Castillo

Versión de impresión

Noble y antiguo linaje de la montaña de Santander. Tiene su origen en la casa de Venero.

El linaje de Venero tenía su antiquísimo solar en el lugar de Castillo (hoy perteneciente al Ayuntamiento de Arnuero y partido judicial de Santoña), y de ese solar era Señor, en tiempos de don Bermudo I y de don Alfonso II, «el Casto», el Ricohombre de estos Monarcas Sancho Alfonso de Venero, verdadero progenitor del linaje que ahora nos ocupa, según se prueba en la siguiente genealogía.

Dicho Sancho Alfonso de Venero, Señor de la casa de Venero en el citado lugar de Castillo, fue, además de Ricohombre de los Reyes don Bermudo I y don Alfonso II, «el Casto», Capitán general del ejército del último, que entró en Galicia contra los moros que acaudillaba Mugai. Casó dos veces: la primera, con doña Teresa de Haro, y la segunda, con doña Elvira Fernández, y tuvo de ellas muchos hijos, de los que sólo nos interesa nombrar a los dos mayores, que fueron:

1º Sancho Juan Alfonso de Venero, que, como primogénitoto, heredó la casa de Venero, y

2º Alfonso de Venero Hernández, que fue el segundogénito y que sigue.

Este Alfonso de Venero Hernández fue Ricohombre del Rey don Bermudo I, fundó nueva casa en el mencionado lugar de Castillo y tomó el nombre de éste por apellido, abandonando el de Venero, por lo que se apellidó desde aquel momento Alfonso del Castillo Hernández, llamándose también su nueva casa, casa de Castillo. Fue ésta poco después contraria de la de Venero por la parcialidad de los bandos entre Giles y Negretes, de los que eran caudillos opuestos los Señores y parientes mayores de las casas de Venero y Ceballos (en esta última casó el fundador de la de Castillo); pero a pesar de tales diferencias, ni la casa de Venero desconoció a la de Castillo por hija, ni ésta dejó de mirar a la de Venero con el respeto y reverencia de madre, partiéndose entre ambas por igual los diezmos de la iglesia del lugar de Castillo y otros beneficios, prerrogativas y derechos. Casó Alfonso del Castillo Hernández, como se acaba de indicar, con doña Elvira Ceballos, de la casa de Ceballos, y este matrimonio produjo sentimiento en los deudos de aquél, no por la calidad de la novia, que era grande, sino por ser su padre cabeza de bando de los Negretes, mientras Sancho Alfonso Venero, padre de Alfonso del Castillo, lo era de los Giles. De la citada unión nacieron cinco hijos, sigue...

1º Juan Alfonso del Castillo, fue segundo Señor de la casa de Castillo y Adalid del Conde Fernán González, con el que avanzó por varias comarcas de Castilla al frente de un grueso ejército, derrotando a los moros en la batalla de Osma. Se halló en la toma de Segovia y fue uno de los primeros que entraron en la ciudad. Contrajo matrimonio, con doña Violante de Asturias, hija de los Condes de Noreña, y sigue...

2º Pedro del Castillo, que casó con doña Urraca Calderón y fundó en el lugar de Santibañez, del partido de Villacarriedo, una segunda casa de Castillo, de la que dimanaron otras del mismo linaje.

3º Juan del Castillo, valeroso Capitán.

4º Rodrigo del Castillo, y

5º Eylo (Luisa) del Castillo, que casó en la casa de Guevara.

De la casa de Castillo, del lugar de este nombre, dimanaron en la provincia de Santander, a más de las casas indicadas en la anterior genealogía, estas otras:

Las de la villa de Argoños y lugares de Rutuerto y de Liérganes, en el partido judicial de Santoña.

La de la villa de Noja, en el mismo partido de Santoña, que era casa grande solariega de fábrica antigua con muralla, foso, contrafoso, torres, cubos, almenas y escudo de armas sobre la puerta principal, y debajo del escudo esta inscripción, esculpida en piedra: «Casa y Solar de Castillo, Cabeza de Vando (le Negretes, Hermana de la que está sita en Castillo, de las cuales fue dueño Juan Alonso del Castillo y sucedió en esta su hijo Rui Díaz de Castillo». Como fueron varios los Señores de la casa del lugar de Castillo que se llamaron Juan Alfonso o Alonso del Castillo, no podemos precisar de cuál de ellos fue hijo el Rui Díaz de Castillo, que sucedió en la casa de Noia, pues la inscripción mencionada no aclara tampoco ese dato.

La de la villa de Colindres, en el partido judicial de Laredo, que tenía enterramiento propio en una capilla de su iglesia. La de la villa de San Vicente de la Barquera, que tenía lápida sepulcral en el convento de San Francisco.

La del Valle de Ruesga, en el partido judicial de Ramales.

Y las de los lugares de Castillo Pedroso, del partido judicial de Torrelavega, de Soto de la Marina, del partido judicial de Santander, y otras.

Las ramas que salieron de las casas del lugar de Castillo (Santander) y de la villa de San Clemente (Cuenca), difundieron el apellido por España.

A más de los Castillo que vivieron en Salamanca y Zamora, según queda referido anteriormente, hubo en dichas ciudades otras nobles líneas de este linaje

Otra tuvo su asiento en Medina del Campo (Valladolid) pasó a la Corte.

Otras se extendieron por toda Castilla la Vieja, y sus individuos probaron repetidamente su hidalguía ante la Real Chancillería de Valladolid.

Los Castillo establecidos en Vizcaya procedieron directamente de los solares de Santander y fundaron nuevas casas en el valle de Arcentales; en la Merindad de Arratía; en la anteiglesia de Castillo de Elejabeitia, dei partido judicial de Durango; en la de Abadiano, del mismo partido; en Elejabeitia, barrio de Durango, y en las Encartaciones.

También se extendieron los Castillo por Aragón, Soria, La Rioja y Navarra.

En Aragón tuvo casas solares en Caspe, sus dueños Matheu Castillo y Pere Castillo; en Villanueva del Huerva, sus dueños, Miguel Castillo, Stevan Castillo y Pascuala Castillo, viuda; en Fuendetodos, sus dueños Domingo Castillo y María Castillo, viuda; en La Puebla de Albortón, su dueño Pedro Castillo; en la ciudad de Zaragoza, sus dueños Rodrigo Castillo, Lope de Castillo, Miguel Castillo, Johan Castillo, Johan de Castillo, Blasco Castillo, Bernal Castillo y María Castillo; en Ricla, sus dueñas la viuda de Johan Castillo y la viuda de Pedro Castillo; en Abanto, su dueño Joan del Castillo; en Nuévalos, su dueño Joan del Castillo; en Calmarza, su dueño Joan del Castillo; en Munébrega, su dueño Martín del Castillo; en Atea, su dueño Colas Castillo; en Calatayud, sus dueños Jayma del Castillo y Martín del Castillo; en Tarazona, sus dueños Johan Castillo y Pedro Castillo; en Elra, su dueño Johan Castillo, Justicia; en Borja, su dueño Johan de Castillo; en La Almolda, su dueño Pere Castillo; en Tauste, sus dueños Anthón Castillo, Antón Castillo, Domingo Castillo y Lope Castillo; en Pintano, su dueño Johan de Castillo; en Alagón, sus dueños Johan Castillo, Colau Castillo, Miguel Castillo, Miguel Castillo y Juan Pérez Castillo; en Mequinenza (todo en Zaragoza), su dueño Johan de Castillo; en Almudévar, su dueño Domingo Castillo; en Junzano, su dueño Pedro Castillo; en Alcalá del Obispo, sus dueños Blasco Castillo, Johan de Castillo, Johan de Castillo, mayor, y Johan de Castillo, menor; en Jaca, su dueño Mossén Martín de Castillo; en Ascara, su dueño Miguel de Castillo; en Embún, su dueño Domingo Castillo; en Barós, su dueño Ximeno de Castillo, Honorable; en Jánovas, su dueño Pero Castillo; en Boltaña, sus dueños Joan de Castillo, menor, Antón Castillo, Joannot Castillo, Pedro Castillo, Jayme Castillo, Petro Castillo, Petro Castillo, menor, Sancho Castillo y Johan de Castillo; en Borau, su dueño Gil de Castillo; en El Pueyo de Jaca, sus dueños Domingo Castillo, Johan de Castillo y Pedro Castillo; en Arcusa, su dueño Johan Castillo; en Zaidín, su dueño Antoni Castillo; en Hecho, sus dueños Domingo Castillo, Pedro Castillo y Donesa Castillo, viuda; en la ciudad de Huesca, su dueño García Castillo; en Benabarre, su dueño Martín del Castillo; en Arén (todo en Huesca), su dueño Jaume Pérez del Castillo; en Oliete, su dueño Mossén Castillo; en Ejulve, sus dueños Domingo Castillo, Miguel Castillo y Pascual de Castillo; en Castellote, su dueño Domingo Castillo; en Molinos, sus dueños Joan de Castillo y Pascual de Castillo; en Alcorisa, sus dueños Domingo Castillo, Pero Castillo y Pascual de Castillo; en Valjunquera, su dueña María Castillo, viuda; en Alcañiz, sus dueños Andrés de Castillo, Jayme Castillo, Jayme Castillo, Jayme Castillo, Domingo Castillo y Pascual de Castillo; en Muniesa, su dueño Luys Castillo; en Palomar de Arroyos, sus dueños Johan Castillo, mayor, y Johan Castillo, menor; en Villel (todo en Teruel), su dueño Estevan del Castillo, y en Andorra, sus dueños Mossén Castillo, Vicario, Anthon de Castillo, Anthon de Castillo, Anthon de Castillo, Joan Castillo, Sancho Castillo, Alcaide, y Vertholomeo de Castillo, documentadas en la Fogueración aragonesa de 1495.

De Tauste pasaron sus líneas a establecerse en la ciudad de Zaragoza y de ella fue el Caballero de Santiago Doctor Micer Jaime del Castillo, que ingresó en dicha Orden en 1558; otra, en Villarreal de Huerva (Zaragoza), y a ésta pertenecieron el Oidor de la Audiencia de Zaragoza Sebastián del Castillo y Jordán y su hijo Manuel Alejo del Castillo y Navarro, natural de Zaragoza, Caballero de Calatrava, ingresado en 1758; otra, en la villa de Murillo de Gallego (Zaragoza), y otra pasó a la ciudad de Tudela, con rama en la ciudad de Corella, de la Merindad de Tudela (Navarra).

Otra casa aragonesa de Castillo radicó en la ciudad de Jaca (Huesca) y sus líneas se extendieron a Cataluña.

En Cataluña tuvo casas solares en la ciudad de Lérida, sus dueños Mossén Pere Castillo y Miguell Castillo, y en Torres de Segre (Lérida), su dueño Antoni Castillo, documentadas en la Fogueración catalana de 1553, y en Castelló de Ampurias (Gerona), documentada en 1519.

Una de sus líneas se estableció en Zaragoza y de ella fue el Caballero de Santiago, Doctor Micer Jaime del Castillo, que ingresó en dicha Orden en 1558; otra, en Villarreal de Huerva, del partido judicial de Daroca, y a ésta pertenecieron el Oidor de la Audiencia de Zaragoza Sebastián del Castillo y Jordán y su hijo Manuel Alejo del Castillo y Navarro, Caballero de Calatrava, ingresado en 1758; otra, en la villa de Murillo de Gállego, del citado partido judicial de Egea de los Caballeros, y otra pasó a la ciudad de Tudela (Navarra).

La casa de Soria, sita en el lugar de Lubia, tuvo igualmente línea en Navarra, en la villa de Valtierra,, del partido judicial de Tudela.

En la Rioja hubo casa de este linaje, en la villa de Viguera, del partido de Logroño, con línea en Llerena (Badajoz), de la que fueron el Caballero de Carlos III, Mateo del Castillo González Orduña, ingresado en dicha Orden en 1820, y sus hijos. José María y Manuel del Castillo Spinosi, también caballeros de Carlos III, ingresados en 1824 y 1836, respectivamente.

En Navarra moraron varias y distintas líneas en la ciudad de Tudela. Una dimanó directamente de la casa santanderina del lugar de Castillo; otra, como queda dicho, de la casa aragonesa de la villa de Tauste, y otra de la casa de la ciudad de Jaca. También procedió de la casa de Tauste la línea que vivió en la villa navarra de Corella. La de la villa de Valtierra fue originaria, según queda dicho, de la casa del lugar de Lubia (Soria).

Otra línea navarra tuvo asiento en la villa de Lerín, y de ella fueron Juan Antonio Castillo de las Peñas y Palacios, Secretario del Secreto de la Inquisición de Granada, donde se avecindó, y su hijo José Antonio Castillo de las Peñas y López de Heredia, natural de Granada y Caballero de la Orden de Santiago, en la que ingresó en 1747.

Berthomeu R. Castillo y Jacme Castillo fueron vecinos de Segorbe (Castellón) en 1421. Fueron Caballeros, Infanzones e Hijodalgos aragoneses en las Cortes de 1626: Juan Castillo, vecino de Mondot (Huesca), y Pedro Jerónimo Castillo, vecino de Zaragoza. Miguel de Castillo fue insaculado en la ciudad de Zaragoza en 1632.

En Madrid y pueblos de su provincia hicieron asiento muchas ramas y líneas de Castillo. El Licenciado José del Castillo, natural de la Corte y Alcalde y Oidor en la Audiencia de Sevilla. Casó con doña Mariana de Sotomayor, de la misma naturaleza, y fueron padres de Juan del Castillo y Sotomayor, que sigue, y  Gómez del Castillo Sotomayor, natural de Madrid y Caballero de Santiago, que en su esposa doña Antonia de Rojas, de igual naturaleza, tuvo a José del Castillo y Rojas, natural de Madrid, Maestre de Campo, General y Caballero de la Orden de Alcántara, en la que ingresó en 1650.  Juan del Castillo y Sotomayor, natural de Madrid, fue del Consejo de Su Majestad y Oidor de la Chancillería de Granada. Casó dos veces: la primera, con doña Francisca Machado, natural de Alcalá de Henares, y la segunda, con doña Claudia Verdugo de la Cueva, natural de Sevilla. Del primer matrimonio nació: Juan del Castillo y Sotomayor, natural de Alcalá de Henares y Caballero de la Orden de Santiago, con fecha 15 de junio de 1628. Del segundo matrimonio fue hijo: José del Castillo y Sotomayor, natural de Granada y Caballero de la Orden de Alcántara, en la que ingresó el 28 de Agosto de 1630.

De otra, con casas principales en la parroquia de Santa Cruz y entierro en la capilla mayor de esa iglesia, fue descendiente Juan Bautista López del Castillo y Rojas, progenitor de la familia apellidada Castillo Velasco, que pasó al Perú y a Chile.

En la villa de Colmenar Viejo hubo línea originaria de la casa del lugar de Castillo, en Santander, y algunos de sus descendientes se establecieron en Sevilla. Los Caballeros de Santiago, Antonio del Castillo y de los Ríos y su hijo Antonio Domingo del Castillo y Campero, ingresados en dicha Orden en 1639 y 1654, respectivamente, eran naturales de Sevilla; pero sus antecesores directos habían nacido y vivido en Colmenar Viejo.

En Valencia y su provincia radicaron otras dos líneas de este linaje: la de los Marqueses de Valera, de Fuente Hermosa y de Llanera, y la de los Marqueses de jura Real y Villatoya, Vizcondes del Castillo.

En 1873 era Marquesa de Fuente Hermosa y de Llanera y Condesa de Olocau doña Elia Francisca del Castillo y Vallés, y en la actualidad lleva el primero de esos títulos, en el que sucedió en 1902, doña Rosa Martínez del Castillo, Vizcondesa de Valdesoto, casada con José María Fernández de Peñaranda v Pascual de Medina.

En 1913 sucedió en el título de Marqués de Llanera Vicente del Castillo y Crespi de Valdaura, Maestrante de Valencia y esposo de doña Luisa de Arnedo y Assensi.

En 3 de Marzo de 1761 se hizo asiento de despacho de los títulos de Vizconde del Real Agrado y de Marqués de Casa Castillo a favor de Rodrigo del Castillo y Torre.

Por Real despacho de 17 de Septiembre de 1887 se concedió el título de Conde de Bilbao con grandeza de España a Ignacio Maria del Castillo Gil de la Torre Bustamante Cosio, nacido en Veracruz el 9 de Febrero de 1817, defensor de Bilbao, Teniente general y Ministro de la Guerra. Casó con doña Maria de la Torre Ortiz, de la que tuvo por hijo único y sucesor a Joaquín del Castillo y de la Torre, nacido en Madrid el 20 de Diciembre de 1866. segundo Conde de Bilbao, Grande de España y Maestrante de Valencia, que contrajo matrimonio con doña Joaquina de Salazar y Aguirre, natural de Deusto, naciendo de este enlace José María del Castillo y Salazar, natural de Madrid, tercer y actual Conde de Bilbao y Grande de España, y Francisco Javier del Castillo y Salazar, también nacido en Madrid.

Otra noble línea del linaje Castillo tuvo asiento en Cuevas de Vera (Almería).

También hubo rama de este linaje en Asturias, en la raya de León.


Armas


La casa del lugar de Castillo, en la Merindad de Trasmiera (Santander), trajo en un principio las armas de la casa de Venero, de la que era hija, y que se organizaron así: En campo de gules, un castillo de plata surmontado de una flor de lis del mismo metal, y delante de la puerta del castillo, y tapando a ésta, un árbol de sinople y dos perros de plata atados a su tronco con cadenas.

Estas mismas armas, con pequeñas variantes, estaban esculpidas sobre la puerta principal de la casa de Castillo de la villa de Noja (Santander), pues en un expediente de pruebas de la Orden de Santiago se dice acerca del escudo de esa casa: «Encima de la puerta se registra un escudo con un solo cuartel que contiene un castillo con una flor de lis encina; al pie, dos que parecen lobos (deben ser los perros) y un pino al lado, y debajo una inscripción que se lee así: «Casa y solar de Castillo, cabeza de bando de Negretes, Hermana de la que está sita en Castillo, de las cuales fue dueño Juan Alonso del Castillo, y sucedió en ésta su hijo Rui Díaz de Castillo».


En el expediente del Caballero de la Orden de Santiago Juan Antonio Fernández de Isla y Velasco, natural de Isla, de la Junta de Siete Villas, año 1769, constan las armas de Castillo, de Noja: En campo de sinople, un castillo de plata y un árbol de oro, y a la entrada del referido castillo dos lebreles atados, de plata, y a su remate una flor de lis de oro.


Los que radicaron en la anteiglesia de Castillo-Elejabeitia, de la Merindad de Arratia, traen: En campo de gules, un castillo, de plata, y dos perros de este metal atados a la puerta.


Otras casas santanderinas, hijas directas del lugar del Castillo, fueron modificando sucesivamente las armas primitivas. La propia del lugar de Castillo las sintetizó así: En campo de gules, un castillo, de plata.


La casa del lugar de Saro, trae: En campo de gules, un castillo de plata, sobre ondas de aguas de azur y plata.

En el expediente de pruebas del Caballero de Santiago, Ángel Miera y Castillo, constan estas armas acuarteladas con las de los linajes «Concha», «Ceballos» y otros.

También figuran en la primera partición del escudo partido que se ve en la capilla, hoy en ruinas, del exconvento de San Francisco, en la villa de San Vicente de la Barquera, y en la iglesia parroquial de Saro, en la capilla del lado de la epístola, al exterior. También constan en el barrio de Algudara, del lugar de Riba, del valle de Ruesga (Cantabria).


La casa del lugar de Retuerto, en Trasmiera, trae: En campo de plata, un castillo de azur y bordura de gules, con cinco flores de lis de oro.


Algunos del mismo solar de Retuerto, traen: En campo de plata, un castillo de azur y bordura de gules, con ocho sotueres de oro.


Otros, del mismo solar de Retuerto, traen: En campo de plata, un castillo de azur y bordura de gules, con cinco bezantes de oro.


Otras ramas santanderinas pusieron el castillo de su blasón sobre unas peñas, y así se ve en el escudo de la casa de Castillo, del lugar de Castillo Pedroso, traen: En campo de azur, un castillo, de plata, sobre una peña o roca del mismo metal.

Así las traen también las casas y ramas de Cuenca, Guadalajara, Madrid, Toledo, Salamanca y otras en Castilla; pero es de advertir que varias de ellas usaron, además, en distintas épocas, las armas primitivas.


Otras casas santanderinas pusieron el castillo de su blasón sobre unas peñas, y así se ve en el escudo de la casa de Castillo, del lugar de Castillo Pedroso, que ostenta: En campo de azur, un castillo de plata sobre una peña o roca parda.


Algunos Castillo, en Vizcaya, ostentan: En campo de azur, un castillo de oro puesto sobre una peña o monte de plata; bordura de gules, con ocho sotueres de oro.

Estas armas traen los de la villa de Villaro (Vizcaya), según Jorge de Montemayor.


Otros, de la Merindad de Arratía, también en Vizcaya, traen: En campo de oro, cuatro bandas de azur perfiladas de sable.


Otros, en las Encartaciones de Vizcaya, usan: En campo de gules, un castillo, de plata, acompañado de cuatro cabezas de moro.


La rama de Madrid, con línea en Perú y Chile, apellidada Castillo Velasco, ostenta: En campo de azur, un castillo, de plata.

Estas armas constan en la iglesia de Santa María, de Arcos de la Frontera (Cádiz).


Los Castillo que se establecieron en Asturias, en la raya de León, ostentan: En campo de oro, un castillo, de gules; bordura de sable, con cuatro bezantes, de oro, alternando con cuatro sotueres del mismo metal.


La casa de Castillo, de la villa de Tauste, del partido judicial de Egea de los Caballeros (Zaragoza), y sus líneas de Corella y Tudela (Navarra), traen: En campo de oro, un águila, de su color, coronada de sable.


Otros, con línea en la villa de Murillo de Gállego, del partido judicial de Egea de los Caballeros, ostentan: En campo de plata, un castillo, de sinople; bordura de gules, con ocho bezantes, de oro.

Estas armas constan en Molina de Aragón (Guadalajara).


Otros de Aragón, originarios de la casa de Tauste y ramas en Belchite, Zaragoza y Villamayor, traen: En campo de oro, un águila de su color explayada, sosteniendo en sus garras, un castillo, y en el centro de este, una cruz de Calatrava.

Estas armas traen los radicados en Belchite, Zaragoza y Villamayor.


Una de las ramas establecidas en Valencia, traen: En campo de azur, un castillo, de plata, sobre una peña o roca del mismo metal, acompañado de un creciente, de plata, puesto en jefe.


Otra rama de Valencia trae: En campo de plata, un castillo de gules, y brochante sobre el todo una banda de sable. Bordura de gules, con ocho bezantes de oro.

Estas armas figuran en el primer cuartel del escudo que contiene un expediente de pruebas de Montesa, relativo a los Castillo, Marqueses de Jura Real, que radicaron en Sueca, Gandia y Valencia.


Otra rama de Valencia trae: En campo de plata, un castillo de gules, y brochante sobre el todo una banda de sable. Bordura de sinople, con ocho bezantes de oro.


Radicado en Llerena (Badajoz): En campo de gules, un castillo, de plata, aclarado de azur.


Los Condes de Bilbao usan: En campo de azur, un castillo, de plata, terrasado de sinople, con cinco banderas de gules, y dos leones rampantes al natural, afrontados, uno a cada lado de la puerta del castillo.


Los de la Merindad de Trasmiera usan: En campo de sinople, un castillo de plata y dos lebreles atados a la puerta.


Radicado en México: En campo de azur, un castillo, de oro, sobre ondas de azur y plata.  


Los de Castillo Pedroso, según Juan de Mendoza, traen: En campo de sinople, un castillo de plata.


Los de Colindres (Cantabria) usan: En campo de azur, un castillo de plata, aclarado de gules, sobre una peña al natural.


En el expediente del Caballero de la Orden de Alcántara Juan Francisco de Lerma y Salamanca Castro y Gaona, natural de Burgos, año 1664, constan que en la iglesia parroquial de San Gil, en Burgos, las siguientes armas: En campo de azur, un castillo de oro. Bordura de sinople con ocho aspas de sable.


En el expediente del Caballero de la Orden de Alcántara Alonso de Castro y Maluenda, natural de Burgos, indica que la bordura es de plata con ocho aspas de azur.


En la iglesia de San Gil, de Burgos, constaban: En campo de plata, seis roeles de azur, puestos dos, dos y dos.


Otros de Burgos: En campo de sinople, seis roeles de azur, perfilados de sable.


Los de Castilla usan: En campo de gules, un castillo de oro y dos perros de plata encadenados a la puerta.


Los de Vizcaya, según Juan Carlos de Guerra, traen: En campo de sinople, un castillo de plata, certificado en 1734.

Estas mismas armas traen los del lugar de Castillo, de la Merindad de Trasmiera (Cantabria), según Juan de Mendoza.


Los de Castilla, según M. Jouffroy D'Eschavannes, traen: Escudo partido: 1º, en campo de gules, un castillo de oro, cerrado de azur, y 2º, en campo de plata, un árbol al natural, y el tronco retorcido de una sierpe de plata.


Los de Aragón y Cataluña, según Agustín de Loaysa. Juan del Corral y el Conde de Doña Marina, traen: En campo de oro, un castillo de sinople.

Estas armas traen los originarios de Borau y Jaca (Huesca).


Las ramas de Canarias traen: En campo de gules, un castillo de oro.


Los de Daroca y Villarreal de Huerva (Zaragoza) según Juan Félix de Rújula y Vaca, Cronista y Rey de Armas del Rey Don Alfonso XIII, y Gregorio García Ciprés traen: En campo de sinople, un castillo de plata y bordura de azur con ocho bezantes de oro.


Los Marqueses de Casa Castillo, según Vicente de Cadenas, usan: En campo de azur, un castillo, de plata, almenado, mazonado y aclarado de sable.

Los originarios de Saro (Cantabria), según Vicente de Cadenas, usan: En campo de azur, sobre terrasa de sinople, un castillo de oro, almenado, mazonado de sable y aclarado de gules, de cuyo homenaje salen cinco banderas de gules y a cuya puerta dan guardia dos leones, rampantes, de plata, afrontados.

Otros, en la Merindad de Trasmiera y en Alava, tienen: En campo de sinople, un castillo de plata, surmontado de una flor de lis de oro, y dos lebreles de plata atados con cadenas a la aldaba de la puerta del castillo.

Otros de Castillo Pedroso, según Juan de Mendoza, usan: En campo de sinople (otros de azur), un castillo de plata puesto sobre peñas de su color natural y dos lebreles de plata atados a las aldabas del castillo con traíllas arboladas y feroces, uno por cada lado. Timbrado el escudo con otro castillo y otros dos lebreles semejantes.

Otros de Burgos: En campo de gules, una banda de oro, perfilada de sable, engolada en cabezas de dragantes perfiladas de gules y sable. Bordura de gules con una cadena continua de oro.

En el solar de Quintano, de Salas de Bureba (Burgos), constan: En campo de gules, un castillo de oro, sobre peñas de sinople, y a los lados de ellas sendos lobos de plata, alzados sobre sus patas traseras.

En la fachada del gran edificio que antaño fue Abadía Colegiata, en Salas de Bureba, constan: Escudo cortado: 1º, en campo de gules, un castillo de oro, y 2º, en campo de plata, un árbol de sinople y un lobo de sable pasante. Bordura general con cuatro armiños.

Los de Granada usan: En plata, un castillo, de gules, con un palo, de sable, que viene de arriba y sale por la puerta del castillo. Bordura de gules con ocho bezantes, de oro.

Los originarios de Santander y radicados en Las Palmas y Madrid, según Vicente de Cadenas, usan: En campo de plata, un castillo, de gules, sobre rocas de plata, con un banda, de sable, que sale por la puerta. Bordura de gules con ocho bezantes, de oro.

Estas armas traen los Marqueses de Jura Real.

Los originarios de Santander y radicados en Las Palmas y Madrid, según García Alonso de Torres, usan: En campo de plata, un castillo, de gules, con un banda, de sable, que sale por la puerta. Bordura de gules con ocho bezantes, de oro.

Los que radicaron en la anteiglesia de Castillo-Elejabeitia, de la Merindad de Arratia, según el Doctor Labayru, traen: En campo de gules, un castillo de plata y dos perros de este metal atados a la puerta, con una orla con doce fajas azules y doce aspas en campo redondo.

Ese mismo escudo usan los Castillo-Beitia en la anteiglesia de Abadiano, de la Merindad de Durango.

Los que radicaron en la anteiglesia de Castillo-Elejabeitia, de la Merindad de Arratia, según José Antonio de Sangróniz y Castro traen: En campo de gules, un castillo de plata, con dos perros de plata atados a la puerta. Orla con doce fajas de azur y doce aspas de gules en campos redondos de oro.

Los Castillo o Gaztelu, de Castillo-Elejabeitia, según Estanislao Jaime de Labayru, tienen: En campo de sinople, un castillo de oro cercado de llamas y un perro atado con cadena de plata a la puerta del castillo. Bordura de gules, con ocho sotueres de oro.

Los de Elejabeitia usan: Escudo cuartelado: 1º, en campo de oro, cinco ramos de rosas con los tallos de sinople y las rosas de gules, puestos en aspa; 2º, en campo de plata, una palma de su color, puesta en palo; 3º, en campo de gules, un castillo de plata, y 4º, en campo de oro, dos lobos de sable, andantes y puestos en palo.

Otros, en Vizcaya, igualmente, traen: En campo de gules, un castillo de plata y dos leones de oro empinados a sus muros y afrontados. Bordura de gules, con ocho sotueres de oro alternando con dos fajas ondeadas de azur y plata.

Otros de Vizcaya, según Alonso Rodríguez de la Vega, traen: Escudo partido: 1º, en campo de oro, castillos blancos y de azur, y 2º, en campo de oro, un árbol de sinople con dos lobos de sable andantes.

Juan Alonso del Castillo obtuvo por los Reyes Católicos y por el Secretario de ambos, Hernando Alvarez de Toledo, en Sevilla, el 13 de Agosto de 1478: En campo de plata, un castillo de azur, aclarado de gules. Jefe de azur de tres luceros de oro.

Los de Canarias usaron: En campo de gules, un castillo de oro y dos lebreles de plata encadenados a su puerta. Bordura cosida de gules, con ocho sotueres de oro.

Estas mismas armas traen los apellidados Castillo-Olivares de Canarias.

Los de Alicante usan: Escudo cortado: 1º, partido: primero, en campo de gules, un castillo mantenido por dos leones, y segundo, en campo de azur, un ánsar, y 2º, fajado de ondas de plata y azur.

En el expediente militar de Carlos de Castillo y Campos, natural de Alicante, constan las siguientes armas: Escudo cortado: 1º, en campo de gules, un castillo de plata con dos leones de su color empinantes al mismo, uno a cada lado, y 2º, partido: primero, en campo de plata, un pato de su color, y segundo, ondas de mar de plata y azur.

Los de Tauste, Figueruelas y Zaragoza usan: Escudo cuartelado: 1º, en campo de oro, un castillo de sinople; 2º, en campo de oro, un león de gules; 3º, palos o bastones de Aragón de gules, y 4º, en campo de oro, un castillo de sinople.

Los de Daroca y Villarreal de Huerva (Zaragoza) traen: En campo de azur, un castillo de oro sostenido por dos leones del mismo metal, surmontado por una estrella de gules en la torre del homenaje.

Los de Zaragoza usan: En campo de azur, sobre un puente de plata de un arco, un castillo de plata, todo ello mazonado de sable y aclarado de azur.

La casa de la ciudad de Jaca, también en Aragón, y sus líneas de Tudela, de Navarra y de Cataluña, usan: En campo de oro, un castillo de sinople partido de oro, con los palos de Aragón de gules.

Los originarios de Murillo de Gállego (Zaragoza) usan: En campo de sinople, un castillo de plata. Bordura de sinople con ocho roeles de oro.

La de Cuevas de Vera (Almería) trae: En campo de gules, un castillo de oro puesto sobre una peña de plata moteada de sinople. Delante del castillo, a la siniestra de su puerta, un ciprés de sinople y dos lebreles de plata con manchas de sable, atados al tronco del ciprés con cadenas de sable.

Los originarios de Tirgo (La Rioja) y radicados en Zaragoza y Pamplona, según Vicente de Cadenas, usan: En campo de sinople, un castillo de oro, y saliendo por su puerta, un guerrero de plata, con una bandera de gules.

Los Marqueses de Villadarias usan: En campo de gules, una torre, de oro, donjonada y almenada y superada de una estrella, de plata. Bordura de gules con ocho flores de lis, de plata.

Los radicados en Soria, según Vicente de Cadenas, usan: En campo de gules, un castillo, de oro, con la torre diestra y sus muros derruidos.

Los de Navarra, según Francisco Gómez Arévalo de Villafufre, traen: En campo de gules, un castillo formal de plata, mazonado de sable, puertas y ventanas de azur.

Los del lugar de Castillo, de la Junta de Siete Villas (Cantabria) y sus ramas en Cascante y Tudela (Navarra), según Vicente de Cadenas, usan: Escudo partido: 1º, en campo de plata, una cruz flordelisada de gules; bordura de azur con ocho castillos de oro, y 2º, en campo de azur, un castillo de oro, acompañado en orla de siete estrellas, también de oro.

Los de Tudela y originarios del lugar de Castillo, de la Merindad de Trasmiera, según Juan Carlos de Guerra, usan: Escudo cuartelado: y 4º, en campo de plata, una cruz de gules y alrededor una bordura de azur con siete castillos de oro, y y 3º, en campo de azur, un castillo sobre la torre del medio una estrella y alrededor de ellos siete estrellas, todo de oro.

Estas armas constan en la prueba de nobleza ante los Tribunales Reales del Reino de Navarra de Sebastián Díaz de Ulzurrum, vecino de Tudela, año 1678.

En el "Libro de Armería de Navarra" aparecen las armas de Mossén Francisco del Castillo, Caballero de San Jorge, vecino de Tudela, y de Juan del Castillo, su hijo, vecino de Cascante, que son: Escudo cuartelado: y 4º, en campo de plata, una cruz floreteada de gules, y bordura para este cuartel de azur con ocho castillos de gules, y y 3º, en campo de azur, un castillo de gules, un lucero de oro en jefe, y bordura para este cuartel de azur con ocho luceros de oro.

Otros, según Gonzalo Argote de Molina, traen: En campo de azur, un castillo de oro con una bandera blanca.

José de Rújula y Escobal, Cronista y Rey de Armas del Rey Don Alfonso XIII, certificó el 23 de Enero de 1904 las siguientes armas. Escudo cuartelado: y 4º, en campo de azur, una cruz floreteada de oro, y y 3º, en campo de gules, un castillo de oro.

Otros, según Alonso Rodríguez de la Vega, traen: "Un castillo de oro en campo de gules y un león en campo de plata".

Otros, según Agustín de Loaysa, usan: En campo de sinople, un castillo de plata pasado de sable. Bordura de oro con ocho roeles de azur torneados.

Otros, según Agustín de Loaysa, traen: En campo de plata, un castillo de gules. Bordura de gules con roeles de oro.

Otros, según Agustín de Loaysa, usan: En oro, un castillo con dos perros atados.

Otros: En campo de azur, sobre ondas de azur y plata, tres islas, de sinople, y sobre ellas, tres torres, de oro, puestas en faja.

Otros: En campo de azur, terrasado de sinople, un castillo de plata mazonado y almenado, aclarado de sable, con dos leones de plata, rampantes y afrontados a ambos lados de la puerta y sumado su homenaje, de cinco cadenas de gules.

Otros, según Ave de Gracia, traen: En campo de gules, un castillo de plata con cinco almenas, sobre rocas pardas. Bordura de plata con seis rosas de azur.