Simó

Versión de impresión

Linaje de origen aragonés. Una rama pasó a las conquistas de Valencia y Mallorca.

En Mallorca fue una familia muy antigua, porque ya en los primeros siglos después de la conquista de aquella isla radicaba en su villa de Muro.

Antonio Simó sufrió persecuciones y pérdidas en su hacienda durante las revueltas de los comuneros por pertenecer al partido de la nobleza.

En los mismos tiempos era capitán de guerra de la villa de Muro, Juan Simó.

En la misma villa nació Gabriel Simó, doctor en ambos derechos y uno de los letrados mas notables de su época. Los reyes Felipe IV y Carlos II le tuvieron en gran aprecio, haciéndole miembro de su Consejo y nombrándole auditor de guerra del tercio de infantería de Milán en 1650, auditor de la gente de guerra de Menorca y sus castillos en 1673, y oidor de la Real Audiencia de Mallorca el 20 de diciembre de 1677. Hijo suyo fue Juan Francisco Simó, también doctor en ambos Derechos y asesor del gobierno de Menorca. Obtuvo privilegio de caballero el 6 de septiembre de 1696.  

Probó su nobleza en la Orden de Carlos III en 1830.


Armas


En campo de plata, un delfín al natural, nadando sobre ondas de agua de azur y plata; en jefe, dos estrellas de azur.


Las del caballero Juan Francisco Simó, traen: Escudo partido: 1º, de oro, con cuatro palos, de gules, y 2º, de gules, con tres flores de lis de oro puestas en triángulo; medio cortado, de azur, con una torre de plata. 


Según Julio de Atienza los Simó, traen: En campo de oro, tres fajas, de gules, superadas de una cabeza de moro degollada.