Soler

Versión de impresión

Linaje catalán oriundo del Rosellón, extendido en ya muy lejanos tiempos por Cataluña, Aragón, Valencia y Baleares, creando en estas regiones sus mas importantes casas solariegas.

De su origen y formación no se tienen noticias concretas debido, sin duda, a su gran antigüedad. Algunos escritores la remontan al siglo IX, mencionando a un caballero Soler que se distinguió en el servicio del rey de León D. Alfonso II "el Casto". Otros acortan esa antigüedad en un siglo y nombran a Arnaldo Soler que se señaló por su arrojo en la reconquista de Barcelona. Y otros se limitan a fijarla en el siglo XII, durante el cual aseguran que varios Ricohombres y magnates del apellido Soler confirmaron privilegios, contratos, fundaciones y otros documentos otorgados por los Reyes de Aragón y los Condes de Barcelona.

En lo que atañe a la procedencia del apellido Soler, está muy generalizada entre historiadores y genealogistas la opinión de que es originario de Cataluña, desde donde pasó a las restantes regiones citadas. Y algunos de ellos llegan a sostener que tuvo un primitivo solar en la ciudad de Manresa (Barcelona); que este solar era llamado "Soler de la Plana", y que de él salieron todas las casas y ramas de este linaje. Aunque hubo ramas que fueron creadas por individuos llegados de otras regiones.

Don Francisco Piferrer en su obra "Señoríos y Reinos de España", expone que el apellido es originario del principado de Cataluña, pero otros autores señalan que es de procedencia francesa. La explicación que dan es que un caballero llamado Arnade Solier pasó a España con las huestes de Beltrán Duclestín, mercenario que vendió sus servicios al bastardo de Trastámara, en la lucha que sostenía contra don Pedro I. Una vez coronado Enrique, se dio cuenta que duraría en el trono el tiempo que le petase a la alta nobleza castellana, por lo que la cubrió de honores y prebendas, al igual que a los caballeros franceses que le ayudaron en el destronamiento de su hermanastro, por lo que otorgó al francés Arnade de Solier la villa de Villalpando.

Los tratadista Morote y Gracia Dei, sostienen que esto no pudo ser así, ya que mucho antes, en la batalla de las Navas de Tolosa habían intervenido caballeros españoles apellidados Soler.

Hubo otros solares en las villas de Vilafranca del Penedés y Sitges, de la provincia de Barcelona, en la de Vilamajor, del partido judicial de Balaguer, provincia de Lleida, y en esta ciudad.

La familia Soler de Mallorca, también muy antigua, es originaria de Barcelona. Su progenitor fue Arnaldo Soler.

Otra familia de este apellido moró en Perpiñan (Francia).

Menciona Mossén Jaime Febrer en sus Trovas: "Juan Soler oriundo de la ciudad de Calatayud, en el lugar de El Puig, con lanza y escudo, él y los suyos como fuertes leones le siguieron, llegando hasta el almacén de los moros, saqueándolo, y quedó desbaratado el ejército agareno".

También cita Febrer: "Raimundo de Soler, era natural de León (Lyon) de Francia, y caballero de antiguo solar, según lo acredita la historia del Rey D. Jaime I , el que le favoreció mucho, no tanto por su nobleza, como por su arrojada valentía; pues pasando el puente de Albaida, el moro Alazarrach se le opuso a que pasase; y Soler en batalla campal derrotó a los moros , con su ardimiento valeroso, saliendo con victoria".

Febrer también hace mención en sus Trovas: "Alfonso Soler, que vive en Jijona bien hacendado por los servicios de la guerra, vino desde Galicia cuando estaba puesto el sitio a la villa de Biar, en donde se portó con gallardía e intrepidez: por sus hechos se le aficionó el rey, y le hizo merced de casas y tierras. Hízole alcalde del castillo de Tibi. En Benicapsell, del valle de Planes, venció a un moro, el cual vendió al rey por precio de doscientos florines de oro".    

Pedro Soler, en el año 1300 fue uno de los pobladores de la villa de Felanitx, en Mallorca y su casa solar, llamada "Son Soler" en 1533 se dividió entre sus descendientes Gabriel y Lorenzo Soler.

Francisco Soler, en 1438, era señor del feudo y estado de Torelló, y sirvió en Mahón en los cargos reservados al estado noble.

El padre Pedro Soler y Vives, teólogo, fue vicario provincial y examinador sinodal del obispado de Mallorca.

Probó su nobleza en las Ordenes de Santiago (1645 y 1700), Calatrava (1749), Alcántara (1715), Montesa (1606 y 1686), Carlos III (1802 y 1803) y San Juan de Jerusalén (1530 y 1753) y en la Real Compañía de Guardias Marinas (1755).

Don Juan Soler y Saos fue el encargado de negociar la paz con Trípoli, firmando el tratado en nombre de S.M., fue Cónsul General en el imperio otomano, prestando importantes servicios a su Patria y su Rey, por cuyo motivo por Real Decreto de 18 de diciembre de 1796, se le concedió y reconoció la nobleza de sangre de que gozaron sus nobles antepasados. Posteriormente sería promovido a Ministro de la Junta general de Comercio, Moneda y Minas y de la Suprema de Sanidad del Reino.

Don Miguel Cayetano Soler, doctor en derecho y caballero de la Orden de Carlos III, fue primer secretario de Estado y del Despacho Universal de Hacienda del rey don Carlos IV.


Armas


Juan Soler, oriundo de la ciudad de Calatayud (Zaragoza), que asistió a la conquista de Valencia y que mosén Jaime Febrer menciona trae: Escudo cuartelado en sotuer: 1º y 4º, de plata, con una mata de adormidera, de sinople, frutada de oro, y 2º y 3º, de gules, con una torre de oro.  


El noble Raimundo de Soler, natural de Lyon, en Francia, que también intervino en la conquista de Valencia y lo cita Febrer, trae escudo cortado: 1º, de azur, con un sol de oro, y 2º, de oro, con un león rampante de azur. 


Alfonso Soler, que de Galicia pasó a servir al Rey D. Jaime I en la conquista de Valencia usa: En campo de gules, tres torres de plata puestas en triángulo.


Los de Alicante, Jijona y Elche originarios de Valencia traen escudo cortado: 1º, en campo de azur, un sol de oro, y 2º, en campo de gules, un castillo de oro. 


Los de Manresa (Barcelona) ostentan: En campo de azur, un sol, de oro.


Los de la casa de Lérida traen: Escudo partido: 1º, de gules, con un sol de oro, 2º, de azur, con tres veneras de oro puestas en triángulo.


Los de Vilafranca del Penedés y Sitges traen: En campo de oro, un ala, de gules.


Los Soler de Perpiñan traen: Escudo partido: 1º, de azur, con un sol de oro, y 2º, de oro, con un árbol de sinople terrasado del mismo color, y un león, rampante, de gules, empinado al tronco.


Otros traen: En campo de plata, una banda, de azur, cargada con un sol, de gules.


Los de Gerona traen: En campo de oro, una montaña de sinople, moteada de gules.


Los de Lérida traen: En campo de oro, tres veneras, de azur, puestas en triángulo; bordura camponada de oro y azur.


Los Soler de México traen: En campo de plata, un roble, de sinople, frutado, de oro. 


Otros Soler catalanes usan: En campo de gules, un ala, de plata. 


Otros Soler catalanes, usan: En campo de gules, un palo, de oro, y bordura componada de oro y gules. 


Otros catalanes traen: En campo de plata, un ala, de gules; bordura componada de gules y plata. 


Otros de Aragón, traen: En campo de oro, tres veneras de azur, mal ordenadas; bordura almenada de azur, de ocho piezas.  


Los apellidados Soler de las Galeras traen: Escudo cuartelado: 1º y 4º, de oro, con tres veneras de azur puestas en triángulo, y 2º y 3º, de plata, con ocho roeles, de gules, puestos en dos palos. 


Otros traen: En campo de gules, una casa, de plata, aclarada de gules. 


Los Soler de Mallorca, ostentan: Escudo cuartelado en sotuer: En el jefe y en la barba, una casa, de plata, en campo de azur, y en los flancos diestro y siniestro, un cardo silvestre florido, en campo de oro.

Los Soler de la casa de Barcelona traen: En campo de azur, el sol de oro, surmontado, en el jefe, de tres estrellas de plata, la del centro un poco mas alta. Bordura de oro con el siguiente lema en letras de sable: "Sapientia est speciar sole, est super amnem dispositionem stellarum".