Reyes

Versión de impresión

Se remonta el origen de este linaje a época tan pretérita, que para referirlo con algún fundamento histórico, o al menos con la ayuda de historiadores famosos, hemos de acogernos, en primer lugar, a lo que escribió el célebre Obispo de Orense, don Servando, Confesor que fue del Rey don Rodrigo, último de la monarquía goda, y del Príncipe don Pelayo.

Afirma dicho Obispo, en su "Libro de Linajes", que el apellido Reyes procede de Clemente Reyes, noble Caballero de una ilustre familia de Roma, que floreció por los años de 230 y fue padre de Santa Clara Regina.

Éstos son los datos sobre el pretérito origen, de los primeros Caballeros del apellido Reyes, que contienen antiguas crónicas e historias; y de esas historias se observa, que su cuna era gallega, Pedro Rodrigo Méndez Silva, en su "Genealogía del Capitán de Caballeros Corazas don Luis García Reyes", afirmó que el primitivo solar Reyes, radicó en las Montañas de Burgos, y Miguel de Salazar, concreta ese dato, diciéndonos que estaba sito en el Valle de Mena. Este valle pertenece al partido judicial de Villarcayo (Burgos).

Otros nombran progenitor a Gonzalo de Reyes, (reinando Gundamero, año 611), señor de la Casa de Bocirios en el camino de Chantada (Lugo), padre de García de Reyes que fundó Casa solariega en el cerro "Altamira", cerca a Noya (La Coruña), y como hijo o nieto figura Gonzalo de Reyes, que sirvió con gran arrojo a don Pelayo.

Reinando Alfonso II "El Casto", destacó Nuño de Reyes, uno de los doce caballeros de elevada sangre escogidos para formar una cofradía que, con el tiempo, se transformó en la Orden Militar de Santiago.

Probó su nobleza en las Ordenes de Santiago (1765) y Calatrava (1700).


Armas


En campo de oro, un castillo de piedra, aclarado de gules y surmontado en el centro del jefe, de una estrella de azur; bordura de plata, con ocho armiños, de sable.

Estas armas pertenecen según varios hidalguistas, a la casa solar del Valle de Mena (Burgos).


Algunos modificaron el escudo anterior, organizándolo en la siguiente forma: En campo de azur, un castillo de plata, aclarado de gules y surmontado de una corona real de oro; bordura de oro, con cuatro cruces llanas, de plata, alternando con cuatro sotueres, de gules.


Otros, según Cadenas, traen: El campo de plata, sembrado de flores de lis, de azur.

Radicado en Madrid: En campo de azur, un rey y una reina, al natural, sentados en un trono, con baldaquín.