Andrés

Versión de impresión

El apellido Andrés es muy antiguo y se estima que derivó del nombre propio, por lo que es patronímico.

El solar más antiguo de este apellido de que se tiene noticia radicó en el valle de Urraul Alto, punto denominado Iribarri, cerca de Sangüesa, en Navarra.

De ese solar dimanó, sin duda, otro que desde tiempos también muy antiguos estuvo sita en la villa de Uztárroz, del valle del Roncal y Merindad de Sangüesa.

Este último solar de Uztárroz, que fue muy calificado y noble, produjo buenos caballeros que, al extenderse por otras regiones, llevaron a ellas su apellido, fundando nuevas casas.

Desde la segunda mitad del siglo XV hay noticias del linaje de Andrés en la villa de Cintruénigo, de la Merindad de Tudela (Navarra). Tenían aquí su casa en la parte vieja, en el barrio llamado de los Charquillos.

Según ciertos documentos, en la sentencia de nobleza que Miguel Andrés, vecino de Cintruénigo, ganó en 1528 ante el Real Consejo de Navarra, constaba ser originario de la casa de Andrés en la villa de Uztárroz, en el valle de Roncal. A este solar referían su ascendencia y su nobleza varias familias del mismo apellido en Aragón, La Rioja y Valencia y algunas crónicas atribuyen al señor de aquella casa el legendario hecho en el puente de Yesa que recuerdan las armas del valle de Roncal. Por el contrario, en otras informaciones practicadas en Cintruénigo en 1638 aseguran los testigos que los Andrés son originarios de la misma villa y nunca del valle de Roncal, y que en Cintruénigo vivieron sus ascendientes desde doscientos o trescientos años atrás. Sin embargo, no figuran los Andrés como vecinos de Cintruénigo en el Libro de Fuegos de 1366, y bien pudiera ser que en esta ocasión no les conviniera declarar su origen roncales en evitación de los gastos y dilaciones de otra información de aquel valle. Por otra parte, las armas que usaron los Andrés de Cintruénigo no son ni las de Roncal ni las del Palacio de Uztárroz que solían usar los Andrés de origen roncalés.

Otra casa del mismo apellido hubo en el lugar de Galbarra, del valle de Lana y Merindad de Estella (Navarra).

En Álava radicaron también en Laguardia (1798), Onraita, Orbiso (en el siglo XV), Roitegui (en el siglo XVI) y Santa Cruz de Campezo. Otra casa hubo en la anteiglesia de Ibarranguelua (Vizcaya), documentada en 1641.

Otra casa solar hubo en Xerta (Tarragona), documentada en la fogueración catalana mandada realizar en 1553.

El Cronista José de Guerra y Villegas dice que entre los ricos-hombres y caballeros que se hallaron en la toma de Baeza en 1227 y en otras conquistas de Andalucía, figuraron varios del apellido Andrés, como consta en el repartimiento de tierras que hicieron los Reyes don Fernando III el Santo y don Alfonso X el Sabio.

Dos de esos conquistadores fueron Pedro Andrés y su hijo Alfonso Andrés, cuyos privilegios se guardan en el archivo de la Catedral de Sevilla, y los cita Ambrosio de Montesinos en sus "Anales".

De la casa solar infanzona de Uztárroz, en Navarra, procedió Alonso Andrés, que pasó al servicio del Rey don Jaime I de Aragón. Dice Mossén Jaime Febrer en sus Trovas: Alonso Andrés, en servicio del rey D. Jaime I, estuvo en la conquista de Burriana, pasó conduciendo víveres al Puig de Cebolla. Tenía su casa solariega en el lugar de Uztárroz, en las cercanías de la ciudad de Sangüesa. Fue muy estimado por el rey y muy temido por los moros, a quienes destrozó cerca de Vinaroz por lo cual le premió el rey, y quedó establecido en Jijona.

Una rama de Andrés, salida también del solar de Uztárroz, pasó a Aragón y fundó casa solariega en la villa de Mallén, en la provincia de Zaragoza. Los Andrés de esta casa se extendieron por otros puntos de Aragón. Una línea muy principal radicó en Teruel.

También dimanó del solar de Mallén la rama que hizo asiento en Planes, en la provincia de Alicante.

Unos caballeros Andrés, de Aragón, pero originarios de la casa de Ustárroz, se establecieron en principios del siglo XIV en la villa de Lucena del Cid, de la provincia de Castellón, en la que fundaron nueva casa, de la que pasó una línea a la ciudad de Valencia.

Martín de Viciana en la segunda parte de la Crónica de Valencia dice: Mossen Miguel Hieronymo de Andrés, es caballero del brazo armado militar de la ciudad y reino de Valencia, tiene su origen en la ciudad de Lucena del mismo reino, a la cual, vinieron de Aragón, ya hidalgos en linaje: y assi hallamos que Antón de Andrés fue varón rico y muy honrado en esta ciudad, por los años de 1390, del cual procedieron Miguel de Andrés, y Isabel de Andrés que fue casada con Misser Thomas de Colibre, linaje principal de Liria: y el dicho Miguel casó con Leonor Rovira de Morella, de quien procedió Miguel de Andrés, el cual año 1499 se desposó con Isabel hija de Micer Rodrigo Falco, doctor y Vicechanceller de la corona de Aragón. Deste matrimonio procedieron Miguel de Andrés primogenito, y Damian de Andrés. Miguel primogenito caso con Catherina Vernegal de quien nacieron Marco Antonio de Andrés y Hieronymo de Andrés, que fue Caballero de la orden de San Joan. Sigue...

Otras ramas del solar de Uztárroz, en Navarra, pasaron a La Rioja, estableciéndose en Logroño, y en Pradillo, San Asensio y Ventosa.

Otras se extendieron a Castilla, creando nuevas casas solares, entre ellas la de La Rebolleda, en la provincia de Burgos, y las de Casarejos, Montenegro y Navaleno, en la provincia de Soria.

También radicaron familias de Andrés en las provincias de Valladolid, León y Segovia. En Galicia y en Murcia hubo asimismo familias de este apellido.

Pedro Lezcano dice que hay una familia de Andrés que procede de la casa de Yarza, radicada en la villa de Segura, en la provincia de Guipúzcoa.

El Rey de Armas Juan Francisco de Hita recoge como originario de la villa de Uztárroz a Domingo de Andrés, repostero del Rey don Fernando III "el Santo", que se halló en la conquista y toma en Sevilla, que por sus grandes servicios y calidad fue heredado y el Rey don Alonso el X "el Sabio", hijo de dicho Rey don Fernando, le repartió seis arrancadas de tierra; y por los años 1283 fue notario, que es lo mismo que secretario del dicho Rey.


Armas


Las armas primitivas de las casas del linaje Andrés, de Iribarri y de Ustárroz, en Navarra, enclavadas en el valle del Roncal, son las mismas de este valle, que se organizan en la siguiente forma: En campo de azur, un puente de tres arcos de oro, sobre un río, y bajo su arcada central, tres rocas de plata; en el jefe, una cabeza de rey moro chorreando sangre.

Añadiremos ahora que estas armas las ostentan diversos linajes y casas solariegas del valle del Roncal, porque les fueron concedidas, entre otras mercedes, a los naturales de dicho valle que acompañaron a Sancho Garcés, primer Rey de Navarra en la batalla que libró contra los moros en el lugar llamado Olesti, y en el cual los roncales vencieron a los moros, matando al Rey de Córdoba llamado Adderramen, según unos, y Adb-el-Rahaman, según otros, que había entrado victorioso hasta aquellas tierras.

La tradición asegura que en dicha batalla pelearon hasta las mujeres del Roncal vestidas de hombre, y que prendieron al Rey moro, degollándole sobre el puente, hazaña que recuerda el escudo descrito.


El caballero Alonso Andrés, originario del solar de Ustárroz, en Navarra, que acompañó al Rey don Jaime I de Aragón en la conquista de Valencia, y quedó heredado y establecido en Jijona, mudó sus armas primitivas por las siguientes: en campo de azur, una litera con sus andas de sinople, con perfiles de oro; la puerta y la ventana de la litera, de gules, y la franja y los palos, de oro. Estas armas traen también los Andrés de las ramas de Lucena del Cid (Castellón) y de la ciudad de Valencia.

Martín de Viciana pinta más redonda la litera, y dice que ésta y las andas son al natural. Juan José Vilar y Psayla señala que las andas son de plata.


Las armas usadas por los Andrés, de Cintruénigo (Navarra), y los pasados a Aragón, La Rioja, Valencia y Andalucía, son: Escudo cuartelado: 1°, en campo de azur, dos fajas de plata; 2°, en campo de oro, un castillo al natural; 3°, en campo de gules, un grifo al natural y una cadena en situación de orla, y 4°, en campo de azur, un león rampante de oro; sobre el todo una flor de lis de oro. Bordura general de oro, con seis aspas de gules.

Otros señalan que el todo es de plata, con una flor de lis de oro.


Los Andrés de la casa de Teruel ostentan solamente: En campo de gules, un sotuer de oro.

Estas últimas armas constan en el expediente de pruebas de nobleza del Caballero de Alcántara Miguel de Andrés y Martín, ya citado, y son las que aprecian en la iglesia de San Francisco, de Teruel, en unos tafetanes rojos y amarillos que circundaban el crucero, y en la sepultura que tienen en la capilla de San Diego, en la misma iglesia.


Otros Andrés en Aragón y en otras comarcas de las que hemos citado, traen el escudo anterior, aumentado con una bordura de gules, con ocho sotueres de oro, así como los de la villa de Uztárroz, de valle del Roncal, según Diego Ramírez de Avalos de la Piscina.


Los de Benabarre, en la provincia de Huesca, Mallén, Teruel, varias poblaciones aragonesas, y algunos de Navarra, traen: En campo de azur, tres estrellas de plata.


Algunos suman al escudo anterior una bordura del mismo esmalte sin figuras.


Según Juan Francisco de Hita los Andrés, originarios del valle del Roncal, usaron: En campo de oro, un aspa, de gules; bordura de gules, con ocho aspas, de oro.

Las armas del escudo son por alusión al apellido y las de la bordura por haberse hallado en el socorro del Alcázar de Baeza que se les concedió por armas el Rey don Fernando.


Otros traen: En campo de azur, una casa fuerte de oro, mazonada de sable y acostada de encinas de sinople, fileteadas de oro.


Los Andrés procedentes de la anteiglesia de San Andrés de Ibarrangelua (Vizcaya), usan por armas: En campo de oro, un árbol de sinople, surmontado de un sotuer de azur, y dos lobos de sable empinados a su tronco. Bordura de gules, con ocho veneras de plata.


Es de señalar que miembros de la casa Andrés de la anteiglesia de San Andrés de Ibarrangelua (Vizcaya) se establecieron en Cataluña, donde se apellidaron Andreu, usando estas armas: En campo de gules, ocho aspas de oro, puestas tres, tres y dos.


También usaron los Andreu de la casa Andrés de la anteiglesia de San Andrés de Ibarrangelua (Vizcaya) que se establecieron en Cataluña, esta armas: En campo de azur, una banda de oro, acostada de cuatro estrellas de los mismo, dos en jefe y dos en punta.


Los originarios de Guadalajara, con rama en Madrid, según Vicente de Cadenas, traen: En campo de plata, una torre de su color, con un león de gules, atado a su puerta.


Los Andrés, originarios de Valencia y radicados en Cataluña, según Gregorio García Ciprés, traen: Escudo bandado de tres piezas de oro y tres de gules.


Las armas primitivas de los Andrés de las casas de Navarra, fueron modificadas en la siguiente forma: Escudo partido: 1º, las armas primitivas del valle del Roncal, pero con la diferencia de pintar el campo de gules y el puente de plata, y en éste la palabra "Adderramen", nombre del Rey moro que derrotaron los roncales; y 2º, en campo de oro, un sotuer de gules, acompañado de cuatro estrellas de azur. Bordura general de gules, con ocho aspas de oro.

Las armas de la segunda partición y la bordura general, las añadieron, sin duda, en recuerdo de haberse hallado caballeros de este linaje en la conquista de Baeza.

Algunos ponen en la primera partición de ese escudo las armas que nosotros ponemos en la segunda, y viceversa, pero es más lógico que las primitivas armas las conservaran en el primer cuartel.

Estas mismas armas traen los Andrés de la casa de Mallén, en Aragón; otras ramas aragonesas; la que procede de Mallén, se estableció en Planes (Alicante), las que de ésta dimanaron en el reino de Valencia y muchas de La Rioja, Castilla y demás regiones mencionadas.


Una rama de Aragón y también de varias poblaciones aragonesas y que pasó posteriormente a Cataluña traen: Escudo partido en palo: 1º, en campo de oro, puente de tres arcadas de piedra sobre agua de azur y plata con tres cabezas de moros; 2º, en campo de oro, sotuer de gules, y cuatro veneras de azur, dispuestas en sus huecos; bordura de gules con ocho sotueres de azur.


Los de Zaragoza y varias poblaciones aragonesas y levantinas traen: En campo de gules, una cruz de San Andrés de oro; bordura de sinople con ocho sotueres de oro.

Los Andrés de esa misma villa de Tauste, originarios de la casa de Geronce, del Departamento de Bearne, en Francia, traen armas muy distintas de aquéllos, pues las que ostentaban sobre la puerta principal de su casa se describen en la ejecutoria a que hemos hecho referencia, en los términos siguientes: "Un escudo de figura cuadrada con varias flores de lis a los lados, dos leopardos en medio, varias cruces arriba, y sobremontado de una corona y revestido de la cruz de Malta".

Estas mismas armas las describe Gregorio García Ciprés, para los Andrés o Andreu, de Tauste: En campo de azur, dos leopardos mirándose, surmontados de coronas, encima varias cruces y sembrado de flores de lis de oro, y por fuera una cruz de Malta.

 

Varios autores dicen que usaron también el escudo propio del valle de Lana (Navarra), que se componía de cuatro bandas de oro, acompañadas en el jefe de tres arcos, y en punta de dos óvalos y un creciente. Entre banda y banda, en campo de azur, este lema: "Minicia Aunia Segontius filia annorum triginta Hic sita est".

Así se veía este escudo en la fachada de la casa sita en Estella, que perteneció a la familia Ullibarri y Martínez.

Pero modernamente el sabio padre Hita logró interpretar la leyenda, y descubrió que no era tal escudo de familia, sino sencillamente una lápida sepulcral que los vecinos del valle de Lana supusieron ser el escudo de armas del mismo, y solicitaron del Rey que, al confirmarles en sus privilegios, les concediese dichas armas como divisa solariega.

Los de la villa de Uztárroz, según Vilar Psayla usan también: Escudo partido: 1°, en gules, un aspa de oro, y 2°, en oro, un puente de madera a la antigua, que es una tabla o madero, que sustenta unos palos atravesados a modo de cruz, y encima del puente una cabeza de moro cortada y coronada de oro, con bonete y turbante, y sobre el grueso del madero escrito en plata "Adderraman", y debajo del puente ondas de agua de azur y plata con un peñasco en medio de ellas. Bordura de gules, con ocho aspas de oro.

En el Convento de la Victoria, de la ciudad de Segovia, constan las siguientes armas para los Andrés: Escudo cuartelado: 1º, en campo de gules, una cruz y un brazo armado con una espada en la mano; 2°, en campo de azur, un castillo de oro; 3º, en campo de oro, una banda de azur, y 4°, en campo aplomado, una caldera.

Los apellidados Andrés-Gayón, originarios de Oteros de Boedo (Palencia), siglo XVII, radicados en Báscones de Ojeda (Palencia), en el siguiente siglo (por el apellido Andrés), y de Cabezón de la Sal (Cantabria), a mediados del XVII, radicados en Santibáñez (por el apellido Gayón), establecidos a principios del siglo XIX en Cabezón de la Sal como Andrés-Gayón, pasados posteriormente a Cádiz, Barcelona y Madrid, usan: Escudo partido: 1°-, en campo de azur, un puente de tres ojos, de oro, sobre un río, y bajo su arcada central tres rocas, de plata; en jefe, una cabeza de rey moro chorreando sangre, y 2°-, en campo de oro, un castillo sobre rocas, cargada su puerta de una cabeza de toro, surmontado de otra cabeza de moro contornada, de una antorcha y de un brazo armado saliente del flanco siniestro (se ignoran los esmaltes de este cuartel).