Sancho

Versión de impresión

Apellido castellano originario del valle de Santillana (Santander). Una rama pasó a Murcia. Este apellido patronímico es otro de los derivados del nombre propio de Sancho, al igual que Sáenz, Sáez, Sánchez, Sáinz, Sans y Sanz. Muy común en Castilla, Aragón y Navarra, en tiempos antiguos.

Los datos sobre su origen apuntan hacia León, Zamora, y La Rioja. Algunas son originarias de Tejada y Valdeosera, fundados por el General Sancho Fernández de Tejada que prestó valiosos servicios a Ramiro I de León, en su lucha contra los moros de La Rioja. Dicho Monarca premió la eficaz ayuda y lealtad de D. Sancho, dejándole en la frontera de La Rioja por guarda de ella y con el carácter de Capitán General, para contener a los moros de Aragón, que eran los más cercanos. También le hizo Alcaide de los castillos de Clavijo y de Viguera, en tierras de Cameros, que constituían en aquellos tiempos la llave de la comarca riojana. Existe una  probanza  de  infanzonía  ante  la  Real  Audiencia de Zaragoza, en 1783, Salvador Sancho Fierro, de Eañanas (Huesca) donde consta que existía en Castejón, una antigua casa de infanzones Sancho, con probada nobleza el año 1572.

Mossèn Jaime Febrer cita que Francisco Sancho, radicaba en la villa catalana de Montblanc, del partido de Tarragona, y hombre muy desinteresado, pasó a servir, a su costa, al rey aragonés don Jaime I en sus luchas contra los moros y dio a conocer su valor en el cerro del Puig y en los sitios de Valencia y Xátiva. Mandóle dicho monarca que con treinta caballeros procurara impedir que entrasen los moros en el lugar de Benidoleig, del partido judicial de Denia, y que contuviese a los que se encontraban en la hoy villa alicantina de Finestrat, del partido judicial de Villajoyosa, cumpliendo estas misiones tan a satisfacción del rey, que mereció ser premiado con generosidad.

Febrer,  también hace mención de Sancho Arnau, padre de Pedro Sancho, hidalgo que fue distinguido por el rey don Jaime, señalándole lugar en el ejército cerca de su tienda, en ocasión de tener cercada a Valencia. Y por el acierto con que pobló en Vinaroz (Castellón) y realizó el estudio para reformar el castillo de Cervera, haciéndolo fuerte y hermoso, le dio los lugares de Rosell y Canet le Roig, en la provincia de Castellón.

De los citados caballeros quedó descendencia en el reino de Valencia.

Probó su nobleza en las Ordenes de Santiago (1710 y 1743), Calatrava (1616, 1636 y 1700), Montesa (1631, 1675, 1681 y 1791) y Carlos III (1790, 1795 y 1826) y en la Real Chancillería de Valladolid (1752 y 1790).

Tuvo otra casa solar muy importante en el valle de Santillana (Cantabria); de ella procede la rama que se instaló en Murcia.

En la villa de Artá, de la isla de Mallorca, radicó otra familia del apellido Sancho muy principal. En mediano del siglo XIX aún se conservaba su casa solar llamada "la Jordana", de la que proceden las ramas establecidas en otros pueblos y en la misma capital de la isla.


Armas


Las del caballero Francisco Sancho, que asistió a la conquista de Valencia y es mencionado por Mossèn Jaime Febrer, trae: Escudo cortado: 1º, de oro, con cuatro palos, de gules, que son las armas de Aragón, y 2º, de gules, con un ganso, de plata, sobre una peña del mismo metal.


Las del caballero Pedro Sancho, también mencionado por Mossèn Jaime Febrer, trae: En campo de azur, una banda, de oro, acompañada en los alto de dos estrellas, de oro, y en lo bajo de un cisne, de plata.


Las de los Sancho de Artá (Mallorca), como seguramente procedían de algún descendiente de Pedro Sancho de Valencia eran las mismas, después las modificaron quedando: En campo de azur, una banda de plata, acompañado en lo alto de dos estrellas del mismo metal, y en lo bajo un cisne de plata. 


Otros traen: Escudo partido: 1º, de plata, una cruz hueca floreteada de gules, acompañada de cuatro roeles de lo mismo; y 2º, de sinople, un castillo, de piedra con una escala de sable a su diestra arrimada a sus muros, y sumado a su homenaje un puerco de oro.


Otros traen: Escudo partido: 1º, de plata, una cruz hueca floreteada, de gules, acompañada de cuatro roeles de lo mismo; y 2º, de sinople, un castillo, de oro, sumado de un jabalí del mismo metal, y una escalera, también de oro, apoyada en el muro  del costado izquierdo del castillo.


Otros traen: Escudo partido: 1º, de oro, una cruz hueca floreteada de gules, acompañada de cuatro roeles de lo mismo; y 2º, de sinople, un castillo, de piedra, con una escala arrimada a sus muros, y sumado a su homenaje un puerco de oro.


Otros traen: En campo de plata, un águila, de sable, coronada de oro.


Otros traen: En campo de azur, un pájaro, de sable.


Los Sancho de Albuquerque (Portugal), traen: En campo de azur un castillo, de oro, rematado por una bandera, de plata, acompañado de dos calderas, de oro, una a cada lado. 

Otros traen: Escudo cuartelado: 1º, en plata, un castillo al natural, con un brazo, de plata saliente de su homenaje, armado de una espada que atraviesa una cabeza, 2º, en gules, una cruz paté, 3º, en sinople, un árbol de lo mismo con un león, pasante y alterado, de oro, y 4º, en púrpura, un caballo y un caballero a pie, con una lanza en la mano.

Otros traen: Escudo cuartelado: 1º, en oro, un castillo de piedra, sumado a su homenaje de un brazo, de sable empuñando una espada desnuda, 2º, en gules, una cruz como la de San Juan, de plata, 3º, en azur, un árbol al natural, y al pie de su tronco un león de su color pasante hacia el flanco siniestro del cuartel, y 4º, en sinople, un caballero a pie, junto a su caballo, y como intentando contener con una barra de hierro, colocándosela en la boca, al león que figura en el tercer cuartel, todo en la forma que se dibuja.