Díaz

Versión de impresión

Apellido patronímico derivado del nombre de Día o Diego. De él existieron tantas familias que, por lógica natural, no tienen relación entre si. Es por tanto sumamente difícil concretar con total exactitud el punto de procedencia de su origen, aunque si podemos facilitar el dato de que los linajes mas antiguos que se conocen de este apellido provienen del reino de León, y fue de este lugar del que sus caballeros partieron para tomar parte en la Reconquista. Por tanto, podemos suponer que el tronco principal proviene de León.

Hay una rama de este linaje, la del Señorío de Molina, que parte de don Alfonso Díaz, uno de los trescientos caballeros cristianos que conquistaron la plaza de Baeza, en unión a los Condes de Lara. Fue el Conde Lara precisamente quien concedió a don Alfonso Díaz heredades y privilegios en la villa de Peralejos.

Son muy numerosas las ramas del apellido Díaz que probaron su limpieza de sangre y nobleza para poder ingresar en las Ordenes Militares, en las Reales Chancillerías de Valladolid y Granada, así como la Real Audiencia de Oviedo. Los de este linaje cuentan como títulos nobiliarios con los del Marquesado de Castro Jarillos (1797), de Dilar (1886), de Fontanar (1732), y de Villarvel Viestre (1786), así como el Condado de Malladas (1885).

Uno de los Díaz mas célebre es, sin duda, Rodrigo Díaz de Vivar, el famoso "Cida Campeador". La figura de don Rodrigo Díaz de Vivar es harto conocida para que hagamos aquí hincapié en su biografía, pero bajo el punto de vista genealógico es una ejemplo claro de la formación de apellidos patronímicos y su complemento con toponímicos: El padre del "Cid" era el conde don Diego Laínez. Del "Diego" de su padre forma el apellido "Díaz" y a este sigue el "de Vivar", pero este se refiere al lugar de nacimiento, el castillo de Vivar, en la villa del mismo nombre, propiedad de su padre, el conde, en la provincia de Burgos. Por tanto, el Diego paterno se convirtió en el Díaz de su hijo. También hay que hacer una observación: Vivar, como apellido existe y es un linaje que proviene de la provincia de Burgos, del lugar del mismo nombre y que se encuentra extendido en ambas Castillas. Pues bien, algunos autores lo hacen proceder del Cid Campeador, algo que carece del menor fundamento ya que en la época en que vivió don Rodrigo Díaz no era todavía transmisible los apellidos y ahí su propio  caso que llamándose él Díaz, su padre era Laínez. Aparte de lo anterior, el escudo del linaje Vivar es absolutamente distinto no sólo al de Díaz sino al particular del "Cid Campeador". Quede, pues perfectamente claro que, los Díaz nada tienen que ver, ni existe unión alguna, con aquellos que ostentan el apellido Vivar.


Armas


Los de Asturias y León, traen: En campo de plata, un león rampante, de gules, llevando en su garra diestra un bastón, de oro, perfilado de sable; bordura de gules, con cinco flores de lis, de oro. 


Los de Burgos y Palencia, traen: En campo de plata, una cruz, de gules, floreteada, y cargada de cuatro veneras, de oro.


Los de Santander, Salamanca, Murcia, Lorca y Velez-Rubio, traen: En campo de oro, un águila, de sable; bordura de plata, con ocho flores de lis, de azur.


Otros traen: Escudo cuartelado: 1º y 4º, en campo de azur, una estrella, de oro, con el rayo de abajo mas largo que los otros, y 2º y 3º, en campo de gules, una torre, de plata.


Los de Peralejos, en el Señorío de Molina, traen: En campo de gules, una cruz flordelisada de plata, acompañada de cinco estrellas de oro, una en cada hueco de la cruz y otra en el jefe.


Los de Aragón, traen: En campo de oro, tres bandas, de azur.


Otros de Teruel, traen: En campo de azur, un cometa, de oro.


Los de Nicaragua, traen: En campo de plata, tres cabezas de moro, mal ordenadas, goteando sangre.


Otros de Castilla, traen: En campo de oro, un águila, de sable, acompañada de dos puntas de lanza, de azur.


Otros de Asturias, traen: En campo de azur, tres bandas, de plata, acompañadas de diez estrellas, de oro, puestas una, cuatro, cuatro, una.


Otros de Santander y Galicia, traen. Escudo cuartelado: 1º y 4º, en campo de azur, una estrella, de oro, y 2º y 3º, en campo de plata, un árbol arrancado, de sinople.


Otros de Cantabria, radicados en Venezuela, traen: En campo de oro, una cruz recortada, de gules, cargada de cuatro cabezas de moro, una en cada brazo.


Otros radicados en Orense, pasados a Quito, Ecuador, traen: Ajedrezado de oro y azur.


Otros originarios de Requena, Valencia, traen: En campo de gules, una barra, de oro.


Otros radicados en Cuenca, traen: En campo de plata, tres fajas, de gules; bordura de gules, con ocho aspas, de oro.


Los de San Vicente de la Barquera, en Cantabria, y los de Lorca, en Murcia, traen: En campo de gules, un lucero, de oro; bordura de plata, con ocho armiños, de sable.


Los que se establecieron en Baeza, traen. En campo de gules, un sotuer, de oro; bordura cosida de gules, con ocho sotueres, de oro.


Los de Magallón, en Zaragoza y Alfaro en La Rioja, traen: En campo de gules, un castillo, de plata, cargado de una bandera, de oro, cuya asta llega hasta la punta del escudo, donde la tienen asida dos brazos armados, de plata.


Otros de Valencia y Aragón, traen: Escudo cuartelado: 1º y 4º, en campo de azur, un cometa, de oro, y 2º y 3º, en campo de plata, un árbol, de sinople. 


Otros de Huerta de Valderrabanos, en Toledo, traen: En campo de oro, una estrella, de azur.


Otros traen: En campo de oro, dos lobos, de sable, linguados de gules; bordura de gules, con cinco sotueres de gules.


Otros traen: Escudo cuartelado: 1º y 4º, en campo de azur, un sol, de oro, y 2º y 3º, en campo de plata, una flor de lis, de azur.


La casa de Albarracín y varias ramas en poblaciones de Aragón, traen: En campo de oro, un árbol de sinople, acostado de dos zorros, de su color, empinados al tronco.