Añó, Añón

Versión de impresión

Se tiene por fundador de este linaje a Juan de Añón, caballero aragonés que se distinguió mucho en la conquista del reino de Valencia.

Mossèn Jaime Febrer cita en sus Trovas: "Dos lobos de Vizcaya, que arrojan fuego por la boca, pintados sobre campo de azur, son la divisa de Juan de Añón, a cuya presencia desmayaron los moros de Jérica y Toro (ambas de Castellón), que hacían centinela, pues desampararon los puestos, y huyeron a su espada. Tomó a cargo rendir estas estas plazas, y lo consiguió, venciendo las ardides que usaron para su defensa, y despreciando las amenazas con que le procuraban persuadir a que desamparase el sitio. El rey agradecido le premió, dándole el lugar de Yosa (Huesca)." 

Debió también heredarle en Jérica, pues en esta villa radicó, desde poco después de la emocionada reconquista, la casa de Añón, solar de los de este linaje en el reino de Valencia. Una rama de esta casa se estableció en la ciudad de Segorbe (provincia de Castellón), y de ella fue mosén Sancho de Añón, de quien procede la línea, que pasó a la ciudad de Valencia.

Por los años 1417 sostuvo enconado bando con los del linaje de Fraire, de Segorbe, el hidalgo Juan de Añón, vecino de dicha ciudad, pero originario de Jérica.

Por los años de 1530, época en que escribió Martín de Viciana, vivía en Valencia mosén Juan Gisbert López de Añón (descendiente del mosén Sancho de Añón, caballero de Segorbe), que tenía los siguientes hijos: Juan Jerónimo de Añón, Blas Sancho de Añón, Francisco de Añón. Todos eran caballeros del  extremo brazo militar de la ciudad y reino de Valencia. El cuarto hijo Francisco López de Añón, se avecindó en Segorbe.

Pedro Pablo de Añón. vecino de Alcañiz (provincia de Teruel), ganó el proceso de infanzonía en la Real Audiencia de Aragón, en 1666.

Otras casas hubo en la parroquia de Añón (La Coruña), en Fontela y en San Bartolomé de Rebordanes, ambas de la provincia de Pontevedra.


Armas


Las que traía el fundador del linaje y conquistador de Jérica, Juan de Añón, son: En campo de azur, dos lobos, de su color natural, uno sobre otro, echando fuego por la boca.

Estas mismas armas usan los de Castilla y Murcia.


Los Añón de Segorbe y Valencia, traen: En campo de azur, tres lobos, de su color natural, uno sobre otro, echando fuego por la boca.


Los radicados en Santiago de Compostela (La Coruña) y pasados a Florida (Estados Unidos), traen: En campo de plata, una banda, de sable; bordura de gules, con ocho veneras, de plata.