García

Versión de impresión

Apellido patronímico, derivado del nombre propio de Garci o García. En el idioma godo, significaba "Príncipe de vista agraciada". Se ha presentado la duda si el apellido García tuvo su origen en Euskalerría. Menéndez Pidal dice: "El nombre vasco García es ya citado en los años 789 y 791 en Castilla. La reina Jimena de León, antes princesa navarra, lo introdujo en Castilla. Uno de sus hijos se llamó García, nombre introducido en Occidente por influencia navarra. En esta época hubo numerosos emigrantes vascos que se establecieron en Asturias y León, formando núcleos de entronque vasco, y aunque perdieron sus características originarias, conservaron sus nombres". Ante la invasión árabe, muchas familias de Castilla, Aragón y Vasconia, huyeron. Tan grande fue la desbandada y tan confusa que se llegó a perder el contacto familiar y los niños olvidaron hasta su nombre. Motivo por el que gran cantidad de ellos eligieron el de García, lo que hizo popular el dicho: "Quien nombre no tenía, García se ponía". Lo anterior se refiere al nombre. ¿Y el apellido? ¿Efectivamente es vasco? García procede de Hortza, Artza, Baartze o Hartze, Es oriundo de Iparralde, lugar donde se aspira la "h", es un sonido parecido a la "g", por esto se aplicó dicha letra por los amanuenses y como no sabían pronunciar la "tz" sufrió muchas variaciones en su escritura.

El apellido García está muy extendido por la Península y América.  

Muchos de los caballeros que lo ostentaron desde remotos tiempos tuvieron la dignidad de Ricohombres.

Muchas de las numerosas casas del apellido García no tuvieron igual origen ni proceden de un mismo primitivo solar y tronco. Por el contrario, son tan varias y dispares sus procedencias que no existe entre la mayoría de ellas ningún vínculo de parentesco, ni la mas leve y primitiva comunidad de sangre pues, la coincidencia de apellidarse de igual modo, queda plenamente explicada con la antigua y generalizada costumbre de convertir en apellido patronímico el nombre propio de un antecesor.

Uno de los primeros varones apellidados garcía, de que se tiene noticia, fue Ramiro García, Potestad y Gobernador por los años 843. En 981 florecieron Nuño García y Fortún García, este último Señor de la Torre de Tovar; Sancho García fue Conde de Castilla en el siglo X.

Varias familias de este apellido proceden de Garci-Jiménez, el héroe de la reconquista de Aragón, que ganó Ainsa, donde fortificó tomando el nombre de Rey de Sobrarbe. 

Tres hermanos García se señalaron en la defensa de la ciudad de León, la primera vez que la tomaron los moros y que fueron los últimos en abandonarla cuando se hizo imposible la resistencia. Separándose estos tres hermanos al salir de León, uno se dirigió hacia Balisa, otro radicó en el barrio de Armentero y el tercero, se estableció en el barrio de Ribela en Modino. A los tres se les considera progenitores de muchas familias García que se extendieron por toda España.

De Aragón, pasaron los García a Mallorca, en tiempos de la reconquista de aquella isla, siendo uno de los primeros caballeros, Sancho García, que acompañó al rey don Jaime I "el Conquistador", en la citada empresa. Este monarca le asignó en el reparto general, en premio a sus servicios, el "raal" Benhahuhut, de doce yugadas.

Cuando en el año de 1285, el rey don Alonso III de Aragón ocupó la isla de Mallorca, un García era capitán de su ejército.

Entre los pobladores del Reino de Valencia aparecen de este linaje en los censos de las poblaciones y años que se indican: Silla en 1248-1260, Gandia en 1259-1291, Pobla de Benifassà en 1262, Penàguila en 1270-1295, Cocentaina en 1290-1295, Alcoi en 1296-1314, Oriola en 1300-1314, Montcada en 1319, Alcúdia de Carlet en 1337, Xèrica en 1343-1369, València en 1354-1373, Pina de Montalgrao en 1366, en Ador, Alquería del Marqués (Gandia), Gandia y Palma de Gandia en 1373, en Ademús, Begís, Benifaió, Benifaraig (Horta de València), Benimaclet (Horta de València), Burjassot, Cabanes, Càlig, Camí Massarrojos (Horta de València), Samí St. Julià (Horta de València), Canet lo Roig, Castellfabib, Massamagrell, Montcada, Museros, Onda, Pobla de Farnals, Sant Jordi, Sant Mateu, Silla, Torrent, Traiguera, Xirivella y Xulilla en 1379, en Benissa, Dénia, Polop, Teulada y Xabia en 1381, en Alpont, Castellfort, Coratxà, El Boixar, Forcall, Fredes, La Iessa, Morella, Olocau del Rey y Villafranca del Maestrat en 1396, en Castelló de la Plana en 1398, en Alzira y Sueca en 1399, en Alacant, Benigànim, Bocairent, Castelló de la Ribera, Ibi, L'Olleria, L'Enova, Montfort, Morvedre, Ontinyent, Penàguila, Sogorb, Vint-i-cinq (terme de Xàtiva), Xàtiva y Xixona en 1421, en Lliria en 1427, en Algemesí y El Toro (terme d'Alzira) en 1433, y en Borriana en 1481.

Arnaldo García, en el año 1521, prestó todo su oro y plata para atender a las necesidades de la isla. Por pertenecer a la clase noble fue muy perseguido por los comuneros.

El doctor Juan García sirvió al emperador Carlos V en la pacificación de la isla de Menorca, durante las comunidades. Ignacio García, doctor en ambos Derechos, hijo del anterior, sirvió al mismo monarca con tres hombres armados, pagados y mantenidos a su costa, con quienes pasó a la malograda jornada de Argel. En la época de los comuneros fue consejero por la clase de ciudadanos. Siendo capitán a guerra de la villa de Buñola, en cuyo distrito existe su casa solar, llamada "Son Ignaci García", que después perteneció a los Zafortezas, expuso muchas veces su vida peleando contra los moros de la costa. En uno de los desembarcos de Sóller, obtuvo una gran victoria, dando muerte al caudillo de los turcos. Su hijo, Antonio García, y su nieto, Felipe García, fueron también capitanes a guerra de Buñola y tenientes de la artillería del reino de Mallorca.

Del apellido García hubo varias casas en Mallorca. En una de ellas sucedió la de Fortuny y en otra la de Brondo, por Juliá. En la villa de Campos existe otra casa de este patronímico, a la que perteneció Pedro García, capitán de infantería.

En cuanto a la rama de Murcia dice Pedro Marote que entre los conquistadores y pobladores de la ciudad de Lorca figuraron Martín García de Álava, Pedro, Domingo y Gimén García, Gonzalo García Riga, Sancho García de Priego, Pedro García de Morote, y otros cuentos caballeros mas con este apellido. En pleitos de hidalguía de la Real Audiencia de Granada en el siglo XVI figuran Garcías que se trasladaron a Cartagena. 

Con el descubrimiento del Nuevo Mundo, muchos fueron los hombres y mujeres que cruzaron el Atlántico en busca de un nuevo horizonte y, en concreto, lo que portando el apellido García, extendieron su linaje por América. De una familia García de Cartagena hay línea en Chile, cuyo progenitor fue Bartolomé García vecino de Cartagena, casado con doña Ana Ortega.


Armas


Las casas García que radicaron en las ciudades de Murcia, Lorca y Requena  (Valencia), traían: En campo de oro, con un árbol de sinople sobre ondas de agua de azur y plata, sumado de una garza blanca, abiertas las alas y el pecho rajado. Al pie del tronco un león de su color echado; bordura partida: la mitad derecha, de oro, con ocho sotueres de gules y la mitad siniestra de gules, con ocho veneras de oro.


Otros de Valencia, traen: En campo de plata, un pavo real de su color, con la cola caída.


Los de Cáceres, Cuenca y Cartagena, traen: En campo de azur, un castillo de oro, sobre el que se ven tres garzas de plata, puestas en palo y con ademán de ir a parar al castillo.


Los de Galicia, Asturias y Burgos, traen: En campo de plata, una garza de sable, con el pecho rajado; bordura de gules, con este lema: "De García arriba nadie diga", en letras de oro.

Estas mismas armas traen los de Castilla la Vieja, León y Andalucía. Dichas armas constan en la casa número 17, de la calle Conde de Guadalhorce, de Arcos de la Frontera (Cádiz).


Una rama de Andalucía, trae: En campo de plata, una garza de sable, con el pecho rajado; bordura de azur, con ocho aspas de oro.


Los de Trasmiera y el consejo de Cangas de Tineo, traen: En campo de oro, una banda de gules.


Otro de la provincia de León, traen: En campo de gules, un león rampante de oro, coronado de plata. Que son las armas reales de aquel reino.


Los de Motilla del Palancar (Cuenca), traen: En campo de oro, dos garzas de plata, en actitud de vigilancia, surmontadas de una espada de plata, puesta en faja.


Según una certificación impresa, librada el 21 de diciembre de 1707, por el Cronista y Rey de Armas Alfonso de Guerra y Villegas, a favor de Antonio Lanza Trelles, algunos García de Candás, traen: Escudo cuartelado, 1º y 4º de gules, una mano apalmada de hombre, de oro, y en punta ondas de mar de azur y plata; y 2º y 3º de azur, un lucero de ocho rayos de oro.

Estas mismas armas traen algunos de Asturias, Burgos y los de Valdenoceda, de la Merindad de Valdivieso (Burgos), así como los de los valles de Buelna, Piélagos y Soba (Cantabria). Dichas armas figuran en la fachada del edificio de la Coral, de Torrelavega (Cantabria) y en Guisatecha (León).


Algunos García, de Navarra, del lugar de Baquemado, traen: En campo de plata, tres palos de gules.


Algunos García, de León, traen: Escudo jaquelado de plata y gules.


Los de Mallorca, traen: En campo de gules, tres castillos, de plata, bien ordenados.


En una piedra armera de la catedral de Barcelona: En campo de oro, un montículo de sinople sumado de una garza de sable.


Los de San Quirze del Río Pisuerga y los de Cantamuda (Palencia), traen: En campo de azur, seis garzas de plata, puestas en dos fajas.

Así se describen en el expediente de pruebas del Caballero de Alcántara José Antonio García Aguayo, originario de esta casa y natural de Herrera de Pisuerga (Palencia).

Dichas armas usaba Pablo García y Abella, Obispo de Calahorra y La Calzada (1833-1847).


Los de Castilla la Nueva, los radicados en La Habana y la rama García de Atenza, en el condado de Ribagorza y los de Benabarre, Huesca, Fraga, Zaragoza, Grisén, Uncastillo, Calatayud, Torrellas y Teruel, traen: En campo de gules, una garza de plata con las alas abiertas en actitud de iniciar el vuelo.

Estas armas traen los Condes de Baynoa, según Vicente de Cadenas, y el Obispo de Barcelona Martín García Puyazuelo.


Los del concejo de Corvera (Asturias), traen: En campo de sinople, dos leones rampantes y afrontados al natural; en jefe dos flores de lis, una de plata y otra de azur, retocada de plata.


Los de Benabarre y Barbastro (Huesca), traen: En campo de gules, una banda de oro acompañada en lo alto de una garza de plata.

Estas mismas armas usan los de Valdepeñas (Ciudad Real).


Los de Segovia y algunos de Málaga, traen: En campo de azur, una torre de plata de cinco almenas, puesta sobre tres gradas, con una puerta de dos hojas, abierta la una, y sobre las almenas, una estrella del mismo metal; acostada la torre de dos leones rampantes de plata, uno a cada lado.


Otros García de Atenza, en el condado de Ribagorza y los de Benabarre, Huesca, Fraga, Zaragoza, Grisén, Uncastillo, Calatayud, Torrellas y Teruel, traen: En campo de oro, un árbol de sinople, terrasado.


Otros García de Atenza en el condado de Ribagorza y de Benabarre, Huesca, Fraga, Zaragoza, Grisén, Uncastillo, Calatayud, Torrellas y Teruel, ostentan: Escudo terciado en faja: 1º, en campo de oro, un águila de sable coronada de oro; 2º, en campo de gules, una banda de plata; 3º, en campo de plata, un pino de sinople.


Otros García de Atenza en el condado de Ribagorza y de Benabarre, Huesca, Fraga, Zaragoza, Grisén, Uncastillo, Calatayud, Torrellas y Teruel, traen: Escudo partido en palo: 1º, en campo de gules, una torre de oro; 2º en campo de azur, una garza de plata y tres fajas ondeadas de plata, con tres cabezas de ave de sable.


Otros de Galicia, traen: En campo de oro, un árbol de sinople de una de cuyas ramas pende una celada con plumas de diversos colores; y sobre la copa del árbol, una garza al natural.


Los del solar de Alfoz (Lugo), traen: En campo de oro, una cruz flordelisada de gules; cortado también de oro, una banda de gules cargada con la salutación angélica "AVE MARÍA" en letras de oro.


Los del concejo de Carreño, los de la villa de Candás y los de la parroquia de Guimarán de Moncalvillo (Burgos), traen: Escudo cuartelado, 1º de oro, una garza de sable picándose el pecho y un globo terráqueo de azur a su lado; 2º de plata, un castillo de gules, cargada la torre central con un ángel con dos alas al natural, y a la puerta del castillo, un hombre armado con espada y rodela; 3º de plata, cinco cabezas de moro con sus turbantes puestas en sotuer; y 4º de gules, una espada desnuda de plata puestas en faja, acompañada de tres morriones o celadas de acero con viseras y plumaje, dos en lo alto y una en lo bajo; bordura de plata con veinticuatro escudetes de sable.


Los de Alicante, traen: En campo de sinople, un castillo, de plata sumado de una garza, de sable.


Otros traen: En campo de oro, saliendo de ondas de azur y plata, una cabeza de sierpe de sinople, acompañada de cuatro cabezas de sierpe de sinople puestas en dos fajas y afrontadas dos a dos.


Otros de León, traen: En campo de azur, sostenido de un monte de oro, un castillo donjonado, de oro, almenado y aclarado de sable, surmontada de tres estrellas de seis puntas de plata, puestas en faja, superadas, a su vez de una cartela acostada y al natural de plata, con la leyenda "GRATIA DEI" en letras de sable.


Otros de Andalucía, traen: En campo de gules, dos luneles de plata, puestos en faja.


Los de Cádiz, traen: En campo de plata, seis palomas posadas, de azur, membradas y picadas de oro, en dos palos.


Otros traen: En campo de azur, tres torres de oro, puestas en faja y cada una de ellas con una bandera de gules.


Otros de León, traen: En campo de azur, una torre de plata sumada de una bandera de gules y acostada a sus muros dos escalas, por la diestra y por la siniestra.


Los de Navafria, Segovia, traen: En campo de plata, dos cañas, de sinople, con hojas del mismo color.


Los de Castilla, traen. En campo de plata, cinco panelas, de azur atravesadas por una saeta, de sable.


Los de Campuzano, Liebana, Santander, traen: En campo de oro, dos lobos desollados y puestos en palo. Radicados en Santander, Madrid y Barcelona.


Los de Madrid, traen: En campo de gules, una mata arrancada, de oro. En jefe una mano de plata con una espada que la atraviesa.


Los de Extremadura, traen: En campo de gules, un castillo de oro, y atado a su puerta un lebrel, de sable.


Los vascos, traen: En campo de oro, un jabalí, de sable; bordura de plata con cuatro armiños, de sable.


Los de Soria y México, y los radicados en Rodiezno (León), traen: En campo de oro, dos jabalíes, de sable, puestos en palo.


Otros de México, traen: En campo de sinople, un lebrel al natural acollarado.


Los de Chile, traen: En campo de sinople, un brazo armado de sable con una espada de plata.


Los de la villa de Uncastillo del partido judicial de Sos, Zaragoza, traen: En campo de oro, cuatro palos de gules, y en la punta también de oro, con un castillo o torre de azur, y un animal parecido a un mico, sentado en sus almenas.


Los de la villa de Epila, Zaragoza, traen: En campo de plata, dos castillos de piedra uno mas alto que el otro y puestos en palo, aclarados de oro y acostados de seis flores de lis de azur, tres a cada lado y puestas en palo.

Juan Félix de Rújula y Vaca, Cronista y Rey de Armas del Rey don Alfonso XIII certificó a Eduardo Justo Tormo García Martí e Ibarra, natural de Falset (Tarragona) y originario de Olvés (Zaragoza), el 20 de abril de 1942, las anteriores armas.


Otros de Aragón, traen: Escudo cuartelado en cruz: 1º, de azur, con una garza de plata, 2º, de gules, con una banda de plata, 3º, de plata, con un árbol de sinople y 4º, de sinople, con cuatro barras de oro; el jefe de oro, con un águila de sable.


Los del lugar de Asiaín, del partido de Pamplona, traen: Escudo cuartelado: 1º, de oro, con dos vacas de gules, andantes y puestas en palo, 2º, de plata, con una peña de su color sumada de un ave de sable, 3º, de oro, con un caldero de sable y 4º, de gules, con cinco panelas de plata, puestas en sotuer.


Otra versión del anterior: Escudo cuartelado: 1º y 4º, de plata, con dos vacas de gules, andantes y puestas en palo, 2º, de plata, con un montecito sumado de un halcón, y 3º, de oro, con un caldero de sable.


Los de la villa de Larraga, del partido judicial de Tafalla, traen: En campo de azur, una banda de oro, engolada en bocas de dragones del mismo metal, acompañada en lo alto de un creciente de plata ranversado y en lo bajo de una estrella de oro.


Otra versión del anterior, modifica el campo quedando: En campo de gules, una banda de oro, engolada en bocas de dragones del mismo metal, acompañada en lo alto de un creciente de plata ranversado y en lo bajo de una estrella de oro.


Los de la parroquia de Soto y villas de Cangas de Onís y Llanes, traen: Escudo cortado: 1º, de plata, con tres pinos de sinople, bien ordenados, y 2º, en campo de azur, un león rampante de plata.


Los del lugar de San Miguel del Campo, en Orense, traen: En campo de plata, diez panelas de gules; bordura de azur, con un cordón de San Francisco, de plata.

Así constan en el expediente de pruebas de nobleza del Caballero de Calatrava, Antonio García Rodríguez de Santa María, originario de esta casa.


Los de la villa de Monterrey, Orense y la ciudad portuguesa de Chaves, traen: En campo de oro, un león de gules, y dentro del campo, en situación de orla, ocho sotueres del mismo color.


Otros de Castilla la Vieja, León y Galicia, traen: En campo de azur, una garza de oro con las alas abiertas y mostrando el pecho rajado y herido; bordura de oro en su mitad diestra, con ocho sotueres de gules y, de gules su mitad siniestra, con ocho veneras de oro.

Estas mismas armas trae la familia que moró en Abidueiras y Mondoñedo (Lugo).


Los del lugar de Barrillos, del partido judicial de La Vecilla, León, traen: Escudo cuartelado: 1º y 4º, de gules, con un león rampante de oro, 2º y 3º, de oro, con una flor de lis de gules.


Otros de Arévalo, Ávila, traen: Escudo cuartelado: 1º y 4º, de azur, con un milano o cuervo de sable, volando y coronado de oro, y 2º y 3º, de oro, con tres panelas de gules bien ordenadas.


Los de la merindad de Trasmiera, traen: En campo de plata, un castillo de piedra y dos perros de sable atados con cadenas de hierro a una argolla de la puerta, encontrados y vueltas las cabezas, mirando hacia atrás.

Estas mismas armas usaron algunos García del Concejo de Lébana y del valle de Toranzo, según testimonio de Miguel de Salazar. También traen estas armas los de Arnedo, del valle de Valdebezana y los de Cenegula (ambas en Burgos), según Jorge de Montemayor.

Dichas armas usaron algunos de San Felices de Buelna (Cantabria) con las cadenas de oro.


Otros García de las montañas de Santander y los de la Alcarria (Guadalajara), según Francisco Lozano, traen: En campo de azur, una cruz de oro, como la de Calatrava; bordura de plata, con ocho sotueres  de gules.


Los de la villa riojana de Cornago, traen: Escudo cuartelado: 1º y 2º, de oro, con un castillo de gules, sumado de una bandera de plata cargada de un menguante de oro e inclinada, la del primer cuartel hacia la izquierda y la del segundo hacia la derecha, encontrándose las dos en la línea de división, 3º, de plata, con un árbol de sinople y al pie del tronco un lobo de sable atado a este con una cadena, y 4º, de azur, con trece estrellas de plata puestas una, tres, tres, tres, tres.


Los de Laguna de Cameros (La Rioja), y los radicados en Zafra (Badajoz), traen: En campo de gules, una garza de oro, abiertas las alas y el pecho rajado; bordura de oro, con ocho panelas de sinople.

Estas armas concedió Juan Félix de Rújula y Vaca, Cronista y Rey de Armas del Rey don Alfonso XIII, a Manuel García de Olalla Nieto, nacido en Barcelona el 20 de enero de 1900, el 7 de enero de 1954, alos apellidados García y después García San Pelayo.


Otros de La Rioja, traen: En campo de oro, dos lobos de sable puestos en palo.


Los de Portugal, traen: En campo de plata, tres leopardos de gules, armados de azur y puestos en palo.


Los de Arnedo, en La Rioja, traen: En campo de plata, dos palos de azur cargados cada uno de tres veneras de oro.


Los de Sariegos, en León, traen: En campo de oro, dos cabríos de gules acompañados de tres estrellas de azur, puestas dos y una.


Los de Cubillos del Sil, en León, traen: En campo de gules, tres lebreles corriendo, de plata y puestos en palo, cada uno con una liebre en la boca, de oro; bordura de azur.


Los de San Ramón de Camero, traen: Escudo partido: 1º, de plata, con una torre de azur, 2º, de oro, una cruz paté de gules.


Los de León, pasados a Canadá, traen: Escacado en cinco ordenes de plata y azur.


Los de Cabrejos del Campo, en Soria, traen: En campo de azur, tres abejas de oro, bien ordenadas.


Los de Cáceres pasado a Hispanoamérica, traen: En campo de gules, una garza de oro vigilante; bordura de plata con tres lises de azur en jefe.


Los radicados en La Antigua y Carrizo, en León, traen: En campo de plata, ocho escudetes de gules en dos palos de a cuatro.


Los del valle de Mena, en Burgos, pasado a Chile, traen: En campo de sinople, una cruz trebolada, de plata, acompañada de cuatro lises del mismo metal una en cada cantón.


Los de Benavente, en Zamora, traen: En campo de oro, dos palmas de mano, de gules, goteando sangre y puestas en faja.


Los de Tordesillas, en Valladolid, traen: En campo de oro, dos leones rampantes, de gules, puestos en faja; el jefe de plata, con una panela de gules.


Los de Galicia, traen: En campo de plata, una garza de sable al natural; el jefe de gules, con una corona, de oro.


Los Marqueses de la Atalaya Bermeja y otros de Galicia y Castilla, traen: En campo de azur, una garza de oro, en pie, con las alas abiertas, mostrando el pecho herido, de gules.


Otros de Galicia, traen: En campo de sinople, una torre, de plata, almenada, y dos garzas sobre ella.


Los del País Vasco, traen: En campo de plata, una garza de sable.


Originario de Medina de Pomar (Burgos): En campo de sinople, cinco bandas, de oro.


Los originarios de Motilla del Palancar (Cuenca), usan: En campo de azur, una garza de plata, con las alas y las patas abiertas y con el pecho cargado de gules.

En el Palacio de los Condes de Santa Olalla, en la calle Muñoz Chaves, de Cáceres, constan las anteriores armas.


Otros, también en Aragón, Castilla la Nueva y Andalucía, ostentaron: En campo de plata, una garza de sable, con el pecho rajado y sangriento, y las alas abiertas como para remontar el vuelo. Bordura de azur, con ocho sotueres de oro.


José de Rújula y Ochotorena, Cronista Rey de Armas del Rey don Alfonso XIII, certificó las siguientes armas a Juan Climanco Varela de Limia y García, el 5 de abril de 1920: En campo de plata, una garza de sable, rajado el pecho de gules. Bordura de gules, con ocho sotueres de oro.


Los de Merindad de Castilla la Vieja, según Diego de Soto y Aguilar, traen: En campo de azur, una garza de plata. Bordura de gules, con ocho aspas de oro, por haber figurado sus antepasados en la conquista de Baeza.


Otros: En campo de azur, una garza de oro. Bordura de oro, con ocho sotueres de gules.


Según Juan Baños de Velasco, otros aragoneses, usaron: Escudo cuartelado en cruz: 1º, de azur, con tres garzas de plata, 2º, de gules, con una banda de plata, 3º, de plata, con un árbol de sinople y 4º, de gules, con cuatro barras de oro; el jefe de oro, con un águila de sable.


Los de Torrellas (Zaragoza), usan: Escudo cuartelado: 1º y 4º, tres barras, y 2º y 3º, un tronco. Bordura con ocho castillos.


En la villa de Espronceda, de la Merindad de Estella (Navarra), constan: Una flor de lis surmontda de un creciente ranversado y jaquelado.


Otros, traen: En campo de plata, una garza de sable, con el pecho rajado; bordura de oro, con este lema: "De García arriba nadie diga", en letras de sable.


Juan Félix de Rújula y Vaca, Cronista y Rey de Armas del Rey don Alfonso XIII, concedió a Alejandro Caballero García y Barba de Figueroa, el 7 de octubre de 1971, las siguientes armas: En campo de oro, una garza de sable, con el pecho rajado.

Timbre en azur con letras de oro este lema: "De García arriba nadie diga".


Otros: En campo de oro, un águila de sable rajándose el pecho. Bordura de oro cargada de este lema "De García arriba nadie diga".


Otros: En campo de plata, un águila de sable explayada rajándose el pecho. Bordura de azur cargada de este lema en oro "De García arriba nadie diga".


Otros: En campo de plata, un águila de sable explayada rajándose el pecho. Bordura de gules cargada de este lema en oro "De García arriba nadie diga".


En Prio, del valle de Val de San Vicente, procedente de Casamaría, del valle de Las Herrerías (Cantabria), y en los Bayos y Omaña (León) constan: Escudo cuartelado, 1º y 4º de gules, una mano apalmada de hombre, de carnación, y en punta ondas de mar de azur y plata; y 2º y 3º de azur, un lucero de ocho rayos de oro.


Una casa de Zafra (Badajoz) con ejecutoria de hidalguía, certificada en 1767 por el Cronista y Rey de Armas Ramón Zazo y Ortega, y los originarios de la Merindad de Trasmiera (Cantabria) así como los radicados en La Rioja, según Enrique de Leguina y Vidal y Francisco Zazo y Rosillo, traen: Escudo cuartelado, 1º y 4º de gules, una mano apalmada de hombre, de plata, y en punta ondas de mar de azur y plata; y 2º y 3º de azur, un lucero de ocho rayos de oro.


En la casa palacio de Tarriba, llamada de San Jorge, en San Felices de Buelna (Cantabria), constan: Escudo cuartelado: 1º y 4º, en campo de gules, una mano apalmada de plata naciente de los flancos, sobre ondas de azur y plata, y 2º y 3º, en campo de azur, un lucero de oro.


En la citada casa del palacio de Tarriba, también constan las siguientes armas: Escudo cuartelado: 1º y 4º, en campo de gules, una mano apalmada de plata naciente de los flancos, y 2º y 3º, en campo de azur, un lucero de oro.


Los de los lugares de Valdenoceda y de Arroyo, de la Merindad de Valdivielso (Burgos), usan: Escudo cuartelado: 1º y 4º, en campo de gules, una mano abierta, de plata, y debajo de ella ondas de agua de azur y plata, y 2º y 3º, en campo de azur, una estrella de oro.

Este mismo escudo ostentó la casa de García de la ciudad de Carrión de los Condes, en la provincia de Palencia, y los de Asturias.


Otros, según Agustín de Loaysa, usan: Escudo cuartelado: 1º y 4º, en campo de gules, una mano abierta de plata, y en punta ondas de mar de azur y plata, y 2º y 3º, en campo de azur, una estrella de oro de siete rayos, y abajo, una garza de plata como paciendo en sinople.


En el barrio de Trasvilla, del concejo de Escobedo, del valle de Carriedo, constan: Escudo cuartelado: 1º y 4º, una mano naciente del flanco izquierdo sobre ondas de agua, y 2º y 3º, un lucero de ocho puntas.


En el lugar de San Martín, del valle de Carriedo, y en el lugar de Iruz, del valle de Toranzo (Cantabria), constan: Dos manos apalmadas alternando con dos luceros.


En Trascastro, del concejo de Cangas del Narcea (Asturias), constan: Una garza picándose el pecho. Bordura con dieciséis aspas. Lema: "De García arriba nadie diga".


También en Trascastro constan: Una garza con herida en el pecho. Bordura con nueve aspas.


En Luanco, del concejo de Gozón (Asturias), en la calle de Atrás, constan: Un castillo y sobre sus almenas dos garzas picándose el pecho. Por orla, el lema: "De García arriba nadie diga".


En el barrio de la Colina, de la villa de Selaya, del valle de Carriedo, constan: Escudo cortado: 1º, una cruz latina siniestrada de una mano apalmada, y 2º, tres fajas.


En la villa de Caries (Cantabria) usan: En campo de azur, una garza de plata en un prado de sinople. Bordura de gules con ocho veneras de plata.


Los del valle de Reocín (Cantabria) usan: Escudo cortado: 1º, en campo de plata, una cruz flordelisada de azur, y 2º, en campo de azur, una garza de oro con heridas de sangre.


En el barrio de la Revilla, del lugar de Pumaluengo, del valle de Castañeda (Cantabria), constan: Seis garzas colocadas en dos palos y una leyenda "De García arriba, nadie diga".


En el Casar, de Collado, del valle de Cieza (Cantabria), constan: Escudo partido en cuatro particiones: 1º y 4º, un lucero, y 2º y 3º, una mano naciente sobre ondas de agua.


En el lugar de San Mateo, del valle de Buelna (Cantabria), constan: Escudo cuartelado: 1º y 4º, una mano naciente del flanco derecho y en punta aguas, y 2º y 3º, un lucero de siete puntas.


En el barrio de Villasuso, del valle de Anievas (Cantabria), constan: Un águila o garza explayada y coronada.


En el barrio de la Cotera, del lugar de Ontoria, del valle de Cabezón (Cantabria), constan: Una garza acostada de dos flores de lis y bajo ella ocho escaques. En el cantón inferior izquierdo una sierpe o "s".


En Laredo constan: Una garza explayada y coronada.


En Valdelugueros (León) constan: Dos leones rampantes y afrontados. En jefe una flor de lis.


Los de Cangas de Tineo y su rama en Cortas (Asturias), usaban: Escudo jaquelado, con doce jaqueles de plata y gules.


Los del concejo de Corvera (Asturias) traen: En campo de sinople, dos leones rampantes afrontados en su color natural, y en el jefe, una estrella de plata y otra de azur, perfilada de oro.


Los de las montaras de León, según Jorge de Montemayor, usan: Escudo jaquelado de quince jaqueles, ocho de plata y siete de gules.


También algunos de Galicia: En campo de plata, una garza de sable, al natural. Jefe de gules, con una corona de oro.


Los que tuvieron casa en el lugar de Barrillos (León), usaron: Escudo cuartelado: 1º y 4º en campo de gules, un león rampante de oro, y 2º y 3º en campo de oro, una flor de lis de gules.


Los radicados en Magaz de Cepeda (León): En campo de plata, cinco árboles de sinople, puestos en faja y surmontados de tres estrellas de azur.


Los radicados en Polvareda (León): Escudo cuartelado: 1º y 4º, en campo de azur, y 2º y 3º en campo de plata, un árbol de sinople.


En Castro del Condado (León) constan: En campo de azur, una encina de sinople arrancada, frutada en oro al igual que sus raíces y dos cabras empinadas y afrontadas.


En Almuzara (León) constan: Un árbol arrancado y dos cabras empinadas al tronco, una cada lado.


En Castrillo de los Polvazares (León) constan: Un árbol acompañado a sendos costados tronco por dos cabras o lebreles empinados y afrontados que se empinan sobre el tronco y parecen traer sus lenguas fuera.


En Astorga (León) constan: Un árbol arrancado y dos cabras empinadas al tronco, una cada lado. Bordura cargada de ocho veneras.


En Joarilla de las Matas (León) constan: En campo de azur, una encina de sinople arrancada y frutada a cuyo tronco se empinan dos cabras, todo sumado de cuatro veneras Santiago colocadas en dos palos de dos.


En Boñar (León) constan: En campo de azur, una encina de sinople, a cuyo tronco se empinan dos cabras, una a cada costado, todo va sumado de dos veneras de plata.


En la casa de la plaza de R. Luis San Tirso, a la entrada de Boñar, constan: Un árbol arrancado con fruto y raíces, y dos cabras empinadas al tronco. Encima dos conchas una a cada lado. En punta un sol.


En Cerulleda (León) constan: En campo de azur, una encina de sinople arrancada y frutada de oro, dos cabras, una en cada costado afrontadas y empinadas de plata, surmontado todo en la zona del jefe por dos veneras de plata.


En Congosto (León) constan: En campo de azur, una encina de sinople arrancada con raíces, frutada de oro y dos cabras empinadas, en la zona de la punta del campo trae cuatro veneras.


En Cerulleda constan: Dos leones rampantes y afrontados, sumados por una flor de lis.


Los de Burgos y Villadiego (Burgos), según Juan de Mendoza, usan: En campo de oro, un árbol de sinople y arrimado al árbol un jabalí.


Los de Salamanca: En campo de azur, un castillo de oro, sumado de tres garzas de plata.


Los originarios de Tordesíllas (Valladolid) y los radicados en Valladolid: En campo de oro, dos leones rampantes de gules, puestos en faja. Jefe de plata, con una panela de gules.


Los originarios de Valladolid y radicados en Madrid y Cuenca: En campo de sinople, ocho bezantes de oro, puestos en dos palos de a cuatro.


También algunos de Castilla: En campo de azur, una garza picándose el pecho de oro, manando sangre.


En la fachada de la casa número 12 de la calle de Correderra, y en la casa número 1 de la Plaza de María Auxiliadora, de Arcos de la Frontera (Cádiz), constan: En campo de plata, una garza de sable picándose el pecho y manando sangre.


Otros de Arcos de la Frontera: En gules, una garza de oro, con el pecho sangrante.


En la lápida sepulcral de Francisco García Ximénez de Poncerrada, adosada al muro de la iglesia de San Juan de Hita (Guadalajara), año 1614, constan: Un castillo y bordura con cinco estrellas.


Los de Santander usan: En campo de azur, una cruz de oro. Bordura de gules con ocho aspas de oro.


Los originarios de Santander, radicados en Estados Unidos: En campo de gules, un escudete de oro, cargado de una garza de sable.


Según Argote de Molina los García, de Toledo, que fueron Señores de la villa de Mejorada: En campo de plata, seis palomas de azur, puestas en dos fajas.


Según Miguel de Salazar los García, de Toledo, que fueron Señores de la villa de Mejorada: En campo de plata, seis garzas de azur, puestas en dos fajas.

Estos García de Toledo debían estar relacionados con los de la casa del lugar de San Quirce de Río Pisuerga (Burgos), por que las armas de aquéllos y de éstos son iguales, con la sola diferencia de que alteran los esmaltes.


Los de Valdeosera (La Rioja), según Jorge de Montemayor, usan: En campo de oro, una cruz de Jerusalén de gules, acompañada en los cantones de un castillo de azur surmontados de una flor de lis de azur.


Los originarios de San Román de Cameros (La Rioja): Escudo partido: 1º, en campo de plata, una torre de azur, y 2º, en campo de oro, una cruz paté de gules.


Los originarios de Alesón (La Rioja): En campo de plata, dos remos de azur, puestos en faja.


Los radicados en Briñas (La Rioja): En campo de oro, un león de gules.


Según Julio de Atienza las casas de García que radicaron en las ciudades de Murcia, Lorca y Requena (Valencia) traían: En campo de azur, un árbol de sinople, sobre ondas de agua de azur y plata, sumado de una garza de oro, abiertas las alas y el pecho rajado. Al pie del tronco un león de su color echado. Bordura partida: la mitad derecha de oro, con ocho sotueres de gules, y la mitad izquierda de gules, con ocho veneras de oro.


Los radicados en Ecija (Sevilla): En campo de plata, una garza de sable. Bordura de azur, con ocho torres de oro.


Los radicados en Lucena (Córdoba): En campo de plata, una garza de sable. Bordura de oro, con ocho veneras de azur, alternadas con ocho flores de lis de lo mismo.


En el Palacio de Santa Cruz, del barrio de Santa Cruz, del valle de Arcentales (Vizcaya), constan: Sobre ondas de agua una torre y cinco flores de lis situadas en jefe, tres en una fila y una a cada lado de la torre.


Los originarios de Molina y radicados en Murcia: En campo de oro, cinco hoces de su color, puestas en aspa.


Los radicados en Tarancos: En campo de plata, dos llaves de azur, puestas en aspa. Bordura de oro, con ocho roeles de gules.


Los originarios de Villaseca y radicados en Soria y Madrid: En campo de oro, una ballesta de gules.


Los de México: En campo de plata, un lebrel al natural, acollarado.


Otros: En campo de plata, una garza de sable, con el pecho rasgado de plata.


Otros: En campo de sinople, una torre de plata, almenada, y dos garzas sobre ella.


Otros: En campo de gules, una garza de plata, con las alas y las patas abiertas y con el pecho rasgado.

En Langreo (Asturias) usan: Escudo partido: 1º, dos leones rampantes, puestos en palo, y 2º, un guerrero con cota de malla, con una lanza al hombro.

En el expediente del Caballero de la Orden de Calatrava, Francisco de Paula Gómez de Terán y García de la Madrid, natural de Madrid, de 1744, constan: 1º, en campo de azur una garza de oro con el pecho rajado y ocho aspas rojas en campo de oro; 2º, ocho veneras de oro sobre rojo, y 3º, un león rojo sobre ondas de mar de azur y plata".

En La Lastra, del valle de Tudanca (Cantabria), constan: Escudo medio partido y cortado: 1º, en campo de plata, y bordura de oro cargada de sotueres de gules; 2º, en zampo de gules, ocho cruces floreteadas de sable, y 3º, en campo de azur, un árbol de sinople sobre ondas de mar con un león de gules empinante al tronco y una garza de plata sobre la copa, adiestrado de tres flores de lis de plata y siniestrado de cinco laureles de plata.

En la villa de Laredo constan: Una torre de dos cuerpos acostada de dos murallas, y en jefe cinco flores de lis, sobre ondas de mar.

En la famosa Casona, de Treviño, del concejo de Cosgaya (Cantabria), constan: Un águila explayada picándose el pecho. Bordura cargada de diecisiete escaques.

En el lugar de San Mamés, del valle de Polaciones (Cantabria), constan: Escudo cortado: 1º, en campo de azur, una banda de oro y sobre la banda una garza de plata, y 2º, en campo de gules, una cruz de plata con puntas como la de Malta.

En el barrio de Paramenes, del lugar de Viérnoles, del municipio de Torrelavega, constan: Escudo cortado: 1º, cuartelado: primero y cuarto, una mano naciente del flanco izquierdo, segundo y tercero, un lucero, y 2º, tres fajas.

En el barrio de Pumalverde, en la casa llamada "El Palacio", del lugar de Udías, del ralle de Alfoz de Lloredo (Cantabria), y originario de la casa solar de García, del lugar de Ayuela, del municipio de Udías, constan: En campo de plata, un árbol de sinople arrancado surmontado de una garza de sable y acompañado de dos flores de lis de azur.

Los del lugar de Mata de Otero y Cuevas, del concejo del mismo nombre Mata de Otero, de Ribas del Sil, usaban: Escudo cortado: 1º, en campo de oro, tres pinos de sinople, puestos en faja, y el de en medio más levantado que los otros, y 2º, en campo de plata, un león rampante de púrpura, con lengua y uñas de gules.

Los radicados en Mugardos (La Coruña) usan: Escudo medio partido y cortado: 1º, en campo de oro, tres bastones de gules; 2º, en campo de oro, cuatro fajas de azur, y 3º, en campo de gules, un pino de púrpura, terrasado de lo mismo y adiestrado de un lebrel de plata, atado a su tronco.

Otros de León: En campo de azur, sostenido de un monte de oro, un castillo donjonado, de oro, almenado y aclarado de sable, surmontado de tres estrellas de seis puntas de plata, puestas en faja, superadas, a su vez, de una cartela y al natural, de plata, con la leyenda "Gratia Dei" en letras de sable.

Otros de León: En campo de plata, dos leones rampantes de gules, con dos flores de lis.

En Astorga constan también: Escudo jaquelado de plata y gules. Bordura de azur con ocho estrellas de oro de ocho puntas.

En Cifuentes de Rueda (Léon) constan: Un castillo. Bordura con tres aspas de San Andrés y dos armiños.

En Cegoñal (León) constan: Un águila que mira a la siniestra y extiende sus alas hacia el jefe del cuartel.

En Támara (Palencia) constan: Escudo ajedrezado de plata y gules.

Sobre el escudo lucero de oro. Una garza soporta a cada lado del escudo.

Los del barrio de Valbuena, de Espinosa de los Monteras (Burgos), según Francisco Zazo y Rosillo, usan: En campo de plata, cinco hojas de hiedra y por bajo de las hiedras una laguna de agua y en ella una peña, y encima de la peña un águila.

Los García de la ciudad de Arévalo, que hicieron información de nobleza en 1759, y sus ramas en Perú y Argentina, usaban: Escudo cuartelado: 1º y 4º, en campo de azur, un milano o cuervo de sable, volando y coronado de oro, y 2º y 3º, en campo de oro, tres panelas de gules, bien ordenados.

Ramón García de León y Pizarro fue creado primer Marqués de Casa Pizarro por el Rey Don Fernando VII y usaba las anteriores armas.

Los de Segovia y algunos de Málaga traen: En campo de azur, una torre de plata, de cinco almenas, puesta sobre tres gradas, con una puerta de dos hojas, abierta la una, y sobre las almenas una estrella del mismo metal; acostada la torre de dos leones rampantes, de plata, uno a cada lado.

Los originarios de Revellinos (Zamora): En campo de sinople, dos torres de oro, puestas en faja y surmontadas de dos estrellas de lo mismo.

Luis García Mañero, nacido en Sotillo, de la Diócesis de Osma, el 26 de Septiembre de 1703, fue Colegial en el Mayor de Cuenca en Salamanca, Canónigo de la Metropolitana de Santiago, Obispo de Tortosa y Arzobispo de Zaragoza, falleció el 20 de Julio de 1767. Usaba: Escudo cuartelado: 1º, en campo de sinople, un árbol de su color natural; 2º, en campo de gules, un castillo de plata; 3º, en campo de gules, un avestruz de su color, y 4º, en campo de plata, tres teas encendidas.

La casa del lugar de Acereda, en el valle de Toranzo, traía: "Tres flores de lis y un castillo con tres puertas y una bandera en la torre del homenaje".

Constan estas armas, así descritas, en el expediente de pruebas del Caballero de Alcántara Domingo García Sañudo, Teniente de Granaderos de Guardias Españolas.

Los originarios de Selaya (Cantabria) y radicados en Madrid y Chile: En campo de oro, un castillo de su color, almenado, mazonado y aclarado de gules. Bordura componada de doce compones, seis de gules y seis de plata.

La casa de García riojana sita en la villa de Cornago, tenía este escudo cuartelado: 1º y 2º. en campo de oro, un castillo de gules, sumado de una bandera de plata, cargada de un menguante de oro e inclinada, la del primer cuartel, hacia la izquierda, y la del segundo hacia la derecha, encontrándose las dos en la línea de división; 3º, en campo de plata, un árbol de sinople, y al pie del tronco un lobo de sable, atado a éste con una cadena, y 4º, en campo de azur, trece estrellas de plata, puestos una, tres, tres, tres, y tres.

Otros: En campo de azur, un castillo de oro, sobre el que se ven tres garzas de plata, puestas en palo y con ademán de ir a parar al castillo.

Los de Plasencia (Cáceres) usan: Escudo cortado: 1º, en campo de gules, un árbol de su color, sumado de una garza de oro y acompañado, a la diestra, de cinco flores de lis de oro, puestas en sotuer, y a la siniestra, de cinco crecientes del mismo metal, puestos también en sotuer. Al pie del tronco del árbol, un león pasante de púrpura, y bordura de gules, con ocho veneras de oro, y 2º, en campo de azur, una garza al natural, y bordura de oro, con ocho sotueres de gules. Lema: "De García arriba nadie diga".

Otros: Un monte en la punta acostado de dos rosas y sumado de una garza de sable; en el jefe tres estrellas puestas en faja.

En el edificio que alberga a las oficinas de la Caja de Ahorros de Gádor (Almería) constan: En campo de azur, una garza de oro fajada de gules. Bordura de plata con el lema: "De García arriba nadie diga".

Los radicados en Cuevas: En campo de plata, dos torres de oro, surmontadas de dos grifos de sable (sic).

Los Condes de Baynoa usaban: Escudo partido: 1º, en campo de plata, una garza de sable, con el pecho rajado; bordura de gules con este lema: "De García arriba nadie diga", en letras de oro, y 2º, en campo de oro, una encina de sinople acompañada a la derecha de un jinete vestido de gules y armado de lanza, sobre un caballo de plata, y a la izquierda, de un venado al natural perseguido por dos perros de plata, con manchas de sable. Pero son diferentes a las que cita Vicente de Cadenas.

Otros, según Agustín de Loaysa, traen: En campo de azur, una garza de plata paciendo sobre un prado de sinople, y debajo del prado ondas de agua de azur y plata.

Otros, según el mismo autor, usan: Escudo partido en tres fajas: 1º, en campo de oro, un águila de sable, coronada de oro, y 2º y 3º, cuartelado: primero, en campo de azur, tres garzas de plata; segundo, en campo de gules, una banda de plata; tercero, en campo de plata, un pino de sinople, y cuarto, en campo de gules, cuatro contrabandas de oro.

José Ruiz Arenas Parada y García, natural de Madrid, obtuvo certificación de armas el 3 de Noviembre de 1903 para su apellido García: En campo de azur, una garza de plata, abiertas las alas, con el pecho abierto goteando sangre. Bordura de plata con el lema en letras de sable: "De García arriba nadie diga".

Otros: En campo de gules, seis costillas, puestas en dos palos, de a tres, y en jefe, dos costillas, puestas en aspa y atadas, de plata.