Aragonés

Versión de impresión

Como su nombre lo indica este noble y antiguo linaje es originario de Aragón. De esta forma lo recogen muchos autores en sus nobiliarios, si bien su origen es muy diferente, ya que indistintamente y desde muy antiguo florecieron diferentes casas en Aragón, Navarra Cataluña.

Cita mosén Jaume Febrer en sus Trovas: «Juan Aragonés pintaba en su escudo plateado la cruz potenciada, que usa la religión de los templarios. Con esta santa insignia ha hecho tributarios del Rey vuestro padre a los enemigos de ella. Vino desde Jaca a la conquista de Valencia, y con el esfuerzo de su valerosa tropa rindió Alcoy y Agullente. Después pasó a Villajoyosa, y haciendo muchos daños a los moros de Calpe y Altea, se pasó a Alicante donde tiene descanso gustoso.»  

Martín de Viciana cita a Mosén Gaspar Aragonés de Puigmoltó y a su sobrino Gaspar, y dice que eran caballeros por el brazo militar en la ciudad de Alicante, donde tenían sus moradas. Añade que su hidalguía fue confirmada por sentencia del Bayle General de Valencia en 8 de Octubre de 1551.

En Navarra tuvo casas solares en la villa de San Adrián, cuyo dueño era Bartolomeo aragonés; dos en la villa de Artajona, sus dueños Johan y García Aragonés, hermanos, y la Pedro Aragonés, hijo de Andrés Aragonés, citadas en la Fogueración y Monedaje de 1329; en el lugar de Guendulain, de la Merindad de Sangüesa, su dueño Yenego Aragonés; dos en la ciudad de Estella, sus dueños Johan Aragonés y Semeno Aragonés, y otra en el lugar de Funes, de la Merindad de Estella, su dueño Sancho Aragonés, citadas en la Fogueración de 1366.

En la Fogueración catalana de 1553 se citan casas en Santa Coloma de Gramanet y en la villa y término de Moya (Barcelona); en la ciudad de Tortosa, Riudecañas, Dosaigues, Benisanet, Miravet, Botarell, Quadra deis Tescals, Las Irlas, Cornudella, Borjas del Campo, Montroig, Reus y Cambrils (Tarragona), y en Balaguer, Guissona, ciudad de Lleida y Tornabous (Lleida).

Los Aragonés pasaron también a Castilla. De una rama que tuvo asiento en Fontiveros (Avila), fueron Hernando y Martín Aragonés, que ganaron provisión de hidalguía en la Real Chancillería de Valladolid en 1550 y 1570, respectivamente.

Otra de sus ramas tomó asiento en la ciudad de Cáceres, habiendo procedido de ella José Aragonés, nombrado Gentilhombre de Cáceres en 15 de Mayo de 1715.

Radicaron en Fortanete (Teruel), Fontiveros (Avila), Soria, Carmona (Sevilla) y México.

Probaron su nobleza ante la Real Chancillería de Granada: Alvaro Aragonés, natural de Córdoba, en 1528, y Miguel Aragonés de la Vega, natural de Carmona (Sevilla), en 1552.

Ejercieron cargos del Santo Oficio de la Inquisición: Agustín Aragonés y López, natural de Campo Real (Madrid), médico de la Real familia, para Oficial y Ministro, en Toledo, en 1723, y su mujer María de Pereda Tordesillas, natural de Madrid; Lorenzo Aragonés y Zúñiga, natural de Madrid, para Relator, en Toledo, en 1716; e Isabel Aragonés Diest, natural de Longás (Zaragoza), para mujer de Oficial, en Zaragoza, en 1676, y Pedro Aragonés, para Familiar, y su mujer María de Abengozar, naturales de Herencia y vecinos de Villaharta, en 1628.

Miguel Aragonés y Castellot, natural de Fortanete, que fue Oficial Mayor de la Secretaría de Cámara del Serenísimo Infante Don Pedro, ingresó como Caballero de la Orden de Carlos III, el 16 de Noviembre de 1793.

Jaime Aragonés y Gramage, natural de Fuente la Higuera, fue religioso de la Orden de Montesa desde 1605 y Rector de Salsadella y de Chert.

Manuel de Aragonés obtuvo privilegio de hidalguía por ser su esposa, Vicenta Barba, ama del Infante Don Pedro, en 1798.

Cayetano Aragonés Picó era Guardia Marina en 1818.

En la Orden de San Juan de Jerusalén ingresaron: Fernando de Aragonés, natural de Ontiveros, en 1587; Diego Aragonés y de la Cueva, en 1588; Fernando Aragonés y de la Cueva, natural de Ontiveros, en 1588; Fernando Aragonés, en 1589; Diego Aragonés de la Cuba, natural de Ontiveros, en 1636; Diego, Francisco y Hernando Aragonés, en 1649; Juan Matías Aragonés Bueso, natural de Fortanete, Clérigo y Prior de Fortanete, en 1657, y Lupercio Aragonés Tonda, natural de Fortanete, Presbítero y Prior de la Iglesia parroquial de Fortanete de la Encomienda Magistral de Aliaga, en 1645.

Ingresaron en los Colegios de San Ildefonso y Menores de Alcalá: Agustín Aragonés, natural de Villa del Campo (Toledo), en 1697; Lorenzo Aragonés, natural de Casa de Uceda, en 1716; Pedro Juan Aragonés, natural de Fresneda, en 1702; Martín Aragonés de Lemos, natural de Ontiveros, en 1595 y 1602, y Julián Aragonés y Rebollo, natural de Irueste, en 1826 y 1831.


Armas


Las primitivas del apellido y las que traía el caballero  Juan Aragonés, caballero que estuvo en la conquista de Valencia y que cita mosén Jaume Febrer en sus Trovas eran: En campo de plata, una cruz potenzada, de gules.

Estas mismas armas ostentaron sus descendientes en Alicante, Levante y Castilla.

También las usan los de Madrid y Cáceres, según Vicente de Cadenas.


Los Aragonés de Puigmoltó, también de Alicante, modificaron esas armas primitivas, organizándolas en la siguiente forma: Escudo partido: 1º, en campo de oro, una cruz potenzada de sable, y 2º, en campo de plata, tres bandas de gules.


Los originarios de Huesca, radicados en Valencia y Madrid, según Vicente de Cadenas, traen: En campo de sinople, siete bezantes de oro, puestos dos, tres y dos, en faja.

El Emperador don Carlos I concedió, en 6 de Mayo de 1532, nuevo escudo al conquistador de Indias Hernando Aragonés, vecino de Antequera (México), que es: Escudo partido: 1º, en campo de oro, un águila al natural, con las alas abiertas, y 2º, a su vez cortado: primero, en campo de plata, una roca de sinople, sobre ondas de azur plata, y, saliendo de la roca tres matas de ortigas, y segundo, en campo de azur, un castillo de oro.