Palomino

Versión de impresión

Escribe Argote de Molina que este apellido  tuvo su solar en Navarra y que fue linaje muy noble en aquel reino. Igual procedencia le atribuyen otros tratadistas.

Sus caballeros pasaron a la conquista de Andalucía y se hallaron en la toma de Baeza. De ellos procede  la casa de Palomino en Andujar. Otros asistieron a la recuperación de Jerez de la Frontera, quedando allí heredados. También hubo líneas de este apellido en la Mancha, en la ciudad de Valladolid, en la villa de Villalumbroso, del partido judicial de Frechilla y provincia de Palencia,  en la Montaña de Santander junto a la villa de Laredo, y en Madrid.

En el siglo XV floreció en el ejercicio de las armas Juan Alonso Palomino, padre de Pedro, Gonzalo y Rodrigo Palomino, que se distinguieron en el servicio del Rey Enrique IV de Castilla. Parece ser que pertenecían a la casa de Andújar. Por la misma época vivían en Madrid otros caballeros Palomino, y la casa de uno de ellos, llamado Juan Palomino, figuraba entre las principales de la villa y corte.

En mediados del siglo XVI, moraba en Andújar (Jaén) y era descendiente de la casa de Palomino en aquella ciudad Juan Palomino, natural de Andújar, que en su mujer, doña Elvira de Espinosa, de la misma naturaleza, tuvo a El Licenciado Francisco Palomino, natural de Andujar, que contrajo matrimonio con doña Leonor Hurtado de Mendoza, natural de Jaén, (hija de Antonio de Gormaz, natural y Veinticuatro de Jaén, y de doña María Hurtado de Mendoza, de igual naturaleza), naciendo de ese enlace Juan Palomino y Hurtado de Mendoza, natural de Andújar y Veinticuatro de Jaén, que se cruzó Caballero de la Orden de Calatrava en el año de 1624.

A la casa de Valladolid pertenecía en mediados del siglo XVI Cristóbal Palomino, natural de Valladolid, marido de doña Juana Ochoa, de la misma naturaleza, y ambos padres de Pedro Palomino Ochoa, natural de Valladolid y Secretario de Felipe II, que casó con doña María de Rivera Vázquez de Arce, de la misma naturaleza (hija de Pedro López de Rivera, natural de Valladolid y del Consejo Real de Castilla, y de doña Ana Vázquez de Arce, natural de El Espinar, villa de la provincia de Segovia). Procrearon a Rodrigo Palomino de Rivera, natural de Valladolid y Caballero de la Orden de Santiago, en la que ingresó el 7 de Agosto de 1626.

De la casa de la villa de Villalumbroso (Palencia) fue Alonso Palomino, natural de Villalumbroso, que en su mujer, doña Ana Rivero, de la misma naturaleza, tuvo a  Juan Palomino Rivero, natural de Villalumbroso, que contrajo matrimonio con doña María Laso Correas, de igual naturaleza (hija de Francisco Laso y de doña Susana Correas, naturaleza de Villalumbroso), naciendo de esa unión El Coronel Francisco Palomino y Laso, natural de Villalumbroso y Caballero de la Orden de Santiago, en la que ingresó el 7 de Julio de 1705.


Armas


En campo de oro, un caldero de sable entre dos gajos de rama de árbol podados y de sinople; bordura de gules con ocho sotueres de oro.


También usaron: En campo de oro, con un solo gajo o tronco de árbol podado y de sinople entre dos calderos de sable; bordura de gules con ocho sotueres de oro.


Algunos tratadistas dicen que el caldero del primero de esos escudos pende, con dos cadenas enganchadas a sus dos asas, de los dos troncos de árbol, a los que al generalidad de los tratadistas llaman bastones, palos o estacas.


Algunos tratadistas dicen que el caldero del primero de esos escudos pende, con dos cadenas enganchadas a sus dos asas, de los dos troncos de árbol, a los que al generalidad de los tratadistas llaman bastones, palos o estacas.


Otros traen: En campo de plata, dos fajas, de gules, cargada cada una de un lobo, al natural.


Otros traen: En campo de plata, cuatro palos, de gules; bordura componada con cuatro compones de gules, con un castillo, de oro y cuatro de plata, con un león, de púrpura.


Los de Madrid, traen: En campo de azur, dos palomas de plata, puestas en palo.