Valencia

Versión de impresión

Capital de la Comunidad Valencia, antiguo Reino de Valencia, situada a orillas del Mar Mediterráneo, frente al golfo de Valencia en el centro de una llanura aluvial denominada l'Horta, atravesada por el río Turia y sus ocho acequias, a la izquierda: Moncada, Mestalla, Tormos y Rascaña y a la derecha: Quart, Mislata, Favara y Na Rovella, destinadas desde muy antiguo a la agricultura de regadío. Fundada por los romanos en el año 138 a.C., (a quienes se atribuye su red primitiva de acequias), su proximidad a la importante ciudad de Saguntum (actual Sagunto) le confería un papel secundario. Su desarrollo y riqueza vendrá de la mano de los musulmanes, que la conquistaron en el 718. Intensificaron el regadío y la convirtieron en una de las principales ciudades de al-Andalus, después de la invasión musulmana quedó durante algún tiempo dentro del reino de Teodomiro. En el siglo XI se construye una nueva muralla (que comprende el portal de Valldigna, la Bolsería, la Lonja, el Mercado, la calle de las Barcas, de las Comedias, puerta de Xerea y la calle del Gobernador Viejo hasta el Temple). Por fuera del recinto amurallado había un foso con canalizaciones de entrada y salida de agua de la ciudad, que sería la base del eje viario cristiano posterior. También quedaban en el exterior jardines y palacios con el de Russafa o el del Real. Al caer el califato de Córdoba se convirtió en capital de un reino de taifa, conquistada por el Cid Campeador; los almoravides la recuperaron para el Islám diez años mas tarde. Tras la reconquista definitiva por parte de Jaume I rey de la Corona de Aragón (1238), se reutilizan edificios públicos y religiosos, y la mezquita mayor se transformará, a partir de 1262, en la catedral. Además de los distritos comerciales y artesanales, había dos zonas en las que vivían las minorías religiosas: la Morería (camino de Quart, actual San Miguel), que tenía sus propias murallas, hostales, mezquita y tiendas, y la Judería (en torno al barrio de Xerea, calle del Mar, Avellanas y actual palacio del Marqués de Dos Aguas). En 1356 se construyeron nuevas murallas, Blanquerías, conde de Trénor, Ciudadela, Colón, Játiva y Guillem de Castro, ampliando la superficie de la ciudad. De sus doce puertas tan sólo se conservan las de Serranos y Quart. El siglo XV es el periodo de máximo esplendor y será la mayor ciudad de la península Ibérica, después de Granada. Surgen nuevas vías como la calle Caballeros, con sus mansiones góticas, San Vicente o Navellos y edificios como la Lonja de la Seda (1483-1489) o la Universidad (1498). Conventos, hospitales y jardines abundaban dentro y fuera de las murallas, que a partir de 1865 se derribarán. La expulsión de los moriscos (1609) causó gran perjuicio a su economía. En la Guerra de Sucesión se puso de parte del archiduque de Austria, razón por la cual Felipe V suprimió sus fueros. Entre sus edificios figuran las Torres de Serranos (gótica), del Miguelete (gótica) y de Santa Catalina (barroca); la catedral (gótica del s XIII), la iglesia de los Santos Juanes (gótica con elementos churriguerescos), San Esteban, San Andrés, Santo Tomás y San Martín (barrocas); el convento de Santo Domingo (hoy Capitanía General); el palacio de la Generalidad; la Lonja (gótica); el palacio del Marqués de Dos Aguas (barroco); el Colegio del Patriarca Ribera; el Hospital Militar de San Pío V (hoy museo de pintura), y la Ciudad de las Ciencias y de las Artes.