente a la Casa del Conde de Cirat, don Bernardo Carroz, Baile General de la ciudad de Valencia, como descendiente de dicha línea de los Carroces por ser la cabeza de dicha familia; que todas las demás casas que hay de dicho nombre hoy y armas, son ramas, y así es verdad, como se verá por el árbol hecho hasta el último del tronco que es don Guillem Carroz.

Los Jurados que fueron padrinos del bautismo del dicho santo Vicente Ferrer con la dicha Ramoneta de Carroz y Vilaragut, Señora de los lugares de Rebollet y de Corbera, fueron tres Jurados: uno el Jurado mayor de los caballeros, que se llamaba Ramón de Oblites, y dos de los ciudadanos, que fueron Guillermo de Despigol y Domingo Aragonés, como es verdad que fue así en el año 1349 y lo averiguó muy bien el Padre Maestro Fray Francisco Diago, de la Orden de Santo Domingo, natural de este reino en la vida de San Vicente.

Sucedió después en dicha casa de los Carroces, doña Carroza de Vilaragut, la cual fue Señora de Albaida, y como no tuvo hijos dejó todo, estado y bienes, a don Pedro Carroz de Vilaragut, alias Pardo, hijo de su hermana doña Teresa Carroz, con que hubiese de tomar el apellido de Carroz de Vilaragut, según testamento recibido en el año 1400.

De don Pedro Carroz de Vilaragut nació don Carlos Carroz de Vilaragut y del nacieron don Luis Carroz de Vilaragut, don Francisco Carroz Pardo de la Casta, don Guillem Ramón Carroz, don Garcerán Carroz y otros de este don Garcerán Carroz, con los Carroces que viven.

Don Francisco Carroz, con dos compañías de soldados hechas en Valencia, acudió al socorro de Perpiñán a servir al Rey don Fernando el Católico cuando le sitiaron.

Don Luís Carroz de Vilaragut, Señor de la villa y baronía de Toga, sirvió al Rey Católico y al Emperador Carlos V de Embajador en las Cortes del Rey de Inglaterra y asimismo fue Embajador en Roma por la Cesárea Majestad del Emperador Carlos V, donde por orden del Embajador tomó preso al Comendador Soliz delante del mismo Sacro Colegio, sin que se le pudiese resistir, y lo puso en tierras de Su Majestad Cesárea por ser de grande importancia, por donde mereció el grande servicio por renombre de conducirse bien y fielmente para su Rey hasta el punto que le escribió el Papa a Su Majestad Cesárea diciendo que le sacase aquel embajador de Roma, que habiendo prendido en su presencia y en medio de su guardia al dicho Comendador Soliz con tan grande destreza, ánimo y determinación, tenía por cierto que cuando le importase a Su Majestad no estaría la persona de Su Santidad segura.

Fue este caballero de tanta confianza, que habiéndose de poner casa a la Reina doña Juana de Nápoles, madre del Rey Católico, se le dio a él el cargo de todo y habiendo servido en otras jornadas de peso, a la vejez, Su Majestad le hizo merced del oficio del Baile General de la Ciudad y Reino de Valencia con facultad de podérselo dar después a su hijo, y asimismo el oficio de Tesorero y Receptor General de dicho reino. Fue del Hábito de Santiago. Tuvo por hijos a don Luis, don Juan y don Jerónimo Carroz. Don Luís fue del Hábito de Santiago y también Baile General, murió sin sucesión.

Don Juan Carroz, segundogénito, fue Señor del lugar de San Juan, que hoy posee don Jusepe Carroz. Murió dicho don Juan sin sucesión.

Don Jerónimo Carroz, tercerogénito, fue Canónigo de la Iglesia Mayor de Valencia y Abad de la mayor dignidad en Sicilia, de mucha honra y reputación y renta; de manera que el dicho Don Luis Carroz mayor fue vinculador de Toga y falto de sucesión.

El otro hermano, que se llamaba, como hemos dicho, don Ramón Carroz, fue Gobernador General de Bujía, en la costa de África, que por dos meses la defendió animosamente del corsario Barbarroja, turco renegado que tiranizó la ciudad de Argel. También ha faltado la sucesión del dicho don Ramón Carroz.

Por haber faltado la sucesión de los dichos don Luís Carroz de Vilaragut, Baile General y Tesorero y Receptor y haber muerto sus hijos sin sucesión, sucedió en la villa y Baronía de Toga don Garcerán Carroz de Vilaragut, de quien descienden hoy todos los Carroces, porque de todos los hermanos sucedidos que fueron don Luís, don Francisco, don Ramón y dicho don Garcerán sólo quedó, como se ha dicho, don Garcerán Carroz, Señor de las baronías de Cirat, Pandiel y el Tormo y de la villa y Baronía de Toga, que heredó por muerte de don Luís Carroz, su hermano, y don Luis y don Juan Carroz, sus sobrinos, sin sucesión, de quien diremos en el siguiente número, y los hijos que tuvo y nietos que al presente y biznietos con cargos y oficios preeminentes, con Hábitos de todas las órdenes. El que sobrevivió a todos sus hermanos se crió en la Casa Real de la Cesárea Majestad del Emperador Carlos V y fue Señor después de las Baronías de Cirat, Pandiel y el Tormo, y después, como va dicho, heredó la Baronía de Toga por haber faltado la sucesión de don Luis Carroz, su hermano, Baile General que fue de la Ciudad de Valencia, que es lo mismo que en Castilla dicen Presidente de Hacienda y Patrimonio de Su Majestad, fue su hermano el dicho don Garcerán, como también lo fue don Luís Carroz, menor, su sobrino, que les sucedió, y el dicho don Luís, su padre, en dichos oficios de Baile General o Presidente de Hacienda, y del Hábito de Santiago, como lo fue su padre don Luis Carroz, mayor.

Dicho don Garcerán Carroz, Señor de las Baronías de Cirat, Pandiel y el Tormo y de la Baronía y villa de Toga, fue un caballero de grande gobierno y estimación y de respeto, y que en todas las ocasiones que se ofrecieron mostró bien su magnanimidad, esfuerzo y valentía de antiquísima casa y prosapia y el esclarecido nombre de Carroz, de quien mediante descendiente era. Como dichos atributos los da a esta Casa el Rey don Fernando el Católico en su real privilegio, la data del cual fue de la villa de Medina del Campo, a 8 de noviembre de 1454, en estas palabras: "ad longe antea per nobiles illorum progenitores antiquissimus domus ac pro clariis nominis de Carroz que plurimi facienda adque et tolenda pro vol dubio sunt". Por las cuales palabras se puede inferir la antigüedad, honra y grandeza de esta familia y casa de Carroz.

Mostró bien el dicho don Garcerán Carroz haber heredado el ánimo y demás de sus pasados; pues estando don Ramón Carroz, su hermano, Gobernador y General de Bujía, con asedio que le puso el corsario Barbarroja, fue allá desde Valencia a sus costas con todos sus deudos a favorecer con socorro de otra gente que traía a Bujía, que tan acosada con dicho asedio estaba por dicho corsario Barbarroja, y así el dicho socorro por haberse regido y gobernado tan valerosamente el dicho don Ramón Carroz, su hermano, por dos veces se hizo qui­tar dicho asedio al dicho corsario y triunfó de aquél, habiéndole quitado un brazo con un tiro que el dicho don Ramón hizo disparar al dicho Barbarroja, con mucha pérdida de aquél y gente, que le mató.

Mostró también el dicho don Garcerán Carroz la fidelidad que siempre guardó a los Reyes y voluntad que siempre tuvo de emplearse en servicio de aquéllos, pues en el año de 1520 y todo el tiempo que duraron en la ciudad de Valencia y reino las comunidades o Germanía, que así se llamaba entre la gente popular, fue el dicho don Garcerán Carroz por el estamento militar uno de los veinte de las cabezas que gobernaban y defendían intrépidamente las órdenes de Su Majestad, y háse de advertir que en dicha junta y cabezas de veinte concurrían tres hermanos, que eran Don Guillem, Don Jerónimo y el dicho don Garcerán. Y el dicho don Guillem Carroz fue embajador por dicho estamento y junta de veinte a la Cesárea Majestad del Emperador, como largamente lo dice Martín Viciana. En las cartas reales que están impresas en dicho libro y en la piedra que está puesta sobre la Puerta de los Serranos se hallará escrito el dicho don Gar­cerán Carroz por ser el tribuno de la Ciudad cuando se labraron dichas Torres.

Y de este caballero proceden, como se dirá, todos los Carroces de los que hoy hay casas en la ciudad de Valencia, porque son los que al presente viven, o nietos o biznietos, de aquel dicho don Garcerán.

Casó con doña Laudomia Burguerino, de quien tuvo los hijos siguientes: don Francisco, don Jerónimo, don Ramón, don Pedro, don Diego y don Belisario, e hijas doña Teodora y doña Ángela, las más hermosas de aquel tiempo.

Don Francisco, primogénito, fue caballero muy acertado, de grande gobierno y prudencia, cuyo parecer era muy estimado entre la gente principal y noble, a quien el dicho don Garcerán, su padre, dejó las baronías de Cirat, Pandiel y el Tormo.

Todos los demás hijos del dicho don Garcerán Carroz hicieron sus casas aparte y la cabeza de todos fue el don Francisco Carroz, por ser hermano mayor.

Casó el dicho don Francisco Carroz con doña Damacia de Moncada, hija de don Guillem Ramón de Moncada y de doña Constanza Bou. Tuvo un hijo varón que se llamó don Hilario Carroz, Baile General de la Ciudad de Valencia, y a doña Beatriz Carroz y doña Constanza Carroz, monja de San Cristóbal, y doña Laudomia Carroz, la cual casó con don Gaspar Mercader, Señor de Buñol.

Don Hilario Carroz, Baile General y Señor de las Baronías de Cirat, Pandiel y el Tormo, casó con doña Isabel Pardo de la Casta y tuvieron dos hijos varones y una mujer. El mayor fue don Bernardo Carroz; los otros, don Francisco Carroz y doña Damiana Carroz, que murió en su infancia.

Don Bernardo Carroz, Conde de Cirat y Baile General de la Ciudad de Valencia, del Hábito de Santiago, casó dos veces: la primera con doña Vicenta Villarrasa, y la segunda con doña Magdalena Martínez de Vera, y de entrambas murió sin sucesión, por lo que heredó don Francisco Carroz, hermano segundo.

Don Francisco Carroz, segundo Conde de Cirat, Veedor General del Reino de Valencia y Cabo Gobernador de las Compañías de Caballos de la Costa, Maestre de Campo de Infantería Española, por Su Majestad, Caballero del Hábito de Alcántara, casó con doña Teodora Arlés de Albonell, viuda de D... de Rojas, y tuvo dos hijos varones y tres hembras. El primogénito fue don Gui­llem Carroz; don Diego Carroz, que murió en infancia; doña Damiana Carroz, que casó con don Jusepe Calatayud, Señor de Agres, y doña Luisa Carroz, doncella.

Don Guillem Carroz, Caballero del Hábito de Nuestra Señora de Montesa y San Jorge de Alfama, Comendador de las villas de Ademuz y Castielfabid y sus aldeas, conjunto de su padre en el oficio de Veedor General y Cabo de las Compañías de la Costa, Maestre de Campo de Infantería Española por su Majestad, casó dos veces: la primera con doña Juana Milán, Señora de la Baronía de Masalavés, y la segunda con Doña... de Navarra, del Reino de Aragón, y de entrambas tuvo sucesión y en su infancia murieron.

Nobiliario Valenciano. Tomo I. Capítulo XIII. Del Conde de Cirat. Resumen pág. 195 a 207 de Onofre Esquerdo

***

Francisco Carrós, fue Cofrade perteneciente al Estamento militar o noble que desempeñaron los cargos de Mayordomo y Consejeros de la Cofradía de San Jaime de Valencia y los que acudieron a las Juntas, en 1484, 1485 y 1494.

Berenguer Carrós y Guillém Carrós fueron vecinos de la ciudad de Valencia en 1354­1373. Manuell Carrós fue vecino de Xátiva (Valencia) en 1421. Antón Carrós fue vecino de Segorbe (Castellón) en 1421.

A la casa de la villa de Felanitx (Mallorca), fundada por el Conde Cárroz, progenitor del linaje, pertenecían: en 1333, Ramón Carroz, Presbítero y Rector de la iglesia de Felanitx, y en 1463, Nicolás Carroz, que peleó contra los catalanes que se habían apoderado de Mahón.

Después se domicilió en Alcudia la familia Carroz, y por sus servicios fue declarada franca de derechos en virtud de Real privilegio de 14 de Octubre de 1525.

Otras casas y ramas de Cárroz hubo en Aragón y Cataluña, originarias de los primitivos solares del linaje. Una de ellas, en Aragón, entroncó con la familia Arvea.

En Aragón tuvo casas solares en la ciudad de Teruel, sus dueños Luys Cárroz y Luys Carroz; en Cariñena, su dueño Martín Carroz; en Cervera de la Cañada (Zaragoza), su dueño Miguel Carrós, (ambas en Zaragoza), sus dueños Anthón Carroz, Yust Cárroz; Yust Cárroz y Jayme Carroz, y en Cervera de la Cañada (Zaragoza), su dueño Miguel Carrós, documentadas en la Fogueración aragonesa de 1495, y en Maluenda (Zaragoza).

Juan Carroz, de Longares (Zaragoza), fue Cofrade de San Pedro Mártir de Ministros de la Inquisición en el reino de Aragón antes de 1616.

Joaquín de Carroz de Centelles y de Oras, Noble, Conde de Quirra, Barón de Centelles, Caballero de Santiago, obtuvo el título de Conde del Castillo de Centelles del Rey don Felipe III de Austria el 13 de Julio de 1599. Fue habilitado por el Brazo Militar en las Cortes del Principado de Cataluña, en 1599. Era hijo de Serafín Carroz de Centelles y nieto paterno de Luís de Centelles y de Escrivá, Barón de Centelles.

Guillén Carroz de Villarragut Artes de Albanell Pardo de la Casta y Mercader, Caballero, soltero, probó su limpieza de sangre para ejercer el cargo de Familiar ante el Santo Oficio de la Inquisición de Valencia, en 1639.

Bernardo Cárroz y Moncada, Caballero de la Orden de Santiago, le fue concedido el título de Conde de Villafranqueza, Grande de España, el 23 de Febrero de 1628.

José Carroz, natural de Valencia, probó su nobleza para ingresar como Caballero en la Orden de Calatrava en 1629.

Probaron su nobleza para ingresar como Caballeros en la Orden de Alcántara: Francisco Cárroz, natural de Valencia, en 1601, y Joaquín Carroz y Centellas, natural de Valencia, en 1636-

Fueron de la Orden de San Juan de Jerusalén: Carlos Cárroz, natural de Valencia, Caballero, en 1645; Vicente Carroz, natural de Valencia, Caballero, en 1608; Simón Carroz Pardo de la Casta y Vilaragut, Comendador de Torrente, Marqués de Carroz por gracia del Archiduque don Carlos Leopoldo, en 1707; Dionisio Carroz, natural de Valencia, religioso, en 1718; Vicente Carroz, en 1635, siendo Comendador de Horta, que otorgó poder en Tortosa para cobrar una cantidad que le debía Pedro Boil de Arenós, Señor de Borriol; siendo Comendador de Villel donó en 1647 a Nuestra Señora de la Fuensanta, de allí, una lámpara de plata y luego dos pequeñas arañas también de plata, y 1662 era Gran Castellán de Amposta, y José Pascual Carrós, Caballero, en 1775.

Pasaron a Brasil, Ecuador, Estados Unidos, México, Perú y Uruguay.


Armas


Las que traía el Conde Carroz, fundador del linaje, que estuvo con su nave ayudando al rey don Jaime en la conquista de Mallorca, Menorca y Valencia, y las que ostentan las ramas que de él proceden en Valencia, son éstas: De plata, y bordura de oro, con cuatro escudetes de plata con tres fajas de gules.

Estas armas traen los Marqueses de Mirasol.


Algunos interpretan el escudo anterior en esta otra forma: Algunos interpretan ese escudo en esta otra forma: De oro, con cinco escudetes puestos sotuer: el del centro, de plata liso y más grande que los otros, y los de los cantones, también de plata, con tres fajas de gules. 


Otros, según Francisco Piferrer, traen: En campo de oro, cinco escudetes de plata, uno cada cantón, cargado con tres fajas de sable, y uno sin fajas en el centro o abismo.


Los Condes de Cirat, usan: Escudo jaquelado de quince piezas de oro y azur. Bordura de gules con ocho aspas, de oro.


Los Carrós, de Valencia, traen: Escudo cuartelado: 1º y 4º, de oro pleno, y 2º y 3º, fajado de oro y sable.


Los Carroz, de Valencia, según Vicente de Cadenas, traen: En campo de sinople, una banda, de oro, engolada en dragantes, de gules.


Otros, en Cataluña y Valencia, usan: Escudo cuartelado: 1º y 4º, cuartelados a su vez con los cuarteles primero y cuarto, de oro, sin figuras y con los cuarteles segundo y tercero: fajados de tres piezas de oro y tres de gules, y 2º y 3º, de plata, con un león rampante de gules. 


Otros, en Cataluña y Valencia, usan: Escudo cuartelado: 1º y 4º, cuartelados a su vez con los cuarteles primero y cuarto, de oro, sin figuras y con los cuarteles segundo y tercero: fajados de tres piezas de oro y tres de sable, y 2º y 3º, de plata, con un león rampante de gules. 


Otros Carrós: Escudo cuartelado: 1º y 4º, cuartelados a su vez: primero y cuarto, de oro, y segundo y tercero, de oro, con tres fajas de sable, y 2º y 3º, en campo de plata, un león rampante, de gules, lengua de lo mismo, armado de sable.


Otros Carrós, traen: En sinople, un león armado de gules. Bordura dentellada de oro.


Los de la casa de Alcudia, en Mallorca, tienen: Escudo cuartelado: 1º y 4º, de oro, con dos fajas de gules, y 2º y 3º, de oro, sin figuras.


Otros Carrós, de Cataluña, usan: En campo de sinople, un león de oro, membrado y armado de gules. Bordura dentellada de oro.


Otros Carrós, de Cataluña, modifican la bordura: En campo de sinople, un león de oro, membrado y armado de gules. Bordura dentellada de sinople.

Los Carrós, de Cataluña, usan: En campo de plata, una mata de arroz con cinco espigas, arrancada, de sinople.

Otros Carroz, en Aragón, ostentan: En campo de oro, dos palos de gules. Bordura cosida de oro, con nueve leones rampantes de azur.

Otros Carroz, también en Aragón, usan: Escudo terciado en palo: 1º, en campo de oro, con cuatro palos de gules; 2º, campo de plata, con un árbol de sinople, y 3º, fajado de oro gules, de seis piezas; medio cortado de oro.

Otros Carroz: En campo de oro, un águila, de sable, con su ala diestra y garra siniestra, cargadas de una flor de lis de oro, y las del lado contrario igualmente cargadas de un roble de sinople.

Los Carroz-Arbea, de Aragón, según el Conde de Doña Marina, usan: Escudo en tres palos: 1º, en campo de plata; 2º, en campo de plata con un árbol de sinople, y 3º, partido en faja; el jefe fajado de seis piezas de oro; punta de oro.

Otros Carrós: Escudo partido: 1º, en campo de oro, cuatro palos de gules, y 2º, cortado: primero, en campo de plata, un laurel arrancado, de sinople, y segundo, cuartelado: primero y cuarto, de oro, con tres fajas de gules, y segundo y tercero, de oro.

Otros Carrós: Escudo cuartelado: 1º y 4º, cuartelados a su vez: primero y cuarto, de oro, y segundo y tercero, de oro, con tres fajas de gules, y 2º y 3º, en campo de plata, un león rampante, de sable.