Sánchez

Versión de impresión

Apellido patronímico, derivado del nombre propio de Sancho y se origina de los caballeros godos que después de la pérdida de España, se retiraron a las montañas de Asturias, Cantabria, Vascongadas y Pirineos, desde donde comenzaron la reconquista en los años 712 y sucesivos. Es, pues, un apellido muy extendido por toda la Península. Usado por muchos linajes castellanos, aragoneses y navarros de notoria hidalguía y antigüedad. 

Desde muy lejanos tiempos comenzó a extenderse por Asturias, León, Galicia, montaña de Santander, la Rioja, Castilla, Navarra, Aragón, Valencia, Murcia y Andalucía para continuar alcanzando progresivamente, con su extraordinaria difusión, las restantes regiones españolas y países iberoamericanos.

El tronco y progenitor de este ilustre linaje, según nuestros más acreditados genealogistas, fue Rodrigo Sánchez, que fundó casa solar y que descendía de los reyes de Aragón (del tronco de Alfonso II de Aragón), hijo de don Fernando Sánchez, conde de Perpiñán y del Rosellón y ahijado del rey don Pedro, a quien sirvió con valor y lealtad.   

Sus características son las peculiares de todos los apellidos de su mismo género, repetidamente explicadas en lo hace referencia a los apellidos patronímicos, tales como Alonso, Fernández, García, Gómez, González, Gutiérrez, Hernández, López, Martín, Pérez, Ramírez, Sáenz, Sáez, etc. Pero una vez mas insistimos en advertir que, al igual que sucede con otros patronímicos, se han apellidado y se apellidan Sánchez, incontables familias de distinto origen y procedencia, sin nexo de sangre ni de parentesco, cuya investigación, en la mayoría de los casos, resultaría inútil intentar,  siendo  solo  posible  la  de  aquellas  de  las que existen memorias ciertas e indicadoras, en mayor o menor grado, de su condición hidalga; de las comarcas y lugares en que tuvieron sus casas solariegas; de las prerrogativas y distinciones alcanzadas; de los cargos honoríficos o de gobierno desempeñados por sus descendientes en las localidades en que residieron, y, sobre todo, de las probanzas que hicieron y ejecutorias que ganaron. En suma; cuando de esas familias perduran datos concretos o claros indicios que orienten la siempre paciente y difícil tarea del investigador.

Al igual también de lo que acaece con otros patronímicos, este de Sánchez, aparece con frecuencia en primer lugar unido a otro solariego en forma compuesta, siendo en estos casos mas propicio su estudio por la ayuda que pueden prestar a descubrir su arranque y procedencia, las noticias que se obtengan del apellido del linaje que a él va unido.

Ajustándonos a la norma seguida en las informaciones de otros patronímicos, pasaremos a recoger, primeramente, breves noticias de algunas hidalgas casas que usaron el Sánchez como primer apellido sin enlazarlo con otro. Y a continuación dedicaremos, breves noticias también, a otro muy reducido número de familias que llevan el patronímico en apellido compuesto con otro solariego, ya que ni el espacio ni el tiempo, que imperativamente limita nuestra labor, nos obliga a reducir y sintetizar.

Los Sánchez en Asturias: Algunos autores de la antigüedad, mencionan como el mas rancio solar de Sánchez, el que radicó en Cangas de Onís (Asturias), fundado por Rodrigo Sánchez, de quien afirman que descendieron Fortún Sánchez, Ricohombre del Rey Sancho I en el año 960, y otros caballeros del mismo patronímico a quienes suponen progenitores de las ramas de Sánchez extendidas por la nación, dando así por hecho, con notoria ligereza, que todas procedían de un mismo solar y tronco. Aparte del escaso crédito que ofrecen los datos genealógicos que a tan lejanos tiempos se remontan, los aludidos autores olvidaron que ya en los siglos a que se refieren, abundaba el nombre propio de Sancho entre varones de muy distinto origen, muchos de los cuales se hicieron famosos, y que los sucesores en sus respectivas casas fueron convirtiéndolo en el patronímico Sánchez para denotar que descendían de un antecesor suyo llamado Sancho, pero que no tenía relación de origen, de sangre, ni de parentesco con otros Sancho, cuyos descendientes siguieron igual norma para apellidarse. Aunque no se tienen noticias, sino de algunos, es indudable que los primitivos solares de Sánchez, radicaron en las regiones del norte de España, y que sus respectivas ramas, comenzaron a difundir el patronímico por el territorio nacional siguiendo las rutas naturales de su reconquista y a medida que iban siendo premiados sus servicios y hazañas con repartimientos de merced real en ciudades, villas y lugares en que quedaban heredados o creaban nuevas casas. Además del solar de la villa de Cangas de Onís que algunos autores mencionan escuetamente y del que parece que dimanaron otros del mismo patronímico en las antiguas Asturias de Santillana (hoy en día Asturias y Cantabria), a juzgar por la casi identidad de sus escudos de armas, que en algún caso es completa, como se verá después, hubo en las Asturias de Oviedo, otros dos muy antiguos: Uno de ellos en el concejo de Gijón y otro en la villa de Ribadesella, ambos con blasones distintos y también diferentes del atribuido al solar de Cangas de Onís. De los fundadores de estas casas y de sus primeros descendientes, solo datos muy escasos, inciertos y confusos se conservan.

Los Sánchez en Cantabria: María del Carmen González Echegaray valiéndose de datos de A. Basanta, Vicente de Cadenas y Vicent y de Mateo Escagedo Salmón y de sus criterios propios, comenta al respecto de este apellido, lo siguiente: "La nobilísima casa de los Sánchez de Tagle tiene su origen en Santillana del Mar. El Sargento, D. Pedro Sánchez de Tagle, recibió Certificación de Armas de D. José Alonso Guerra en 1704; era un Caballero de la orden de Calatrava, Gentilhombre de Boca de S. M. y Prior cuatro veces del Tribunal del Consulado de la ciudad de México. En esta Certificación se presentan los "servicios" del pretendiente y se le certifican las armas que luego describiremos. La casa de Sánchez de Tagle de Santillana del Mar, dio notabilísimos descendientes, entre otros el Marqués de Altamira, D. Luis Sánchez de Tagle, Caballero de Calatrava, con ramas importantes que pasaron a México, entre otros D. Pedro Anselmo Sánchez de Tagle, que ya conocimos, y la leyenda "El Tagle que la sierpe mató, y con la infanta casó". Hubo casas de Tagle en Villapresente de Reocín, en Puente San Miguel, del mismo valle, con ramas en México, y otras partes de América. Son numerosísimos los Caballeros de distintas órdenes y personalidades descendientes de estas casa."Entre las casas de Sánchez de la Montaña de Santander, figuran; la del lugar de Arnuero, del partido judicial de Santoña, con rama en el valle de Cayón; la del lugar de Queveda, del Ayuntamiento de Santillana del Mar y partido judicial de Torrelavega, y la del lugar de Ibio, o Herrera de Ibio, del Ayuntamiento de Mazcuerras del mismo partido judicial de San Vicente de la Barquera. También hubo casas de este patronímico, en otros pueblos pertenecientes a la antigua Merindad de Trasmiera. Y en la Real Chancillería de Valladolid, se conservan buen número de expedientes de hidalguía de descendientes de las casas de Cantabria. De la casa del lugar de Queveda, cuyas armas parecen acusar, que era originaria del solar asturiano de la villa de Cangas de Onis, porque así lo describen las descripciones que de sus escudos haremos mas adelante, era descendiente en mediados del siglo XVII.

Los Sánchez en La Rioja y Navarra: Un antiguo y noble solar de Sánchez, hubo en la ciudad de Alfaro. Pasó a Navarra una de sus ramas y enlazó con la familia Berrozpe, de la ciudad de Tudela. De esa rama, fue José Sánchez de Berrozpe, que en el año 1663, fue confirmado en su hidalguía, por los Tribunales Reales de Corte y Concejo de Navarra. Otra casa radicó en la villa de Cornago, del partido judicial de Cervera del Río Alhama, y otra en Logroño. De esta dimanó la rama establecida en la villa navarra de Cascante, del partido judicial de Tudela. Diego Sánchez, vecino de Cornago, obtuvo ejecutoría de hidalguía en la Real Chancillería de Valladolid en el año 1701. Esta ejecutoria quedó inserta en otra que ganó en 1773 su descendiente José Sánchez y Marco, y ambas fueron incluidas en la que acababan de obtener, en 1805, Francisco Sánchez Vallejo y sus hijos, vecinos de Cascante, los cuales pidieron se asentaran en los libros de las Mercedes Reales del Tribunal a lo que se accedió.

Los Sánchez en Aragón: En Aragón, como en León y Castilla, muchos caballeros apellidados Sánchez, alcanzaron fama y poderío desde primeros tiempos de la Reconquista de España. Fueron Ricohombres, valerosos guerreros y desempeñaron cargos preeminentes. Pero su origen, el solar y tronco de que procedían, se desconoce en la mayoría de los casos. Acompañaron a D. Jaime I de Aragón en la conquista de los reinos de Valencia y Murcia, donde dejaron descendientes que fueron creando distintas casas en aquellas regiones.

Mossén Jaime Febrer dice en sus "Trovas" (dirigiéndose al Príncipe D. Pedro, luego Pedro III de Aragón, hijo de D. Jaime I "el Conquistador"), lo siguiente: "Del tronco de Alfonso II de Aragón, salió Fernando Sánchez, Conde de Perpiñán y del Rosellón, tío vuestro en segundo grado, hombre grande en sus operaciones, aunque por las asechanzas de muchos envidiosos, con vos tuvo sus reyertas; pero os desengañó el Rey, vuestro padre, y se hizo la paz entre los dos. Su hijo natural, a quien sacasteis de pila y en hoy en día os sirve con gran valor, pinta en su escudo por armas las de Aragón y el lambel de plata que le asignasteis. Esas mismas armas uso la familia Sánchez con muy antiguo solar en la villa de Trasobares, del partido judicial de Borja y provincia de Zaragoza, y radicada desde principios del siglo XVII en la ciudad de Borja. Sus miembros figuraron como infanzones de Borja en el estamento de Caballeros. A esta familia pertenecía en mediados del siglo XV.

Esta familia, al poco tiempo de pasar a radicar en Borja, adquirió la casa de sus parientes los Alberites, continuando en ella hasta nuestros días. La piedra armera, mandada hacer por D. Juan Antonio Sánchez en sustitución de la de los Alberites, contiene las armas que mas adelante describiremos.

Los Sánchez en Murcia y Alicante: En el libro original de división y repartimiento de tierras que el Rey de Castilla D. Alfonso X hizo a los conquistadores y pobladores de Murcia, figuran los Sánchez y se dice que el repartimiento fue hecho, con el beneplácito y aprobación del Monarca aragonés D. Jaime I, entre gentes hidalgas de Castilla, Cataluña y Aragón. De ahí el distinto origen de algunas casas de Sánchez en Murcia y su provincia.

Una, en la ciudad de Lorca, era oriunda de la parte de la antigua Merindad de Tramiera (Cantabria) correspondiente al hoy partido judicial de Santoña, según escriben algunos tratadistas. Otra, en la ciudad de Murcia, procedía de la villa de Santillana del Mar, de la misma región. Otra hubo en el lugar de Beniajan, que pertenece al Ayuntamiento de Murcia, y de ella descendió: Salvador Sánchez Sanz, Familiar del Santo Oficio de la Inquisición de Murcia, casado con Dña. Isabel Baeza, padres de Francisco, Félix, Salvador y Pascual, vecinos de dicha población y notorios hijosdalgo, según auto judicial que obtuvieron en Murcia el día 2 de marzo de 1741 y ejecutoria de la Real Chancillería de Granada.

Bernardo Sánchez, establecido también en Murcia, ganó Real provisión de nobleza en la Chancillería de Valladolid el día 14 de enero de 1702. Casó en Murcia con Dña. Florentina Antonia Solar y procrearon a Bernardo Sánchez Solar, que en 1758, siendo Fiel de la Real Fábrica de Pólvora de la misma ciudad, obtuvo otra provisión de hidalguía de sangre. De otra casa murciana de Sánchez, sita en la villa de Algualzas, del partido judicial de Mula, salió una rama que residió en las villas de Molina de Segura y Ceuti, del mismo partido judicial, y en Madrid, Barcelona, Sevilla y Cuba. En Alicante tuvo otra familia Sánchez, casa principal y solariega. Se encontraba a espaldas del Hospital de dicha ciudad. Pedro Sánchez fue Justicia en 1570 y 1573, y Francisco Sánchez en 1595. Algunos de esa casa de Alicante pasaron a residir en Murcia.

Los Sánchez en Andalucía: Numerosas y distintas fueron también las casas de Sánchez en Andalucía. Una familia radicó en la villa de Borge, del partido judicial de Colmenar y provincia de Málaga. Otra familia Sánchez residió, primero, en la ciudad de Alhama de Granada, y después en la villa de Alahurin, del partido judicial de Coin y provincia de Málaga. Tuvo línea en la también villa malagueña de Mijas, del partido judicial de Marbella. Ascendiente de esta familia fue Alonso de Toledo, hermano del abuelo paterno de Santa Teresa de Jesús. En el Puerto de Santa María (Cádiz) hubo otra casa Sánchez, de la que procede la familia de este patronímico establecida en la villa de Trinidad (Cuba) desde el primer tercio del siglo XVIII.

Otras casas de los Sánchez: Desde antiguos tiempos gozó de notoria hidalguía una familia Sánchez extremeña, cuyo solar radicaba en la villa de Alburquerque, de la provincia de Badajoz. Líneas de ese solar, residieron en otras localidades de Extremadura.

Diversos linajes de esta denominación probaron repetidas veces su nobleza en diversas épocas, en las Órdenes de Santiago, Calatrava, Alcántara, Carlos III y San Juan de Jerusalén; en las Reales Chancillerías de Valladolid y Granada, en la Real Compañía de Guardias Marinas y en la Real Audiencia de Oviedo.

En la Real Chancillería de Valladolid, ganó ejecutoria de hidalguía, dada el 22 de diciembre de 1522, Lope Sánchez de Labastida, vecino de la villa de Matute, del partido judicial de Najera, en la Rioja. Era hijo de Juan Sánchez de Labastida y de Sancha Fernández y nieto de Alonso Álvarez y María Fernández. Los abuelos, como se ve, no están apellidados Sánchez de Labastida, ni hay indicación que describa si lo eran paternos o maternos del que obtuvo la ejecutoria, cuya procedencia queda oculta.


Armas


Según García Carraffa, Cadenas, Atienza y González-Doria traen: En campo de gules, un castillo de plata, aclarado de sable, superado de una estrella del mismo metal; partido de sinople, con un brazo armado, de plata, llevando en la mano una cinta de plata con la salutación angélica "Ave María gratia plena", en letras de sable.


Las de Rodrigo Sánchez y los de Borja (Zaragoza),  traen: En campo de oro, cuatro palos de gules; en jefe, un lambel de plata de tres pies. 


Según García Carraffa, algunas familias Sánchez en Aragón y Valencia, entre ellas la del solar aragonés de Sánchez en la villa de Trasobares y establecida luego en la ciudad de Borja, donde por haber comprado la casa de sus parientes, los Alberites, modificaron su piedra armera, convirtiéndola en la siguiente: Escudo partido: En el primer cuartel, en campo de oro, cuatro palos de gules, cargados en el jefe de un lambel de plata de tres pendientes, que son las armas de Aragón acrecentadas con la brisura del lambel; y en segundo, en campo de plata, un árbol de sinople que tiene a su derecha una flor de lis de gules y ondas de azur , y a su izquierda dos lebreles de sable, cargado, cada uno, de una lanza, armas estas correspondientes a los Alberites.

Estas mismas armas corresponden a los Sánchez de la casa de Monzón y las poblaciones aragonesas de Plampalacios, Aineto, Junzano, Castejón de Sobrarde, Abiego, Santa Eulalia La Mayor, Piedratajada, Luna, Trasobares y Borja

Según Atienza, González-Doria y García Carraffa, una rama de los Sánchez de Borja (Zaragoza), tras emparentar con los del Río, sumó a su escudo las armas de estos y formó el apellido compuesto Sánchez del Río. Estas armas son las mimas descritas anteriormente.


Los de Castilla, traen: Escudo partido: 1º, en campo de gules, una torre de plata, sin homenaje, de la que sale un brazo armado, llevando en la mano una bandera de oro con una cruz de gules; y 2º, en campo de azur, un pendón de oro, con una caldera del mismo metal. 


Los de Aragón y Cataluña, traen: En campo de gules, cuatro bandas de plata, y brochante, un león rampante de azur. 


Los de Ribadesella (Asturias), traen: En campo de plata, cuatro bandas de gules, y brochante, un león rampante de azur. 


Los de Ribadesella (Asturias) traen: En campo de plata, una banda de gules, y brochante, un león rampante, de azur. 


Los de Andalucía, La Mancha y otras partes de Castilla, traen: Escudo partido: 1º, en campo de gules, tres marcos de oro, y bordura jaquelada de plata y azur; y 2º, en campo de azur, una bandera de oro, medio cortado de azur, con un castillo de oro.


Los de Guadalajara, traen: En campo de plata, una banda de gules.


Los de Galicia traen: En campo de gules, una banda de sinople, perfilada de oro y engolada en dragantes del mismo metal y una espada de plata, guarnecida de oro, clavada en la banda con la que forman un aspa.


Otros de Galicia y algunos de Aragón, traen: En campo de plata, cuatro bandas de azur.


Los de Murcia, traen: En campo de oro, una garza parda, andante. 


Otros traen: Escudo cortado: 1º, en campo de plata, un león rampante de sable; y 2º, en campo de plata, dos bandas de oro, perfiladas de gules. 


Otros traen: Escudo cortado: 1º, en campo de plata, un león rampante de sable; y 2º, en campo de plata, dos bandas de gules, perfiladas de oro. 


Los de la merindad de Trasmiera, traen: Escudo cuartelado: 1º. en campo de sinople, un castillo de plata y, saliente del homenaje, un brazo armado, de plata, con una espada en la mano; 2º, en campo de oro, un haz de trigo, de sinople, atado con una cinta de gules; 3º, en campo de gules, un pendón de plata, con borlas de oro, y, colgado de él, una caldera de oro; y 4º, en campo de oro, una cruz floreteada, de gules.


Otros traen: Escudo partido: 1º, en campo de azur, una cruz hueca floreteada, de oro, y 2º, en campo de sinople, una torre de plata; medio cortado de plata, con una banda de sinople, engolada en dragantes del mismo color; bordura de azur con ocho veneras de plata. 


Los de Soria, traen: En campo de azur, tres cotizas, de oro, acompañadas de dos abejas del mismo metal. 


Otros de Galicia, traen: En campo de oro, cinco lises, de azur, puestas en aspa. 


Otros de Andalucía, traen: En campo de plata, tres fajas en dos órdenes, jaqueladas de azur y gules. 


Otros traen: En campo de plata, un león rampante, de gules, linguado y uñado de oro. 


Los de Alfaro (Rioja), traen: En campo de oro, un león rampante, de gules. 


Los de Alhama de Granada (Granada) y Alhaurín y Mijas (Málaga), traen: En campo de oro, seis roeles, de azur puestos en palo. 


Los de Alburquerque (Badajoz), traen: En campo de azur, un castillo, de oro sumado su homenaje de una bandera de plata y acostado de dos calderas, de oro. 


Otros de la merindad de Trasmiera, traen: Escudo tronchado: 1º, en campo de gules, un castillo de plata, 2º, en campo de oro, lenguas de fuego, de gules; bordura de azur, con ocho veneras, de plata. 


Los de los pueblos de Arnuero y Cayón, en las montañas de Santander, traen: Escudo partido: 1º, en campo de gules, un castillo de plata, y 2º, en campo de oro, una caldera de sable sumada de un pendón de gules; bordura de gules con ocho sotueres, de oro. 


Los de Cangas de Onís y otros, traen: En campo de plata, una banda de sinople engolada en cabezas de dragones de oro, linguadas de gules. 


Los Sánchez de Borge, Málaga, traen: Escudo cortado: 1º, en campo de plata, un león rampante de sable; 2º, en campo de plata, dos fajas de azur. 


Los de Torrelavega, traen: En campo de azur, una banda de oro engolada en cabeza de dragones del mismo metal, linguadas de gules, acompañada, en lo alto de un creciente de plata, y en lo bajo de una venera también de plata. 


Otros de Castilla, traen: En campo de plata, un guerrero, de azur, con un lebrel, de sable, atado por una cadena.


Los Sánchez de la Lastra, traen: Escudo partido: 1º, en campo de azur, una cruz floreteada de oro, y 2º, en campo de sinople, un castillo de plata; medio cortado de oro, con una banda de sinople, engolada en dragantes del mismo color. Bordura de azur con ocho veneras de oro.  


Los Sánchez Navarro, traen: Escudo partido: 1º, en campo de azur, una cruz floreteada de oro, y 2º, en campo de gules, un castillo de plata; medio cortado de oro, con una banda de sinople, engolada en dragantes del mismo color. Bordura de azur con ocho veneras de plata. 


Otra casa Sánchez, de Monzón trae: En campo de gules, una cruz flordelisada y vacía, de oro. Se documenta en varias poblaciones aragonesas del siglo XVI.


Los de Valpalmas (Zaragoza), traen: Escudo partido, 1º, en gules cinco palos, de oro, cargado el central con un cetro (no indica color), y 2º, en oro, dos palos, de azur, cargados ambos con un bezante y dos luneles, todos de plata. 


Según Crespo del Pozo, otros de Galicia traen: Falta descripción. Según dibujo: "Ajedrezado de cuarenta y dos piezas (siete columnas y seis filas, las piezas de las columnas pares son más estrechas, ½ aproximadamente), en oro y gules".


Los Sánchez de Cornago (Rioja) y Cascante (Navarra), traen: En campo de gules, una encina arrancada, de sinople, con cinco ramas, dos a cada lado y una mayor en medio, atravesada por un tigre, de su color natural, atado con una cadena, a la encina. 


Otros Sánchez de Galicia y Castilla, traen: En campo de azur, una torre de piedra, de oro, asomado por su única ventana un brazo armado, también de oro, con una bandera, de plata.


Los Sánchez de Chile, traen: En campo de sinople, una hoz de plata, encabada de sable. 


Los de Nicaragua, traen: En campo de gules, una cruz floreteada, de azur; bordura de azur con ocho cruces, de oro. 


Los Sánchez de Méjico, traen: En campo de gules, un castillo, de plata, acompañado de dos árboles de oro, frutados de gules, y empinados a sus troncos dos lobos en cada uno. 


Los de Gijón, también pasados a la República Argentina, traen: Escudo partido: 1º, de sinople, con un castillo, de plata, sumado a su homenaje de un brazo armado del mismo metal empuñando una espada desnuda, también de plata; medio cortado, de oro, con un manojo de espigas, de sinople atado con una cinta, de gules, y 2º, de plata, con cuatro fajas de veros, de azur y gules.  


Los de Crémedes (León), también pasados a Méjico, traen: En campo de plata, dos cabezas de moro, de sable, puestas en palo. 


Los Sánchez de Villanueva de la Serena (Badajoz), tras emparentar con los del Campo Abarca, formaron el apellido compuesto Sánchez del Campo que trae: En campo de oro, una banda de gules, engolada en cabezas de dragantes, de lo mismo, acompañado en lo alto de un castillo, de gules, y en lo bajo de una cruz flordelisada, del mismo color. 


Los de Extremadura, traen: En campo de gules, una banda, de plata.


Los Sánchez de Italia, traen: En campo de plata tres bandas, de gules, y brochante un león rampante, de azur. 


Otros traen: En campo de azur, un águila de oro, coronada de lo mismo.


Otros de Galicia, traen: En campo de plata, una banda de sinople, perfilada de oro y engolada en dragantes del mismo metal. 


Los radicados en Uznayo (Cantabria) y extendidos a Santander, Bilbao, Madrid y México: En campo de plata, una banda de gules, cargada de tres crecientes de plata.


Los radicados en Sevilla: En campo de sinople, dos bandas de gules, perfiladas de oro, y entre ellas una espada de plata, encabada de oro.


Los radicados en Celorio (Asturias) y extendidos a Oviedo y Avilés (Asturias), traen: en campo de oro, ocho roeles de azur, puestos en dos palos.


Los radicados en Castrogeriz (Burgos) y extendidos a Perú: En campo de plata, cinco sortijas de oro, puestas en aspa. 


Los originarios de Avilés (Asturias), radicados en Madrid: En campo de oro, tres leopardos de su color, puestos en palo.


Los radicados en Murcia: En plata, dos estrellas de oro, puestas en faja y en jefe.


Los originarios de Cartagena (Murcia): En campo de oro, dos brazos en carnación, saliendo de ambos flancos del escudo.


Otros en Castilla: En campo de oro, una torre de piedra, asomado por su única ventana, un hombre armado y con una bandera en la mano de azur.


Los radicados en Las Omañas (León): En campo de gules, un castillo de oro, almenado, aclarado de azur y mazonado de sable, y saliendo por la puerta, un caballero de plata.


Los radicados en Parás (México): Escudo partido: 1º, en campo de plata, un león rampante de gules, linguado y uñado, también de gules, coronado de oro y sosteniendo en su garra una cruz, apuntada de ocho puntas de plata, y 2º, en campo de gules, un castillo de oro, almenado, aclarado de azur y mazonado de sable. Bordura partida del uno en el otro, de gules y plata.


Otros Sánchez, de Ribadesella, traen: Escudo de plata, con una banda de gules acompañada de tres lises de azur, una en la partición alta y dos, en faja, en la baja. 


Los Sánchez, de Valencia: De gules, un león de oro. Bordura de plata, con una cadena de sable.


Otros de Ribadesella (Asturias) traen: En campo de gules, una banda de plata, y brochante, un león rampante de azur.