Cañizares

Versión de impresión

Cañizares es un pueblo situado al norte de Cuenca, en la falda de los Montes Universales.

El origen de este pueblo se remonta a los antiguos pobladores celtas y celtíberos. Esto lo confirman ruinas y nombres de parajes de referencia a estos pobladores.

El linaje Cañizares es toponímico y muy antiguo en Asturias con casa solar en un lugar que se llamó Cañizas, del Ayuntamiento de Cangas de Tineo. También tuvo casa solar en Cangas del Narcea (Asturias). Dicen algunos autores que el primitivo nombre del linaje fue el de Cañizas, tomándolo del lugar donde radicaba su solar; pero que andando el tiempo se convirtió en Cañizares. Sus caballeros tomaron parte muy principal en las guerras de la Reconquista, sirviendo al Rey D. Alfonso VII se hallaron en el sitio de Cuenca en 1177. Este monarca, para premiar el comportamiento de Andrés de Cañizares, le concedió una villa, a la que dio nombre, llamándola Cañizares, villa que hoy pertenece al partido judicial de Priego, en la citada provincia.

Las primeras referencias escritas de las que se tienen noticias claras, es de la venta del término municipal por el rey Felipe II, que el día 21 de octubre de 1585, lo vendía a los vecinos de esta villa.

En el año 1848, Cañizares amplía el término municipal y compra al Ayuntamiento de Cuenca una dehesa que ya venía arrendando para pastos. Este paraje es Huerta de Marojales, donde se trasladó parte de la población.

En la actualidad cuenta los habitantes del pueblo viven del trabajo por cuenta ajena, principalmente en las Empresas Navarro S.A. y Balneario y Aguas del Solán de Cabras. También de otros sectores de menor importancia como el mimbre, del cual es un importante productor, y en tiempos no lejanos, se mantenía una cooperativa de artesanía y mimbre de unas 16 personas, todas ellas mujeres, lo que ha permitido fijar la población joven ya que se han ido casando y han continuado en el pueblo formando sus familia y hogares.

En tiempos anteriores, cuando estas industrias no existían, la principal forma de vida era la explotación forestal o selvicultura junto con la ganadería y agricultura de subsistencia. Estas dos formas de vida no se llegaron a desarrollar con importancia dada la orografía del terreno (sierra), y fueron siempre parte de la economía básica.

Es la industria maderera la que durante siglos ha sido la punta de lanza de la economía, tanto de Cañizares como de otros pueblos de la sierra de Cuenca. Sus maderas eran muy cotizadas en la industria de la construcción y naval, principalmente porque desarrollaron lo que se llamó transporte fluvial o maderadas para llevar el pino canicio, ya valorado en la antigüedad, a los puntos de España donde era necesario.

Las fiestas se celebran el 25 de julio, Santiago Apóstol, y el 8 de septiembre, la Virgen de los Casares.